DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

domingo, 22 de mayo de 2016

Discerniendo el Cuerpo del Señor para tener la mejor salud. Segunda Parte. (AUDIO) De Joseph Prince




1 Corintios 11: 29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

30 Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.

Podríamos leerlo de la siguiente manera violentando un poco la Palabra: si discernimos el cuerpo del Señor y si hacemos una diferencia entre la sangre derramada y el cuerpo partido, entonces vamos hacer nuestros cuerpos enteros. Su cuerpo fue molido en partes para que nuestro cuerpo pudiera ser puesto entero. Entonces podemos decir: si discernimos el cuerpo del Señor, por esta razón muchos vamos a estar fuertes y sanos y vamos a vivir muchos años, ¡amén!! Podemos decirlo así, haciendo violencia a la Santa Escritura, porque eso es lo que quiere decir, infortunadamente muchas iglesias hoy, no ven el valor de la comunión porque no disciernen la diferencia entre el cuerpo partido que es el pan y la copa.

La gente dice, “¿cómo puede una pequeño trozo de pan y una copa hacer diferencia en el mundo, un simple acto de comer? Y el Señor me dijo: “todas las tragedias conocidas por el hombre, todo el cáncer, diabetes, enfermedades del corazón, depresión, hipertensión, incluso la pobreza y la muerte misma, vinieron por un simple acto de Adán de comer del árbol equivocado. Si es así, entonces hay una santa razón a través del postrer Adán que es Jesucristo que hace que todo regrese a nosotros por el simple acto de comer. Lo que comes se vuelve parte de tu cuerpo y se vuelve parte de tu constitución física.

Algunos años atrás cuando comencé a predicar estas verdades fuertemente, cuando Dios comenzó a darme está revelación, no sabía lo que se ahora, pero gracias a Dios que todos estamos creciendo, y lo único que sabía, era que la comunión no era lo que la iglesia tradicional decía que era, así que en el 2003 comenzamos a hacer la comunión semanalmente, y recuerdo que al final de ese año, enviamos gente a visitar Israel, fue un tiempo increíble fueron más de dos mil personas en aquella ocasión. Iba un autobús detrás de otro con gente que iba a Israel de nuestra iglesia, incluso el gobierno de Israel estaba tan contento que el ministro de turismo del país me invitó a su oficina para hablar, fue un tiempo increíble.

Durante ese tiempo ocurrió la historia de Suan, una chica de nuestra iglesia, fue una de las personas que llegaron al aeropuerto de Tel Aviv. El día anterior a tomar el avión Suan tenía un resfriado y tomó un medicamento que le causó efectos secundarios, ella se quedó profundamente dormida en la misma posición durante mucho tiempo. Cuando ella llegó a Tel Aviv se puso de pie, camino un poco, y se colapsó, así que llamaron una ambulancia y de camino al hospital su corazón dejó de latir y los paramédicos la regresaron a la vida. Le dio una trombosis y eso puede ser mortal.

En este tiempo cuando el grupo de Suan llegó, los pastores y yo estábamos con nuestras esposas visitando Galilea, lejos de Tel Aviv. Me llamaron y me dijeron lo que le había ocurrido a Suan, que es unos de los miembros de nuestra iglesia y por supuesto que me preocupe, porque ella tenía esta condición de trombosis, todos los casos que yo había leído acerca de esto eran fatales, ya sabía de alguien que le había dado trombosis y no había sobrevivido. Así que por favor pónganse en mis zapatos. Algunos de ustedes que conocen el final de la historia dicen ¡¡alabado sea Dios!! pero en aquél momento si se ponen en mis zapatos y escuchan esta historia: ella había viajado hasta allá, había tenido una trombosis siendo un miembro de nuestra iglesia y estaba en coma. Me enteré que ella había sido resucitada por los paramédicos en la ambulancia, así que imagínese, pónganse en mis zapatos. Así que pensé en la copa y el vino, y les dije a los pastores que estaban conmigo, “voy a ir a Tel Aviv al hospital a orar por ella, ¿alguien quiere acompañarme?” y todos los pastores quisieron venir conmigo, dejamos a nuestras esposas allí y viajamos hasta Tel Aviv, y le dije a un amigo mío que dirige una agencia de viajes que iría a tomar la comunión con ella, así que él dijo “yo quiero ver eso”. Entonces preparamos todo y viajamos a Tel Aviv. Ella estaba en cuidado intensivo aislada en un cuarto en un profundo coma, y desde que perdió el conocimiento bajando del avión del aeropuerto de Tel Aviv, no había despertado. El doctor que estaba a cargo cuando nos vio que íbamos hacer la comunión, dijo “hagan lo que quieran” con total escepticismo. Así que llegamos a este cuarto en cuidado intensivo, su cara estaba muy hinchada y tenía tubos por todos lados. El esposo de ella estaba ahí, su hermana y su cuñado también estaban ahí y les dimos a ellos palabras de aliento.

