DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

domingo, 11 de febrero de 2018

Vive libre del estrés a través de Su espíritu. Segunda Parte. De Joseph Prince



Muchos de ustedes no lo saben, pero el espíritu santo está trabajando en ustedes de esta forma, recordándole cosas, trayendo a su memoria cosas que han aprendido, pero ¿cómo sabemos que estamos operando, trabajando, andando dentro del espíritu?

Juan 14:27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Esto es lo que Jesús dijo: “yo les estoy dando mi paz, esta paz no es como la que el mundo tiene”. El mundo tiene cierta clase de supuesta paz, es una paz temporal. Puedes ir al spa, o vas a tomar una clase de yoga, o hacer un tipo de actividad o ejercicio al aire libre, ¡y yo no estoy en contra de todas estas cosas!, ¡pero nada de esto llega al nivel de la paz que Jesús nos ha dado! Jesús nos da una paz que el mundo no puede darnos. Tú puedes tener la paz del mundo si buscas las cosas del mundo, pero si dejas todo eso que el mundo te ofrece, ya no la tienes, porque es exterior, porque todas las cosas que proveen la paz del mundo son exteriores. Pero Jesús nos dio una paz que es interior, el mundo ofrece una paz temporal, pero la paz que Jesús te dio permanece en ti, “yo no os la doy como el mundo la da”, y la versión King James en inglés dice en Juan 14:27 “no permitas que tu corazón se turbe ni tenga miedo”.

Así que el contexto aquí nos dice que el espíritu santo nos enseña cuando estamos en paz. El espíritu te va a recordar cosas a través de la paz. Así que la paz debería ser nuestro hábitat natural, este debería ser nuestro modo natural, nosotros deberíamos vivir de este modo, estar en paz. Cuando sientas esta paz, síguela, la cosas es esta, ¿qué es lo que estas sintiendo, donde estás? y bueno la mayoría de los cristianos están en ansiedad, en preocupación, pero yo estoy convencido que la paz debería ser nuestro hábitat natural, nuestro modo natural de vivir, este debería ser nuestro estado natural como creyentes: tener paz; deberíamos tener paz todo el tiempo, no estoy hablando de una paz que se siente con las emociones, esta paz va mucho más allá que las emociones, esto viene del corazón inamovible del Dios vivo cuando yo estoy parado firme en la Palabra de Dios. Ahora, yo puedo tambalearme aun estando parado en esta Roca, pero la Roca que me sostiene a mi, nunca va a tambalearse, así que yo descanso en la Roca.

La cosa es esta, gente, yo creo que la luz verde es tu modo natural, yo creo que nuestro hábitat natural debe ser andar en la luz verde, y cuando haces algo que te está robando la paz, que te está causando perturbación, cuando haces algo que sabes que te está causando algún conflicto, alguna ansiedad, sabes que, detente, ese es el espíritu guiándote, ¿me siguen?

El diablo empuja, el diablo te lleva hacia una dirección violentamente, y hay gente que dice: “pastor, ore por mi para que el espíritu santo tome control de mi lengua”, no, el espíritu santo no te posee. Los espíritus diabólicos te poseen, el espíritu santo siempre quiere tu cooperación, siempre quiere que fluyas con él, y en el hablar en lenguas tú vas a hablar, pero lo que vas a hablar viene de Dios. Tú necesitas abrir tu boca, tu eres quien abres tu boca, pero las lenguas que hablas vienen del cielo, ¿me escuchan gente?, Dios no va a controlar tu lengua, no, eso lo hacen los espíritus diabólicos.

