DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

sábado, 19 de agosto de 2017

La no condenación guía a la sanidad divina. De Joseph Prince

Escuchamos de tiempo en tiempo, una, y otra, y otra vez cómo la gente cuando es libre de la condenación el resultado es una vida victoriosa; no es una vida con una licencia para pecar ¿Ok? Nosotros predicamos el evangelio de la gracia y siempre enfatizamos que donde la gracia prevalece, no necesitas a Agar (a la ley) para que crie a tu propio hijo o para que haga crecer a tu propio hijo. Sara no necesita la ayuda de Agar, de esa mujer esclava, para criar a su hijo Isaac, ¿verdad? la gracia no necesita a la ley, la gracia trasciende la ley.

La ley dice: “No mataras”. La gracia dice: “Da, da y bendice a las personas, a aquel que está en necesidad”. La ley no dice eso, no puedes encontrar ese corazón generoso en los diez mandamientos. Así que cuando decimos que no estamos bajo la ley, no estamos evocando, o no estamos diciendo: “¡ve y rompe la ley!”. Nadie que me escuche enseñar con una mente sana, llega a esa conclusión. Lo que estamos diciendo es que la gracia puede completar a través de ti lo que la ley jamás puede, porque la ley se basa en tu fuerza, en tu obediencia, en tus esfuerzos. La gracia dice: “Tú no tienes fuerza, y yo aquí estoy para asistirte, para ayudarte, estoy aquí para que tú no lo hagas todo”, nosotros dejamos que la gracia se haga cargo ¡Alabado sea el nombre de Jesús!

Romanos 6:1¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?
Y la pregunta que quiero responder en esta sesión es:

Romanos 6:2 En ninguna manera, porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

En inglés dice: “Ciertamente que no”, “en ninguna manera”. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

La pregunta es: ¿!cómo viviremos aún en él!? “Muertos al pecado” es una declaración muy interesante que ha causado que muchos cristianos mal interpreten esto diciendo: “hemos muerto a la influencia y al poder del pecado”, eso es lo que dicen “hemos muerto al pecado, así que no vivimos más en él”, pero de hecho, el razonamiento divino de nuestro Señor Jesús como el de los apóstoles es que si la gente es libre de la condenación, el pecado va a perder su poder. El problema es la condenación.

¿Recuerdan a la mujer que fue sorprendida en el acto mismo de adulterio y la trajeron ante Jesús? los fariseos querían sorprender a Jesús, ¿recuerdan eso?, ustedes saben la historia, no voy a verla a detalle, pero recuerden lo que Jesús le dijo a ella cuando la salvó, ¡él le habló justamente de la condenación! Él no dijo: “¡no la apedreen!, ¡tengan misericordia de ella!” él no dijo eso, él dijo: “el que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra”, y uno por uno se fueron. Así que en otras palabras, Jesús dijo: “si estás libre de pecado, bueno anda arroja la primera piedra”, y todos se fueron uno a uno. Ahí había de hecho alguien que no tenía pecado: ¡él mismo! Jesús podía apedrearla, él tenía el poder para hacerlo, él hubiera podido si hubiera querido, pero no quiso apedrearla, así que él era el único sin pecado y él no la apedreó. Y ¿qué le dijo a ella?:

Juan 8:10b ¿dónde están aquellos que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

Así que vemos que Jesús parece estar preocupado con la idea de la condenación, no con su pecado; la forma en que Jesús se acercó a ella, su interés fue preguntarle: ¿aun sientes condenación?, ¿todavía sientes vergüenza?, ¿todavía te sientes acusada?; él quería que ella lo dijera, él quería que esas palabras salieran de su boca y le preguntó: “¿nadie te acusa?, ¿nadie te condena?”. Ella dijo en Juan 8:11: “ninguno, Señor”. ¿Notan que ella le dijo “Señor” ?, ¡Ah! ¿y qué es lo que él le dijo? “Ni yo te condeno; vete, y no peques más”. Así que cuando recibes la “no condenación” eres empoderado o tienes el poder para ir y no pecar más, ¿me escuchan?, entonces, entonces, y no olviden el “entonces” porque ese es el orden, entonces tienes fuerza para no pecar. Y Jesús les habló a los fariseos en el versículo 12, en Juan 8:12 diciendo:

Yo soy la luz del mundo; el que me sigue (en este caso ella y todos los que le seguimos), no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Las palabras “no andará” tienen un doble negativo “ou-mé” en el griego, es un fuerte negativo que significa: “no podrás caminar en oscuridad cuando eres un discípulo de Jesús”, cuando estas siguiendo a Jesús tú no puedes caminar en oscuridad, ¡simplemente no puedes! ¡Wow! La luz que Jesús trae a tu vida es una luz para mostrar lo limpio que tú eres por su sangre, la luz que brilla en tu conciencia es para mostrarte lo perfecto de su obra al remover todos tus pecados, porque esto está atado o entrelazado con aquello que sucedió a esta mujer. Así que ¿qué significa esto?

