DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

domingo, 21 de enero de 2018

Vive libre del estrés a través de Su espíritu. De Joseph Prince



¡Alabado sea el Señor! Dios es bueno, estamos en el año del jubileo, el jubileo ha sido proclamado. Dios proclamaba esa libertad, y el hombre lo hacía a través de un cuerno de carnero. La trompeta se tocaba y se escuchaba ese sonido del cuerno de carnero, y ese cuerno de carnero representaba la muerte del carnero, en otras palabras, el cuerno del carnero proclama la muerte del cordero de Dios ¡amén! En esa muerte, el que se supondría no debería haber muerto, el que era digno de vivir más que cualquier otro hombre ya que él tenía todo el derecho de vivir, eligió morir en lugar nuestro. Él que era digno de tener cada bendición, eligió ser maldición en nuestro nombre para que tú y yo podamos disfrutar las bendiciones que no merecemos.

Tú puedes decirme “Pastor Prince es que yo no merezco todo esto”, ¡exacto!, Jesús no merecía ser maldición, pero él eligió ser maldición colgado en esa cruz, cargando todos nuestros pecados en su propio cuerpo para que tú puedas ser bendecido, y es humildad de parte nuestra decir “gracias”. La mejor forma de agradar a Aquél que nos ha dado todo es decir “gracias”, y esta pretensión de decir “¡no!, yo no soy digno de todo eso”, es una falsa humildad, eso es orgullo, y si tú dices “Pastor Prince yo no he alcanzado ese lugar para recibir sanidad”, ¿acaso estas tratando de ser digno para recibir esa sanidad? la sanidad es un regalo, ¿escucharon lo que dije? Cuando la trompeta era tocada cada 50 años en Israel, no importaba si tú eras bueno o si eras malo, mientras tú fueras un israelita ese sonido significaba “libertad”. No importaba si eras devoto a Dios, o si eras menos devoto a Dios, si estuvieras en ese momento en la sinagoga o no estuvieras en la sinagoga, cuando ellos escuchaban el sonido de la trompeta eso marcaba un jubileo, el jubileo comenzaba, y no tenía nada que ver con quiénes eran ellos y tenía todo que ver con Quien Es Dios, ese sonido venia del cielo diciendo “Tú eres libre”, ¿puedo tener un gran amén? ¡alabado sea el Señor!

Si una persona todavía no ha sido completamente sanada, o no ve la manifestación de sanidad en su cuerpo, eso no significa que Dios no la quiera sana, simplemente sigue escuchando la Palabra y recibe tu milagro. Dios es poderoso, fiel y capaz de sanarte ahora mismo y no importa tu condición, ya sea del corazón o cualquier tipo de enfermedad que tengas, Cristo, quien es tu jubileo ganó tu liberación. ¡Alabado sea el Señor! ¡aleluya!

¡Estas son buenas noticias! ¡y la liberación está ocurriendo mientras estoy predicando ahora mismo en el nombre de Jesús!, ¡gracias Señor! ¡alabado sea el Señor! ¡Que Dios tan grande y tan bueno tenemos!

Hoy quiero hablar con ustedes acerca del espíritu santo. El espíritu santo no vino para llamar la atención a sí mismo, él vino para glorificar a uno y ese es Jesús. El rol o la función del espíritu santo, su función primordial o primaria no es ni siquiera revelarte tus pecados, su rol principal es glorificar a Jesús, y Jesús dijo en Juan 16 que el espíritu santo nos iba a convencer del pecado. Esa palabra “pecado” está en singular, y Jesús explica que eso es para aquellos que no creen en él. Así que el espíritu santo convence al mundo de que no están viviendo en Cristo, les muestra la hermosura de del Hijo de Dios que vino a morir por nuestros pecados, él nos convence de ese pecado y creemos en Cristo. Y una vez que renaces, el espíritu santo no está en ti para recordarte tus pecados sino para convencerte de tu justicia porque Jesús fue al Padre y no lo veremos mas, y él nos convence de que el príncipe de este mundo, el diablo, ha sido juzgado, ha sido “hecho pedazos”, esa es la idea de esta palabra “juzgado”.

Juan 16:7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.

16:8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

16:9 De pecado, por cuanto no creen en mí;

16:10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;

16:11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.

