DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

martes, 16 de febrero de 2016

SANIDAD A TRAVÉS DEL DON DE LA JUSTICIA‏ DE DIOS. Por Joseph Prince




Hoy me voy a tomar el tiempo de enseñarles algunas verdades que Dios me ha estado mostrando, creo que van a bendecirles, y es el por qué alguna gente no recibe la sanidad de Dios, y quiero mostrarles qué es lo que nos estamos perdiendo. Quiero mostrarles como en esta presente administración todavía podemos recibir sanidad, podemos recibir sanidad de la misma forma que recibimos cualquier otra bendición o milagro de Dios, y creo que muchos cristianos se están perdiendo esto hoy no porque no haya enseñanza acerca de la sanidad, de hecho hay muchas enseñanzas acerca de la divina sanidad. Si eres cristiano o asistes regularmente a la iglesia sabrás que hay muchas enseñanzas que hablan acerca de la sanidad, ese no es el punto. Podemos ver que a pesar de esta abundancia de enseñanza, todavía hay muchos cristianos enfermos. Algo nos estamos perdiendo. Y recientemente el Señor me estuvo enseñando acerca de algunas escrituras que me sorprendieron, y el Señor me dio luz acerca de estas escrituras, me dejó sorprendido, porque vi cosas que nunca había visto antes. Esto es referente al pasaje de la hija de Jairo, y de la mujer con flujo de sangre, quiero tocar algunos puntos y algunos detalles que creo que van a bendecirles.

Este pasaje es sumamente importante, porque se repiten en tres evangelios. Esta historia está repetida tres veces en los evangelios sinópticos, entonces sabemos que el Espíritu Santo, está tratando de enseñarnos una importante verdad para Su gente. Este relato no está solamente en un evangelio, pero yo he elegido el evangelio de Marcos para enseñarles lo que quiero. Es el único evangelio que está en orden cronológico. En Lucas habla del pasaje pero brinca de la ley a la gracia, hay otros eventos en medio que no están citados cronológicamente. Entonces, en estos otros evangelios están citados los pasajes como no ocurrieron uno al lado del otro. Hay un divino orden en cada uno de los evangelios, Juan tiene también su divino orden y toca pasajes muy importantes, yo quiero ver con ustedes este pasaje en el evangelio de Marcos, y vuelvo a explicar que la razón por la que tomo el evangelio de Marcos, es porque aquí esta explicado a detalle estos eventos.

Marcos 5:21 Pasando otra vez Jesús en una barca a la otra orilla, se reunió alrededor de él una gran multitud; y él estaba junto al mar.
22 Y vino uno de los principales de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró a sus pies,
23 y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá.

Dice aquí que la hija tenia doce años y ella estaba agonizando, y este hombre vino a pedirle a Jesús que pusiera las manos sobre ella para que viviera.

24 Fue, pues, con él; y le seguía una gran multitud, y le apretaban.
25 Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre,
26 y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor…

Dice aquí que ella había ido a médicos judíos, ellos no eran doctores como los doctores que conocemos hoy en los hospitales en las clínicas que utilizan medicinas para ayudar el sufrimiento. Estos médicos usaban la ley y usaban la tradición rabínica, tenían que seguir ciertas tradiciones y hacer ciertas cosas, tenían que hacer estas tradiciones que estaban escritas rabínicamente y  a veces dejaban de comer por días, o tenían que ir a cierto lugar o hacer ciertas cosas, tenían que dormirse del lado correcto por días, hacer una serie de rituales, comían cosas realmente horribles, porque tenían mucha supersticiones acerca de casi cualquier cosa, y dice aquí que ella había sufrido mucho de muchos médicos. A estos médicos había ido esta mujer, imagínate que tú tuvieras una enfermedad y fueras a muchos doctores, y en vez de mejorar te empeoras. Esta mujer era una mujer judía, y estos doctores, eran doctores judíos, con antecedentes judíos. La Ley fue dada por Moisés, pero la verdad y la gracia no vinieron a través de Moisés la gracia y la verdad vinieron a través de nuestro señor Jesucristo, vinieron juntas, y la verdad es lo que nos hace libres. Esta gente enseñaban la Ley desde muy, muy pequeños, aun cuando no entendían, ellos citaban a los bebes escrituras o parte de la Ley y Jesús dijo en esta época: “si tu continuas en mi verdad, si tu perseveras en mi verdad, conocerás la verdad y la verdad te hará libre”. ¡Así que la gracia y la verdad vinieron a través de nuestro Señor Jesucristo. ¡Alabado sea Dios!!

Esta mujer había gastado todo lo que tenía y no mejoraba si no que cada vez se ponía peor, estaba enferma, estaba muy enferma, y estos doctores no la curaron, y le decían “es que tú no has hecho esta cosa o esta otra”. Ella empeoraba y cada vez era más pobre, gastó mucho dinero.

27 cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto.

“Cuando oyó hablar de Jesús y tocó su manto”, esto me dio gran LUZ… “cuando oyó hablar de Jesús”, ella escucho acerca de Jesús. La fe viene por el oír la palabra de Dios, esta mujer escucho algo acerca de Jesús, y lo que sea que haya escuchado causó que ella recibiera, ¡la multitud estaba apretando a  Jesús, y ninguno de ellos recibió!, lo que sea que esta mujer escuchó causó que ella recibiera su sanidad. Mucha gente vino y escuchó y fue sanada, mucha gente escuchó a Jesús, por ejemplo en el sermón de la montaña y fueron sanados. Así era, la gente escuchaba a Jesús y era sanada, estas eran sanidades que provenían o venían directamente de Jesús, pero ella escuchó hablar acerca de Jesús.