Mucha gente no se da cuenta que la condenación es un grave problema. Muchos de los problemas en las personas son a causa de la condenación, de alguna forma, en alguna manera. Yo leí esto ayer justamente, lo había leído antes por supuesto, pero ayer saltó. Cuando Raquel no podía dar a luz, su hermana estaba dando a luz prolíficamente, y Raquel con dificultad dio a luz, y finalmente cuando ella dio a luz, esto es lo que ella dijo en Génesis 30:23:

Y concibió, y dio a luz un hijo, y dijo: Dios ha quitado mi afrenta.

Esta palabra “afrenta”, en griego “kherpa”, es una palabra para desgracia, vergüenza. La definición de “kherpa” es “permanecer en condiciones de vergüenza y desgracia”, esto es “kherpa”, y voy a decirles qué es lo interesante: el diablo quiere traerte esa afrenta, ese reproche o desaprobación, cuando no eres capaz de producir resultados. Tú te sientes condenado, el diablo quiere condenarte en cada pequeña cosa. Quizá anoche no pasaste suficiente tiempo con tu hijo, y te sientes condenado. Hay personas que trabajan muy duro por su familia, trabajan tiempo extra y hacen su mejor, y el diablo viene y les dice: “si, tu estas trabajando muy duro, pero no tienes suficiente tiempo para ellos”, y bueno, eso es verdad, ¿pero sabes? el diablo sabe cómo usar medias verdades, y aun verdades completas para traer un reproche sobre ti, para traer “kherpa” en ti, ¿me escuchan gente?

En el Antiguo Testamento, cuando la gente vio a Goliat, vio su tamaño, vio su peso, y eso fue una trampa. Cuando David vio a Goliat dijo: “Sus palabras son una trampa”. David tuvo una reacción diferente, David lo dijo de esta manera:

1 Samuel 17:26 Entonces habló David a los que estaban junto a él, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?

“Oprobio” también está traducido aquí como “reproche”, y es “khrerpa” la condenación, ahí está esa palabra “kherpa”.

¿Recuerdan que la palabra “Raphah” es sanidad?  Cuando encuentran en la palabra que Dios ha sanado a alguien es esta palabra “Rapha”, y su palabra raíz es “raphah”, que quiere decir “relajarse”, sanidad es relajarse, la raíz de la sanidad es relajarte.

Cuando sabes que todos tus pecados han sido perdonados, te relajas. Cuando piensas que debes confesar cada pecado, no estas relajado. Cuando el líder de adoración dice “vamos a levantar nuestras manos y adorar a Dios”, y tú no sientes que tus pecados han sido perdonados, tu estas creyendo en esa doctrina que dice que algunos de tus pecados no están perdonados, que hasta que no los confieses completamente, nunca vas a estar sanado, nunca vas a estar relajado, nunca vas a dejar ir eso. Pero la palabra raíz para sanar es la palabra “relajarse”, así que vamos a ver la relación con esta palabra “khrerpa” o “reproche”.

Si el diablo puede evitar que te relajes, eso te va a traer enfermedad. Cuarenta días Israel estuvo bajo este “khrerpa”, ese reproche u oprobio, de este gigante, y David dijo: “cómo este hombre va a causar este oprobio a Israel”. David vio el problema, y ¿qué piensan que sucedió cuando ese oprobio fue removido?, Israel ganó, Israel no fue vencido. Tu vida va a ser una vida de poder, si quitas ese oprobio, reproche o condenación de tu vida.

Romanos 6:9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.

¿Cuántos de nosotros sabemos que Jesús murió por nuestros pecados? La Biblia no solamente dice que murió por nuestros pecados, sino que él murió al pecado en la cruz, ¿Cómo Jesús murió al pecado? mira esto, el versículo 9 dice: la muerte no se enseñorea más de él.

El versículo 10: Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive.

Todo está en el mismo capítulo, debemos entender estos dos versículos si vamos a entender cómo es que estamos muertos al pecado, y que ya no vamos a vivir en él.

Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive.
¿Cómo fue que Jesús murió al pecado? el siguiente versículo es importante:

11 Así también [de la misma manera] vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

La palabra “consideraos” en el griego es la palabra “logizomai”, y significa “tomar en cuenta”, “calcular”, es una palabra que habla de cálculo. Debes meditar en el hecho de que tú estás en verdad muerto, ¿qué es más absoluto que la muerte?

