DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

jueves, 8 de junio de 2017

¡Libera el poder de Dios en ti! De Joseph Prince



Efesios 3:20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros.

¿Cuánto poder está trabajando en ti ahora mismo? La Palabra de Dios dice que hay "poder que actúa en nosotros". Este es un poder tremendo que sacude los cielos y la tierra porque viene del trono de Dios, de "¡Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos!" El problema, sin embargo, es que muchos de nosotros no liberamos ese poder.

Dios quiere que liberemos ese poder porque hay cosas que no sucederán en la tierra hasta que las hagamos. Jesús dijo que "todo lo que atéis en la tierra será atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra será desatado en el cielo" (Mateo 16:19). Lo que Jesús está diciendo es que lo que tú permites o aceptas que suceda, el cielo lo permitirá, y que lo que tú no aceptes o no declares válido, el cielo no lo aceptará o hará válido.

Entonces, ¿cómo liberamos el poder de Dios en nosotros? Una forma es orar en lenguas. Cuando permitimos que Su Espíritu interceda por nosotros (Romanos 8:26), suceden milagros.

Hace algún tiempo, la tía de un miembro de la iglesia fue sometida a una cirugía para extirpar un riñón enfermo. A pesar de la cirugía, el pronóstico era pobre. En casa, el miembro de la iglesia y su esposa fueron inspirados ​​por el espíritu a liberar el poder que obra en ellos orando en lenguas por su tía.

En el hospital, la tía fue objeto de mayor observación. Cuando se tomó una radiografía de su área abdominal, el médico se sorprendió al encontrar dos riñones sanos. Se consultó a otros cinco médicos que posteriormente examinaron a la tía. Al principio, pensaron que el cirujano que había realizado la operación había cometido un error y no había extirpado el riñón enfermo. Pero una investigación más detallada mostró que el riñón había sido efectivamente retirado. No podían explicar lo que había ocurrido.

Pero el miembro de la iglesia y su esposa no necesitaban una explicación porque sabían que cuando ellos liberaron el poder que actúa en ellos, Dios hizo mucho más abundantemente de lo que podían pedir o entender: Dios le dio a su tía un riñón nuevo.

Amado, ¡Él puede hacer lo mismo por ti cuando oras en el espíritu y liberas el poder que actúa en ti!

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”



0 comentarios:

Publicar un comentario