Yo estoy tan agradecido porque Dios realmente ama a la gente, y el Señor me mostró como mucha gente al leer los evangelios dice, “¡ay! Ojalá yo hubiera podido escuchar esas enseñanzas directamente de Jesús, me hubiera encantado escucharlo, estar ahí en vivo y verlo y estrechar su mano, y yo estaría bien entonces, si pudiera escuchar la voz de Jesús, cómo suena su voz. Bueno, hoy en día todos nosotros hemos escuchado acerca de Jesús, no estoy hablando de esa gente espiritual que dice que ha escuchado la voz de Jesús interiormente, estoy hablando de nosotros que hemos escuchado hablar de nuestro Señor, en la escuela, en la Iglesia, quizás algún pariente nos ha enseñado, cualquiera que sea la forma, hemos escuchado de Jesús, alguien nos ha predicado acerca de Jesús, pero vean que curioso, lo que sea que esta mujer escuchó acerca de Jesús causó su sanidad. Gracias a  Dios que ella no va a muchas Iglesias hoy día, porque si ella fuera a muchas de esta iglesias hoy y escuchara como tiene que cualificar para recibir su sanidad, entonces ella jamás habría recibido su sanidad.

Quiero decirles ahora acerca de los antecedentes que ocurrían con una mujer como ella cuando tenía flujo de sangre, ella había sangrado por muchos años.

Levítico 15: 19 Cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su cuerpo, siete días estará apartada; y cualquiera que la tocare será inmundo hasta la noche.
El resto de los versículos, decían que ella no podía ir a ningún lugar, porque ella era impura, todos estos versículos hablan allí de lo que no podía hacer, pero el versículo 25 dice:

25 Y la mujer, cuando siguiere el flujo de su sangre por muchos días fuera del tiempo de su costumbre, o cuando tuviere flujo de sangre más de su costumbre, todo el tiempo de su flujo será inmunda como en los días de su costumbre.

No olviden entonces que esta mujer debió estar muy débil, y que ella había ido a muchos médicos y que estaba allí en medio de esa multitud que estaba con Jesús y ella fue capaz de empujar en medio de la multitud. Se supone que ella no debería estar en público, ella estaba luchando en contra de la adversidad. Pero fíjense, lo que sea que ella escuchó de Jesús es lo que necesitamos escuchar hoy para recibir, porque ella había escuchado que era inmunda, que su vida era impura. Cuando alguien, un hombre o una mujer escuchan que es impuro,   eso es algo que la gente no necesita oír. Hermano, tu puedes acércate a Jesús, tu puedes alcanzar a Jesús, no importa si tu eres impuro o como te sientas, no importan tus pecados, tu puedes recibir sanidad. Si la gente como esta mujer se hubiera acercado a Jesús, basada en lo que la Ley o los médicos o fariseos les decían no hubieran recibido.

Yo les he hablado una historia de una mujer que estuvo en la iglesia por muchos años, estoy hablando de un pasaje donde una mujer fue sanada el Lucas 13. Los líderes religiosos estaban muy indignados de que ella hubiera recibido su sanidad un sábado. ¿Cómo era posible que hubiera recibido sanidad en el día sábado?, y dijeron, “seis días hay en lo que pudiera ser sanada”, bueno si habían seis días en los que ella podía ser sanada, ¿porqué no había recibido esa sanidad en cualquiera de esos seis días?, bajo la Ley nadie podía ser sano, porque en el Antiguo Testamento no existía la gracia.

Quiero enseñarles una escritura que es impresionante:

Gálatas 5:4 De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído.

¡De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis! si tu mi hermano-a quieres ser justificado por la ley, por tu obediencia, por reglas, si tú piensas que porque haces esto o aquello, vas a recibir las bendiciones de Cristo, ¡no señor esa no es la gracia!  ¡tú has caído de la gracia si piensas eso!, el hombre no puede ser justificado por la Ley. La gracias es mayor que la Ley, por eso dice que “has caído de la gracia”, si tú quieres seguir la Ley entonces has caído de la gracia.

Entonces lo que esta mujer pudo haber escuchado fue esto: ¡Ey, ey, mujer”,  por ponerle un nombre que tal si se llamaba Rebeca, y que tal si escuchó: “mira Jesús está en el pueblo, y hay muchos hombres que tenían pecados y han recibido. ¿Recuerdas a aquel leproso?, Jesús tocó a este leproso”, que se supone por la ley tampoco debía haberlo tocado, “!y el leproso fue sanado!”, “¿entonces me quieres decir -pudo a ver contestado esta mujer-  que este hombre, puede sanarme o ha sanado a personas aun, cuando no lo merecen, aun cuando son indignas, cuando son impuras?” ¡”Sí!, ¡eso es lo que estoy diciendo!” “¿!Nooo? ¿de verdad?” “¡Siiii!”.