Ahora, en una forma muy indirecta el espíritu santo algunas veces está ahí para hacer corrección, yo veo algunas veces situaciones en la iglesia y hago correcciones, el espíritu santo me unge para hacer esas correcciones, de hecho Jesucristo reprende a cinco de las siete iglesias en Apocalipsis y Jesús caminó a través del espíritu. El espíritu santo también hace correcciones, pero esta no es su función principal, su función principal es glorificar a Jesús.

Juan 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.

15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.

Y ellos estaban en el aposento alto, y este es el lugar donde Jesús habló verdades sobre la iglesia, muchos de nosotros hacemos grandes enseñanzas acerca del sermón de la montaña y eso está bien, porque Jesús dijo muchísimas verdades excelentes en ese sermón de la montaña que son aun aplicables para nosotros hoy, y nos expandimos entonces en esas verdades de Mateo y eso realmente es correcto, pero a veces fallamos en hablar de lo que él dijo en el aposento alto, él habló en esta ocasión acerca de verdades de la iglesia, verdades que son aplicables para nosotros hoy en la iglesia  ¡amén!

Ahí fue donde Jesús habló del nuevo mandamiento: que nos amaramos unos a los otros como él nos amó. Nosotros solamente tenemos un mandamiento, y no es un mandamiento difícil, amar está en nuestra nueva naturaleza. Sabemos que hemos pasado de muerte a vida porque amamos, ¿Saben? Es como decirle a alguien que está muy hambriento, “te ordeno que comas” ¿Qué tan difícil es esto? Pues, es tu naturaleza, así que para nosotros amar en nuestra nueva naturaleza, es muy sencillo. ¿Hay alguien en la iglesia con quien no puedes estrecharte la mano? ¿Hay alguien con que puedes decir que has tenido algún altercado o con quién no tienes armonía? ¿tienes amargura en tu corazón? tú sabes que esta no es tu real naturaleza como hijo de Dios. No es algo bendito si estás caminado con amargura, esa no es tu verdadera naturaleza. La naturaleza que ahora mora en ti, y que eres tú, es amor, así que simplemente disfruta ese amor, disfruten amarse los unos a los otros.

Y Jesús habló de otra verdad en el aposento alto, él dijo “voy a enviar un ayudador o una ayuda”

Juan 14:16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

Donde dice que iba a enviar a “otro” Consolador es uno de la mima especie, uno justo como él que cuando estaban desalentados, él estaba allí para darles ánimo; cuando estaban tristes él estaba allí para darles gozo, cuando estaban cansados, él les daba descanso, cuando estaban enfermos, él estaba ahí para sanar la enfermedad, Jesús dijo: yo soy tu gran médico, tu pastor, yo soy tu maestro, tu Señor, soy tu buen amigo; no hay mayor amor que uno ponga la vida por sus hermanos, y Jesús dijo: “yo soy ese amigo, pero escuchen, yo voy a irme pero no estén tristes no los voy a dejar huérfanos, voy a enviarles ayuda (en inglés “Consolador” se traduce “Ayudador”), Jesús dijo “voy a enviarles otro Ayudador” y la idea de “otro” es como si el mismo Jesús estuviera en ti, pero en una forma ilimitada, cuando Jesús estaba en la tierra él estaba confinado a estar en un solo lugar, pero el espíritu santo no está confinado a un solo lugar, por eso el mismo milagro que está ocurriendo aquí, está ocurriendo en otra parte del mundo, está pasando en América, en Asía, en China, donde sea que lleguen estas enseñanzas porque no hay tiempo ni espacio con Dios. El espíritu santo es como si Jesús mismo estuviera con nosotros, pero de una forma ilimitada, y la palabra “ayudador” en griego es la palabra “paraklétos”, y es alguien llamado para ser tu amigo, para ser tu ayuda, de hecho la versión antigua de la King James (y en la Reina-Valera en español así se traduce) dice “otro consolador”, y es la palabra “menahem” en hebreo, es alguien que da consuelo. Jesús dijo “voy a enviarles otro consolador” alguien que siempre va a estar allí para confortarte, para animarte, para que este contigo ¿por cuánto tiempo? ¡para siempre!

Juan 14:17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

Dice que “estará en ustedes”, y era porque en aquel tiempo no estaba disponible el bautismo con el espíritu santo, este vino en el día de Pentecostés, pero Jesús dijo: “cuando venga, estará con ustedes para siempre”.

