DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

viernes, 22 de septiembre de 2017

¡El cumplimiento de nuestra ESPERANZA está cerca! Por Claudia Juárez Garbalena



Es estremecedor cómo vemos ocurrir múltiples desastres naturales por todo el mundo, con una frecuencia y fuerza que no es común. Inundaciones, deslaves, terremotos, huracanes, incendios y frecuentes meteoritos asombran al mundo entero por su devastación.

Ayer recibí un comentario de alguien diciendo que “había escuchado mi audio del fin del mundo”. Un momento, jamás he hablado de “el fin del mundo”. Lo que he aprendido de las Escrituras y compartido, es que después del rapto vendrán siete años (por lo menos) de tribulación, el periodo de Apocalipsis, después vendrá e Reinado del Milenio y al final de eso, un cielo y tierra nueva. Jamás he hablado nada de “el fin del mundo”.

Ahora, he observado cómo se han levantado muchos comentarios en oposición al hecho de que la gran señal de Apocalipsis 12 será visible en unos días “coincidiendo” con la celebración de la Fiesta de las Trompetas, y “coincidiendo” con más eventos que he ido describiendo en mis audios. Yo no he profetizado ni asegurado que Cristo regresará el próximo 23 de septiembre, simplemente he hablado de esta gran posibilidad a la luz de lo que dicen las Escrituras y de todas las asombrosas coincidencias que señalan este día.

He leído a quienes ASEGURAN que Cristo no vendrá ese día, pero, así como yo no puedo asegurar que Cristo vendrá ese día, tampoco puede nadie asegurar que no vendrá. Esa señal en los cielos es única en la historia de la humanidad, y será visible mañana mismo, mientras que hoy mismo, al caer el sol en Israel, concluye el 2º de Tisri o “Fiesta de las Trompetas”.

Hemos visto en la Palabra de Dios que “los cielos cuentan la gloria de Dios” y tienen un lenguaje (Salmo 19). Simplemente, entre muchos cristianos que hemos estudiado el tema a profundidad, hay una GRAN expectativa en estos días entendiendo que pudiera ocurrir ese Gran Día que tanto anhelamos, amamos y esperamos. Es obvio para quienes observamos como ocurren múltiples señales desde años atrás, y que se han intensificado en los últimos meses y semanas, e incluso mas estos últimos días, que CRISTO ESTÁ CERCA.

Hace años que la voz de Dios resuena en mi corazón acerca de la cercanía del retorno de Cristo. Pero a principio de este 2017, Dios llamó muy especialmente mi atención al tema. Recuerdo que, hace años, cuando colaboré en la traducción de “Apocalipsis o el Día del Señor”, de E.W. Bullinger fui tremendamente impactada al ver cómo las Escrituras eran capaces de mostrarnos que el tiempo está cercano. El Dr. Bullinger habiendo escrito este libro hace más de 100 años, comenzó a vislumbrar que profecías de la Escritura se iban cumpliendo, y en sus minuciosos estudios, dejó asentadas bases para entender la forma en que el tiempo se acercaba al exponer profecías escritas hace miles de años que se están cumpliendo delante de nuestros ojos.

1 Tesalonicenses 5:4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón.
5:5 Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas.
5:6 Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.

Lo primero que debemos comprender, es como hay dos partes de la Segunda Venida: la venida de Cristo vendrá POR sus santos, el llamado “rapto” o “arrebatamiento”, relatado en 1 Corintios 15:51-58, y 1 Tesalonicenses 4:13-18; y la segunda parte será cuando Cristo regrese CON sus santos, que está relatado en Mateo 24 en medio de la gran tribulación. Si combinas ambas partes, tendrás gran confusión y temor.

Ambos relatos tienen ciertas similitudes y paralelismos, pero el rapto será para todos los que han creído en Cristo dentro de la Era de Gracia (judíos y gentiles que han llegado a ser la Iglesia de Dios), y la venida de Cristo descrita en Mateo 24 está dirigida a los judíos durante la gran tribulación.
La Escritura es CLARA al revelar que la Iglesia de Cristo no atravesará la tribulación, sino que será raptada antes que el Anticristo sea revelado y sucedan los acontecimientos descritos en el Apocalipsis.

1 Tesalonicenses 5:9 Porque NO nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo.
1 Tesalonicenses 1:10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

He compartido acerca de la importancia, relevancia y significado de las llamadas “Fiestas judías” que no son celebraciones como navidad o el día de la patria, sino que son “citas divinas” que Dios hizo con los hebreos después de liberarlos de Egipto, y he mostrado como las Escrituras revelan que estas celebraciones tienen un sentido profético profundo.