Ella ya había sufrido mucho de muchos médicos, le habían recomendado este doctor y este otro, y bueno podemos imaginar un poquito lo que habrá pasado, y esto es lo que ocurre hoy también, predican mucho acerca de la sanidad, pero predican mucho que no puedes recibir, no puedes recibir porque tienes pecados. En Santiago dice que si alguien está enfermo entre vosotros, vayan los ancianos, le unjan con aceite en el nombre del Señor, y que la oración de fe sanará al enfermo, y que si ha cometido pecados les serán perdonados, y dice que el mismo ungimiento les perdona sus pecados y lo levantan de su enfermedad, pero muchas enseñanzas muestran y dicen que tu tienes que limpiarte a ti mismo, o debes cualificar para tener esta sanidad. La gente ve su sanidad cada vez más y más lejos. ¡No!, ¡No! ve con tus cargas a Dios, ve con tus pecados, ve con tus problemas el va a lavarte, ¡Aleluya!!! ¡Amén!!

No estamos más bajo ninguna ley o condición, no estamos más bajo dogmas, bajo tradiciones, todas estas tradiciones, todos estos reglamentos, el hacerte que te fijes en ti mismo simplemente hace que NO recibas, pero ¿saben una cosa? en el nombre de Jesús hemos sido redimidos, en Cristo somos una nueva criatura, todas las cosas viejas pasaron, somos hechos nuevos, todo es hecho nuevo.
Regresemos pues a nuestra historia:

Marcos 5:27 cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto.
28 Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.
29 Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote.
30 Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?
31 Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?

Sí, la gente estaba apretando a Jesús pero el supo que había salido poder de él, esto fue asombroso porque Jesús se dio cuenta que alguien había recibido sanidad sin que él se la ofreciera, fue un recibir activo, toda la otra gente en los evangelios vinieron a Jesús para recibir sanidad: el leproso, los ciegos, aun Jairo, del cual iba a levantar a su hija de entre los muertos, él acudió a Jesús por esta sanidad, toda esta era una sanidad pasiva. Ahora, ¿cómo puedo ir al Señor si está en el cielo? el Señor me dijo “enséñale a la gente porque esta mujer recibió aun sin que Jesús le ofreciera la sanidad, ¡ella inicio su sanidad!”

31 Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?
32 Pero él miraba alrededor para ver quién había hecho esto.
33 Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad.
34 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva…

Jesús le dijo: “hija tu fe te ha sanado”, y es por esto que Dios quiere que yo les enseñe esto a todos ustedes, porque esta mujer es como todos nosotros. El poder de Dios está siempre ahí, está siempre disponible, nosotros podemos iniciar nuestra sanidad, nosotros podemos ser recibidores activos. Si comparamos a esta mujer con la otra gente en Capernaum, en Galilea, a ellos Jesús les dijo que hicieran algo. Jesús le dijo a aquel ciego en el estanque de Siloé que fuera a lavarse, o le ordeno al que estaba paralitico que tomara su cama y se fuera, ellos hicieron algo para recibir la sanidad, vinieron y Jesús se las ofreció, escucharon  pidieron y recibieron. La historia de esta mujer con flujo de sangre, es tan extraordinaria, en verdad tan grande, tan maravillosa porque nos dice que podemos recibir.

Hoy en día no estamos más bajo la maldición de la Ley. Lo más que no creas esta enseñanza, lo más que el adversario no va a utilizar sus trucos para que tú no recibas. En el nombre de Jesús nosotros debemos rechazar toda esta enseñanza religiosa que nos somete o que nos pone bajo la maldición de la Ley, en el nombre de Jesús hemos sido redimidos, todo aquel que está en Cristo es una nueva criatura, todas las cosas han pasado, todas las cosas han sido hechas nuevas.

5:30 Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?

Toda esa gente estaba ahí tocando a Jesús y nadie demando su poder, ella fue la única que recibió sin que Jesús iniciara aquello primero.

El Señor me dijo: “enseña a la gente, porque ellos pueden recibir, aun sin la iniciativa del mismo Jesús”,  el poder de Dios está ahí, nosotros podemos tomar esa sanidad, recibirla. Los discípulos estaban diciendo: “¿ves que la multitud te aprieta y dices que quien te tocó?” En nuestra congregación la gente viene a tocar a Jesús, levantan sus manos y cuando la adoración está llevándose a cabo, en verdad en ese momento cuando hay esa ministración, cuando hay esa adoración, hay sanidad, hay un ungimiento, pero muchos de ustedes no se dan cuenta que pueden recibir ahora mismo, piensan que si se perdieron la enseñanza de esta mañana no van a cualificar para recibir esa liberación. O piensan que si no han aprendido lo suficiente, o no tienen el suficiente conocimiento entonces tampoco van a recibir, la multitud estaba tocando al Ungido y nada paso.

Jesús usaba esta prenda (y él muestra una prenda hebrea como una bufanda grande), y por favor ahora no vayan a pensar que pueden tocar esta prenda y van hacer sanos. Solo les estoy ilustrando. Jesús tenía una prenda como esta, era larga y grande.



Números 15: 37 Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

38 Habla a los hijos de Israel, y diles que se hagan franjas en los bordes de sus vestidos, por sus generaciones; y pongan en cada franja de los bordes un cordón de azul.

