DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

sábado, 6 de enero de 2018

Cuando Dios corrió. Devocional. De Joseph Prince.


Lucas 15:22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.

Si tú eres un creyente, probablemente estés familiarizado con la conmovedora historia del hijo pródigo que Jesús compartió. ¿Quién crees que representa el padre en esta historia? Al padre de Jesús en el cielo, por supuesto. Jesús nos estaba dando un retrato de Su Padre, quien también es nuestro Padre.

En la historia, el padre fue visto corriendo hacia su hijo, que estaba regresando a casa (Lucas 15:20). ¿Te has dado cuenta de que nunca se describe a Dios con prisa en la Biblia? Él siempre está calmado y sereno. La única vez que se lo retrata con prisa es en esta historia. Aunque era impropio en la cultura judía, el padre se levantó su túnica y corrió. ¿A dónde estaba corriendo? ¿Por qué estaba tan apurado?

El padre tenía prisa porque había visto a su hijo, que todavía estaba lejos de casa. Estaba corriendo hacia su hijo ya que no podía esperar para abrazar y besar a su hijo otra vez.

El padre tenía prisa por cubrir a su hijo con la mejor túnica. Amigo mío, nuestro Padre ha puesto la mejor túnica, la túnica de justicia, sobre nosotros. Al hacerlo, nos ha reinstalado como hijos del Dios Altísimo, una posición que habíamos perdido cuando Adán cayó.

El padre tenía prisa por poner un anillo en la mano de su hijo. Al igual que la autoridad que está investida en el anillo de sellar del hijo de un hombre rico, nuestro Padre está ansioso por devolver a nuestras manos la autoridad de invocar Su nombre, para que podamos caminar en dominio, autoridad y poder todos los días.

El padre tenía prisa por ponerle sandalias a los pies de su hijo para asegurarle que todavía era su hijo; solo los sirvientes andaban descalzos. Nuestro Padre nunca quiere que nos sintamos como siervos asalariados o parias. Nosotros siempre somos Sus hijos.

Amado, si el Padre aparenta tener prisa, ¡es solo porque tiene prisa de asegurarte tu posición como Su precioso y amado hijo!


0 comentarios:

Publicar un comentario