DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

viernes, 30 de octubre de 2015

SOBRE EL SALMO 23 (AUDIO). Por Claudia Juárez Garbalena



¡El bendito Salmo 23 de David es simplemente extraordinario! ¡En unas cuantas líneas refleja el amor, cuidado, protección y provisión que El Gran Pastor de Sus ovejas tiene por Su Rebaño! Para un pastor en el oriente, sus ovejas son como sus hijos, literalmente darían su vida por ellas. Este Salmo describe la cuidadosa protección del pastor para Sus ovejas dándoles guía y sustento. La vara y el cayado representan tanto Su protección, como Su guía, y la copa que rebosa representa la abundancia con la que siempre suple Dios a los Suyos. Cuando una oveja se lastimaba, el pastor la llevaría en hombros hasta casa, le pondría aceite en sus heridas y la cuidaría con esmero y gran cuidado. Incluso un pastor en el oriente dormía a la puerta del corral de sus ovejas para no permitir que ningún peligro las acechase. El duerme junto a ellas para su cuidado, busca siempre los mejores pastizales y provee o fabrica con piedras, aguas quietas para que sus ovejas sacien su sed y hambre.

Salmos 23:6 “El bien y la misericordia ME SEGUIRÁN TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA Y EN LA CASA DE JEHOVÁ MORARÉ POR LARGOS DÍAS”

Dios es nuestro Pastor, pero también nuestro Señor Jesucristo es nuestro Pastor es quien vela por ti y te sigue, tu solo necesitas permanecer en Su rebaño, escuchar Su voz, dirección, y corrección cuando te alejas del camino, El cuida de ti, te sustenta y te ama tanto que dio su preciosa vida por ti. Dios sabe que necesitas su guía y provisión, y en Cristo, ¡Él simplemente ha provisto TODO para ti!

El Obispo Pillai dijo:

Cada monarca oriental debe cuidar un rebaño durante seis meses. Si es capaz de gobernarlo, pueden gobernar también a su pueblo, porque en gran medida cuidar de ellos y liderarlos será igual. David lo había hecho.

El pastor no arrastra a sus ovejas, sino que las guía. Cada una de ellas tiene un nombre, y él recuerda el nombre de cada una, las conoce muy bien de vista. A las ovejas solo les interesa la hierba, pero es el pastor quien cuida de cada una de sus necesidades.

Al salir de casa, los pastores toman unas piedras lisas de la orilla del río y las ponen en su cinturón. Recordemos a David, que usó esas piedras para matar a Goliat. Todos los pastores llevan las piedras lisas en su cinturón. También llevan una honda y una flauta hecha de una caña para confortar y alegrar a las ovejas, y algo de comida para el día. Luego salen y llaman a las ovejas para que lo sigan, y lo hacen. Lo siguen a medida que él va delante. Ellas sólo siguen la voz del pastor y jamás la de un extraño. Las ovejas del rebaño de Dios, sólo debemos aceptar la autoridad de Jesucristo. No debemos aceptar ninguna otra voz que no sea Su Palabra. ¡Jamás debemos seguir personas sino a Cristo mismo!

Si deseas recibir nuestras publicaciones directamente en tu dirección de e-mail o contactarnos escríbenos a: mirasoloadios@live.com

0 comentarios:

Publicar un comentario