Juan 17:18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

Y también aquí, en el aposento alto vemos a Jesús hablando del rapto ¡alabado sea Dios!

Dice: ¡En la casa de mi padre muchas moradas hay, y yo voy a preparar lugar para ustedes! ¿Y de qué forma está hablando que va a ir al cielo? de una forma física, él nos dejó de una forma física, y fue a preparar un lugar para nosotros, y dice la Escritura “y volveré”, ¿cómo? también físicamente para recibirlos o atraeros a mí mismo.

Juan 14:2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

14:3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Aquí no está hablando de la segunda venida, sino del rapto. Cuando Jesucristo venga otra vez a esta tierra va a juzgar a la tierra, y él va a venir con su gente, pero aquí está hablando de ese tiempo cuándo él va venir por su gente. Unos sermones atrás hablé sobre el rapto, y el rapto no es un mensaje impráctico, yo he hablado de cómo la esperanza purifica a los creyentes. Los pastores y líderes que no predican acerca del rapto, de esta bendita esperanza, roban a la gente esta verdad que les purifica, y es una de las cosas prácticas que la esperanza va hacer, también va a enseñarte cómo valorar realmente las cosas de la forma en que Dios quiere que lo hagas.

Así que en este sermón que Jesús está dando, también está hablando sobre el rapto y está hablando también de una nueva forma de oración, les está enseñando a orar en su nombre. ¿Qué significa orar en el nombre de Jesús? Que tú estás orando como si Jesús mismo estuviera orando. Cuando dices “en el nombre de Jesús”, no es algo que simplemente añades a tu oración esperando que Dios escuche tu oración porque has añadido el nombre de Jesús, no, “en el nombre de Jesús” significa en la persona y representación de Jesús. Así como Jesús es aceptado, así eres tú cuando estas orando, como Jesús agrada al Padre, de la forma en que él está bajo el favor de Dios, así estas tú también cuando estas orando. Así que cuando dices “en el nombre de Jesús”, tú debes verte a ti mismo como si Jesús mismo estuviera orando.

¿Cuántos de ustedes [renacidos del espíritu] se dan cuenta que tienen el espíritu santo con ustedes? el espíritu santo no está en ti para juzgarte o condenarte, ¡no!, recuerda que es un consolador, alguien que está llamado a estar a tu lado para ayudarte, y de hecho él está en nosotros. En el Antiguo Testamento el espíritu santo venia y se iba. Cuando se le asignaba alguna tarea a Sansón, el espíritu venia sobre él (y por cierto yo no creo que Sansón hubiera sido un hombre musculoso, de otra manera Dio no hubiera tenido la gloria, yo creo que fue un hombre delgadito), así que cuando el espíritu venía sobre él, él tenía la fuerza para vencer a un león y la gloria era para Dios, y el espíritu santo iba y venía en Gedeón, en David, por cierto cuando David pecó oró diciendo “no te lleves el espíritu santo de mi”. Él podía hacer esta oración, pero si nosotros hacemos esta oración, aun cuando hemos fallado no es otra cosa que ignorancia, el espíritu santo una vez que viene a morar en ti que has renacido, nunca va a dejarte, porque él está en ti ahora, él habita en ti, lo que va hacer es enseñarte la forma de salir de la situación en la que estás cuando estas pecando, él sabe perfectamente que no has sido creado para eso, tú has sido creado para un destino más hermoso que ese ¡amén!

Y el espíritu santo intercede por ti porque te ama alguien que no nos amara no podría interceder por nosotros, ayudarnos, la Biblia dice que el espíritu santo nos ama. Hay un versículo en el Nuevo Testamento que se refiere a esto el espíritu santo no solo está con nosotros que sino también nos ama.

