DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

domingo, 14 de enero de 2018

¿Cómo es la voz de Dios? De Graham Cooke



Queridos hermanos, algo que quisiera decirles ahora, es que ningún hombre es poseedor de toda la verdad. Todos entendemos en parte, todos tenemos errores y faltas de entendimiento. Si yo traduzco a ciertos hombres o mujeres de Dios, es porque que Dios así me lo pide. Lo que aprendo de ellos me aporta, me bendice, me da crecimiento y reconozco la voz del Padre en sus escritos o sermones. El común denominador que tienen muchos hombres y mujeres que dan un gran aporte al Cuerpo de Cristo, es que ENTIENDEN EL CORAZÓN DE DIOS Y SU NATURALEZA, Dios se ha mostrado a ellos y ellos son capaces de transmitir Su amor, fidelidad y gran bondad.`

Todos los servidores de Dios tienen errores en su entendimiento y conocimiento de las Escrituras, repito, ningún hombre es poseedor de toda la verdad, pero cuando encontramos a un hombre o mujer que conoce a Dios por experiencia propia, que entiende Su corazón y tiene una amplia comunicación con Él, ahí tenemos a un siervo muy valioso de Dios que es capaz de ayudarnos en nuestro crecimiento.

Lamentable hay muchos “maestros” de la Escritura que no conocen a Dios íntimamente, ni reflejan mínimamente Su naturaleza, de ellos solo podemos aprender conocimiento, que además puede estar errado o bastante errado.

Donde está el Espíritu del Señor, ahí hay libertad. Su voz, directa de Dios a ti, o de siervos Suyos que lo representan dignamente, siempre te dará crecimiento, paz, sosiego, sanidad, gozo y liberación.

Dios es amor, es luz y no hay ningunas tinieblas en Él y Dios es bueno SIEMPRE. Yo puedo tener muchas preguntas acerca de cosas que han ocurrido y ocurren en mi propia vida, en la de otros creyentes o en el mundo en sí, pero aunque no entienda muchas cosas, sí, con toda certeza sé que DIOS ES BUENO y que ME AMA. En eso se basa mi comunión con mi Padre celestial: Él es bueno, gentil, amoroso y justo SIEMPRE. Así que aunque no entienda muchas cosas, entender Su naturaleza es una gran base para relacionarme con Dios y esperar de Él lo mejor.

¡Dios quiere hablar con nosotros! Nos dio de Su Espíritu no solo para que le hablemos a Él, sino para tener una comunicación de ida y vuelta, Él quiere mostrarte Su gran amor por ti, guiarte personalmente y darte respuesta a muchas interrogantes en tu vida. Por eso me parece muy valioso este compartir de Graham Cooke que les presento ahora y que habla de “¿Cómo es la voz de Dios?”

Dios, sin duda, nos habla mucho más de lo que pensamos, Él todo el tiempo genera deseos en nuestro corazón, impulsos que nos es necesario identificar y diferenciar de las emociones de la carne. La práctica hace al maestro. Dejo un enlace aquí a un pequeño escrito llamado “¿Cómo Sabemos Si Es Realmente El Señor? Por Carolyn Molica que tiene qué ver con el tema y que publiqué en mi blog esta semana.


Te aliento hermana o hermano, a pedir a Dios poder escuchar Su voz o a escucharla más, para crecer en tu comunión con Él. Tu Padre, con toda certeza, ¡te responderá! Y sin duda, Él está mas deseoso de hablarnos, que nosotros de escucharlo. De amarnos, más que nosotros de ser amados. El bien y la misericordia nos perseguirán todos los días de nuestras vidas POR SU GRAN AMOR Y FIDELIDAD.

 En el amor de Cristo,

Claudia Juárez Garbalena 

 ************************************

¿Cómo es la voz de Dios?
De Graham Cooke

Lo que piensas acerca de Dios, es la cosa mas importante en el mundo. Nunca vas a tener un pensamiento mas importante en tu vida que este: ¿Quién es Dios para mi? ¿Cómo realmente, realmente, realmente es Dios?

Jesús vino para ponerle un rostro a Dios, él dijo “si me has visto a mi, has visto al Padre”. Nosotros estamos aquí para darle un rostro a Cristo.

