DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

jueves, 5 de mayo de 2016

HABLA EL LENGUAJE DE DIOS ACERCA DE LA FE. De Joseph Prince. Primera Parte. AUDIO





Hebreos 11:1
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Hoy vamos a hablar de la fe pero voy a ponerla desde un punto de vista diferente, vamos a empezar con un muy famoso versículo, algunas personas llaman a este versículo Hagin 11:24, pero el hermano Hagin no escribió esto [está hablando de Kenneth E. Hagin el que escribió “la Autoridad Del Creyente”], y este versículo explica el porqué el hermano Hagin llegó a recibir su sanidad cuando era muchacho y estaba sufriendo de una enfermedad en su corazón, él tenía una deformidad y tenía otro tipo de enfermedades, a los 17 años él estaba sufriendo de esto y se estaba muriendo y él encontró este versículo. Comenzó a leer la Biblia por el Nuevo Testamento buscando una respuesta para su liberación, y llegó a Marcos 11:24:

Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá [“lo tendrán”].

Noten que “os vendrá” o “lo tendrán” [versión KJ] está en tiempo futuro, ustedes deben primero creer cuando oran. Cuando oras, debes creer que vas a recibir, que lo vas a tener. La mayoría de nosotros vemos este versículo a la inversa, cuando oramos nos revisamos y decimos “¿dónde está el dolor? ¿aquí sigue? no, Dios no respondió mi oración”. Nosotros queremos tener antes de creer que lo tenemos, pero el sistema de Dios es diferente, la voluntad de Dios respecto a la fe es que tú debes creer y después vas a tener. Debes creer que vas a recibir y después lo vas a tener. Dios no dice, “siente que ya lo recibiste”, porque muchas veces no sentimos que hemos recibido y decimos “¡ay!! aquí está el dolor todavía”. Así que el hermano Hagin a sus diecisiete años llegó a este versículo, y él había orado muchas veces por su liberación y pensaba que Dios no estaba respondiendo su oración, así es como muchas personas sacan la conclusión de que Dios no sana, es que no entienden cómo funciona. Cuando encuentran la manera en cómo funciona la fe en la manera de Dios entonces van a recibir.

Con Dios se camina a través de la fe, Dios se mueve a través de la fe, sin fe es imposible agradar a Dios. Dios observa donde hay fe. ¿Recuerdan aquel relato donde Jesús vio aquel paralitico que estaban bajando del techo? él estaba predicando en esa casa y a él le llamó la atención esta acción, ahí no dice que él los vio, dice que él vio su fe, él buscaba fe. Dios también busca nuestra fe, la fe es muy atractiva para el cielo. Y escuchen con atención, al final de esta enseñanza, ustedes van a salir siendo hombres y mujeres de fe, van a sentirse tan fuertes en la fe, que van a correr en medio del infierno con una pistola de agua cargada. A ese lugar, a ese nivel vamos a llegar en nuestra fe, ¡Aleluya!! me estoy imaginando a muchos de ustedes corriendo con esa pistola.

En Marcos 11:24 dice: creed que lo recibiréis, y Hagin siendo joven dijo: “Dios he estado orando, pero ahora entiendo qué es lo que me estaba perdiendo, en qué me estaba equivocando, cada vez que oraba yo chequeaba mi cuerpo y el dolor seguía allí y me daba por vencido, pero ahora lo veo claramente, yo tengo que creer que he recibido y después lo voy a tener, yo debo creer que lo he recibido. No tienes que sentir que lo has recibido, no tienes que experimentar que ya lo tienes, yo debo creer y ¿qué es lo que debemos creer? que hemos recibido y después lo vas a tener, así que Hagin dijo: “Padre voy a orar, he orado muchas oraciones, pero ahora voy a orar una verdadera oración de fe, Padre yo te oro en el nombre de Jesús por mi completa sanidad desde la coronilla de mi cabeza hasta la punta de mis pies, sáname ahora Padre de este corazón deforme, de esta enfermedad que tengo en mi sangre, en el nombre de Jesús”, y todavía se sentía mal, se sentía igual, nada cambió en ese momento no hubo ninguna una sensación física ni un cambio de emoción, pero él dijo: “Padre yo creo, yo recibo, yo creo y yo recibo”, así que una voz interior le dijo, ¿qué es lo que hace la gente sana? ¡se levanta! así que él se levantó, y el diablo vino con mucha fuerza, y sabes una cosa, el diablo siempre va a tratar de derribar tu fe, y te va a gritar, como vino con el hermano Hagin y le dijo, “vas a morir, vas a morir, ahí está el dolor ¿lo ves?”, el diablo trabaja en el medio, en el ámbito, en el terreno de los sentimientos, Dios trabaja en el medio de la fe, y Dios quiere que Su gente trabaje o se mueva en el medio de la fe.