Los rabinos hoy visten este tipo de vestidura, y cuentan que cuando se destruyó el templo en el año 70 después de Cristo, se destruyó la formula con la que se hacían estás franjas azules. Para mí esto es como una parábola, esta nación rechazó a su Mesías, y el color azul de la gracia desapareció. El templo fue prendido en llamas y la nación huyó por todos lados y estuvieron fuera de su nación por casi dos mil años, pero ¿saben algo? hoy en día ellos han vuelto a encontrar la fórmula para hacer las franjas azules de esta prenda, y esto es asombroso porque hoy en día mucha gente en Israel está llegando a ser salva, el azul está regresando y esta prenda que usan los rabinos, que usan los judíos, está nuevamente teñida de azul. Visten esta prenda llamada Talit que significa “azul”.

Esta mujer de la que hablan los evangelios tocó esta prenda, el borde de este manto, y Dios había ordenado como leímos en la cita anterior, que todos vistieran esto, ella tocó esta prenda azul que Dios había ordenado que cada judío vistiera. Los fariseos también vestían esta prenda y los tocaban y nada pasó, así que voy a decirles algo acerca del misterio de esta prenda teñida de azul.

Números 15: 39 Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis.

Por eso vestían esta prenda, para recordar el pacto, los mandamientos. Les voy a enseñar algo en el hebreo. El hebreo se escribe y se lee de izquierda a derecha, la palabra “mandamientos” es  la palabra “aleta”, es la señal o las letras de Jesucristo, la primera y última letra del alfabeto hebreo. Ellos no deberían entonces recordar los mandamientos, porque eso sería prácticamente imposible, lo que está diciendo este versículo es que recordaran a Jesucristo, eran las siglas de Jesucristo lo que ellos debían de recordar, la gracia de Dios, debían recordar a su Mesías. Cuando la gente estaba desalentada y no veía más hacia arriba al azul del cielo, y miraban hacia abajo desalentados, mirarían esta prenda y verían aun el azul. Dios no quiere la ley en nuestras vidas, el quiere la gracia, Él quiere brindarnos gracia.

En Génesis 1:1 dice que en el principio Dios creó los cielos y la tierra, pero hay unas siglas ahí que no fueron traducidas del hebreo y es esta misma palabra “aleta”, son las siglas para Jesucristo, ¿cómo puedo yo saber que Jesucristo es esta palabra o representa esta palabra?, porque en el libro de Apocalipsis dice: “yo soy el Alfa y el Omega”, el Alfa y el Omega, es la primera y última palabra del alfabeto griego, Jesucristo a sus seguidores no les habló griego, él hablo hebreo, y él dijo “yo soy el Alfa y el Omega”. Esta es la abreviatura que está en Génesis 1:1 y en Números 15:39 que habla de esta vestimenta. “Aleta” es la abreviatura de la primera y última palabra del alfabeto hebreo y Jesús dice “yo soy el que tiene la última palabra en la situación que estás enfrentando en tu sanidad, en tu familia, acerca de tu eternidad yo tengo la última palabra, ¡Amén! ¡Aleluya!

Ahora quiero enseñarles algo más en el libro de Malaquías. Cuando estudiamos con cuidado las Escrituras hay algo tan profundo en ellas. Los judíos llaman a esta prenda de la cual yo les estoy hablando “Alas”, y en Malaquías, que es el último libro del A.T. dice:

Malaquías 4:2 Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá EL SOL DE JUSTICIA, y EN SUS ALAS TRAERÁ SALVACIÓN; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.

Dice el vers. 2: “nacerá el sol de justicia, y en sus alas traerá salvación”, en inglés dice en sus alas traerá sanidad. En hebreo “alas” es “kana”, esta palabra, los estudiosos interpretan que la Escritura se está refiriendo a esta vestimenta azul. Entonces lo que dice este versículo es que este sol de justicia traería sanidad en estás alas, o en esta prenda. Aquella mujer escuchó que este hombre recibía a los pecadores y ella pensó, “si él es el Mesías, yo aunque esté débil podré empujar entre la multitud y tocar al menos el borde de su manto, estás alas, está prenda, él me dará sanidad en esas alas”. Y además dice: “y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.” ¡Amén!!

3 Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Regresemos a nuestra historia en Marcos 5. Esta prenda en hebreo se deletrea “tekheleth”, esta palabra azul que viene de “kala”, que significa “perfección”, “lo completo”. Azul en hebreo es “tekheleth” y es un sustantivo, ¿porque es importante esto?, cuando Jesús estaba colgado en la cruz, él usó esta palabra en un verbo. Nuestras Biblias dicen que él dijo: “consumado es”, pero nuestro Señor Jesucristo no clamó eso ni en inglés ni en griego, él lo clamó en arameo, él grito, clamo estás palabras, y yo le pregunte algunos amigos creyentes hebreos y les pedí por favor que buscara estas palabras donde Jesús dice “consumado es”, ellos me dijeron que decía “kuhlah”, eso es lo que dice, es un verbo que se tradujo como “consumado es”. Jesús literalmente dijo: “tus pecados han sido perdonados y tu sanidad ha sido completada”,  ella no sabía todas estas cosas, pero la razón que ella posiblemente pudo tocar el borde de su manto, es porque aun estando tan débil iría sigilosamente o abriéndose paso o agachada. Ella estaba desesperada. ¿Y que tan desesperado estás tú hermano?  La Escritura dice que ella empujo entre la multitud, esta multitud apretaba a Jesús, imagínese ella iba quizás en medio de la multitud, y la gente le diría, “ey tu no deberías estar aquí”, pero ella fue porque creyó que el Mesías podía sanarla, aun a pesar de su imperfección, ella pensó: “si yo simplemente puedo alcanzarlo, creo que voy a ser sana”.