Mientras viajábamos desde Galilea a Tel Aviv, el diablo me susurraba: “¿qué tal si nada sucede? ¿Qué tal si haces la comunión y ella muere?” ¿Saben una cosa? cuando el diablo viene y te dice, “que tal si” tu puedes decirle y “que tal si sí sucede” cuando él me dijo “¿qué tal si no pasa nada?” yo le dije, “¡qué tal si se recupera! ¡voy a predicar este  maravilloso testimonio para toda mi vida y voy a dar la gloria a Dios!” y él me dijo “¿qué tal si fracasas?” y le dije, “¿y qué tal si tengo éxito? tú eres un mentiroso.

Todos pasamos las mismas tentaciones hermanos, momentos en que tenemos dudas o incredulidad. Hacemos nuestro mejor, pero saben yo creo en la Comunión. Ahí estaba ella sola en cuidados intensivos aislada, estaba en una condición realmente severa, así que hicimos la comunión, le creímos a Dios y la dejamos, otra vez les dimos palabras de aliento a la familia que estaba allí, nos fuimos. Al día siguiente el pastor Laurens recibió una llamada, y mientras él respondía la llamada veía su rostro, él estaba sorprendidísimo y era tan dramáticas sus expresiones que hacía mientras hablaba y le explicaban y dijo: los médicos están muy preocupados, porque no pueden encontrar el coagulo. A los doctores les gusta estar en control, así que estuvieron monitoreando a ver donde estaba el coagulo, pero no pudieron encontrarlo más, y en ese momento cuando supe que no habían encontrado evidencia de la enfermedad dije, ¡aleluya!! ¡yo sé porque no pueden encontrarla y nunca más van a encontrarla! ¡Alabado sea Dios! y para hacerles la historia corta, en unos días Suan estaba caminado fuera del hospital y no solamente eso, como ella se había perdido unos días del tour, quiso quedarse al el siguiente paseo y disfrutar lo que se había perdido, ella estaba tan contenta, y los doctores estaban asombrados, ellos dijeron: “esto es un milagro”, y la llamaron “la chica milagro”, incluso el ministro de turismo llegó a escuchar acerca de esa historia, y aquel amigo del que les platiqué al principio que había ido con nosotros, se hizo un creyente, ¡amén!! Suan hoy día tiene una preciosa bebé, ¡aleluya!
Ahora voy hablar de la superstición, por favor no tomen la comunión sólo porque escucharon este testimonio y quieren probar. El apóstol Pablo donde quiera que iba, ministraba sanidad y arrojaba fuera demonios, hay gente que vio este poder que él lo estaba operando y sucedió lo siguiente:

Hechos 19:13 Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo.

14 Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto.

15 Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?

Esceva fue a una persona y le dijo al demonio que tenia: “sal en el nombre de Jesús el que predica Pablo”. Él no tenía una revelación personal para hacer esto, y los demonios le contestaron: “A Jesús lo conozco, también conozco a Pablo pero ¿quién eres tú?”.

16 Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.

Así que déjenme decirles esto, el diablo sabe cuando tu sabes, que sabes, que sabes, es por esta razón que no podemos tomar la comunión porque hemos escuchado un buen testimonio y decir: “bueno voy a intentar a ver si funciona”, no mis hermanos la comunión no es para intentar a ver si funciona, es para que tengas fe en ella, no intenten por favor hacerla a ver si funciona, eso es un insulto. Imagínate si en tu boda te preguntan: “¿prometes cuidar de esta mujer en la salud y en la enfermedad?” y tu dijeras, “lo voy a intentar”, imagínate lo que sentiría la esposa, no, nosotros entramos al matrimonio con fe,  decimos “sí, lo haré”. Así que por favor tengan cuidado con la superstición y tengan cuidado con  hacerlo a ver si funciona.