Saben ustedes que en el libro de Romanos, que es la carta magna de la cristiandad, el espíritu santo no es mencionado en los primeros cuatro capítulos, en la introducción es mencionado muy brevemente, pero solo en la introducción, pero en estos primero cuatro capítulos de esta carta magna de la cristiandad no se menciona, ¿por qué?  Está mencionado por primera vez en Romanos 5:5 de esta forma: “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el espíritu santo que nos fue dado”. El espíritu santo está ahí para mostrarte que Dios te ama, ¿y por qué en los primeros cuatro capítulos el espíritu santo no es mencionado? y escuchen con atención, porque Dios no quiere que confundas la obra de Cristo “por ti” con la obra de Cristo “en ti”. Permítame explicarles, muchas veces los creyentes están mirando hacia ellos mismos: “seré salvo” “no me siento salvo”, “mucha gente dice que cuando recibes a Jesús eres salvo, pero yo no me siento salvo, de hecho yo me siento perdido, yo me siento vacío”. Lo que está ocurriendo es que ese creyente, ese hijo de Dios no sabe lo que Cristo ha hecho por él, y está buscando en su interior para llenar su exterior. Dios no quiere que seas introspectivo. Dios quiere que te enfoques en Cristo, por eso los primeros cuatro capítulos de Romanos hablan por completo de la obra de Jesús en la cruz, hablan de ser justificados en la fe, se trata de cómo hemos sido justificados y lavados por la sangre derramada de Cristo, y eso es lo que nos trae liberación: poner nuestros ojos en algo exterior a nosotros que es Cristo, y luego hacer eso nuestro “yo”. No debemos confundir la obra de Cristo POR nosotros, con la obra del espíritu EN nosotros. Por tanto, cuando tú estás establecido en la obra de Cristo por ti, entonces estás listo para escuchar de la obra del espíritu en ti.

Muchos creyentes cuando son renacidos, especialmente en los círculos carismáticos, intentan sentir el espíritu santo, y dicen “bueno si el espíritu santo está en mi, ¿porque me siento perdido?, ¿porque me siento vacío?”, y tienen todas estas emociones porque no están establecidos en la obra de Cristo.

Lo que Cristo ha hecho por ellos está escrito en los primeros cuatro capítulos de Romanos ¿me siguen de cerca? Así que el espíritu santo viene en el momento correcto para mostrarte que solamente cuando estas establecido en la obra de Cristo por ti, vas a apreciar la obra del espíritu santo en ti, así que deja de ser tan introspectivo.

Permítanme hacerles una pregunta ¿Jesús murió en la cruz? Si, ¿su sangre ha sido derramada? Si, ¿para quién fue derramada esa sangre? ¿para él mismo? No, si él no tenía pecado, ¿Para quién fue entonces este derramamiento de sangre? sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados, esa sangre fue derramado por ustedes y por mí. Cuando Dios les dijo a los hijos de Israel que pusieran la sangre del cordero en el dintel y en los postes de las puertas para que el ángel pasara por arriba de ellos, Dios dijo: “cuando yo vea la sangre voy a pasar por arriba de ustedes”. Dios no dijo: “cuando tú veas la sangre” no se trata de que tú aprecies la sangre, de que tú entiendas la sangre, no se trata incluso de que tú tengas fe en la sangre, el tema aquí es que Dios vea la sangre, Él es la persona más importante y distinguida que debe ver “la sangre”, y Dios ve la sangre derramada en la cruz por ustedes y por mí, ahora, Dios dijo: “cuando yo vea la sangre voy a pasar por arriba de ustedes [voy a saltarlos]” “voy hacer que el ángel de la muerte pase por arriba de ustedes, no voy a permitir que el heridor venga a sus casas”. Dios dijo: “cuando Yo vea la sangre”, no cuando tú veas la sangre.

Si yo sé que Dios ha visto la sangre puedo saber que el juicio ha pasado sobre mi [ha saltado], ese juicio ha pasado por arriba [ha saltado] de mi familia, y Dios dijo: “cuando yo vea la sangre”, y cuando tú sabes que Dios ha visto esa sangre. Dios llama a eso “fe” en la sangre de Jesús, cuando tú sabes que es Dios quien ha visto esa sangre, quien toma en cuenta ese pago, ¿me siguen? esto es algo muy importante para que nosotros lo entendamos.

Ahora, hay dos testimonios que el espíritu santo da, el espíritu santo da testimonio “con nosotros”, y el espíritu también da testimonios “a nosotros”, en Hebreos 10 dice:

Hebreos 10:15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo.