Puedes tener sentimientos, pero no te guíes a través de ellos, no permitas que tus sentimientos decidan cómo va a ser tu día, no permitas que tus sentimientos sean los que decidan si vas a responder en amor o no, no se guíen por favor por sus sentimientos, caminen a través de la fe, Dios nos dio sentimientos, emociones, disfrútenlas, pero no se dejen guiar por ellas.

Así que el hermano Hagin seguía sintiéndose igual, se puso de pie y comenzó a decir: “yo creo y voy a recibir, yo creo”, y todo le daba vueltas, estaba mareado, en otras palabras en el mundo natural él se sentía igual y él seguía diciendo “Señor yo creo y voy a recibir” y en un momento, él sintió como si una miel tibia fuera derramada desde la coronilla de su cabeza hasta los pies y desde ese momento quedó completamente curado. En el año 2003, a sus 86 años, el predicaba y estaba sin ninguna enfermedad, era un hombre pleno, bendecido y en ese año, un día se levantó tomó el desayuno con su esposa y se fue a descansar en el Señor. Mi esposa fue a su funeral y a ella la invitaron a ir a su casa y ella observó su recamara y pasó tiempo con la esposa del hermano Hagin y mi esposa fue tan bendecida por eso, porque el hermano Hagin en verdad tenía un nivel de creencia tan alto y yo le doy gracias a Dios por un hombre como él.

Pero hoy quiero enseñarles acerca de la fe, y como les dije quiero exponerla desde un ángulo diferente, quiero verla desde el punto de vista cómo la ve Dios, como ve Dios las cosas, cual es la realidad de Dios, como la ve Dios. Muchos niños han muerto en piscinas porque no percibieron el peligro, pensaron que el agua no era profunda. Ustedes no pueden guiarse por sus sentidos, muchas veces los cinco sentidos les van a jugar trucos, van a ver como se cruzan los rieles al frente, o como parece que la carretera está mojada cuando conducen y cuando lleguen al lugar se van a dar cuenta que no es así, así que no puedes guiarte por tus sentidos, ni por tus sentimientos, la realidad es la realidad, pero aquí en donde hay que trabajar es en los sentimientos, en las emociones.

“Pastor Prince es que yo no me siento salvo”, tu eres salvo, ustedes son salvos en el nombre de Jesús, así que sé feliz, está contento, porque tu nombre está escrito en el libro de la vida. Así que la fe es creer que has recibido y después lo vas a tener. Muchos de nosotros queremos sentir primero que algo pasó.

Al final de este servicio voy a orar y quiero por favor que cada uno de ustedes haga una petición, pueden hacer varias, pero por favor hoy hagan una, quiero que eleven una petición especial a Dios y vamos a marcar este versículo, Marcos 11:24, como el pedido de su petición, esto vamos hacer al final de la enseñanza, porque la enseñanza creo que va a edificar su confianza, así que de aquí al final del servicio por favor piensen en una petición que quieran hacerle al Señor y yo voy a orar una oración de fe con la cual ustedes me van a seguir, y ustedes pueden escribir en algún lugar que ustedes quieran, en su libro de notas o en sus mismas Biblia y ustedes van a ver que ese día que ustedes oraron fue cuando el Espíritu concibió en ustedes un milagro. Así como una concepción se realiza en un momento y se da a luz nueve meses después, un milagro ocurre en un momento, se concibe, no se siente, no lo pueden ver, no se puede tocar, no pueden saber que ocurrió, así son muchas veces los milagros. No necesariamente están ahí de pronto, es como el nacimiento se concibe en un momento y después tiene lugar cuando se da a luz. Porque ustedes no pueden ver al bebé, no pueden pensar que la concepción no tuvo lugar, las cosas espirituales son así, cuando oras, el Espíritu concibe un milagro en ti, puede ser un milagro de sanidad para tu cuerpo, o un milagro para tus finanzas, cualquiera que sea el milagro que necesites es un milagro que Dios tiene para ti y este será un milagro asombroso.