Hace solo unos días, mi tío, hermano de mi mamá me llamó y estuvo hablando conmigo porque había sido diagnosticado con cáncer en su garganta y tenía un tumor muy grande, le tomaron una biopsia y le dijeron que aquel tumor era canceroso, así que lo enviaron para hacerle un scanner muy sofisticado que costaban miles de dólares, es una maquina muy avanzada que chequea todas las áreas paralelamente. Le hicieron la biopsia y los patólogos le dijeron, “lo sentimos mucho, el cáncer que usted tiene es un tipo especial que es muy agresivo y está expandido por todo su cuello incluso detrás de su lengua”, así que ellos recomendaron una cirugía de emergencia, mi tío se sentía sin esperanza.

Así que la semana pasada él se sometió a esta cirugía, y lo que sucedió fue lo siguiente: sus hijas son miembros de nuestra iglesia, mi tío tiene poco tiempo que asiste aquí, pero sus hijas han estado viniendo a nuestra iglesia por muchos años, y ellas vinieron a él antes de la cirugía y le dijeron, “papá vamos hacer la comunión, vamos a orar y creer a Dios”, y él comentó que por primera vez en ese momento sintió que una esperanza crecía en su corazón, y él dijo “sí, vamos a creer, yo creo que Jesús es mi sanador”. Tomaron la comunión, creyeron en Dios, creyeron que el cuerpo de Cristo iba hacer una diferencia, y tomaron esta comunión en el hospital, él entro a la cirugía, le sacaron todo aquél tumor y le rasparon algunas partes, le sacaron todo lo que les pareció canceroso de su cuerpo, y para hacerles la historia corta, hace unos días él fue a ver al doctor, y el doctor lo miró y le dijo, “eres libre”, y mi tío le dijo “¿qué significa eso, como que soy libre?”, y el médico dijo: “no tienes ningún rastro de cáncer”. Se supone que habían removido todo el cáncer que habían podido, así que mi tío preguntó: “¿quiere decir que quitaron todo el cáncer de mi cuerpo?”, y el doctor le dijo “no, lo que sacamos de tu cuerpo no era cáncer, no encontramos células cancerosas en el tumor que te extrajimos”, y le habían dicho que era un cáncer muy agresivo, y mi tío le dijo al médico: “un momento, espere, no estoy entendiendo, ¿removieron todo el cáncer?, ¿qué es lo que me está explicando?” , y le dijo el doctor, “no, es que no hay cáncer, no hubo cáncer, no tienes cáncer”, “pero es que el patólogo me había dicho que era un cáncer sumamente agresivo” y el doctor le dijo: “realmente no sé lo que ocurrió”. ¡Aleluya!!! ¡Alabado sea en nombre de Jesús!!!

Mi tío estaba sentado en el servicio, y él y mi mamá estaban en lágrimas, y él pudo hablarme libremente, no tenía una voz rasposa ni nada. Cuando le dije que les iba hablar de su testimonio, él me dijo que les dijera: “Tengan fe en Dios, tengan fe en Dios”, entonces yo les digo, ¡tengan fe!, ¡tengan fe!, porque con Dios todas las cosas son posibles, ¡aleluya! ¡Alabado sea el nombre de Jesús!
Lo que Dios está haciendo en nuestra iglesia es asombroso y hay tantos testimonios que no somos capaces de compartirlos todos, tratamos de hacer que los servicios sean breves, así que algunas veces no alcanzamos a leer todos los testimonios que tenemos y cada vez tenemos más y más, pero los compartimos muchas veces entre nosotros los pastores, entre los grupos que nos reunimos, así que por favor sigan enviando sus testimonios porque son un gran aliento y glorifican a Jesucristo.

La Biblia dice que una multitud vino a él para hacerlo rey después que había hecho el milagro reproducir de los panes y los peces. Esta gente no vino a él porque fuera un profeta o el Mesías, si no porque tenían hambre, él sació a cinco mil personas sin contar a las mujeres y niños y sobraron canastas de eso, y luego dice ahí que ellos vinieron a él para hacerlo Rey, pero él sabía que el propósito de esto no era porque ellos habían recibido una revelación de quien es él, ellos vinieron porque él lleno sus estómagos, ellos pensaron “¡ah! esto es muy bueno para nuestras vidas, ¡vamos hacerlo Rey!”, así que en ese momento Jesús rehusó la oferta, el nombramiento, y fue a un monte a orar y sus discípulos fueron a Galilea.