El Espíritu da testimonio a nuestro espíritu, él nos da testimonio a nosotros, este es un testimonio exterior hacia nosotros, es como en un caso de una corte. Un testigo es alguien que es llamado y está ahí de pie delante la autoridad, ¿y qué es lo que hace? el fiscal o el abogado defensor va a hacerle preguntas, y un testigo no puede decir: “bueno, es que yo creo” o “yo pienso” o “yo siento” o “yo saco en conclusión”, no, ese testimonio no es aceptado en una corte, te van a decir: ¿tu viste o no viste?” Y si tú dices: “Sí, yo lo vi”, es cuando tu testimonio es aceptado. El espíritu santo da testimonio a nosotros después de que el Espíritu Santo dijo: “Este es el nuevo pacto, yo pondré mis leyes sobre vosotros”, y después dice que no recordará tus pecados nunca más.

Ahora, ¿cuál es el testimonio del espíritu santo a nosotros, él atestigua en el cielo que tus pecados no son más recordados, ¡qué bendito testimonio! Si somos muy espirituales un día, y menos espirituales otro día, no cambia o se modifica este testimonio, si tú eres un cristiano carnal o un cristiano espiritual, eso no modifica este testimonio, si eres un buen hombre, si eres un mal hombre, mientras seas renacido eso no cambia este testimonio, el espíritu santo da testimonio de que nuestros pecados, de que tus pecados, Dios no los va a recordar nunca más.

Hebreos 10:17 Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Dice el Señor.

Porque él da testimonio de la cruz del calvario y ese espíritu santo da testimonio de que Dios tomó todos tus pecados y todos mis pecados, sin faltar ni uno de ellos, desde tu niñez hasta tu vejez cada pecado, cada transgresión fue puesta en Jesús, ninguno de ellos se ha perdido ha sido pasado por alto a los ojos de Dios. Todos tus pecados y los míos fueron puestos en Jesús en la cruz, y el espíritu santo da testimonio de eso. Desde tu niñez hasta tu adolescencia, desde tu adolescencia hasta tu adultez, y desde tu adultez a tu vejez, Dios ha visto todos tus pecados incluso aunque no seas una persona madura, Dios ya vio todos tus pecados, y Él los puso todos en Jesús, y el espíritu santo da testimonio de eso, de que Cristo fue castigado en tu lugar, por tus pecados, aquél que no conoció pecado, fue castigado en tu lugar. Cristo llego a ser maldición por nosotros, para que las bendiciones de Abraham vinieran sobre nosotros, Jesús fue rechazado para que tú puedas ser aceptado, y el espíritu santo da testimonio de eso.

Pero ahora lo que el espíritu hace justamente o con toda justicia es decirte “tus pecados no son recordados nunca más delante de Dios”. Hebreos dice que no serán más recordados tus pecados nunca mas, ¿qué significa esto? que había un tiempo en que Dios los recordaba; todos tus pecados desde tu niñez hasta tu vejez, Dios sabe cada pecado, cada problema y Dios juzgaba todo eso, Dios no puede dejar pasar ningún pecado, pero Él los ha perdonado, eso es lo que él hizo en la cruz, y el espíritu santo da testimonio de esto a nosotros en el Nuevo Pacto, y la Escritura dice que Él iba poner deseos en nosotros un nuevo corazón.

Hebreos 10:15-18 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho:

16 Este es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré,

17 añade; Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.
18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.

“Y nunca más acordare de sus pecados”, esta es una bendita verdad no para que tu actúes sino para que la creas, créela. Este es el testimonio que da el espíritu santo en nosotros.

“Pastor Prince es que yo no siento que mis pecados hayan sido perdonados, yo siento que Dios todavía recuerda mis pecados”, ese es tu problema, esa son tus emociones, yo no estoy preguntándote acerca de tu testimonio, estamos hablando de la corte del cielo, el que está sentado en la corte del cielo es el espíritu santo, y el espíritu santo testifica que tus pecados nunca más serán recordados, y lo dice con toda justicia, lo dice judicialmente, y no hay nada que nosotros podamos hacer excepto creerlo y aceptarlo, ¡créelo!, cree que tú tienes una perfecta paz con Dios, porque si la obra de Cristo está hecha fuera de mi, no puede ser realizada entonces por mi. Si fue Cristo quien hizo la obra, esa obra redentora, esa obra que nos ha redimido yo no puedo entonces deshacerla, donde sea que pensamos que tenemos nosotros que hacer alguna obra para ganar una posición o aceptación delante de Dios, eso es un error y causa esclavitud mental. Si estás mirándote a ti mismo tratando por salir por ti mismo, estas equivocado todo se trata de Cristo y no de nosotros. Este es el primer testimonio que debemos entender: la obra de Cristo. El espíritu santo es el que testifica esto, y también hay una obra del espíritu en nosotros, es una guía que nos da el espíritu, pero debes entender primero esto, tu posición en Cristo.