El pecado no invalida tu fe, Romanos 4 nos dice que la liberación no se recibe por obras, no somos justificados por las obras, somos redimidos por la gracia, solamente por fe. Si tu pudieras hacer todas las cosas lo suficientemente bien para recibir sanidad de Dios, entonces no necesitarías fe, pero cuando reconoces y sabes que eres imperfecto, todo lo que necesitas es fe, solamente cree, así que, aleluya, ella recibió. ¡Nosotros estamos vestidos de la justicia de Cristo! ¡Amén!!

En Isaías 64:6: Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.

“Todas nuestras justicias son como un trapo de inmundicia”, repitan esto, todas nuestras justicias, lo que yo quiero ganar por mi mismo es como un trapo de inmundicia, no está hablando de nuestros pecados, si no de nuestra propia justicia que tratamos de ganar delante de Dios, ahora, regresemos a nuestro relato. Esta mujer había estado sangrando por 12 años, y ¿saben una cosa?, ella es una representación de la iglesia, la iglesia está sangrando porque en la Biblia, la iglesia se tipifica como una mujer, la novia de Cristo, mientras ella está sangrando no puede tener hijos, no puede dar fruto, debe tener sanidad primero, la iglesia de hoy está sangrando por querer ganar su propia justicia. No es infructífera por su pecado sino por falta de luz en lo que es la justicia de Dios en ellos. Toda nuestra justicia ya fue lograda, entonces, ¡la iglesia hoy está sufriendo por está justicia propia que trata de ganar!
Ella tocó el manto de Jesús, su manto es una representación de la justicia de Dios.

Isaías 61:10 En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.

Por favor, no les estoy pidiendo que vayan y compren esta prenda hebrea, no tiene poder esto, pero permítanme enseñarles algo, dice: “porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.” Está hablando del día de la boda, aquellos que están vestidos de justicia están vestidos para la boda. La gente dice “¿porque me voy a regocijar si no se en que me voy a gozar?, no tengo dinero en el banco, mi hijo está enfermo, ¿en qué me regocijo?, mi esposa me dejó, ¿porque me voy a regocijar? NOS VAMOS A REGOCIJAR EN EL SEÑOR, ¿en que nos regocijamos? , aquí en Isaías 61 Dios dice porqué nos regocijamos en el Señor: En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.

Evidentemente está hablando aquí de la justicia de Dios, no de la mía, no de la nuestra. Esta mujer tocó la justicia, tocó su manto y la fuente de su sangre se secó. En el momento que ustedes toquen la justicia de Dios, en el momento que ustedes se enfoquen en la justicia de Cristo, en el momento que ustedes acepten ese regalo de justicia, su falta de dar fruto se detendrá, su enfermedad será sanada, volverán a dar fruto ¡Amén!!

Y dice de nuevo aquí que “nos vistió con vestidura de salvación, me rodeo de manto de justicia, como a novio me atavió”.

El Salmo 103 dice que “El sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila”, renovarse es juventud. Ahora, referente a las palabras “sacia de bien mi boca”, yo le pregunte a uno de los más eminentes y queridos eruditos de la Biblia, qué es lo que dice aquí “sacia de bien mi boca”, él consultó porque yo veía que en hebreo era otra palabra diferente a “boca”, le preguntó a varias personas incluso, y sí efectivamente no es la palabra “boca”, ¿porque la tradujeron que satisface tu boca?, se puede traducir figurativamente como boca, pero si vemos más profundamente podemos encontrar que es esta misma palabra “como novia adornada” en Isaías 61:10, es esa misma palabra, que habla “que satisface nuestra boca”, en otras palabras, cuando te vistes de la vestimenta de la justicia, cuando te vistes de la salvación, Dios está adornándote y te está haciendo tan hermoso que literalmente está renovando tu juventud como un águila. Para Él tú luces como una novia hermosa. Hermanas cuando ustedes se visten de la justicia, ustedes lucen como una novia, aquí dice: “tu vas a lucir como lo mejor, van a lucir como una novia, adornada con joyas”. Yo amo la forma en la que Dios se regocija en Su gente en la Biblia, dice aquí que se goza, se deleita como un novio, entonces Dios se deleita en Su gente, tal como un novio se regocija en su novia, dice que es un amor refrescante cada día. No dice como el esposo se regocija en la esposa, porque muchas veces, tristemente no debería de ser así, pero los esposos no se regocijan igual en su esposa como que el día que se casaron. Yo oro en el nombre de Jesús, que sus matrimonios sean refrescados como el día de su boda y que sean restaurados en el Nombre de Jesús. Ahora, voy a decirles el porqué Jesús usa esta similitud del día de la novia, él literalmente dice “mi amor por ti nunca cesara, nunca se hará viejo, será como el primer día en que me case contigo”.

Marcos 5:34 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; ve en paz, y queda sana de tu azote.

