DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

lunes, 25 de abril de 2016

VIVE UNA VIDA AMADO POR EL PASTOR. De Joseph Prince


Sermón predicado el 7 de Junio del 2015



Esta es una revelación fresca que Dios me dio durante mi tiempo de estudio y quiero compartirla con todos ustedes. Dios me dijo: “por la carencia de este conocimiento Mi gente, el cuerpo de Cristo está enfermo”, esta revelación es realmente extraordinaria, maravillosa.

Isaías 53:5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

Todos nosotros somos, ¿como qué? como ovejas​ dice aquí, inmediatamente después de afirmar que por sus heridas fuimos curados, dice que todos nosotros nos descarriamos como ovejas que han tomado su propio camino como dice la versión en inglés "King James", en español dice que nos descarriamos, que cada cual se apartó por su camino. El resto del versículo dice: “más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros”.

Así que observemos esta comparación, inmediatamente después que afirma que por sus llagas fuimos curados, dice que somos como ovejas que perdieron el camino, todos nosotros tomamos nuestro propio camino, dice la versión en español, cada cual se apartó por su camino.

1 Pedro 2:24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

25 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

​Se parece mucho a Isaías​ 53, con la diferencia que aquí dice que hemos vuelto al Pastor y Obispo de nuestras almas. El Señor me dijo esto: “el día que la iglesia​ me vea como el Pastor, no solamente que lo sepa en su cabeza, si no que realmente me experimenten como el Pastor, los días de enfermedad se terminaron”. 

Por encima de todas las representaciones de Dios en la Biblia combinadas en el Antiguo y en el Nuevo Testamento, la que se usa más frecuentemente es la del Pastor. Dios es personificado como la Roca, como un lugar de Refugio, es personificado como un fuego, como un Rey, pero la representación número uno para Dios en la Biblia es la del Pastor. El día que dejes de sentirte solo y que entiendas que el gran Pastor está cuidando de ti, que está velando por ti, que el buen Pastor está tomando cuidado de ti, que Él te está guiando, que Él te está restaurando, que el buen Pastor está causando que Su gracia y misericordia te sigan todos los días de tu vida, ese será un nuevo comienzo para ti.

Cuando sientes que estás saliendo adelante por tus propias fuerzas dependiendo sólo en ti mismo, cuando sientes que eres quien defiende a tu familia, y sientes que estas cuidando de tu carrera, de tu trabajo, que estás cuidando de tus espaldas, vigilando que ningún enemigo venga detrás de ti, andando con cuidado, mirando​ siempre a tu alrededor, porque el mundo te dice  que tien​e​s que cuidar de ti mismo porque nadie va a cuidar de ti… ahí es donde comienza la enfermedad. La revelación de la relación que hay entre la sanidad y el entendimiento de Dios como nuestro Pastor, es que la enfermedad se manifiesta o permanece cuando la oveja se siente des​a​m​p​arada. ​Pero ahora​ ​no somos más ovejas que se han apartado​ ​de su camino, hemos retornado, les voy a mostrar como lee este versículo en 1 Pedro:

2:25 Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

​¿Saben cómo se lee esto en griego?, y puedes decirme: “lo ve Pastor Prince,​ somos nosotros quienes tenemos que volver al Pastor, somos nosotros quienes tenemos que hacer algo, hay que regresar al Pastor, eso entonces sigue dependiendo de mi”. Voy a enseñarte que en el griego la palabra que dice “habéis vuelto”, está en pasivo, tú has sido vuelto, traído. La voz ahí en el griego es pasiva, tú has regresado, has sido retornado al Pastor, ¿y saben quién hizo eso? DIOS.

Cuando Jesús enseñó acerca de la parábola de la oveja perdida habló de un pastor que tenía cien ovejas y perdió una y dejó las noventa y nueve para ir a buscarla, y les voy a decir esto ningún pastor hace esto -dejar sus noventa y nueva e ir a buscar solamente a una que está perdida, pero el buen Pastor, dejó las noventa y nueve y fue a buscar aquella que estaba perdida. ¿Quién fue a buscarla? ¡El Pastor! Nosotros pensamos que tenemos que buscar a Dios, que tenemos que hallarlo, nos preguntan: “¿has encontrado a Dios?”, ¿!acaso Dios está perdido!? ¡los que estamos perdidos somos nosotros!