Hace años el pastor Henri y yo nos topamos con una mujer que estaba poseída por un demonio, y de su garganta, de su boca salía una voz masculina y nos decía: “yo quiero su mente”, yo le dije al pastor Henri, “bueno, te dejo con ella, yo voy a orar un poco”, así que hui, y simplemente me fui a orar, y le dije a Dios “dime qué hacer, dime qué hacer”, y ella fue liberada finalmente. Regresé, oramos por ella de nuevo y cuando el demonio salió, y el pastor Henry es testigo de esto, el cuarto donde estábamos olía a horrible como un bote de basura, así olía cuando este espíritu diabólico salió de esta mujer, y no esperes siempre esto, algunas veces cuando el espíritu santo se está moviendo, vas a oler como una fragancia a tu alrededor, como Jesús. Cada palabra, cada pensamiento en Levítico capítulo 2, es como una fragancia al Padre, esa es una representación del aroma de Jesús, del aroma que Jesús tiene delante de Dios. Así que nosotros somos una dulce fragancia para Dios, nosotros somos un agradable aroma delante de Dios, somos aceptados en el aroma de Cristo, y nosotros tenemos ese olor como el que Isaac percibió de Jacob, ¿recuerdan eso? el percibió un aroma “como el olor del campo que Jehová ha bendecido” (Génesis 27:27), e Isaac le dio la bendición a Jacob por esto, pensando que era Esaú. El Padre percibe ese aroma de la fragancia de Cristo y te da todas sus bendiciones ¡Amén! Tu eres ese dulce aroma para Dios.

Así que de la misma manera el espíritu santo nunca te fuerza, él te guía. Si el espíritu te está guiando a hablar esas palabras en lengua extraña, háblalas, (hel), el espíritu santo nunca va a forzarte, nunca toma control de ti, de tu personalidad, nunca hace algo fuera de tu voluntad, él trabaja con tu personalidad, yo ahora mismo creo que el espíritu santo está hablando a través de mi, pero no lo está haciendo a parte de mi personalidad, mi personalidad es diferente a la del pastor Marck y somos diferentes cada pastor, y muchos líderes están ungidos con el espíritu santo, y somos únicos, pero Dios nunca va a guiarnos a hacer o decir algo fuera de nuestra personalidad.

Mateo escribió de una forma diferente a Marcos, y aun cuando estaban registrando el mismo evento, lo describen de diferente manera. Lucas escribió diferente a Marcos también, y Pablo escribió en su propio estilo, y Juan. El espíritu santo usa tu personalidad, a Dios le gusta tu personalidad, eso es lo que hace a cada uno de nosotros único, pero él nunca va a pasar por encima de tu personalidad, ¡amén!

Así que ustedes no tienen que ser como yo, alguien que ora por la gente, que tiene un ministerio público, y yo creo que no solamente los pastores están llamados a orar por los enfermos, si tú estás con un compañero de trabajo o con alguien más, y si tienes ese sentir en tu corazón de que algo le pasa y de que quieres ayudarlo, bueno, puedes preguntarle: ¿estás bien? A lo mejor el espíritu te está guiando a algo, o mostrando que a alguien que está cerca de ti le está ocurriendo algo y puedes preguntarle ¿está todo bien?, ¿estás bien? Y si el espíritu santo te está mostrando algo, señalando hacia una persona, él quiere que le ministres, entonces puedes decirle ¿puedo orar por ti?, esta es la vida real sobrenatural del cristiano, la forma en que la temprana iglesia caminó, esto no es para una elite especial, no dice que los dones o manifestaciones sean para un cierto tipo de gente, o para gente que está llamada a ser un ministro de tiempo completo, no, no es así, estos dones están dados a todo aquel que cree, cualquiera que cree, puede caminar en estos dones.