Es asombroso comprender que Cristo murió justo el día de la celebración de “la Pascua”, que fue enterrado justo en medio de la celebración de “los Panes sin levadura”, que resucitó justamente el día que celebraban “La fiesta de las Primicias”, y que envió el don de espíritu santo justo el día de “Pentecostés”, cumpliendo así, lo que se conoce como “las Fiestas judías de primavera”. Las fiestas que faltan por cumplir son “La Fiesta de las Trompetas”, donde se celebra la creación del mundo y de Adán; “El Día de la Expiación”, que son días de arrepentimiento, y la “Fiesta de los Tabernáculos”, donde conmemoran habitando en tiendas su liberación de Egipto, y el que Dios more con ellos por la eternidad.

Es clarísimo para quien dedica tiempo al estudio a estas fiestas o “citas divinas”, que hay una clara y perfecta “coincidencia” con acontecimientos en el ministerio de nuestro hermoso Señor Jesucristo y que SON PROFÉTICAS, y que, si ya se cumplieron las primeras cuatro, las otras tres se cumplirán como las anteriores: con exactitud y precisión matemática y con el significado que tienen.



1 Corintios 15:51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,
15:52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

Durante “La Fiesta de las Trompetas”, que es la siguiente fiesta por cumplir, los judíos, como parte de la celebración, tocan 100 veces el shofar, 33 veces 3 sonidos diferentes, y el último sonido de trompeta que dan, es llamado “la final trompeta”.
Levítico 23:24 Habla a los hijos de Israel y diles: En el mes séptimo, al primero del mes tendréis día de reposo, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación.
Conforme a las Escrituras, es clarísimo que el día que Cristo venga por su Iglesia, no será un día cualquiera, como no murió un día cualquiera, y no fue enterrado un día cualquiera, no resucitó un día cualquiera y no envió el consolador un día cualquiera. Cristo vendrá según la evidencia de la Palabra en una “Fiesta de las Trompetas” o “Yom Teruah”, o Rosh Hashaná”.

El 20 de septiembre, al caer la tarde en Jerusalén, comenzó el año nuevo judío o Rosh Hashaná o Fiesta de las Trompetas, y concluirá hoy viernes al caer el sol en Jerusalén, en ese momento exacto los judíos tocarán lo que se conoce como “la final trompeta”. ¡Escribo esto en medio de la celebración del Rosh Hashaná!

Yo no puedo asegurar que Cristo vendrá al concluir esta fiesta el día 22, o el próximo 23 de septiembre cuando aparecerá la gran señal de Apocalipsis 12, pero si creo que hay una altísima probabilidad. Cristo vendrá en una Fiesta de las Trompetas y este año, el 5778 para los judíos, es asombrosamente significativo. Diez días después de la Fiesta de las trompetas, dará comienzo el jubileo número 120 desde Adán (6 000 años), el 70 desde Moisés y el 40 desde Jesucristo. Génesis 6:3 habla de 120 años o eras del tiempo de la humanidad. El numero 70 significa en la Escritura “perfección”, “algo está completado”; y el número 40 es el número de juicio. Todos estos números en el mismo Jubileo, que es una celebración ordenada por Dios que debía llevarse a cabo cada 50 años y que tiene qué ver con restauración de territorio y liberación Dios les había ordenado a los judíos liberar a los presos y devolver su territorio a los dueños originales. Cincuenta años atrás, y cien años atrás, también en años de jubileo, ocurrieron eventos muy notables para Israel y la recuperación de su territorio, que sabemos que por años no lo tuvieron. Hace cien años, poco después de la Segunda Guerra mundial, en donde ellos sufrieron una persecución encarnizada y diabólica, los británicos recuperaron, de una forma casi milagrosa, el territorio los israelitas de los turcos-otomanos, y eventualmente lo devolvieron a Israel. Cincuenta años atrás, se llevó a cabo la llamada “Guerra de Seis días”, en donde Israel, enfrentando un enemigo que los superaba ampliamente, recuperó gran parte de su territorio, incluyendo Jerusalén.

Hermanos, estamos siendo testigos de catástrofes naturales muy extremas y fuera de lo normal muy cerca de que ocurra esta señal de Apocalipsis 12 y muy cerca de la Fiesta de las trompetas, ¡y todo esto es estremecedor!

Hay quienes refutan que esta señal ya ha ocurrido con anterioridad, pero si estudiamos el tema con compromiso y seriedad, podemos ver a través de los programas disponibles hoy por la tecnología moderna, que NUNCA HA OCURRIDO ESTA SEÑAL, señal que la Palabra de Dios describe como “UNA GRAN SEÑAL”.

Es muy claro por las escrituras, ¡que Dios habla en las estrellas! ¡Que tienen un lenguaje! Fue de esta forma que los estudiosos de las estrellas o “magoi” de Persia, supieron que “había nacido un Rey en Israel”. Las estrellas tienen un lenguaje que la inmensa mayoría de nosotros simplemente NO ENTENDEMOS, pero sería muy necio y negligente, pensar que esta gran señal no quiere decir nada, porque Dios la puso en Su Palabra y está a punto de cumplirse.

