DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

jueves, 5 de octubre de 2017

La lampara encendida. Por Claudia Juárez Garbalena


El relato de las diez vírgenes es muy usado para hablar de la Segunda Venida de Cristo. Debemos siempre comprender que la venida de Cristo tiene dos partes: la venida de Cristo POR sus santos (el llamado rapto o arrebatamiento) en donde Cristo descenderá del cielo y llamará a los que han creído en él (vivos y muertos) con voz arcángel y trompeta de Dios, y su iglesia se reunirá con él en el aire (1 Tesalonicenses 4 y 1 Corintios 15); y la venida de Cristo CON sus santos que será en medio de la gran tribulación, Cristo en ese momento vendrá como REY de reyes y SEÑOR de señores a gobernar esta tierra (Mateo 24). El relato de las diez vírgenes de Mateo 25 está dentro del contexto de la venida de Cristo CON sus santos a la tierra, sin embargo, nos muestra una inmensa verdad que como creyentes en la Era de Gracia no debemos perder de vista y esta es que debemos VELAR, es decir, hacer guardia, estar despiertos, consientes de que ese día llegará.

Colosenses 3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. [En ambos sentidos, en esta vida presente y en la venidera]

3:4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste [“phaneroó”, manifiesto, claro, visible, y puede ser visible en un sentido literal o no], entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

Muchos hijos de Dios viven sus vidas como si todo lo que ven es lo único que tuvieran, sin tomar en cuenta que Cristo CIERTAMENTE vendrá un día y que nos espera una eternidad con Dios. Dedican sus vidas afanosamente a acumular tesoros en la tierra donde la polilla y el moho corrompen y donde ladrones minan y hurtan. Pero la Palabra nos alienta a atesorar tesoros en el cielo donde ladrones no minan ni hurtan, ni ningún elemento corrosivo puede deteriorar nuestros tesoros.

Hace poco estudié y compartí sobre eventos que ocurrieron alrededor de “La Fiesta de las Trompetas” en este 2017, que es la celebración del año nuevo judío. Hubo tal conjunción de eventos que llegué a pensar (como muchos otros que estudiaron el tema), que esa podría haber sido la fecha del arrebatamiento. El tema nunca fue asegurar una fecha de la venida de Cristo, sino hacer ver las tremendas coincidencias que había alrededor de esos días combinadas con el significado profético de las Fiestas judías y el cumplimiento de ellas en el ministerio de Jesucristo. Nuestro Señor evidentemente no vino ese día, pero aun a pesar de las mofas, burlas, sarcasmos, enojos y todo lo demás que muchos cristianos hicieron del tema, la realidad es que en los cielos se alineó la gran señal descrita en Apocalipsis 12, un evento único en las historia de la humanidad, el cuál coincidió muy cercanamente con la celebración judía de la Fiesta de las Trompetas, y diez días después, fue proclamado un jubileo judío, que es una celebración que ocurría cada 50 años que Dios había ordenado en Levítico 25 a los hijos de Israel para traer restauración y liberación sobre Su gente. ¡Nadie puede negar que esa alineación ocurrió en los cielos y que significa algo! Los cielos cuentan la gloria de Dios, en los cielos está escrita la Palabra de Dios, tienen un lenguaje, dice el Salmo 19. Ciertamente esa gran señal que ocurrió, puede referirse al retorno de Cristo y puede hablar de un periodo de tiempo, y no de un hecho que ocurriría inmediatamente como pensábamos quienes estudiamos el tema. Lo que es un hecho cierto es que CRISTO ESTÁ CERCA, hay muchas evidencias de ello en todo lo que nos rodea.

Es significativo que cien años atrás, y 50 años atrás, en años de jubileo, Israel ha sido protagonista de eventos políticos que le han llevado a recobrar su territorio que por cientos de años (¡casi dos mil años!) no estuvo en sus manos. Hoy la nación de Israel es una nación próspera y floreciente, tal como la Biblia profetiza que sería cerca de los “postreros días”.

Hubo un estúpido rumor que hizo correr gente ignorante de las Escrituras, de que en estas fechas sería “el fin del mundo”, cosa que el gusano aprovecho para confundir y causar mofa entre creyentes e incrédulos. Quienes estudiamos el tema seriamente, jamás hablamos de una cosa tan absurda como el fin del mundo, como tampoco asegurábamos que Cristo regresaría ese día, sino que había una altísima posibilidad por las fechas, números y coincidencias que había de eventos en el cielo y en la tierra, y aunque ese día no fue el arrebatamiento, hermanos y hermanas, CRISTO ESTÁ MUY CERCA. ¡Nadie puede asegurar el día ni la hora! Pero el mundo se cae a pedazos y vemos frente a nuestros ojos cumplirse profecías en la Palabra de Dios. ¡No podemos negar que el rapto está cerca y mucho menos que no ocurrirá!

Vi de una forma muy triste, como líderes “tranquilizaban” a la gente que les sigue asegurándoles que Cristo no regresaría ese día, sí Cristo no vino ese día, pero lo que me resulta LAMENTABLE es que la gente necesite ser “tranquilizada” ante el hecho de que alguien plantee que el rapto pudiera estar cerca. Eso significa un lamentabilísimo hecho: que muchísima de la gente de Dios NO TIENE LISTO SU CORAZÓN PARA ESE GRAN DÍA.