Así que simplemente fluye con el espíritu, a veces sentirás el deseo de escribirle a alguien algo que lo aliente, que lo anime, o quizá hasta darle una profecía a alguien, no te sientas intimidado a hacerlo, Dios está contigo. Como les dije unas semanas atrás, Jesús está en ti de una forma ilimitada. Había un tiempo en que Jesús estaba en esta tierra y estaba limitado por el tiempo y el espacio, pero ahora él no está ilimitado, él dijo “voy a enviar a otro justo como yo, otro que te ayude”. Así que cuando tienes tu corazón atribulado, sientes una carga, una opresión, ansiedades, preocupaciones, quizá por tu hijo, o síntomas físicos que tienes, o lo que sea que fuere, toma una caminata con Jesús, a mi me encanta caminar con Jesús, incluso puedes hacerlo en tu propio espacio de trabajo, o en tu recamara, camina con él, dile lo que tienes en tu corazón, y puedes decirle: “Señor Jesús me siento tan frustrado con mi hijo adolescente”, o “estoy preocupado Señor, he tenido ya estos síntomas en mi cuerpo por largo tiempo, estoy preocupado por estos síntomas Señor Jesús”, o “Señor Jesús me siento tan apático, tan frio, incluso para hablar contigo”, ¿lo entienden?  Puedes decirle “siento que estás lejos de mi”, ¡díselo a Jesús!

“Pastor Prince, ¿que no sabe que lo que usted confiesa y dice es lo que va a tener?”, amigo, hay un lugar para hacer declaraciones positivas o confesiones de fe, pero no es hasta que tú le has entregado todo lo que hay en tu corazón a Jesús.

Tú puedes hacer de la fe una ley y por eso no ves resultados, no, la fe es un lugar de relación, de comunión. Quizá tu esposa no quiere que digas nada, ella simplemente quiere recargarse en tu hombro, quizá no quiere que le des mil consejos y recomendaciones, simplemente quizá quiere que la escuches.

Cuando no presto atención, y no me dejo guiar por el espíritu, le hablo, le hablo, y le hablo a mi esposa, después me doy cuenta que eso no está funcionado, y yo veo que si no sigo al espíritu, el resultado no es algo que me de paz y es algo que tampoco va a traer la paz entre ella y yo. Muchas veces lo que mi esposa quiere es que yo simplemente la escuche, y yo simplemente le digo “quizá sería bueno que hicieras esto, o que hicieras esto otro”. El espíritu santo sabe, y algunas veces simplemente necesitas derramarle tu corazón a Jesús, no estamos hablado de hacer confesiones positivas o negativas, no, estamos hablando de derramar tu corazón. Si estás preocupado, si estás ansioso, dile: “estoy ansioso”.

Les voy a decir algo, nadie muere en la presencia de Jesús, cuando él estuvo en la tierra nadie murió en su presencia, y yo vi esto el otro día como no lo había visto nunca antes, cuando él fue crucificado, tuvo que morir primero, para que los que estaban crucificados murieran, mientras él estuvo vivo no pudieron morir, ¡porque él es la resurrección y la vida!, así que si tú estás hablando con él, ¡estás hablando con la resurrección y la vida!, tú puedes hablar con él de cualquier cosa, de tus síntomas, de lo que sea que tienes en tu corazón. Habla con él porque, al final del camino y esta es mi experiencia, a final de cuentas, cuando derramas tu corazón te sientes fortalecido, te es impartida gracia y ni siquiera hiciste una oración de fe, lo único que hiciste fue derramar tu situación delante de él.

Así que ese es un lugar de oración, dile a Jesús lo que hay en ti, y tú vas a sentir ese consuelo, ese confort, ese alivio del espíritu. Algunas veces no sabes a quién decirle todos tus problemas. No quieres decírselo a tu esposa porque no quieres sobrecargarla, y no quieres decírselo tampoco a tus hijos porque quizá son demasiados jóvenes para entender lo que estas atravesando, y tampoco quieres cargarlos, así que, ¿a quién vas? Algunas veces tu problema es tan privado que no quieres ni siquiera decírselo a tu mejor amigo, y todas esas emociones toxicas como la ansiedad o la angustia, se van a algún lugar, y porque se van a un lugar que no sabemos, tu cuerpo las retiene. El colon es un lugar para el desperdicio y de igual manera tus emociones toxicas van dentro de tu intestino también, por eso hay muchísimas personas que tienen problemas con su intestino, tienen un montón de problemas en el estómago porque su estrés, su ansiedad, su preocupación se va hacia el intestino, no está teniendo salida.