Entonces el versículo 25 dice: ahora habéis vuelto al Pastor, o más correctamente traducido “habéis sido retornados al Obispo de vuestras almas”, entonces esto es una voz pasiva, no activa, tú has sido traído al Pastor, no es que tu hayas regresado, el Pastor tenía esa oveja perdida y fue el pastor quien fue a buscar esa oveja, fue el Pastor quien encontró a la oveja con frío, llorando, sola, con hambre, y fue el Pastor quien tomó a la oveja, fue el pastor quien la cargó en sus hombros y entonces en este punto la oveja descansa en sus hombros, fue el Pastor quien trajo la oveja a casa, fue el Pastor quien dijo ¡celebren conmigo!, y ¿qué es lo que hizo entonces la oveja?, ¿qué hizo?... esta no es mi historia esta es una historia que Jesús dijo. El Pastor fue quien hizo todo, y ¿qué tengo que hacer yo?, una sola cosa, nosotros tenemos que hacer, “eeh, eeh”, y eso significa orar, clamar a Él.

Una cosa más, cuando él toma esa oveja perdida y la pone sobre sus hombros, somos nosotros quienes permitimos, quienes consentimos descansar en sus hombros, eso es lo que nosotros tenemos que hacer. La salvación no es nada más que consentir ser salvos, consentir ser amados, ¡Amén!

​Hay gente que escribe poemas como, “yo soy el capitán de mi propio destino”, “yo soy el maestro el diseñador de mi fe”, parecen tener vidas​ muy fuertes, pero en realidad esta gente por dentro se está derrumbando, porque Dios nunca hizo al hombre para que saliera adelante por sí solo. Dios hizo al hombre para ser amado, alguien para ser cuidado como una oveja y Él es el buen Pastor.

Ahora, una buena oveja, una oveja sana puede ser un pastor. David antes de que fuera Rey fue un pastor, cuando mató a Goliat, el gigante, el no dijo “yo soy un hombre muy macho”. Un verdadero hombre actúa como David, él enfrento a este gigante, ¿saben por qué?, porque dependió del Señor. Cuando el Señor está en tu vida, si tu eres una mujer, tu femineidad va a ser maximizada, si tu eres un hombre, tu masculinidad va a ser maximizada. Depender de Dios es ser un verdadero hombre, no tengan esa idea de que tienes que ser un hombre y probar por ti mismo toda tu capacidad, vas a volverte viejo, vas a estar cansado y vas a morir joven. No vivas una vida como esa. Te invito a ser un hombre que viva siendo amado por Dios, vive una vida siendo amado por Dios, haz de tu caminar el amor, descansa en el amor, cuando planees, planea sabiendo que eres amado por el buen Pastor. El Señor dice que él nos hizo volver, entonces nosotros somos quienes permitimos ser amado por él.

Ahora, yo dije que los buenos pastores son buenas ovejas, porque ellos permiten ser guiados por el gran Pastor. David es el perfecto ejemplo, David se volvió el más grande Rey que ha vivido,  ¿por qué Dios lo hizo rey?, Dios dijo: yo vi que tu eres un buen pastor y Él lo tomó para que él fuera el pastor de sus ovejas en Israel. David era un pastor que realmente cuidaba un rebaño, el escribió el Salmo 23: “el Señor es mi Pastor”, él se veía a sí mismo como una oveja, y la siguiente cosa él dijo “nada me faltará”, las palabras en hebreo quieren decir que no tendría ninguna carencia de nada, que no le iba a tener carencia de paz ni en sus finanzas, que no le iba a faltar salud,  que no le iba a faltar el favor de Dios, David decía que no tendría NINGUNA carencia su vida, por que el Señor ES mi Pastor.

David escribió:​“Él me hace descansar”, ​¿él dijo “yo descanso, yo lo hago”? ¡NO! Dijo: “el buen ​
P​astor me hace descansar en verdes pastos​ y​ Él me guía”. ​No dijo: “yo me guio a mí mismo”, sino “Él me guía a aguas quietas, el restaura mi alma”.