Yo no he buscado ni busco convencer a nadie de nada, sólo he expuesto lo más diligentemente que me ha sido posible, lo que Dios me ha mostrado en Su Palabra, así me lo ha pedido Él.
Simplemente hermanos, LA POSIBILIDAD DEL RAPTO EXISTE.

Mucha gente dice, refiriéndose a las catástrofes naturales y rumores de guerra: “estas cosas pasan todo el tiempo”, los expertos aseguran que eventos como los huracanes tan fuertes que han azotado El Caribe y la costa este de los Estados Unidos, los incendios devastadores en Estados Unidos y los dos terremotos juntos en México son sin precedente! Todos estos eventos uno tras otro, y justo después del eclipse total de sol que atravesó Norteamérica el 21 de agosto pasado y que muchos afirmaban tenía un significado profético.

Hemos visto recientemente suceder de una forma creciente catástrofes naturales por todo el mundo. Además, vivimos en una época en la que un loco, como el mandatario de Corea del Norte, podría en un minuto deshacer la mitad de un país. La decadencia moral, las crisis económicas y políticas de los países son asombrosas y nauseabundas, existe un deterioro y corrupción en el mundo IMPRESIONANTES.

¿Todo esto no nos dice nada???...

Hay quienes aseguran que lo descrito en Mateo 24 es SOLO PARA LOS JUDÍOS, y que no debemos prestar atención a lo que dice, pero lo descrito ahí, tiene al menos MUCHOS PARALELISMOS con el rapto de la Iglesia que NO podemos ignorar. Aquí expongo lo que me parece tener coincidencia con lo que estamos viviendo:

Mateo 24:3 Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte,
diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?
24:6 Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin (“telos” “la consumación”, “que se ha alcanzado el fin”).
24:7 Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares.
24:8 Y todo esto será principio de dolores.
24:11 Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos;
24:12 y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.

Otro paralelismo:

Mateo 24:32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.
24:33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las
puertas.
24:34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.
24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
24:36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

“Del día y la hora nadie sabe”, sabemos que es un idioma hebreo que habla de las costumbres en una boda. Una boda tenia ciertas etapas y rituales antes de que finalmente la pareja viva como marido y mujer, uno de ellos era que el novio iba a construir un hogar para la novia, y hasta que el padre del novio aprobara el acontecimiento, se llevaba a cabo la ceremonia de la boda. Sabían por supuesto el tiempo aproximado, pero no “el día y la hora”. Esto queda claro, y no contradice cuando Jesús dijo: De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

No sabemos el día exacto y la hora, pero sabemos que el tiempo está cerca.

La exhortación de la Palabra es a VELAR. Si crees o no en la señal de Apocalipsis 12 o en las coincidencias con las Fiestas judías, igualmente sabrás que “el verano está cerca”, ¡espera con gozo y expectativa a tu Señor que en breve aparecerá entre las nubes!

Los propósitos de Dios SE CUMPLEN y ese Día, llegará. Dios nos alienta a poner la mira en las cosas de arriba, y aunque están ocurriendo acontecimientos estremecedores por todo el mundo, debemos poner nuestra mira en Aquel que regresa por nosotros. Él como un Novio amante, fiel y amoroso, se fue para “preparar morada para nosotros”, y regresará el día fijado por Dios por Su Amada, así que velemos.

Romanos 8:18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.
8:19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.
8:20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;
8:21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
8:22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;
8:23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.
8:24 Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?
8:25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.
8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
8:27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

1 Tesalonicenses 4:14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
4:15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

Hebreos 10:37 Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará.

Apocalipsis 22:20 El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.
22:21 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

Dios cumplirá Su promesa y propósitos porque ES FIEL.

Del rapto seguirá el tiempo de juicio para aquellos que se habrán rehusado a creer en Cristo, después Jesucristo vendrá como Rey de reyes y Señor de señores a esta tierra a gobernar por mil años, él establecerá el Reino de Dios en la tierra donde morará Su justicia verdadera, el amor y la abundancia de Dios. Así que en un tiempo futuro a lo que presenciamos ahora, vendrán tiempos gloriosos. Al final del Milenio, Jesucristo mismo entregará todo en manos de Dios y será reinstaurado el Paraíso original. Aquellos que hemos creído en Cristo, presenciaremos lo descrito en Apocalipsis:

Apocalipsis 21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
21:2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
21:3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.
21:5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
21:6 Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

21:7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.
21:22 Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero.
21:23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.
21:24 Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella.

¡Así que nuestra ESPERANZA es INMENSA venga Cristo o no este 23 de septiembre o al concluir la fiesta de las Trompetas! La final trompeta será tocada por nuestro Señor el día determinado por Dios, así que, ¡Pongamos nuestros ojos en ella! Velemos y guardemos nuestro corazón porque sin duda, el tiempo está cerca.

Esperando Su venida,

Claudia Juárez Garbalena






0 comentarios:

Publicar un comentario