¡Hey chicos!, y por favor chicas no se enojen, solamente estoy haciendo una observación general, las mujeres son más emocionales y más expresivas que los hombres. Los hombres generalmente se muestran más calmados, pero escuchen, las estadísticas dicen que las mujeres viven más que los hombres, ¿por qué? porque cuando ellas tienen todas estas emociones negativas, levantan el teléfono y llaman a una amiga, “si, ¿sabes lo que me hizo? esto y esto, bla, bla, bla”, y sacan toda esa emoción toxica; ¿y los chicos qué hacemos cuando tenemos todas estas emociones toxicas? solo guardamos silencio, nos aguantamos todo, soportamos todo. Así que estadísticamente los hombres mueren más jóvenes o primero, porque ellos no sacan de ellos esas emociones que están envenenadas, aparentemente están más calmados, pero esto es lo que prueban las estadísticas.

Así que las mujeres son más expresivas, ellas, si tienen algo que decir, constantemente buscan a quién decírselo, ellas derraman su corazón, sus emociones, así que ¿sabes algo? dile tus cosas a Jesús, derrama tu corazón a Jesús, tu cuerpo no tiene por qué cargar estas emociones toxicas más, simplemente habla con el Señor. Lo más franco que seas, lo más honesto que seas, lo más que vas a sentir su presencia. Guardemos todas las cosas de protocolo para ver al presidente, para esa gente en el trabajo, Dios quiere que delante de Él seamos como un niño.

Romanos 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Así que ¿cómo somos guiados a través del espíritu?, el siguiente versículo lo dice:

Romanos 8:15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción (filiación), por el cual clamamos: !!Abba, Padre!

Dice aquí que ¡no hemos recibido “otra vez” el espíritu de esclavitud, y a lo que se refiere en el contexto, es a temer a Dios. Todos los judíos del Antiguo Testamento temían a Dios, había un sentido de distancia entre ellos. Hay una forma correcta de tener “temor” al Señor, es la forma en que le adoramos, es tener respeto reverente y profundo hacia Él. Muchas veces yo hablo con Dios como mi Padre, pero también uso los términos que están en la Biblia como “El Dios Altísimo”, “El Eterno”, “El Todopoderoso”, yo amo hacer eso también, hablarle así, porque eso da un sentido de respeto, pero yo no le temo a Él de una forma en que esté esclavizado, no tengo ese temor servil, ese es un miedo del cual Dios te dice que tú has sido librado, Dios llama a esto un espíritu de esclavitud. No has recibido el espíritu de esclavitud del Antiguo Testamento, has recibido un espíritu de adopción, de filiación, por el cual clamamos ¡Abba Padre!!!

Por eso, desde que mi hijo nació, le enseñé a que me llamara “Abba”, y es porque yo le pido a Dios que con Su gracia me permita ser un buen padre, yo quiero tener esa intimidad con mi hijo de abba padre. Esta es la forma que en Israel los pequeños llaman a sus padres: “papito”, “papi”, “abba”. Es un término muy profundo, muy íntimo, muy sencillo, muy cercano, de una forma en que se dirige el hijo al padre, ‘Abba’, y yo deseo que, con la gracia de Dios, cuando pase el tiempo y mi hijo recuerde cuando era niño, él tenga ese recuerdo cálido y dulce de un padre gentil y amoroso.