Entonces, Romanos habla en los primeros cuatro capítulos de esta obra de Cristo por nosotros y después habla de la obra del espíritu en nosotros.

“Pastor Prince ¿cómo puedo saber cuándo el espíritu santo está guiándome?” tu estás siendo constantemente guiado por el espíritu, el hecho de que tu estés aquí hoy es que has sido guiado por el espíritu, puedes pensar, “bueno, es que yo tenía el deseo de venir a la iglesia hoy”, el espíritu de Dios te estaba guiando, y nosotros pensamos que quizás hicimos la búsqueda para llegar a Cristo, pero es el espíritu el que nos estaba guiando hasta Cristo.

Así que en Romanos 8 vamos a ver esto que es muy serio: el vivir a través del espíritu.

Romanos 8:13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

Dios quiere que vivas a través del espíritu, ¿por qué? porque Dios es el Autor de la vida y sabe cómo fue diseñado tu cuerpo. Si tú sigues lo que dicta tu cuerpo, andarás por la carne. Tu cuerpo quiere ser adicto a esta cosa o a esta otra cosa, tu cuerpo quiere hacer esta otra cosa que está equivocada, y muchas de esas cosas te guiarán a la muerte, y Romanos dice cómo hacer morir las obras de la carne:

Romanos 8:13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

¿Como hacemos morir esas obras de la carne? Esto es poder real, no se trata de que te sujetes a ti mismo y digas, “si, voy a hacer mi mejor”, la forma en que Dios te muestra que vas hacer morir las obras de la carne es siendo guiado por el espíritu.

Si ven aquí el contexto en el versículo 14:

Romanos 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Y si vives de esta manera, no vas hacer las obras de la carne. Obviamente se está refiriendo a algo simple. Al rey Saúl, el primer rey de Israel, Dios le dijo que destruyera a todos los amalecitas y él rehusó obedecer, él tomó vivo al rey, tomó lo mejor del ganado, de las ovejas, y él alardeó de todo esto con el rey de los amalecitas, y muchos años después él cayó por manos de los filisteos en el monte Gilboa. Y aun cuando era una guerra entre los filisteos y los israelitas, ¿saben quién asesino al rey? un amalecita, porque el rehusó asesinar a toda esta gente, así que un amalecita lo asesinó a él. (2 Samuel 1).

Permítanme decirles esto, los deseos de la carne que tú no haces morir, te van llevar a la muerte. A algunas personas literalmente sus adicciones los llevan a la muerte, como las drogas, la adicción a fuertes drogas, incluso la adicción a la comida, esto te puede llevar a una muerte temprana, “¡oh! pastor Prince, ¿porque tenía que decir eso?, si lo estaba haciendo tan bien, ¿porque dice esto?” voy a decirles algo, hay una forma en que no estamos más bajo la ley, y esto es:

Gálatas 5:18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

Aun cuando el artículo determinado está en esta traducción en “la ley”, no se refiere a la ley de los diez mandamientos, a las leyes de Moisés. Sin el articulo definido se puede referir a cualquier ley, así que se está refiriendo a cualquier cosa dogmática a la cual estamos sujetos. Si tú eres guiado por el espíritu, Gálatas dice que “no estáis bajo ley”, sin ese artículo definido.

¿Saben cuántas personas están bajo ciertas leyes? Tienen que hacer ciertas cosas de cierta manera, si no tienen una gran pelea con sus familias. Las cosas deben ser hechas de cierta manera y de cierta forma, y son tan dogmáticos que deben hacer todo en la casa correctamente o cosas así, y estas cosas realmente hacen sentir a la gente miserable. Por supuesto que la disciplina es buena, el orden es bueno, pero no a tal punto que sea una esclavitud, el espíritu santo es una naturaleza que fluye, tienen una naturaleza espontánea.