Si ella es una representación de la iglesia, porque saben cada historia en la Biblia es multidimensional, pueden leerla y encontrar historias de mujeres que han sido sanadas, y en esas historias ustedes pueden leerlas y encontrar secretos del futuro de la iglesia y lo que Dios está haciendo. Todos los milagros que están escritos en las Escrituras dicen que están escritos como señales. Juan dice que estas cosas han sido escritas para que puedan creer, y son señales, entonces Dios eligió muy cuidadosamente por alguna razón ciertos milagros para ponerlos en Su Libro. Aquí tenemos entonces esta historia de esta mujer que había estado sangrando por años, ella no tenía resultados, no podía tener niños, ella en realidad estaba vacía porque estaba confiando en su propia justicia. Cuando la gente viene a nuestra congregación, viene porque quiere ser salva, son atraídos a venir a esta iglesia y la razón por la que quieren congregarse con nosotros es por la gracia. Por la gracia de Dios esta gente toca la justicia de Dios y la falta de dar frutos, la infertilidad se detiene y eso resulta que muchos hijos de Dios vienen aquí a reunirse, y ellos llegan a ser completos, sanos, salvos. Alabado sea Dios.

Ahora, algunas veces estamos a mitad de recibir nuestra bendición, pero creemos en nuestra propia justicia, y podemos estar creyendo y estar recibiendo algunas bendiciones, pero hay que abrazar la justicia de Dios para ser sanos, liberados.

Volvamos a nuestra historia, ella ahora está sana, esta salva y Jesús le dice: “hija tu fe te ha hecho sana”. Ella vino por detrás, para tocar a Jesús, y eso también es lo que tuvo Moisés. Moisés no pudo ver el rostro de Dios bajo la ley. Dios le dijo “no puedes ver mi rostro, voy a mostrarte mis espaldas” ¿recuerdan esa historia en Éxodo 33? Bueno, Jesús vino a mostrar el rostro de Dios, porque estamos bajo la gracia. Cuando él vio cara a cara a esta mujer le habló muy cercanamente, “hija, hijita”, en una intima relación, “hijita”, esta mujer estaba temerosa, ya sabía que había sido sanada, pero todo lo que había oído de Jesús era que si se acercaba a él iba a recibir, por eso ella empujo entre la multitud, aunque estaba débil ella empujo y se metió entre la multitud, pero aun así su fe no era perfecta, ella vino por detrás, ella no conocía a Jesús personalmente, ella sabía que ese era un hombre maravilloso del cual podía recibir y que no la iba a condenar, pero no lo conocía, así que esa idea de que debes conocer a Jesús y ver su rostro para poder ser sano, no es verdad, muchas veces primero eres sanado y después él te muestra su rostro, así es como encuentras su rostro, y Jesús le dijo “hija tu fe te ha hecho sana, ve en paz”.

Quiero compartirles acerca de estas palabras que literalmente no son, “ve en paz”, en griego son: “entra en la paz” o “entra al reino de la paz”, y cuando dice “queda sana de tu azote”, literalmente dice “permanece sana de tu aflicción”. Esta palabra “aflicción”, es la misma palabra que usaron para lo que sufrió Jesús cuando lo torturaron. Dijo literalmente: “Permanece sana de esa aflicción”, ¿saben por qué pudo permanecer sana?, por la aflicción de nuestro Señor Jesucristo, porque por sus heridas, por sus llagas fuimos curados. Cuando la aflicción fue puesta sobre Jesús, la aflicción salió de ti. Hoy hay muchísima aflicción en el mundo, lo vemos por todos lados, en las noticias, por todos lados y la Palabra dice que nuestro Señor Jesucristo fue afligido para remover nuestra aflicción, esa aflicción recayó sobre la espalda del Hijo de Dios para que pudiera ser removida de nosotros.

Marcos 5:35 Mientras él aún hablaba, vinieron de casa del principal de la sinagoga, diciendo: Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas más al Maestro?

36 Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente.

Les voy a decir algo, iban camino a que le ministrara a la hija de Jairo, ¿verdad?, yo creo que esto representa el cómo Jesús va a levantar a una nueva generación, una generación de Benjamín.

Mientras él iba de camino a sanar y a levantar a esta niña de sólo 12 años, que representa esta nueva generación, la iglesia quedó sanada, quedó sanada mientras Jesús iba a tocar a una nueva generación.
La iglesia está enferma porque está basándose en su propia justicia, pero la iglesia una vez que toca esa justicia es sanada completamente de toda enfermedad y se vuelve productiva, vuelve a dar fruto, y eso va a ocurrir también a la nueva generación y esto no va a ocurrir por obras. Jesús le dijo a Jairo “no temas cree solamente”. La vida en gracia es “no temas, cree solamente”. Pastor, usted no entiende es que yo perdí mi trabajo, “no temas, cree solamente”, en cualquier situación, en cualquier circunstancias “no temas, cree solamente”. “No pastor es que usted no tiene ni idea, mis problemas financieros son muy grandes”, “no temas, cree solamente”. Dios va a suplir tu necesidad, no temas no estés buscando o enfocándote en la forma en cómo solucionarlo, “cree, sólo cree”, y dice aquí que él no permitió que lo siguiera nadie más sino Pedro, Santiago y Juan.