Si ustedes van a Israel van a ver que desde la parte alta de este monte se pueden ver el valle de Galilea que realmente es muy hermoso. Jesús envió a sus discípulos al lago de Galilea, y vino a ellos por la noche. La Biblia dice claramente que debido a un fuerte viento se levantó una tormenta en esa área. Yo he estado allí y las corrientes son muy fuertes, la forma que el viento golpea al lago es increíble porque es un pasaje por donde pasan fuertes vientos, he sido testigo de eso.

Dice la Escritura que el viento llevó el bote hasta la mitad del lago y eso es muy peligroso, así que Jesús los vio, descendió [y este es el pasaje donde anduvo sobre el agua] y cuándo él estaba en el bote el lago quedó en completa calma. A la siguiente mañana la gente que había sido saciada vio que solamente había un bote y no encontraron a Jesús, y ellos pensaron ¿cómo llegó hasta allá? y lo encontraron en Capernaum. En Capernaum hay todavía unas ruinas de mármol de una sinagoga que hubo ahí. Es el único edificio en donde Jesús entró y predicó que todavía permanece en pie, y la única razón por la cual Dios permitió que este lugar permaneciera ahí, es porque fue construido por aquél centurión que tenía una gran fe. Así que Jesús predicó en ese lugar en Capernaum este sermón de Juan 6 y, la gente le dijo “danos pan”, y Jesús les dijo: ¡Yo soy el pan de vida!

Juan 6:49 Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.

50 Este es el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera.

51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

La palabra griega que se usa aquí para “vida” es “zoí”. En el versículo 51b dice: “y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida (“zoí”) del mundo”.

52 Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?

Jesús dijo: el pan que yo les he dado es mi carne que daré por la humanidad para que tengan vida “zoí”. ¿Ahora que es “zoí”? ¿Se está refiriendo a la vida eterna? donde sea que la Palabra de Dios usa “vida eterna”, en griego es “zoí aionios”, que quiere decir “eterno”, “vida eterna”, pero la palabra “zoí” en sí, significa “vida física”.

La versión que Jesús y Pablo usaban para citar las Escrituras era La Septuaginta en griego, y esta versión dice que cuando Dios dio aliento de vida al hombre le dio vida “zoí”. En español llamamos a la mujer de Adán “Eva”, pero en la versión griega del Antiguo Testamento, Adán llamó a su mujer “Zoí”, así que podemos decir que el primer nombre de una mujer fue “Zoí”, “Vida”.

La Biblia dice que “en el año seiscientos de la vida de Noé...” ahí “vida” es “zoí”. Así que “zoí” no siempre se refiere a vida eterna, tiene que ir acompañada de “zoí aionios”, porque la palabra “zoí” sola se refiere a “vida física”. Así que leamos la ultima parte del versículo 51:

Juan 6:51 y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida [“zoí”] del mundo.

52 Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?

53 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.

Ahora, les voy a decir que en la mayoría de las iglesias cristianas, si les preguntas ¿cómo interpretas esto de “comer la carne y beber la sangre”? y dicen que es una forma de decir que estás creyendo en Jesús. No, no, ellos se están perdiendo lo que Jesús dijo. Jesús supo que este tipo de argumento se iba a decir en la iglesia, y que los eruditos cambiarían estás palabras. Donde dice: el que no come mi carne, la palabra griega “come” literalmente es “masticar”. Si hubiera sido la palabra “alimento”, podrías interpretarlo como “alimento espiritual”, pero aquí se usa la palabra “masticar”, “trögön”, que se refiere a algo físico, está hablando de comer la Comunión, y Jesús sabía que la gente iban hacer a un lado la Comunión y decir: “comer su carne y beber su sangre significa creer en él”, pero él usó está palabra griega que se refiere a “masticar”, habla literalmente de comer.

54 El que come (“mastica”) mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

Esto dice que solamente aquellos que son salvos mastican su carne y beben su sangre, y esto es verdad, solamente aquellos que son salvos participan de la comunión

55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.

56 El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.

Cuando tú permaneces en Cristo, y ese es el secreto de Juan 15, ¡vas a llevar mucho fruto! Permanece en él, aquél que come su carne y bebe su sangre, en el momento en que se está usando la palabra “masticar”, no puedes argumentar que no está hablando de la comunión, no puedes decir que está hablando de un alimento espiritual, está hablando de masticar algo físicamente: su carne. Entonces la única forma que podemos hacer esto es en la comunión, y cuando masticas su carne y bebes su sangre dice:

Juan 6:56…en mí permanece, y yo en él.