Dios dice aquí en el contexto que al menos que tú tengas este espíritu de adopción, de filiación, de cercanía con Dios no estas ni siquiera listo para orar, ni para andar por el espíritu, ¿me escuchan gente?
Para ser guiado por el espíritu debes tener esta intimidad, es una cosa familiar, un estado familiar sabiendo que Dios te ama, y que el espíritu te ama también, el espíritu santo te ama. Así que ¿cómo vas a llamar a Dios? ¡Abba Padre! ¿puedo tener un gran amén? y noten que este clamor de “Abba” es algo que nace desde lo más profundo, desde el interior de nuestro ser. Algunas veces nuestras oraciones son tan cortas, podemos decirle: “Abba estoy tan lleno de preocupaciones, tengo todas estas angustias”. “Pastor Prince, la Biblia dice que eches todas tus ansiedades sobre Él”, si, relájate. Cuando estás hablando con Dios, estás echando tus ansiedades, estás hablando con Aquél que puede manejarlas, así que hablar con Él es echar todas nuestras ansiedades. Puedes tener toda la teología que quieras, y no tener el espíritu correcto en ti. Incluso puedes citar las Escrituras como le fueron citadas al rey Herodes cuando él preguntó dónde iba a nacer el Mesías, pero el rey Herodes lo que quería era ir a destruirlo, tú puedes tener un conocimiento de la Biblia, pero tener un espíritu de anticristo, es decir que estas en contra de Cristo. Así que no se trata de que sepas mentalmente la Biblia, debes estar profundamente arraigado en la Biblia para que conozcas a Aquel que la escribió, y así conocerás el espíritu de la Biblia, y este espíritu que Dios desea que manifestemos es un espíritu de filiación [de cercanía, de intimidad con Él].

Puedes tener toda la fraseología correcta pero no tener el corazón correcto. Puedes tener las Escrituras correctas, pero no el corazón correcto. Dice la Escrituras que si eres hijo de Dios eres guiado por el espíritu de Dios, habla de un hijo de Dios maduro, mira este versículo ahora:

Romanos 8:16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Es por eso que les digo que debes entender cómo el espíritu santo nos da testimonio a nosotros que a causa de lo que Cristo hizo, Dios justamente [con toda justicia] no recuerda más nuestros pecados, nunca más. Así que debes conocer el testimonio que el espíritu nos da a nosotros, esto es algo exterior, pero también hay un testimonio dentro de nosotros, interior, ¡El Espíritu Santo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijo de Dios! Todos nosotros tenemos este testimonio. Si tú eres renacido, el testimonio del espíritu está en ti, alguien puede decirte, “yo creo que tú no eres salvo”, pero tú sabes, que sabes, que sabes, que eres salvo. Pudieras tener dudas en tu cabeza, pero en tu corazón, en tu espíritu, sabes bien que eres salvo. El Espíritu Santo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Posiblemente el testimonio más vital e importante del espíritu es de que eres un hijo de Dios. Entonces, cuanto más te guiará en los otros asuntos de la vida, puede ser en tu vida como padre, en tu carrera, lo que sea que fuere, si él te guía a saber que sabes, que sabes, la cosa más importante, y es que eres un hijo de Dios, cuanto más te va a guiar en otras áreas.

Por favor, no piensen que a Dios no le interesa los asuntos pequeños, ¿no saben que Jesús dijo que Dios se preocupa por las aves del cielo?, y en otro lugar dice que dos pajarillos son vendidos por dos cuartos, y eso es como un dólar, y en otro lugar dice que cinco pajarillos son vendidos por dos dólares, así que los pajarillos son baratos, y aun así Dios los alimenta, ¿no son ustedes de más valor que los pajarillos?, y escuchen, no piensen que Dios no se ocupa de los detalles, la Escritura dice que aun los cabellos de tu cabeza están todos contados. Yo me preocupo por mi hijo Justin, lo amo muchísimo, pero jamás he contado los cabellos de su cabeza aun cuando lo amo muchísimo, bueno, Dios tiene contados todos los cabellos de nuestra cabeza, Él se ocupa de cada detalle. No pienses que si es algo pequeño, a Él no le va a importar. Si te preocupa a ti, le preocupa a Dios, o si te concierne a ti, le concierne a Dios, no hay nada muy pequeño para Dios. De hecho cuando tú traes esas pequeñas cosas al Dios que hizo los cielos y la tierra, le complace, cuando traes las cosas grandes a Él le estas diciendo “nadie puede hacerlo sino tú”, y también lo estas complaciendo ¡amén!