Así que, lo que sea que es este “morir al pecado”, cuando dice aquí “considerarse muerto al pecado”, lo debe responder el versículo 10 para que tengamos ese apropiado “logizomai”. Para que sepamos lo que hay en el banco espiritual debemos saber qué le ocurrió a Jesús ¿me siguen? Ahora, una pregunta ¿el Señor Jesús murió al poder e influencia al pecado? ¿Jesús estuvo alguna vez bajo la influencia del pecado? No, nunca, él no pecó. Nosotros tenemos algo dentro de nosotros que nos arrastra al pecado, eso es la carne. Jesús vino en carne y sangre, pero no tuvo una vida de pecado, él fue tentado en todo en nuestra semejanza, pero SIN PECADO.

Ahora, ¿Dios puso en Jesús, en la cruz la imputación, la culpa y la penalidad por el pecado? la respuesta es ¡sí!, ese es el cómo, y la única manera en que Jesús murió al pecado. Amigos míos, esto quiere decir que de la misma forma en que Jesús murió al pecado de una vez para siempre, y tienes que entender esto, tu estas muerto a la imputación, la culpa y la penalidad del pecado una vez y para siempre, estás muerto a esa imputación del pecado. Amén.

“Pastor Prince, esta mañana yo dije algo que no debería haber dicho”, sí, eso es un pecado, el pecado es todavía pecado, eso fue el poder del pecado, y usualmente el poder del pecado viene cuando tu olvidas reconocer la verdad, pero la cosa es esta; de ahora en adelante no hay imputación, no hay culpa, no hay penalidad así que puedes vivir para la gloria de Jesús.

Ahora a causa de esta verdad el versículo 12 dice:

Romanos 6:12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias.

Donde dice “pues” es a causa del versículo anterior, de la misma manera el pecado no reinará en vuestro cuerpo mortal, para obedecer en sus concupiscencias; ¿ves eso? mucha gente quiere saltar al versículo 12 y ellos tienen un problema tratando de eliminar esas concupiscencias, porque no entienden el versículo 11, quieren practicar el versículo 11 sin entender qué fue lo que ocurrió con Jesús en el versículo 10, así que a menos que tú sepas que no hay condenación, no serás capaz de reinar sobre el pecado, porque el versículo 12 dice así en inglés: Así mismo no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal.

Si tú realmente tomas en cuenta que has muerto a la culpa, a la condenación, a la penalidad por el pecado, ahora tú estás listo, ahora tienes el poder para ir y no pecar más, para que el pecado no reine en tu cuerpo, mmm…. yo creo que es aquí la cosa que nos estamos perdiendo en las iglesias hoy ¿me siguen?

Vamos a ver el versículo 13:

Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.

En otras palabras vivir santamente. Sus cuerpos, sus miembros sirven como instrumento, literalmente esa palabra instrumento quiere decir “armas de justicia”, mis manos son armas de justicia. Cuando yo pongo mis manos en tu cabeza, a esa enfermedad, yo le declaro la guerra en el nombre de Jesús y en el nombre de Jesús yo ordeno que salga de tu cuerpo, porque mis manos se vuelven armas de justicia, todos nuestros miembros se vuelven instrumento o armas de justicia. No puedes presentarlos al menos que sepas qué es lo que está ocurriendo en el versículo 11, todo se trata de seguir la verdad.

El versículo 14 dice: Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.

Esto es muy interesante, hemos dicho que hemos muerto a la imputación, a la culpa y a la penalidad del pecado, pero qué hay acerca de la influencia y del poder del pecado, ¿qué hay acerca de eso? él te está diciendo ahora, que este poder no está más sobre ti, porque no estas más bajo la ley, no estas más bajo la condenación, tú estas bajo la justificación. ¿Porque todo esto es importante? les dije que todo esto tiene que ver con la sanidad.



Dios me mostró esta imagen muchos años atrás, y las hojas son la enfermedad, el matrimonio roto, la pobreza. Antes de que puedan haber palabras fuertes, antes de que pueda haber resentimientos, la persona no está en un estado correcto, y usualmente eso es a causa del estrés, el estrés te hace hacer cosas que normalmente no harías, decirle cosas a tu esposa que tú normalmente no dirías. Así que, el mundo solamente puede detectar el stress y alguna gente va más profundo, dicen ¿qué es lo causa que la gente está estresada?, el miedo. El mundo solo puede llegar hasta el miedo y el estrés, como una raíz profunda, pero la Palabra va más profundo. ¿Qué causa que la gente tenga miedo? la condenación. Así que la condenación es la raíz de todas estas cosas malas que experimentamos: de depresión, de suicidio, el temor, todo esto viene por la condenación. Mucho antes de que la pobreza viniera a Adán y a Eva, y ellos eran los seres más ricos en la tierra, antes de que la enfermedad y la pobreza vinieran,  mucho antes de que ellos murieran, ellos se sintieron condenados ellos se escondieron de Dios, la condenación viene primero; y después por el sudor de su frente van a comer su pan con estrés, ellos temieron de Dios, “escuche tu voz y tuve miedo”, nunca habían tenido miedo antes, pero ahora tienen miedo, así que en otras palabras en el momento en que la gente se siente condenada todas estas cosas comienzan a operar, ¿me siguen?