Ahora, el espíritu santo nunca va a guiarte a que te divorcies de tu esposa, pero cuando el espíritu santo te guía no estas bajo una ley, así que te va a guiar. En vez de cometer adulterio, cuando sigues al espíritu, el espíritu te va a guiar a amar a tu esposa, a amar a tu esposo, déjenme explicar esto. Si solamente sigues la ley en tu cabeza, tú puedes leer en algún lugar que cuando tu esposa este deprimida le des flores, así que bueno tú compras un montón de flores a tu esposa, puede ser una cosa agradable, pero no es una cosa que el espíritu te ha guiado a hacer. El espíritu puede guiarte a pasar algún tiempo con tu esposa y a que la escuches, pero si en vez de eso, tú leíste en algún lugar que era bueno darle flores y le das flores, y lo único que ocurre es que ella llega a estar más enojada, y tú vas a decir: “¿!qué está mal contigo mujer!!?” Puedes incluso estar haciendo una cosa que es buena, pero si no es una cosa espiritual, si no es algo que te ha guiado el espíritu hacer, no va a darte un resultado exitoso.

Hay una cosa que vemos ahora en el mundo y que es muy popular, que hay toda clases de dietas. Hay algunas que te dicen que no comas harinas, y hay otras que te dicen que necesitas comer más harinas; y hay algunas que te dicen que no debes comer nada de grasa, y otras te dicen que debes comer grasas; hay otras dietas que te dicen que los vegetales son buenos, y hay otras que te dicen que no comas vegetales. Incluso hay dietas que te dicen cómo comer de acuerdo a tu tipo de sangre. ¡ay Dios mío!, entonces tú vas a consultar todo esto y vas a decir: bueno, conforme a mi tipo de sangre, los plátanos o las bananas no son buenas para mi, y quizás el médico te pueda decir que comer carne para ti no es bueno, y hay otra opinión que te puede decir que por tu tipo de sangre tú necesitas comer más carne, así que llegas a estar muy confundido. Esto es el por qué todas las dietas en realidad no funcionan, te pueden funcionar por un tiempo y te pueden hacer sentir que te estas justificando a ti mismo, comparado con otras personas por lo que tú estás haciendo, pero ese es un resultado de una ley. Ese es el resultado de la ley, que te sientas auto justificado. Y tú puedes decirme, “bueno, es mejor que lleve algún tipo de dieta a que no lleve nada”, a ver, permíteme decirte esto, eso es lo mejor que el mundo tiene para ti, tú puedes estar bien por un tiempo con esa dieta, porque no quieres comer cosas sean toxicas, así que procuras comer bien y después tu cuerpo va a retener cada caloría porque le estas dando poco alimento, el cuerpo puede llegar a estresarse y tomar la decisión de, “bueno, ahora voy a retener todo lo que me pongas porque me estas restringiendo” y entonces puedes comer menos y menos, pero el cuerpo llega a engordar y no entiendes por qué.

Permítame decirles esto, es que la verdad, hacer estas dietas sin el espíritu de Dios esto no funciona. Entonces, qué es lo que estoy diciendo, que si estas guiado por el espíritu no estas bajo de la ley, estamos hablando de este tema de las dietas, no estamos hablando de la ley mosaica. Puede ser la ley de tu abuela, puede que incluso tu abuela ya no esté viva, pero tu convivías con ella a los cuatro años, y ella te decía “tienes que comerte toda tu comida”, y tú estas satisfecho ya, pero tienes comida en tu plato, y tú escuchas esa voz que te dice que tienes que terminarte todo, y esa ley está en tu cabeza, y escuchas una voz en tu interior que te dice: “no vas a desperdiciar comida, desperdiciar la comida es pecado”, así que te terminas todo el plato, y tú consideras hasta un deber terminarte la comida, y si compraste una barra de chocolate porque tenías ganas de chocolate, y has escuchado una ley que dice que el chocolate es del diablo, pero bueno tú tuviste el deseo de un chocolate, así que compraste ese chocolate, y ahora te sientes culpable porque compraste ese chocolate e intentas deshacerte de él, te comes una parte e intentas deshacerte de él, pero hay una voz en tu mente que te dice “no desperdicies la comida, si ya lo compraste no lo desperdicies, comételo todo”, así que te lo comes todo, y luego cuando terminas dices: no, no voy a hacer esto nunca más, ¿pero qué crees? Lo vuelves a hacer, y esto no funciona porque estas bajo una ley.