Cuando vives en el terreno de la fe, debes recordar que el diablo vive en el terreno o ámbito de los sentimientos, siempre va a recordarte tus sentimientos, cuando tú permaneces en el lugar de la fe, el diablo va a perder, siempre es vencido. Cuando tú entras en el reino o en el medio de los sentimientos él gana. Siempre recuerda, el diablo quiere traerte al medio o al reino de los sentimientos para que te guíes por ellos. Siempre y cuando te mantengas en el reino o en el medio de la fe tú vas a ganar.
Ahora quiero exponerles algunas cosas acerca de la fe que Dios me mostró, voy a enseñarles unas verdades muy poderosas que un hombre de Dios, en los años 1900, habló sobre este lenguaje particular de fe.

Marcos 4:25 Porque al que tiene, se le dará; y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.

Jesús fue quien habló estás palabras, recuerdo haber leído este versículo muchos años atrás y pensé ¿qué significa esto?, ¿si tu tienes se te va a dar más, si no tienes incluso lo que tienes te va a ser quitado?, leí este versículo muchos años atrás cuando era un creyente joven y dije ¿que es lo que Jesús está diciendo aquí?... Jesús dijo esto justo después de exponer la parábola del sembrador, él les estaba diciendo que tuvieran cuidado con qué hacían con lo que habían escuchado y Jesús les dijo “presten atención y van a obtener revelación de esto”, el versículo 25 dice: “Porque al que tiene, se le dará; y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará”.  

¿Respecto a que habla entonces? si tu estás creyendo a Dios por sanidad, tu ya la tienes, la sanidad ya es suya en Cristo, pero si comienzas a ver lo que siente tu cuerpo y dices “no todavía no recibo”, al confesar esto, aun lo que tienes te va a ser quitado. Tu tienes que creer que la tienes, tienes que poseerla, creer que es tuya y luego la vas a ver. En esta palabra “tener”, en el griego, literalmente significa: “tener”, “poseer”, “ser el dueño”.

Una de las primeras cosas que hablo con un líder, especialmente con los nuevos Pastores que están a mi cargo, es que tienen que poseer su puesto de pastor, tienen que saber que son un Pastor, porque comúnmente vienen y me dicen cosas como, “sabe Pastor Prince es que yo no me veo como Pastor, creo que soy un hombre ordinario”, y yo se que estos Pastores quizá intentan ser gente muy “humilde”, pero la humildad no está en tu posición o en la forma que te ves a ti mismo, está en tu confianza en Dios, eso es humildad: creer lo que Dios dice de ti. No permitas que nadie se burle de ti por tu apariencia. La cosa es esta, algunos de ellos son tan humildes, que no quieren poseer su titulo, dicen: “no, no, no me llames Pastor”, y quizá son buenos Pastores, pueden ser buenos lideres de hecho, pero yo les digo que posean su títulos, ¡debes poseer tu oficio! lo que Dios te está dando a ti para hacer, y decir: “¡yo soy un Pastor o un diacono!!” eso es verdadera humildad, si Dios te da algo ¿por qué piensas si lo mereces o no lo mereces? si no se trata de ti, es un regalo de la Gracia de Dios. Cada uno de estos dones son dados por la Gracia de Dios. Dios te está dando una unción para que lo representes, entonces posee tu título, da gracias a Dios por esa unción y di “gracias Padre por este nombramiento en mi vida, por esta distinción en mi vida, gracias porque esta unción fluya de mí, y en mi vida”. Así que posee ese oficio de diacono o pastor, ese don que Dios te ha dado.