Escuchen, una vez que están en él, ustedes están en la zona de protección, están en la zona que te llamas “bendecido”, y él está en ustedes, él va a hablarnos interiormente y van a tener sus pensamientos. Ustedes van a encontrar que cuando permanecen en él, y él en ustedes, él te va a guiar, él te va a mostrar lo que debes hacer, tu mente va hacerse más aguda, tu cuerpo va hacerse más fuerte, te vas a sentir más saludable, tu corazón para Dios va a estar ardiendo, tu mente va a estar ecuánime, centrada, y aún las decisiones más cotidianas de la vida, vas a hacerlas de la mejor manera, incluso las cosas más simples, las más simples elecciones van a ser sencillas para ti, esta vida va a fluir de ti, y es muy divertido créeme, es muy divertido estar todo el día con Jesús, ¡amén!

Ahora, me preguntan: “Pastor Prince he tomado la comunión algunas veces y mi condición sigue ahí”, ¡qué perseverante eres! permíteme decirte una revelación de lo que Jesús dijo:

Juan 6:54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

56 El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.

57 Como me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.

58 Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente [“para siempre” KJ].

Esto es bien interesante, aquél que mastica este pan, vivirá para siempre.

Pueden ustedes preguntarme, ¿esto entonces está hablando de la vida eterna?, lean por favor con cuidado, Jesús les dijo a los judíos,

58 Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente.

Permítanme hacerles una pregunta, los padres comieron del maná ¿verdad? cuando ellos comieron del maná, ¿murieron físicamente o espiritualmente? ¡Físicamente!, por favor mantengan todo esto en su contexto, no está hablando de la muerte física, entonces la última parte del versículo 58 dice: el que come de este pan, vivirá eternamente.

Entonces, ¿qué es lo que está diciendo pastor Prince? Lo voy a dejar ahí, no voy a abrir una caja de pandora por ahora, pero permítanme decirles de qué hablaba Jesús. La Biblia dice que cuando él regrese, habrá una generación que no verá la muerte, “aquellos que estén vivos y hayan quedado”, y yo creo que una de las grandes claves aquí es participar continuamente en la cena del Señor.

“Pastor Prince estoy participando de la cena del Señor y parece que nada pasa”, ¿cuántas veces lo has hecho? “una, dos o tres, y he estado en la iglesia y algunas veces lo han hecho aquí”. En el griego, que es sumamente expresivo, todos estos versículos que acabamos de leer, todas estas frases resaltadas en negrillas están en participio de presente activo lo cual denota una acción continua, no está hablando de una sola ocasión, aquí está hablando de aquellos que constantemente participan, que mastican esta carne y beben su sangre, ¿están oyéndome? así que, incluso una vez a la semana no es suficiente.Si tu doctor te ha diagnosticado una enfermedad, mi consejo para ti es que la tomes todos los días.

“Pastor Prince, a mi me dijeron que solo un pastor podría impartir la comunión”, ¿dónde dice eso en la Biblia? ¡enséñamelo! yo que soy un pastor te lo estoy diciendo tú puedes hacerlo. Una vez que has sido perdonado por la sangre de Cristo, tú eres un hijo de Dios, eres justo delante de Dios, eres la justicia de Dios y tienes el mismo estatus delante de Dios, la misma posición delante de Dios que yo o que cualquier pastor, ustedes pueden llevar a cabo la comunión.

Participar de la cena del Señor nos renueva, nos hace jóvenes de nuevo. Realmente creo que hay milagros asombrosos que Dios tiene, y que realiza por el simple hecho de comer y beber la Comunión, y ¿saben?, yo creo que Dios reserva lo más grande para aquellos que son humildes. Si ustedes están participando de la cena del Señor continuamente no se den por vencidos porque Dios quiere lo mejor para ustedes. Dios quiere que tú estés sano. No digan: “es que yo he estado orando y hago la comunión y nada pasa”, “lo hice una vez y nada paso”, cuando Jesucristo dijo claramente que esto debería ser una acción continua. Es impresionante que no le damos a Dios el mismo respeto que les damos a los médicos. Ellos cometen errores, te recetan algo y te dicen regresa la próxima semana, y tienes que pagarles, y si no funciona el tratamiento, regresas y le vuelves a pagar, y te dicen “bueno necesitamos hacer más exámenes para ver qué tienes”, y te hacen una cosa, y otra y te sacan una biopsia, y te sacan sangre, y tú estás feliz y pagas por todo eso. El Señor simplemente te dice que vengas y participes de la cena del Señor, que escuches la Palabra que permanezcas en él, y dices: “ya lo hice y no funciono”.