Dios dice que permitas ser guiado por el espíritu, si tú sientes ese deseo de comer un chocolate, comételo, y si no puedes terminártelo, bueno mételo en el refrigerador o tíralo, ¡está bien!, pero hay esa ley que te dice: “desperdiciar es pecado”, okey bueno la cosa es esta, sigue al espíritu, él va a decirte todo en la vida, síguelo.

Con tus hijos por ejemplo la ley te dice “disciplina a tus hijos si se rebelan contra ti”, pero el espíritu puedes saber que tu hijo no se está revelando, quizá tu hijo tiene mucho sueño, quizá tu hijo está cansado, y quizá él está actuando neciamente porque simplemente está cansado, así que tú sientes esa restricción para corregirlo, ¿sabes algo? ¡obedece al espíritu!, por otro lado si tu hijo te está retando, si está desafiando tu autoridad, bueno si no quieres tener un adolescente rebelde, no aceptes ese reto, corta esa rebelión sin quebrantar el espíritu de tu hijo. Puedes romper una rebelión sin quebrantar su espíritu, y tu hijo va a llegar a ser un muchacho maravilloso que va a caminar en los caminos del Señor, no alguien que sea rebelde. Pero la cosa es esta, el espíritu es el que sabe cómo cuidar a tus hijos, y cómo amar a tu esposa, no siempre se trata de llevarle flores chicos, entonces vas a decir “bueno no le voy a llevar flores nunca”, es que el espíritu de Dios puede decirte cosas tan simples, a veces nos creemos muy listos haciendo cosas o respondiendo cosas que nos plantean la gente, porque siempre quieres tener la última palabra, pero el espíritu puede guiarte a qué decir y qué hacer, y cuando tú sigues al espíritu, vas a tener paz vas a sentirte quieto, tranquilo, incluso en tus relaciones humanas vas a tener paz, así es la forma en que el espíritu te guía.

Algunas veces tu esposa puede decirte en forma de acusación que haces demasiadas veces tal o cual cosa, y tú puedes decir, “si es cierto”, y eso es guardar la paz, tú vas a estar en paz con ella, vas a estar en paz y todo el mundo va a estar en paz, incluso aunque tus hijos se den cuenta de lo que está pasando, esto va ser bueno para ti y para toda la familia, pero infortunadamente la mayoría de las veces optamos por pelear, y comenzamos a argumentar, y a discutir y no quieres dejar pasar esa situación o circunstancia, y aun en tu misma cristiandad piensas que tu deber es argumentar, discutir, que tienes que defender lo que piensas, y habrá algunas ocasiones en que lo más que defiendas algún argumento, te sentirás ungido o con las palabras que te de el espíritu para hacerlo, pero también a veces vas a sentir la necesidad de guardar silencio, a veces simplemente estás hablando y hablando y hablando y te das cuenta de que eso no está funcionando, te digo una cosa, detente ahí mismo, detente. Si Dios te dice que prediques, predica, no te preocupes por lo que piensen tus amigos, si el espíritu te guía, hazlo, y les voy a decir algo no tienen que hacer cosas simplemente porque lo han leído así o lo han escuchado así, y les voy a explicar algo, el espíritu te guía a través de la luz roja más que con la luz verde [como un semáforo], el espíritu de Dios nos guía a través de la paz.

Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

Todas las cosas, significa ¡todas las cosas!, no solamente cosas espirituales, cosas que tiene que ver con tu vida como padre, con tu matrimonio, que tiene que ver con tu carrera, con tu negocio, con tu trabajo, ¡todas las cosas!, no limiten al espíritu, él va a enseñarte todas las cosas, y te va a recordar todas las cosas que Jesús nos ha dicho. Muchos de nosotros experimentamos esto, cuando el espíritu te está guiando, recuerdas algo que leíste en la Biblia o algo que escuchaste en una predicación, lo trae a tu memoria, muchos de nosotros hemos experimentado esto, ese es el espíritu santo.

Traducción por Claudia Juárez Garbalena
Transcripción por Élida Scarano

Audio recomendado:

Descansar Es Seguir La Actividad Dirigida Por El espíritu santo. 1a. Parte. Por Joseph Prince



0 comentarios:

Publicar un comentario