Una de las claves para escuchar la voz de Dios, es primero que todo tener arraigado un entendimiento de la naturaleza de Dios, entender cómo realmente, realmente es Dios. Y la clave para eso es entender el corazón del evangelio: ¿qué es lo que Jesús vino a hacer y a decir? El vino a hacer libres a los que estaban presos, él vino a hablar acerca del favor. Si lees Isaías 61:1-3 es lo que realmente él manifestó, esa es su verdadera identidad, así es como él es conocido en el cielo. El vino para brindar gracia, bondad, el anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo. Así que el evangelio es la esencia de las buenas nuevas de lo que Dios realmente, realmente es.

Isaías 61:1 El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;

61:2 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro [esta profecía se cumplirá cuando Cristo venga como Rey de reyes y Señor de señores a esta tierra]; a consolar a todos los enlutados;

61:3 a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

Y si quieres entender cómo Dios se ve a Sí Mismo, necesitas ir a Éxodo 34. Dios se encontró con Moisés en la cima de la montaña, porque Moisés le había hecho una petición: “Muéstrame tu gloria”, y Dios le dijo “está bien, voy a hacer que mi bondad pase delante de ti”, y puso a Moisés entre dos rocas, y lo cubrió con Su mano, y Dios pasó marchando frente a él, y las cosas que Dios dice de Sí Mismo en ese encuentro, esa es la verdad de Quién él verdaderamente es. Fue la primera vez en la Escritura en donde Dios habla de Sí Mismo en esa forma diciendo “este es Quien Yo verdaderamente soy, soy compasivo, soy rico en gracia, soy lento para la ira”, y Él menciona como siete atributos claves y todos ellos hablan esencialmente de Quien Él realmente es. Y cuando tú sabes Quién Dios realmente es, básicamente tienes un sentir de cómo Dios quiere hablar contigo. Y tú testimonio entonces, llega a ser la esencia de la revelación en términos de cómo Dios te habla a ti.

Éxodo 34:5 (NTV) Después, el Señor descendió en una nube y se quedó allí con Moisés; y proclamó su propio nombre, Yahveh.

6 El Señor pasó por delante de Moisés proclamando:
«¡Yahveh! ¡El Señor!

    ¡El Dios de compasión y misericordia!
Soy lento para enojarme
    y estoy lleno de amor inagotable y fidelidad.

7 Yo derramo amor inagotable a mil generaciones,
    y perdono la iniquidad, la rebelión y el pecado.

Dios es un Dios bueno, Él ha ofrecido la salvación a toda la humanidad por medio de Su amado Hijo, pero también es un Dios justo que retribuye la maldad a quienes lo rechazan y/o se levantan contra Él y los Suyos. Dios es extremamente bueno y misericordioso con los Suyos, con los que le buscan, con los que se abrazan a la gracia derramada en Cristo Jesús. Pero para todos aquellos que se mofan de Él, que lo niegan, que hacen maldad y tienen un corazón perverso y piensan que se salen con la suya y que podrán escapar impunemente a su maldad, Dios será vengador de Su Pueblo, de los pobres, de los desamparados, de las viudas. Dios aborrece la injusticia y vendrá un día donde Él y Su Hijo Jesucristo pondrán en orden este mundo y darán justa retribución a todo aquel que se complace en pecar y en hacer el mal. [Nota de traductor].

Romanos 9:15b Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.

Entonces, en la forma en que conoces a Dios, cómo percibes a Dios llega a ser la forma en que lo escuchas y te encuentras con Él. Para mi, Dios es la persona mas gentil, amable, tierna, bondadosa, cariñosa y comprensiva que jamás he conocido en toda mi vida. Él ha sido persistentemente bondadoso conmigo por muchos, muchos años, de hecho amo poner estas dos palabras juntas “persistente, constante” y “bondadoso”.