Así que lo que acabo de decir es muy importante para ver esto más de cerca, y escuchen con atención, el espíritu santo te guía más con la luz verde que con la luz roja, porque la luz verde debería ser tu hábitat natural, y si haces un movimiento erróneo o equivocado acerca de hacer algo o de decir algo, y si tu sientes esa luz roja, ¡obedece!

Dios nunca te va a guiar a hacer algo erróneo. Nunca te va a guiar a cometer adulterio, nunca te va a guiar a estafar alguien, nunca te va a guiar a mentir, todos sabemos esto, pero incluso las cosas buenas no las hagas solo porque son cosas buenas, hazlas porque son cosas que te guía a hacer el espíritu.

¿Cuántos de ustedes saben que Cristo dijo que fuéramos por todo el mundo y predicáramos a toda criatura?, ¿y qué significa eso? ¿a cuál mundo? ¿a todo el mundo?, ¿podemos ir a cualquier lugar y estamos cumpliendo la gran comisión? ¿saben algo? Hay un lugar a dónde yo debo ir, y eso es parte de mi asignación, y el lugar que se te asigna puede ser Singapur o China puede ser cualquier otro lugar, cualquier parte del mundo, el espíritu santo va a guiarte a tu gran comisión, tú puedes decir: “no, pastor Prince cuando Jesús dijo todo el mundo, todos los cristianos deberían tener listo su pasaporte, eso quiere decir todo el mundo, si vas a cualquier lugar del mundo estas cumpliendo la gran comisión”, bueno, yo difiero de eso porque tienes que seguir al espíritu. En Hechos 16 habla de un viaje misionero de Pablo y sus compañeros:

Hechos 16:6 Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;

7 y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió.

¿Como pudo ser posible que el Espíritu Santo les prohibiera hablar la Palabra en Asia? (lo que ahora conocemos como Turquía), y Hechos 16:7 dice que “cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió”.

¿Cómo puede ser posible entonces que el espíritu santo no les permitiera hablar la Palabra en algún lugar del mundo?, bueno, el espíritu santo sabe donde la gente está lista o no, el espíritu santo sabe que si tu pasas tiempo ahí, va a ser un tiempo desperdiciado, porque esa gente no está lista, Dios sabe, y el espíritu santo sabe quién está listo y quién no, ¡amén! Pero alguna gente dice: “no, Jesús dijo que fuéramos por todo el mundo predicando, así que vamos a todo el mundo”, pero recuerden esto, aquí dice que Pablo y sus compañeros fueron restringidos por el espíritu, se les prohibió hablar a través del espíritu, así que, ¿ellos tuvieron aquí una luz verde o una luz roja? fue una luz roja, ahora, si tu no haces nada, bueno, ¿cómo va a guiarte Dios?, ¿cómo va a guiar Dios un auto estacionado? ¿cómo va a decirte Dios “ve la izquierda o ve a la derecha, y ahora ve hacia la izquierda y otra vez ahora a la derecha”, si estas parado todo el tiempo, qué es lo que te va a decir?