Pedro significa “roca” o “piedra”, el nombre de Santiago significa “en lugar de”, y Juan quiere decir “gracia”. Entonces lo que esto representa es que la piedra va hacer remplazada por la gracia, sólo así la nueva generación se va a levantar, cuando se predique que la roca o la piedra ha sido remplazada por la gracia, es cuando veremos esa resurrección de la hija de Jairo. La niña es un símbolo, tenía 12 años, eso nos está hablando de una nueva generación, esta mujer que había sufrido por 12 años es la iglesia, sufrió 12 años también, esto tiene un significado.

En el versículo 41 dice:

41 Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate.



El Pastor Prince vuelve a tomar el Talit, esta especie de bufanda grande que ha mostrado antes, y le pide a un joven que suba, y le dice: “tu representas a esa nueva generación”, y le pide que se tienda en el escenario, y dice “el representa a esta chica de doce años”. Ahora, donde quiera que la Biblia cita a Jesús dejan el arameo allí, y aunque la Biblia dice “levántate”, esto solamente es una idea, es una interpretación. Donde sea que dejen el arameo, están dejando información al aire, y ¿saben una cosa?, esta prenda (como bufanda grande) con los bordes azules, le llaman Talit. La parte azul se llama “takele”, y esta parte que es algo largo le llaman “alas” y la prenda entera se llama Talit. En Israel esto es un Talit, y aquí dice “talita”, literalmente lo que quiere decir es que Jesús se quitó esta prenda que representa su justicia, cubrió a la niña, y le dijo “levántate” -le da las gracias al chico, el chico se levanta. Por favor les vuelvo a suplicar, no compren esta prenda, no va a sanarlos, esto es solamente un símbolo de la justicia, esto es lo que Jesús hizo cuando tomó este Talit y queda establecido que esto representa nuestra vestimenta de justicia, él lo puso encima de esta niña. “Talita” es el femenino de “Talit”, levántate.

Lo que vamos hacer ahora esta generación, es arrojar esta justicia sobre la nueva generación, no vamos a poner sobre ellos la ley sino la gracia de Dios, la justicia de Dios, y ellos van a levantarse muy alto y van a llegar a creer en la plenitud de Cristo, y les voy a decir algo más, esta pequeña también puede referirse al nuevo Israel, al joven Israel, a la nueva generación, porque no olviden quien vino a Jesús primero, Jairo, su nombre en hebreo significa “aquel que esta alumbrado”, “aquel que ha sido alumbrado”, esto representa que al final de los últimos tiempos, a la generación de los últimos tiempos le van ser abiertos los ojos y van a invitar a Jesús a tocar a la nueva generación. Amén.

Y esto representa a la nueva generación de gentiles en todo el mundo, y también representa a la nueva generación de judíos y al final de los tiempos, nuestro Señor Jesucristo será el gobernante, el Rey. Lo que estamos haciendo ahora, esta última generación antes del retorno de Cristo, es preparar una bienvenida, una gran bienvenida para nuestro Mesías, para el Rey, así que esta nueva generación se va a levantar, todas las rocas de Tel-Aviv, van a levantarse, entonces esta generación de israelitas también va a ser salva, van a ser gloriosamente salvos, van a entender que están vestidos con la justicia de Dios y Dios va a renovar su juventud como el águila.

El versículo 42 dice:

42 Y luego la niña se levantó y andaba, pues tenía doce años. Y se espantaron grandemente.
43 Pero él les mandó mucho que nadie lo supiese, y dijo que se le diese de comer.

Dice que ordenó que se le diese de comer, vamos al libro de Hebreos, y voy a mostrarles esto de acerca de cómo a ella se le dio de comer.

Hebreos 5: 13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño.

Donde quiera que una persona anda por su propia justicia y piensa que eso es lo correcto, es un bebé, no entiende que la justicia es un regalo de Dios a través de los logros de Cristo. Pero cuando una persona entiende que la justicia de Dios es un regalo, ahí hay algo más que un bebé, él está madurando, este es el evangelio. Puedes memorizar toda la Biblia, pero si no entiendes la justicia de Dios eres un bebe. Dice: “Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño”.

14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

La comida sólida es para aquellos que entienden el regalo de la justicia de Dios, si quieres trabajar por tu justicia estas equivocado, la justicia de Dios es un regalo, y esa justicia hace que tu reines en vida. Con ese regalo serás capaz de discernir, no solamente saber o a conocer que es el bien y el mal, si no que vas a discernir correctamente el bien y el mal. En la última parte del versículo 14 dice: “para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal”. Tu vas a discernir del bien y del mal, porque vas a ser maduro.

Marcos 5:43 Pero él les mandó mucho que nadie lo supiese, y dijo que se le diese de comer.

Jesús dijo que se le diera de comer, no de beber. Cuando tomas leche, tu bebes, la comida sólida es para aquellos que entienden la justicia, aquellos que no entienden la justicia, toman leche.

Voy a decirles algo, el diablo está tan temeroso de que recibas la abundancia de la gracia, de que la recibas en tu corazón, de que abraces este regalo de la justicia, porque cuando eso suceda vas a reinar en vida.

Es algo maravilloso saber que en estos días, al final de los tiempos, esta nueva generación está comiendo. Quizá la razón por la que esta chica murió fue por algo que comió, no lo sabemos, pero sabemos que al final de la historia, ella comió, no bebió. Quizá la Iglesia está muriendo porque toma leche, leche, leche y ¿saben algo curioso?, muchos enseñan que la gracia es leche. Aceptan la salvación por gracia y se vuelven a la Ley, aquellos que deberían ser expertos en la doctrina de Cristo se regresan a las obras, al Antiguo Testamento. La gracia te hace maduro.