Lo que sea que Dios es, Él es constante y Él es de una forma inmutable. Tu siempre sabes donde estas con Dios porque Él nunca cambia, Él permanece siendo el mismo, por tanto Su amor y Su gracia y Su misericordia y Su panorama y percepción de ti, no pueden ser edificados en tu desempeño como cristiano, porque tu desempeño es cambiante, pero Dios es una constante. Él es inmutable porque Él obra basado en Su propia naturaleza, y Su forma de aproximarse a ti no depende de tu forma de aproximarte a Él, es basada en lo que Él quiere ser. Y Él es fiel, Él es rico en gracia y siempre será de esa manera.

Así que cualquier voz que condena, o acusa, literalmente no es la voz de Dios. Cualquier voz que sea crítica no es la voz de Dios. Cualquier voz que muestra enojo, no es la voz de Dios. Porque ninguna de estas cosas está en Sus atributos de los que Él habla de Sí Mismo. Así que cualquier cosa que vas a escuchar por revelación, debe ser comparable con el evangelio. El amor de Dios nunca cesa y nunca cambia.

Así que el fundamento de todo lo que Dios está haciendo en nuestras vidas es enseñarnos acerca de Su bondad, de su gentileza y ternura, acerca de lo profundo y alto y ancho y de la amplitud de Su amor. Así que esta es la condición previa en términos de nuestra relación con Él.

Entonces la voz que te hace sentir amado, ese es Él. La voz que te hace sentir bien acerca de ti mismo, incluso cuando estas en el proceso de cambiar, ese es Dios. Tú necesitas vivir aprendiendo a escuchar permaneciendo quieto y escuchando la voz que es gentil, porque ese no será el enemigo. El enemigo no va a ser gentil contigo, primero se cortaría la lengua antes de ser gentil, él nunca te dirá algo que te haga crecer o prosperar.     

Así que la voz del Señor es amable, gentil, tierna, rica en gracia, es amorosa, generosa, es entusiasta, es llena de gozo, y Él tiene sentido del humor, porque Dios es maravillosamente humorístico.  Será una voz que te edifique, una voz que te levanta y fortalece, una voz que te hace sentir seguro, una voz que incluso cuando no andas bien con Dios, el siempre hará bien contigo y una voz que te va a declarar ese favor y a demostrártelo.

La gracia de Dios es la presencia de Dios que empodera y nos hace sentir bien acerca de nosotros mismos mientras estamos en el proceso de llegar a ser más y más como Cristo.

Todos estamos cambiando, todos estamos en un proceso, y la voz de Dios es llena de paz, de descanso, llena de gozo, es amorosa, gentil, generosa. Esa es la base o el lugar de comienzo, para escuchar. Y escuchamos con el corazón, no con la cabeza, escuchamos a Dios desde la naturaleza de Dios en nosotros.

Estudia cómo es la naturaleza de Dios, porque así es como Él será contigo todos los días de tu vida.
Cuando yo me siento en la presencia de Dios, me siento en un lugar de paz, me siento en un lugar de descanso, quizá tenga algunas preguntas para Él, quizá tenga algunos temas que quiera aclarar, tengo algunas cosas en mi lista que las cuales quiero hablar con Dios. Pero yo se que cuando le hablo, Él me está escuchando. Entonces, cuando estoy listo para escuchar la voz de Dios, me posiciono a mi mismo dentro del latido de Su corazón. Para mi, vivir por y para revelación, se trata realmente de cómo vivir dentro del latido del corazón de Dios.

Y la forma en que Dios te va a hablar, la forma en que Él se va a conectar contigo, es la forma en que te conectas con otras personas, así que yo busco y espero esa voz gentil y generosa. El es capaz de reprenderme, pero al final de la reprensión, aun voy a sentirme brillante acerca de mi mismo, aun me siento amado, incluso puedo decir: “Señor, gracias por decirme eso”. No me hace sentir culpable, ni avergonzado, porque Dios no nos hace sentir culpables o avergonzados, Él no causa condenación. Él te dirá la verdad en una forma que te hará libre para llegar a ser esa verdad. Así que voy a decirte: escucha con el corazón, escucha a la naturaleza de Dios, y la voz que te hable de una forma en que te edifique, que te levante, te de aplausos y te anime, esa será la voz de Dios, y así es como sabes que es Su voz.       
   

Traducción por Claudia Juárez Garbalena

0 comentarios:

Publicar un comentario