El mundo dice que es mejor que ​tomes ​cuidado de tu vida​, y dirijas tu propio destino, porque si no alguien va a venir ​y te va ​ganar, va a estrellarse contra ti, así que será mejor que tú conduzcas tu destino, el mundo​ es así, te dice así aprendas lo más que puedas. Hay un sentimiento de estar abandonados, ​de estar solos, ¿qué tal si te digo​ que hay un buen Pastor que es mucho más grande que tu, que ve mucho más lejos de lo que puede llegar tu vista, que no puede cometer ningún error y que te ama perf​e​ct​a​m​e​nte​,​ ​y que ​te va a​ ​proteger por todo el camino​? ¿​qué tal ​entonces ​vivir una vida siendo amado​?​ ¿qué tal ​vivir ​una vida de descanso​?

Me preguntan a veces: “¿qué tal si me pierdo o si me equivoco?” Bueno, ¡te perdiste! ¡te equivocaste! “¿qué pasa si mi hijo no termina la Universidad?”, bueno pasó, ¡no se va acabar el mundo por eso! incluso él podría tener una mejor​ ​paga que otros que tienen muchos grados o más estudios académicos, yo he escuchado de gente así, gente que gana más dinero y no tiene el suficiente estudio, ¡no te preocupes! tú has tu mejor pero no en  estrés, vive una vida descansada porque tenemos al buen Pastor, tenemos al BUEN PASTOR.

PROMOCIONAL DE LA ENSEÑANZA EN CD TITULADA “¡DÍ AMÉN Y GANA!”

Alguna vez te has preguntado ¿por qué decimos amén? ¿es una tradición? ¿es una formalidad o solamente es el final de una oración? Amen viene de la palabra hebrea “aman” que es la palabra para fe, cuando dice que Abraham creyó al Señor y que el Señor le contó esa fe por justicia en Génesis 15, esa palabra para “y él creyó” que usa allí es “aman”, de donde salió esa palabra “amén”, y esta palabra es traducida literalmente en el latín, en el inglés, en el español se traduce igual, “amén” es la palabra más popular.

2 Corintios 1:20 porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.

¿Saben una cosa? Dios no tiene que hacer promesas, porque su sola Palabra es suficiente, pero cuando Dios promete algo es una doble garantía, entonces todas las promesas de Dios son ¡Siii y amén!! ¡todas! el Nuevo Testamento, el Antiguo Testamento están ahí para ti, y ¿cómo las haces tuyas? ¿Cómo haces tuyo lo que Dios ha prometido? cuando dices “amén” estás diciendo ¡que se haga conmigo conforme a Tu Palabra!, no es por mi esfuerzo, es por tu promesa, ¡que se cumpla en mi vida!, entonces si yo digo “amén”, estoy diciendo que no es mi esfuerzo, estoy diciendo que estoy confiando en las promesas de Dios.

Amen significa ¡Si, que así sea! “amen” significa que todas las promesas de Dios se abren en tu vida. Todas las promesas de Dios se han cumplido en Cristo, en Cristo, en Cristo y solamente en Cristo, y ¿que decimos a eso? ¡Amén!, si guardas silencio, si no dices nada, nada va a pasar. Por las llagas de Cristo tú has sido curado, y ¿qué decimos? ¡Amén!!


Yo se que “amen” puede llegar a ser un cliché, una simple palabra, pero vamos a decirla con un propósito en nuestro corazón, vamos a decir: “Dios tu me has dado la sanidad como una realidad cumplida, tú has dicho que por la llagas de Cristo he sido curado, entonces yo digo ¡Amén!!” ¡es todo lo que Dios quiere de ti! experimenta el poder de ganar cuando estás de acuerdo, cuando concuerdas con Dios y dices ¡Amén!!

Traducción: Claudia Juárez Garbalena
Transcripción: Elida Scarano 

Si deseas recibir nuestras publicaciones directamente en tu dirección de e-mail o contactarnos escríbenos a: mirasoloadios@live.com

2 comentarios:

Unknown dijo... Responder

Gracias al Padre por sus revelaciones y profundo Amor por nosotros inmerrcedores de su Gracia .
Bendiciones Hermana Claudia ...

Claudia Juárez dijo... Responder

DIOS LE BENDIGA IGUALMENTE HERMANO-A! SHALOM A USTED Y A LOS SUYOS!

Publicar un comentario