Dar testimonio con nuestro espíritu significa que hay una acción involucrada, como un testimonio en corte ¿saben lo que estoy diciendo? es una acción hecha. La mayor parte del tiempo no es a un cristiano flojo a quien Dios está guiando. Recuerdo años atrás, haber venido a la oficina, teníamos dos recepcionistas en aquel punto y yo las saludé, y a veces hablo un poquito con ellas antes de entrar a mi oficina, y cuando pase por enfrente de una de mis recepcionistas, yo sentí una luz roja y me detuve y le dije: “¿cómo estas María?” y le pregunte como estaba su embarazo, porque estaba embarazada en ese punto. Ella tenía cinco meses, y yo le dije “¿todo va bien?”, y ella comenzó a llorar. Los médicos le habían dicho que el bebé en su vientre tenía dos tumores muy grandes en su cerebro, era un varoncito, y yo supe que el espíritu santo me estaba empujando ahí, y yo pensé “un milagro va a ocurrir aquí, Dios quiere que ore por ella”, así que hice una oración simple en el nombre de Jesús, y siempre recuerden que cuando estás guiado por el espíritu, el descansar NO significa inactividad. Descansar es seguir lo que el espíritu santo te está guiando hacer. Dios me dio esta frase años atrás: descansar no es sinónimo de inactividad, descansar es seguir la actividad a la cual te está dirigiendo el espíritu.

Así que oré por María, y justo el siguiente día era su examen médico, y cuando ella fue al médico, los médicos no pudieron encontrar esos tumores, uno de ellos, el más grande, había desaparecido, y el más pequeño era tan insignificante que dijeron que iba a desaparecer, que iba a hacerse más pequeño con el paso del tiempo. Hoy este niño tiene doce años, y él está bastante bien, ella está maravillosamente bendecida.

Así que, iglesia, cuando el Señor les revela algo, o cuando el Señor quiere que se detengan en algún lugar o les pide que hablen con alguien, Él está trabajando en ti, quiere que hagas algo por alguien. Vean cómo en Hechos, a Pablo y sus acompañantes se les prohibió hablar la Palabra en Asia, y en el versículo siguiente leímos que también quisieron entrar a un lugar, y el espíritu no se los permitió tampoco, el Espíritu Santo no les permitió entrar en Betinia.

Si siguen leyendo el capítulo, se van a dar cuenta que los griegos en Macedonia estaban listos para recibir la Palabra. Ellos no predicaron en aquel lugar porque la gente no estaba lista, pero Dios los envió directamente a un lugar donde la gente ya tenía el corazón listo para recibir, así es el ritmo de Dios, Dios sabe quién está listo.

Yo le doy gracias a Dios por toda la gente y los pilares a través de toda la historia de la iglesia, pero escuchen, algunos de ellos fueron asesinados porque nos les importó ir a un lugar donde no debían ir, no escucharon al espíritu, y algunas veces cuando estamos confusos necesitamos detenernos y escuchar al espíritu, y también escuchar a nuestros hermanos y hermanas porque ellos también tiene el espíritu igual que nosotros, especialmente a nuestros líderes, aquellos que se preocupan por nosotros y que andan en amor. Cuando tú andas en amor, vas a andar en paz, en una forma pacífica.
Si conoces alguien que ande en amor, que anda en la paz de Dios, esa es la persona a la que tú puedes acudir para que te apoye en una decisión. Yo recuerdo a una mujer años atrás que había pasado por un divorcio y tenía su corazón roto, y ella escribió su testimonio diciéndome “pastor yo pensé que esto venía de Dios, este hombre me había rogado, me rogó y me rogó que me casara con él, y yo en ese punto le pedí a Dios que me diera una señal, yo buscaba una señal, así que salí a caminar a la playa, era de noche y vi una estrella fugaz y yo pensé que esa era una señal de Dios, y me case por esa estrella fugaz”, así que permítanme decirles esto: no dependas de cosas exteriores, de cosas que puedas ver de la naturaleza o qué sé yo, no dependas de nada que sea exterior a ti, si tú buscas señales como una mano que escribía en la pared, eso sucedía en el Antiguo Testamento, hoy tú tienes el espíritu santo dentro de ti, el diablo puede imitar cosas exteriores, no pidas una señal exterior, aprende a seguir al espíritu dentro de ti, aprende a escucharlo, no te cases por una estrella fugaz, por una señal exterior, y si tienes buenos hermanos y hermanas en Cristo alrededor de ti que andan en amor, confía en ellos, porque ellos también tiene el espíritu santo ¡amén!