¿Recuerdan a Isaac?, la Biblia dice que su medio hermano Ismael lo persiguió hasta el día que el dejó de tomar leche y empezó a comer alimento sólido, lo cual es más o menos a los dos años. La madre de Ismael era una egipcia llamada Agar y la madre de Isaac era Sara, ellos tenían el mismo padre, Abraham, pero la Biblia dice que Agar, es una representación del monte Sinai, y esta no es mi revelación, es la revelación que Pablo dejó escrita, dice que es una alegoría de los dos pactos. Agar es el monte Sinai, de donde se obtuvieron los diez mandamientos que producen esclavitud. Sara, es una representación de la nueva Jerusalén, que produce libertad, el nuevo pacto. Estamos hablando aquí de la Ley y de la gracia. Hoy los cristianos tienen el mismo Padre Celestial, pero actúan exactamente igual que Ismael e Isaac. La madre de Ismael representaba la ley, la madre de Isaac representaba la gracia, entonces hoy exactamente como Ismael, los que rechazan la gracia persiguen a aquellos que son hijos de la gracia, y la Biblia dice que aquel que nació de la carne perseguía al que nació por el espíritu, y lo mismo está pasando hoy. ¿Saben por qué está sucediendo esto?,  porque la iglesia está madurando, la iglesia está emprendiendo el vuelo, se está dando cuenta de que debe tomar alimento sólido, no leche. Isaac está madurando, él está tomando su herencia, entonces Ismael está temeroso, por eso persigue a Isaac. Isaac nunca persiguió a Ismael, nunca levantó ni siquiera un suspiro contra Ismael, ¿saben por qué?, porque Isaac era el heredero. Aquellos que están bajo la Ley, son los que están luchando contra la gracia, los que conocen la gracia saben que son herederos.

Algo que quiero agregar es que le doy gracias a Dios que Israel finalmente va a ser salvo, esta nueva generación gracias a Dios, va a volver a la gracia, y cuando la iglesia se detenga de intentar ganar su propia justicia, la iglesia va a ser sanada. ¡Aleluya! ¡A Dios demos Gloria!

¡Oremos! Por favor pongan su mano en su pecho y digan Padre en el cielo, yo soy la justicia de Dios, y a pesar de mis fallas, de mis pecados, de mis iniquidades, yo te agradezco que tu justicia en mi es más grande que todas mis debilidades; que el nuevo hombre en mí, es más grande que mi carne; que el espíritu santo que habita en mi es más grande que el diablo, yo doy gracias que tú estás de mi lado, que si tú estás por mí, nadie puede estar contra mí, ningún virus o bacteria o insecto, ninguna crisis financiera, ninguna arma forjada puede prevalecer contra mí, ¡mi justicia viene de Ti! gracias Padre, gracias porque Jesucristo es mi justicia y en el nombre de Jesús te doy gracias. Amen.

Alabemos el nombre del Señor y, mis hermanos ustedes son ricos herederos, hijos de Dios, ustedes tiene una herencia tan rica, la creación gime por la manifestación de los hijos de Dios, no por los hijos de Dios porque ya estamos aquí, ¡sino por la manifestación de los hijos de Dios! La Biblia dice que Jesús nos redimió de la ley, para que pudiéramos ser adoptados como hijos, somos hijos de Dios.
¿Hijos de Dios donde están?, es tiempo de que nos manifestemos, es tiempo de que reinemos en vida, los llamo en el nombre de Jesús, los llamo a reinar en vida, los llamo para que reinen por encima de la enfermedad, por encima de toda clase de pobreza y aflicción, yo les aliento a que reinen en vida. La gracia de Dios es la única cosa que nos hace reinar en vida, que nos hace reinar en medio de las enfermedades, de las desgracias, en medio de las dificultades, en medio de cualquier insulto o reproche. Abrasemos esta gracia de Dios y recibamos Su justicia. Confiesa: “yo recibo este regalo de Tu justicia”, y aquellos de ustedes que no han recibido Cristo en su corazón, si tu eres solamente un visitante en nuestra iglesia o has venido algunas veces, pero no has recibido este regalo de la justicia, ¿no crees que es tiempo que recibas lo que Dios te está ofreciendo?, ¡es un regalo que fue pagado por la sangre de Cristo en la cruz del calvario! y si tu eres esa persona donde quieras que estés, si eres esta persona y quieres recibir a Cristo en tu corazón ora por favor conmigo:

Dios en los cielos yo te doy gracias por Jesucristo, tu justicia, tú lo enviaste desde el cielo a morir por mis pecados y por mi injusticia, te doy las gracias. Yo recibo este manto de la justicia, declaro que Jesucristo es mi Señor, que él es mi justicia, tu lo levantaste de los muertos y él está vivo hoy, gracias Padre que mis pecados han sido perdonados, ¡yo soy ahora un hijo de Dios en el nombre de Jesús! ¡Amén!!

Traducción por Claudia Juárez Garbalena
Transcripción por Elida Scarano

La enseñanza en inglés:

“Healing Through God's Gift of Righteousness”


0 comentarios:

Publicar un comentario