Las madres saben que es lo mejor para sus hijos, muchas veces vamos al doctor y el doctor da advertencias y dice cosas de lo que hay que hacer y bla, bla, y lo primero que quieren hacer es llenar a los chicos de antibióticos y esto no es bueno para los muchachos porque eso hace más susceptibles a los virus o bacterias. La cosa es esta, las madres saben qué es lo mejor para sus hijos, cuando un hijo tiene alguna molestia o inquietud, o tiene algún talento para tocar el violín o algo por el estilo, las madres saben lo que es mejor para ellos, nadie más, ¿por qué?, porque ese es tu bebé, Dios te dio esa unción, cuando tu eres por primera vez un padre o una madre pues posee ese título, dale gracias a Dios, la unción de padre ya está allí, aprende a escuchar a Dios. Mucha gente va a venir a decirte advertencias “no hagas esto y no hagas otro, no hagas así y no hagas asa”, incluso van a tratar de imponerte lo que se supone que deberías hacer, pero tú como padre o madre creyente vas a saber dentro de ti qué es lo mejor, los padres saben que es lo mejor para sus propios hijos, ustedes lo saben, confíen en esa voz que les está hablando, en esa intuición que Dios les está dando, ¡poséanla!

Pero si ustedes dicen, “es que no se, es que mi mamá dice que yo debería hacer tal cosa, tu suegra a veces puede ser un reto sí, pero recuerda que estamos en la Gracia. Así que es importante que lo que sea que estás llamado a hacer ¡lo poseas! y tu unción va a fluir, puede ser que tengas una unción especial, un llamado para cumplir una función en el cuerpo y tu digas, “es que no se si pueda, si estoy capacitado”, bueno si estás con esa actitud jamás va a fluir tu unción, así que esta es una de las cosas que ustedes necesitan aprender.

Esto es lo que quiere decir Marcos 4:25, “Porque al que tiene, se le dará; y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará”, ¿Qué es lo que necesitas? ¿tienes la bendición?, ¿quieres esa bendición?, si tu respuesta es ¡si! lo que sea que necesitas, entonces más va a venir hacia ti, más va a fluir hacia ti. Pero si tu dices “no es que no se no estoy seguro, no sé si puedo”, incluso lo que tienes te va a ser quitado, ¿me siguen con este principio?

Ahora, basados en este principio, mis hermanos ¿ustedes son sanos? ¡si!¿ustedes son fuertes?, la respuesta es ¡sí! ¿están saludables? ¡Si!, ¿ustedes son las personas que lucen más jóvenes de su edad en todo su país? ¡sí! ¿lo tienen?, entonces viene más hacia ustedes viene más en su camino.

Ahora, la gente en el mundo no entiende este principio, van a decir ¿quién te crees que eres? ¿Quién? ¡el que posee sus posiciones! la gente en el mundo si tiene sus cosas y las disfruta y las toca y las ve, si las siente, entonces son suyas, pero Dios no se mueve así, en el medio o ámbito de la fe, vas a tener más si tu posees lo que tienes. En el medio espiritual ¡Tú tienes que tenerlo antes de tenerlo! ¿me entiendes? si dices que no tienes o no lo retienes, lo poco que tienes eso te será quitado.

Mis hermanos ¿ustedes son prosperados? ¡sí!, ¿tienen más que suficiente? ¡sí!

Ahora presten atención aquí está lo que debemos aprender, nuestra declaración de fe no es para que la gente la escuche, es para el Señor la escuche tú no tienes que impresionar a nadie, algunas veces la gente trata de impresionar con sus fe a otras personas porque quieren mostrar delante de todo el mundo o confesar delante de todo el mundo que tiene fe. No, no tienes que impresionar a nadie con una postura de que estás creyendo, a la única persona que necesitas impresionar con tu creencia es a Dios, así que no vayas a la gente y no digas cosas como “yo soy sano o joven, etc.”, no te van a entender, puede ser que dentro de la familia de Dios allegada a ti puedas hacerlo.

Efesios 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

Noten que dice que Dios nos bendijo, ¿en qué tiempo está esto? en pasado, Dios nos ha bendecido ya, y ¿cuánta bendición nos ha dado? ¡nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo!

Ahora la palabra “toda” donde dice toda bendición espiritual es la palabra “pas”, no solamente significa “todo”, significa “cada especie de algo”, “todo tipo de bendición”, “toda clase de bendición”. Dios te ha bendecido con cada y todo tipo de bendición. Ahora, por favor no espiritualicen donde dice toda bendición espiritual, la gente piensa que son solo cosas etéreas que no se pueden ver, que esto no está hablando de una casa o de un carro o de tus finanzas o de tu sanidad física.