Si te aterroriza que Cristo venga, es porque no sabes lo que ese día es ni representa para un hijo de Dios, y si te aterroriza que tu familia no sea salva aun, tienes el día de hoy y hasta que ese gran día llegue, para orar y compartir con ellos la verdad de la salvación por gracia.

¡Cristo puede regresar en cualquier momento! ¡Cualquier día! Tiendo a pensar que su venida está relacionada con las fiestas judías que Dios estableció en Levítico 23, ¡pero no podemos saberlo con certeza! ¡Cristo simplemente pudiera regresar hoy!

El retorno de Cristo representa la TOTAL LIBERACIÓN del hijo de Dios del pecado, de las consecuencias del pecado como la muerte y la enfermedad. Nos veremos en un micro segundo, en un abrir y cerrar de ojos, libres y transformados para siempre, ¡y así estaremos siempre con el Señor! Los eventos del fin habrán comenzado, se vivirá el Apocalipsis en esta tierra por siete años, mientras nosotros estaremos a salvo en el cielo, y cumplido el tiempo, vendremos con nuestro REY al final de este periodo a gobernar con él por mil años, habrá en la tierra una paz, abundancia y prosperidad como no ha habido nunca. La justicia, el amor y la equidad gobernarán en esta tierra a través del REY y gobierno más justo que nunca ha reinado, y nosotros presenciaremos cómo la gloria de Dios y Su generosidad cubrirán la tierra como las aguas cubren al mar.

Cumplido el reinado del milenio, una vez que Satanás y sus huestes hayan sido arrojados al lago de fuego, veremos descender del cielo la nueva Jerusalén, estaremos en los nuevos cielos y la nueva tierra donde ya no habrá más muerte, ni tristeza, ni dolor, ni llanto. Todo eso es parte de nuestra esperanza, y si lo ignoras o te atemoriza, te invito a estudiar el tema a detalle para que te goces en nuestra ESPERANZA porque Cristo está por venir, ciertamente vendrá ¡y cada día que pasa, es un día más cerca a ese glorioso día!

Mateo 25:1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.
25:2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.
25:3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;
25:4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.
25:5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.
25:6 Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!
25:7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.
25:8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.
25:9 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.
25:10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.
25:11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!
25:12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
25:13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Repito, este pasaje está escrito en el contexto de la venida de Cristo a la tierra con Sus santos, “el aceite en la lampara” representa el espíritu santo. Todo hombre y mujer deben recibir la salvación ofrecida en Jesús para “entrar a las bodas”, pero también como creyentes, el aceite bien puede significar nuestra íntima y cercana relación con Dios. Como creyentes y amantes de la verdad, no queremos ser insensatos y vivir como la gente de este mundo vive con los ojos puestos en el mundo. ¡Tenemos una GLORIOSA ESPERANZA que nos alcanzará en breve! ¡Confesémosla! ¡Esperémosla! ¡Tengamos este gozo en el corazón! ¡Oremos por nuestros seres amados que aún no salvos, compartamos con ellos la Palabra! ¡Y estudiemos qué representa ese gran día para nosotros!
¡Yo amo al Señor Jesucristo más que a mi vida! ¡y tengo un anhelo tan grande de verlo entre las nubes! ¡Se que ese día ocurrirá! No ocurrirá porque lo desee, ¡EN LA PALABRA DE DIOS ESTÁ ESCRITO QUE OCURRIRÁ y por eso lo deseo!

Las promesas de la rica gracia de Dios están disponibles aquí y ahora, tenemos una rica herencia esperando por nosotros, para que nos apropiemos de ella día tras día, ¡pero también tenemos un futuro maravilloso planeado por Dios para aquellos que hemos creído en Su Hijo! ¡Cristo nuestro glorioso Señor y Salvador regresa! ¿Dirás hosanna a su venida?

1 Tesalonicenses 4:14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
4:15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

1 Corintios 15:51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,
15:52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.
15:53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.
15:54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.
15:55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
15:56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.
15:57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Apocalipsis 21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
21:2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
21:3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Nuestro Padre tiene guardado ese día y hora tan anhelado por quienes amamos Su venida, y yo le doy gracias por esa preciosa eternidad que ha reservado para Su gente en Su bondad. ¡Ese día se cumplirá con total certeza! ¡Padre que tu reino venga, que tu voluntad se cumpla y que tu amor y justicia reinen para siempre! ¡Amén y amén!

Apocalipsis 22:20 El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.

22:21 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.


4 comentarios:

Nestor dijo... Responder

Vivamos con gozo y alegría en nuestros corazones hasta la esperanza plena! hermoso compartir querida Claudia! Dtb

Claudia Juárez dijo... Responder

@Nestor Amén!!!! Aleluya! Dios te bendice Néstor!!! saludos! :)

Leyda Hediger dijo... Responder

Bendita esperanza que mantiene nuestro corazón lleno de gozo y por supuesto que estamos alegres de que sea pronto. Aleluya, aleluya.

Claudia Juárez dijo... Responder

@Leyda Hediger Amén!!! bendiciones Leyda!

Publicar un comentario