DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

martes, 16 de febrero de 2016

EL ABRIGO DEL ALTÍSIMO. Por Joseph Prince


Salmo 91:1,2: El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.

Todos los días somos bombardeados con noticias de conflictos, desastres naturales,  enfermedades y de nuevas cepas de virus resistentes a los medicamentos. También oímos de personas que pierden a sus seres queridos en accidentes extraños. Y nosotros nos preguntamos, “¿Existe un lugar donde pueda refugiarme de un mundo que está cada vez peor?”

¡Sí lo hay! Dios proveyó todas estas cosas y Él ha prometido en Su Palabra protección de todos los males conocidos por el hombre. No hay trampa tendida por el diablo de la cual nuestro Padre no nos puede librar si confiamos en Él y lo tomamos como nuestro refugio. Esa es la promesa en el Salmo 91.

Ya sea que se trate de un terremoto a medianoche, de un francotirador loco, de un virus desconocido o de un ataque terrorista, Dios dice: “No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya”. (Salmo 91: 5-6)

Porque le has hecho tu morada, los ángeles están vigilándote en este momento. (Salmo 91:9-11) Ellos prestan atención a la voz de la Palabra de Dios, así que debes hacer eco de la Palabra de Dios. Esto significa que debes estar de acuerdo y hablar lo que dice la Palabra de Dios en cuanto a Su preservación y protección para ti. Entonces, ángeles son enviados para ministrarte (Hebreos 1:14).

Amigo mío, no digas: “¡Si le puedo pasar a ellos, también puede pasarme a mí!” Di: "Caerán a mi lado mil, y diez mil a mi diestra; mas a mi no llegará” (Salmo 91:7). El mundo dice que no puedes esperar sino peligro por todas partes. Dios dice: “Ustedes están en este mundo, pero no son de este mundo. Tienen Mi protección, ya que ustedes son míos y están en mí” (Juan 17:14-23).

Tienes acceso por la fe al abrigo del Altísimo, a la sombra del Omnipotente, donde ningún mal puede tocarte. No hay necesidad de temer mientras vivimos en los últimos tiempos debido a que el Señor es tu refugio y tu fortaleza. ¡Su Palabra lo dice! ¡Y aquellos que confían completamente en Su Palabra, encuentran Su Palabra completamente verdadera!


Traducción: Claudia Juárez Garbalena

Si deseas recibir nuestras publicaciones directamente en tu dirección de e-mail o contactarnos escríbenos a: mirasoloadios@live.com

0 comentarios:

Publicar un comentario