DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

miércoles, 29 de noviembre de 2017

"Usa tu doble porción para hablar con poder" y "Llamado desde el vientre de tu madre" Devocionales. De Joseph Prince

Usa tu doble porción para hablar con poder



1 Pedro 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.

Dios nos llama "real sacerdocio". Esto significa que somos reyes y sacerdotes bajo el reinado y sacerdocio de Jesucristo. Esto nunca antes había sucedido en la historia del pueblo de Dios. En el Antiguo Testamento, los reyes y los sacerdotes eran dos grupos distintos de personas. Eras un rey o un sacerdote, pero no ambos al mismo tiempo.

Hoy, debido a que estamos en Cristo, somos reyes y sacerdotes, un real sacerdocio. Esto significa que tenemos una doble porción de poder para hablar porque como reyes: “Donde está la palabra de un rey, hay poder" (Eclesiastés 8:4 KJV), y como sacerdotes: "por la palabra de ellos se decidirá toda disputa y toda ofensa" (Deuteronomio 21:5).

Entonces, si eres un hombre de negocios cristiano, tendrás una ventaja sobre los hombres de negocios mundanos. Lo que digas sobre tus negocios sucederá. ¡Y si te acusan falsamente, sabe que por tu propia palabra, toda controversia y toda ofensa se resolverá!

Y como padre, rey y sacerdote, cuando bendices a tus hijos, tus palabras tienen el poder de poner en movimiento eventos sobrenaturales que los llevarán a la abundancia de Dios y a la superabundante gracia. ¡Y habrá tal valor, fuerza y resistencia en ellos que eso los empoderará para ganar las batallas de la vida!

Cuando el diablo venga a ti y te diga que morirás joven porque tu padre y tu abuelo murieron jóvenes, o que nunca serás exitoso porque no tienes suficientes estudios, debes recordar que el diablo no es un rey ni un sacerdote. No hay poder en sus palabras. ¡Pero hay poder en las tuyas porque eres un rey y sacerdote en Cristo!
Entonces, en lugar de estar de acuerdo con él, cree y declara: "No moriré joven". ¡Dios me saciará de larga vida, y me mostrará Su salvación! ". Di: "¡El Señor hará prosperar mi camino y todo me saldrá bien! "¡Usa tu doble porción de poder para hablar y ve estas bendiciones suceder en tu vida!


 ________________________________


Llamado desde el vientre de tu madre

Gálatas 1:15 Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia.

Amado, no eres un accidente sin destino. Dios te ha llamado desde el vientre de tu madre. ¡Tienes un llamado especial y un destino en Cristo, y todo es por Su gracia!

Hay cristianos que son llamados por Dios para ser médicos. Pero creo que entre ellos están aquellos separados desde el vientre de sus madres para el ministerio de sanidad. Les apasiona buscar curas para aliviar los sufrimientos de la humanidad.

Del mismo modo, creo que hay cristianos que son llamados por Dios para ser maestros en escuelas seculares. Pero entre ellos están aquellos separados desde el vientre de sus madres para ser maestros de la Biblia. Lo que les da una enorme satisfacción es ver vidas salvadas y transformadas bajo su enseñanza.

¿Qué hay de los famosos magos que ves haciendo trucos en televisión? Ellos tienen un amor por lo místico y sobrenatural. ¡Si llegaran a ser cristianos, podrían convertirse en profetas con ministerios marcados por lo milagroso!

El apóstol Pablo sabía que había sido llamado desde el vientre de su madre. Sin embargo, tenía una pasión equivocada por Dios, ya que perseguía a la iglesia, hasta que tuvo su encuentro con Jesús (Hechos 8:3, 9:1-6).

Si Pablo, un terrorista de la temprana iglesia, pudo ser tocado por Cristo para convertirse en apóstol de la gracia, ¿qué pasaría con los terroristas de hoy que hacen explotar a la gente en nombre de su dios? Si recibieran a Cristo, ¡podrían convertirse en precursores en el reino de Dios!

Ahora, no pienses que tu vocación tiene qué ver con tus cualificaciones, habilidades, logros o incluso tu caminar con Dios. Fuiste llamado desde el vientre de tu madre por Su gracia. Como un feto en el útero de tu madre, no había mucho que pudieras hacer, bueno o malo. Es por eso que tu llamado es enteramente por Su gracia. Y dado que Él te ha dado un llamamiento, pide Dios que te ayude a discernir los deseos que Él ha puesto en tu corazón, las pasiones que te impulsan en la vida, ¡y cumple tu llamado y tu destino en Cristo!


0 comentarios:

Publicar un comentario