1 Pedro 2:24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.
Jesús cargó nuestros pecados ¿en dónde? en su propio cuerpo, ¿en dónde? dice aquí “en el madero” para que nosotros estando muertos a los pecados, esa palabra “muertos” es “muertos”, no está hablando de un proceso de morir.

…para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

Aquí es donde un montón de gente se pierde, aquellos que son cristianos dicen que la justicia significa que debemos vivir para hacer las cosas correctas, decir las cosas correctas, hacer las cosas correctas, pensar las cosas correctas, ¡no!, la justicia en el Nuevo Testamento, es un don, un regalo, Dios quiere que estés muerto ¿a qué? A la condenación y a la culpa para que puedas vivir tu vida como una persona consiente del don de la justicia. Tú has muerto al pecado, comparte esto a tus amigos, compárteles este evangelio de las buenas nuevas, porque estas son verdaderamente buenas nuevas. Y yo les dije que todo esto tiene que ver con lo que dice al final del versículo: Para estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

En otras palabras, está dando el lineamiento, significa lo mismo, lo que sea que se dijo antes aquí fue resumido en esto “y por cuya herida fuiste sanados”, y sabemos que aquí está hablando de sanidad física. En otras palabras, a menos que tú entiendas que estás muerto, con todo finalizado a la culpa del pecado, que tu nunca más vas a ser castigado por el pecado, que no hay ninguna penalidad ya, al menos que tu entiendas la finalidad de eso y que vivas de ahora en adelante consiente que tú eres la justicia de Dios en Cristo, ese es el efecto vas a causar en tu vida: por sus heridas vas a ser sanado, vas a experimentar sanidad, muchas personas están tratando de obtener los beneficios de estas últimas seis palabras sin entenderlo primero, ¡no puedes!, porque estas últimas seis palabras, te están diciendo que solamente cuando estés libre de condenación, cuando estés libre de conciencia del pecado, y consciente de lo que Jesús hizo cuando cargó tu heridas, todo eso va a llegar a ser real. Ahora entendemos porqué cuando Jesús vio aquel hombre que descendía del techo y que estaba paralitico de sus piernas, ¿qué fue lo que Jesús le dijo primero? “Hijo tus pecados te son perdonados” era obvio que él necesitaba sanidad en sus piernas, pero Jesús le otorgó el perdón de sus pecados, y entonces Jesús le dijo: “Levántate toma tu cama y camina”.

Una vez que una persona sabe que es perdonada ahora está en la postura de caminar para Jesús, ahora él está en la postura de ser sanado, de hacer lo que no podía hacer antes. Así que algunas veces puedes decirle a alguien: “hermano yo te perdono”. ¿Sabes? Cuando tu esposo o tu hijo te dice “por favor perdóname”, no le pongas condiciones, dile: “yo te perdono completamente”, cuando sea que alguien te diga “perdóname”, dile, “sí, yo te perdono completamente”, ellos necesitan oír eso, no le digas cosas como: “ah, si, si, no importa”, si por favor perdóname, “no, está bien, yo soy tu mamá, soy tu hermana, soy tu hermano”, no hagas eso, la persona necesita que le digas: te perdono completamente, incluso a tus hijos diles, “mírame, te perdono”, mira a tus hijos y diles “hijo, papá te perdona completamente”, y eso significa que tiene que hacer su mejor para no volver a cometer el error que hicieron, y no vuelvas hablar de eso, y ¿saben qué?, vamos a ponerlos en una postura para que estén bien, vamos a ponerlos en una postura para caminar en santidad.

Iglesia, yo estoy a favor de la santidad, yo estoy a favor de ser libre de la influencia del poder del pecado, pero todo esto viene a través del entendimiento del evangelio, aquí es donde está el reto, aquí es en donde el diablo está muy temeroso. Él tiene gente llamando este evangelio de la gracia de muchas maneras, pero es demasiado tarde, el evangelio de la gracia, el evangelio de la reforma está corriendo por todo el mundo ahora, es muy tarde, ¡alabado sea Dios!, y más y más gente están viendo la realidad de esto y, ¿qué creen? una vez que esta gente entienden la justicia, caminan en santidad. No solamente en santidad, ellos también caminan en la realidad de que por sus heridas han sido curados.

 Traducción por Claudia Juárez Garbalena
Mi inmensa gratitud a Élida Scarano y Yanina Pailler por su gentil ayuda a transcribir este documento.

0 comentarios:

Publicar un comentario