Permítanme, para cerrar, decirles otra historia verdadera que ocurrió en un hospital. Ustedes saben que los grandes hospitales tienen diferentes edificios, así que lo que ocurrió es que un hombre estaba internado, y la familia vino con un pastor para suministrarle la Comunión a esta persona, él estaba muriendo de cáncer. Este hombre recibió la Comunión y lo que cuenta la familia, es que al mismo tiempo, en un edificio alterno, los médicos patólogos analizaban una muestra que habían tomado de sus células cancerosas. Este hombre tomó el pan, y ¿saben lo que ocurrió?, y esta es una historia verdadera, al mismo tiempo que celebraban la Comunión, los patólogos estaban viendo las células cancerosas, sin ellos tener la menor idea de lo que estaba ocurriendo en el otro edificio, vieron delante de sus ojos en el microscopio como las células cancerosas morían una a una. Ustedes no necesitan un microscopio, necesitan solamente la Palabra de Dios para saber el resultado.

Algo muy poderoso ocurre con el acto de tomar un simple pedazo de pan que indica o representa el cuerpo de Cristo. Jesucristo dijo: “toma, esto es mi cuerpo”, él no dijo, “toma esto es un símbolo”, por eso no hay poder en la iglesia, porque te dicen: “toma, esto es un jugo o zumo”, no, Jesús tomó el pan esa noche que fue traicionado y dijo: “esto es mi cuerpo, toma de esta copa, es el nuevo pacto en mi sangre”, si lo tomamos en la forma en la que él lo dijo ¡habrá poder! Pero el diablo ama cambiar todo lo que Jesucristo dijo, incluso quiere hacer pasar a Jesús como un maestro religioso, cuando Jesús odiaba la religión, Jesús no vino para darnos religión, sino una relación, él quiere ser tu mejor amigo, tu salvador, él no vino para ser un juez. Él no fue directamente a la cruz a morir sino que lo colgaron en ese lugar y lo escarnecieron, destrozaron su carne con esos látigos, le pegaron y le pegaron una y otra vez. ¿Han visto la película “La Pasión”? En la película se ve como él caía por el dolor de los golpes y se levantaba, nosotros podríamos haber pensado, bueno ya quédate ahí tirado, no, él se levantó una y otra vez, y lo golpearon con diferentes instrumentos, en la Palabra Dios está muy exactamente especificado esto, ¿Por qué se ponía de pie para recibir más latigazos? porque él quería pagar el precio completo por tú entera sanidad y tú completitud. Su carne fue partida por ti, para que tuvieras el derecho de tener tu cuerpo otra vez unido, completo, sano, así que vamos hacer esa diferencia de la sangre y la carne, disciernan la carne del Señor del cuerpo del Señor y van a ser fuertes, van a ser saludables.

Isaías 53:5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y POR SU LLAGA fuimos nosotros curados.

Un gran erudito de la Biblia explica el por qué del uso en singular de esta palabra “por su llaga”. Porque la espalda de Jesús fue lacerada de tal forma que no había signos de esas heridas, era una herida inmensa que cualificaba para esta palabra griega en singular, quiere decir “por su herida”, no quedo un solo centímetro de su piel, si hubiera quedado algo ahí de su piel no diría  “por su llaga”, diría, “por sus llagas” [como de hecho dice en la KJ], eso indica que toda su espalda desapareció antes de entregar su vida en la cruz.

¿Entienden iglesia? Dios pagó un precio tan grande para verlos bien, sanos. El diablo quiere mantenerte enfermo, él quiere que pienses que Dios te quiere enfermo, pero Dios quiere que estés bien.

3 de Juan 2 dice: Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

¿Saben cuánto los ama Jesús? el sufrió toda esa tortura para que tú cuerpo estuviera bien, sano, para que tu mente estuviera ágil, alerta, para que fueras inteligente, para que tú cuerpo esté radiante con salud divina, y una vida abundante, ¡amén!, y tú tienes derecho a eso, porque el Hijo de Dios pagó por ti, para que estuvieras saludable, él te ama y te ama muchísimo.