Nada hay más real que las verdades espirituales. Imagínese, Dios es Espíritu y Él produce, genera y le da vida a todo lo que podemos ver, Dios hizo está tierra, Él hace que nazcan y florezcan los árboles, que crezcan las flores del campo, los pájaros en el cielo, los animales. Dios te creo a ti, Él hizo las estrellas, la luna. Todo, todo viene del mundo espiritual, así que lo espiritual no es otra cosa que el recurso, la fuente, esto quiere decir que nos bendijo con toda bendición que proviene del Espíritu de Dios. Cada bendición es de Dios, del cielo. Toda bendición espiritual se refiere no solo al medio espiritual, sino que también está hablando de la naturaleza de la bendición, de donde proviene. Ustedes saben que cada hombre en esta tierra es bendecido, incluso los incrédulos. Los seres humanos se bendicen unos a otros, por ejemplo los padres bendicen a sus hijos, los padres pueden incluso alentar a sus hijos con buenas palabras para animarlos, pero cuando tu hablas palabras que provienen del espíritu que mora en ti, eso es una bendición espiritual, porque eso proviene de una fuente espiritual, el aliento de los padres a los hijos no proviene de una fuente espiritual  pero el aliento que nos da Dios en Su Palabra si es una bendición espiritual.

Así que Dios nos ha bendecido con toda bendición espiritual incluyendo tu casa, tu auto, tu sanidad, tus finanzas todo lo que es tangible y que es bueno. Todo lo bueno viene de Dios y tu has sido bendecido con todo tipo de bendición espiritual o proveniente del reino espiritual, así que mis hermanos ustedes son gente prospera ¡Amén! ¿lo tienen?

Yo le hice esta misma pregunta a mi congregación hace años y me dijeron “si” (con duda), así que ahí hay un problema, tú tienes que decir ¡sí! ¡posee tu promesa o bendición! tu eres el dueño de eso y eso le complace a Dios. Cuando tu sabes que lo tienes, ¡lo tienes! a Dios le complace esto, Dios es alabado con esto, porque tu estas poseyendo, apropiándote de Su Palabra. Pero cuando tú dices “si” con duda, estás diciendo, “bueno si me han dado la promesa pero no confío en Él”, ¿me comprenden? cada bendición que ustedes necesitan, cada una de ellas, las tienen ya, porque todo esto proviene del reino espiritual, del mundo espiritual.

Alguna gente piensa que la fe es que tienes que creer para que algo suceda, y que cuando crees lo suficiente entonces va a suceder, piensan que no es real todavía pero si tu crees, entonces va a llegar a ser real. No, no, eso no es la fe. La fe es la perspectiva desde el punto de vista de Dios de que Dios ya te ve con esa bendición. Dios ya te ve sanado, Dios ya te ve con Su favor, Él te ve con gloria, Él te ve ya con una esposa, si no eres casado, para los que están casados, Dios te ve felizmente casado, ¡Amén!! Dios ve lo que es la realidad en el reino espiritual, Dios ve lo que es tu realidad, porque nadie puede ver la realidad como Dios.

Nosotros pensamos que no tenemos lo que no vemos, y pensamos que si creemos lo suficiente entonces lo vamos a ver. No, no, tu bendición ya está allí, lo único que tienes que hacer es confesar, proclamar lo que ya es verdad desde la perspectiva de Dios. ¿Y qué significa la perspectiva de Dios? Dios vive fuera del tiempo, este mundo está regido por el tiempo porque Dios creó el tiempo. Einstein dijo si alguien puede viajar a la velocidad de la luz que son 365 mil km por segundo, si tu pudieras viajar a esa velocidad cinco minutos y regresar, todos tus amigos estarían viejos pero tu tendrías la misma edad, en otras palabras el tiempo se detendría para ti en la tierra, sería como si muchos años no hubieran pasado, porque irías a la velocidad de la luz.

La tierra está sujeta al tiempo, pero Jesús murió en la cruz por los pecados en el pasado en el presente y en el futuro porque la cruz está fuera del tiempo, porque Dios está afuera del tiempo, porque Dios creó el tiempo.