COMUNIÓN:
Ahora tomemos la Comunión. No me interesa cuanto tiempo has tenido esta enfermedad crónica, cuánto tiempo has tenido esta condición, este momento va a ser diferente, porque estas lleno de fe y les repito, el Señor me dijo: “dile a la gente que no tomen el cuerpo como una superstición, que no lo tomen para intentar a ver si funciona”, no digan por favor cosas como, voy a probar, no hagan eso, háganlo por lo que hemos visto ahora en la Palabra de Dios, diciendo: “Jesús yo creo que tú llevaste mis enfermedades, tú cargaste mis dolores, y yo te doy gracias, yo veo esta condición, si es diabetes por ejemplo di a Jesús, yo veo está diabetes en tu cuerpo.

¿Saben? Un día Wendy mi esposa estaba sufriendo de mucha comezón con grandes rochas que le salieron en su cuerpo. Fue al doctor y le pusieron una inyección, el doctor le dijo que era una alergia por algo que comió, pero la medicina no funcionó. Al siguiente día fuimos a otro doctor, le aplicaron otro medicamento, nada ocurrió, y por la noche ella no podía dormir, daba vueltas y vueltas en la cama, yo ore por ella, la verdad es que no sabía qué hacer, y el día siguiente se levantó completamente sana y me dijo algo que nunca voy a olvidar: “¿sabes que ocurrió por la noche mientras dormías profundamente?, yo no podía dormir, pero vi todas estas ronchas tan molestas en el cuerpo de Jesús, y yo sentí compasión por el Señor, porque él no podía rascarse colgado en esa cruz, y en el momento que visualicé eso, algo ocurrió en mi cuerpo”, y al siguiente día todas esas ronchas habían desaparecido por completo.

Si ustedes ven su enfermedad en el cuerpo de Cristo, hay una jurisdicción celestial que dice que una enfermedad no puede estar en dos lugares al vez, la jurisdicción del cielo dice que si tu enfermedad, no importa lo que sea que tu doctor diga que es, si lo ves en el cuerpo de Jesús no puede permanecer en tu cuerpo, en ese momento empezará a morir, ¡alabado sea Dios! Así que participemos de la cena del Señor con fe.

Levantemos el pan enfrente del Señor y en tus propias palabras di al Señor Jesús que crees en su amor por ti, y que crees que por ese amor él cargó tus enfermedades, y menciona cualquiera que sea tu padecimiento y cree que él lo cargó en su cuerpo. (Hace una pausa orando en silencio y hablando en lenguas).

Señor Jesús te doy gracias por que por tú herida yo he sido curado completamente, totalmente en cada célula, en cada órgano. En cada función de mi cuerpo mi juventud es renovada, y tú me satisfaces con larga vida, en el nombre de Jesús, ¡amén! comamos el pan.

Milagros están ocurriendo ahora mismo, gracias Señor Jesús, los cuerpos se están siendo vivificando, enfermedades están muriendo. ¡Aleluya!

Ahora levantemos la copa por favor y digan Señor Jesús te doy gracias, esto es el nuevo pacto en donde todo mis pecados, cada uno de mis pecados, pasados, presentes y futuros, todos han sido remitidos, todos han sido perdonados a través de la sangre de Jesús, por tu sangre Señor Jesús mi familia y yo somos redimidos de cada maldición ancestral, de cada maldición de la ley te doy, te agradezco gracias por tu sangre, tomemos la copa, ¡aleluya!!

Traducción por Claudia Juárez Garbalena
Transcripción por Élida Scarano (Gracias Ely!!!)

Si deseas recibir nuestras publicaciones directamente en tu dirección de e-mail o contactarnos escríbenos a: mirasoloadios@live.com


2 comentarios:

MALU dijo... Responder

Buenas noches, hace pocos dias estoy participando de su blog, acabo de escuchar las predicas de Diserniendo..... pero me asaltan varias dudas, es "permitido" tomar la cena sin que se haya bautizado? existe una edad adecuada para tomar la Cena del Señor? muchas gracias por su atencion. Martha Lucia Vera

Claudia Juárez dijo... Responder

@MALU Hola Martha! Una vez que confiesas Romanos 10:9, y 10 eres salva, hija de Dios y tienes todo el derecho a participar de la celebración de la Cena del Señor! La edad no es relevante sino el entendimiento que tengas de lo que estas haciendo para potenciar el beneficio de la celebración, Bendiciones!!! :)

Publicar un comentario