La inteligencia que tuvo Adán fue asombrosa, Adán tuvo la capacidad de nombrar todos los animales les dio nombre a cientos, miles de especies y variedades y Adán pudo darles un nombre a cada uno de ellos, eran cientos, miles, tenían especies diferentes, variantes diferente y a todos eso miles de animales les dio un nombre a cada uno y ¿saben una cosa? nosotros ahora tenemos la mente de Cristo, el hombre con la caída llegó a ser un tonto, pero actualmente nosotros tenemos la mente de Cristo, eso es lo que dice la Biblia y la mente de Cristo es aun más grande de lo que era la mente de Adán, aun la ciencia médica nos dice que el hombre solamente usa el 10% de su cerebro, después de la caída de Adán el total potencial que tenía el cerebro humano se perdió, yo creo que este es el principio, si tu le entregas a Dios ese 10% de tu cerebro la marea va a fluir para ti, nuestra inteligencia se potencializa con el espíritu santo, la Biblia nos hace muy inteligentes, porque la inteligencia verdadera viene de Dios, así que nosotros con el espíritu santo y la ayuda de Dios vamos a usar más que el 10%, poniendo a los pies de nuestro Dios ese 10 % nuestro de capacidad. Dios se  mueve en el medio de la fe, por eso en Romanos 4:17 dice:

Como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.

Te he hecho, puesto, esto está en tiempo pasado, de hecho Abraham fue hecho, fíjense esto, cuando Dios le dijo esto a Abraham no tenía ni siquiera un hijo de su esposa legal Sara, no tenía ni un solo hijo, pero Dios le está diciendo aquí en el versículo 17 “te he puesto”, en tiempo pasado, porque Dios ve el futuro y el presente como uno, Dios ya veía a Abraham con su hijo, Él ya lo veía con su descendencia. Dios no ve la cosas como el hombre las ve, el hombre puede ver solo lo que tiene enfrente, tiene tremendas limitaciones y Dios mira la eternidad y tiene una perspectiva clara de todo, y cuando Dios veía a Abraham en este punto Dios veía una multitud, y cuando Dios te ve a ti, Él ve multitudes, Amen!!

Lo que Dios le dijo a Abraham está en tiempo pasado, esto que interesante, éste es el lenguaje de la fe,  yo te he hecho padre de muchas naciones, y luego sigue diciendo:

Romanos 4:18: Delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.

En ingles dice llama a las cosas que no existe como si existieran, Dios llama a las cosas que no existen en el reino natural como si fueran un hecho, ¿recuerdan? la fe es de Dios, Dios es un Dios de fe, cuando Dios vio la oscuridad, ¿que fue lo que dijo Dios?  ¡sea la luz!  Dios llama a las cosas que no existe para que sean, no existía la luz, pero Dios llamó a la luz y la luz fue hecha, la luz fue, ¡Amén!!

Como caminas tu con Dios, tú estás hecho a la imagen de Dios, ¿qué es lo que necesitas hacer entonces? hablar de la misma manera que Él, decir “yo ya lo tengo”, cuando tus amigos te dicen ¿ya tienes esto? tú dices “si ya lo tengo”.


Dios cambio el nombre de Abraham llamándolo padre de multitudes, Abraham significa padre de multitudes, así que imagínese cada vez que Sara lo llamaba para la cena, ella le gritaba “padre de muchos”, y el descendía de Hebron. “Padre de muchos”, le gritaba Sara,  y la gente debió pensar ¿qué le pasa a esta señora?”, así es como el mundo ve a alguien como Sara, dicen: “pobrecita mira desea tanto un bebe que le llama a su esposo padre de muchos y ni siquiera tienen uno”, pero Dios sabía que cada vez que ella dijera eso, ella se estaba poniendo de acuerdo, ella estaba concordando con Dios, y hoy, hay una inmensa descendencia de Abraham y muchos han sido bendecidos a causa de su simiente por su creencia, nosotros somos de la simiente espiritual de Abraham en Cristo. 

Traducción: Claudia Juárez Garbalena
Mi gratitud a Elida Scarano por su ayuda en la transcripción de este documento.

Si deseas contactarnos escríbenos a: mirasoloadios@live.com

2 comentarios:

Leyda Hediger dijo... Responder

Querida Hermana, esta ensenanza tiene mucha fuerza, es tan real y tan explicita para nuestras vidas. Ruego a Dios que muchos creyentes se apropien de este mensaje para que reciban todo lo que ya Dios nos dio. Un abrazo en Cristo. Gracias por tu inmenso Corazon para Dios y para el servicio del Cuerpo de Cristo. Un abrazo.

Claudia Juárez dijo... Responder

Muchas gracias hermanita! :) Bendiciones y Shalom!!!!!!!!!

Publicar un comentario