Así que el espíritu santo muchas veces nos guía con esta luz roja, y si el espíritu santo nos va a guiar siempre es en un ritmo de descanso, de paz, siempre es en una forma refrescante. Y permítanme decirles esto, en:

2 Timoteo1:6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.

7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Unas de las mejores maneras de ser sensitivo en el espíritu santo es aprender a orar en lenguas, orar en el espíritu ¡amén! Muchos de ustedes ya tienen este precioso regalo del espíritu santo de hablar en lenguas, pero permítanme decirles esto, aquí en esta sección en Timoteo dice que “avives el fuego del don de Dios que está en ti”, y “avivar” es “anazópureó”, que quiere decir “poner en llamas”, “encender de nuevo”, “despertar”, y la palabra “don” aquí es “charisma" que se refiere al regalo de hablar en lenguas, y dice: “te aconsejo que avives, que “enciendas otra vez el del don de Dios que está en ti”, y eso se refiere al hablar en lenguas.

Puedes estar con un compañero de trabajo, y de pronto sentir la necesidad de decirle algunas palabras de aliento, y eso va a impactarlo y a llegar en el momento justo, y pueden decirte: “¿cómo supiste?”, y esto será porque Dios te está guiando, el espíritu se aviva en ti orando en lenguas, y te pondrá en el lugar correcto en el momento correcto. “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos”.

7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, [de “temor” dice en inglés], sino de poder, amor y dominio propio.

Esto habla de estrés, el estrés trae toda clase problemas a tu cuerpo, a tu mente, a tu vida, “porque Dios no nos ha dado un espíritu de temor sino de poder, de amor y de dominio propio, o una mente sana” como esta traducido en inglés. Así que cuando oras en lenguas hay tres ríos, el espíritu santo va a liberar estos tres ríos dentro de ti: el espíritu de poder, “dunamis” en griego, de donde obtenemos la palabra “dinamita”; y de amor. Cuando vayas por el camino y alguien se te atraviese y tú te enojes, comienza a hablar en lenguas, y todo ese enojo, ese veneno va a salir de ti, y vas a sentir amor por esa persona. Quizá Dios te revele que ellos no tienen a Jesús como tú lo tienes, quizá ellos estén muy estresados y tú vas a tener la victoria en esta situación, ¿alguna vez han orado en lenguas cuando están enojados? dejen ir ese enojo, pero déjenlo ir en el espíritu.

El otro río es “una mente sana” o “dominio propio”, y esta palabra “dominio propio” es una sola palabra en el griego “sóphronismos”, proviene de la palabra “salvo”, literalmente esta palabra quiere decir en griego “salvar tu mente”. Cuando tú oras en el espíritu estás salvando tu mente, y ¿cuántos de ustedes saben que tu mente necesita ser salva?, ¡tu mente necesita ser salva! La mejor forma de describir esto es “veneno” o emociones toxicas, eso incluso esto mata, y en contraste el espíritu te provee calma, paz, balance, y eso es lo que Dios quiere darte, la palabra griega ahí es muy hermosa, no habla solamente de la mente sino del corazón.

No solamente se está hablando de la mente sino también del corazón, donde dice “una mente sana”, (en español “dominio propio”). Yo reto a cualquier erudito que vea la etimología de esta palabra y que vea como quiere decir “salvar la mente” y “salvar el corazón”, esto es muy interesante.

Permítanme explicarles que Dios nos dio dos glándulas suprarrenales en nuestra espalda que secretan adrenalina que nos sirve para correr o huír. Quizá habrán escuchado la historia de una madre que levantó un camión, una mujer pequeña fue capaz de levantar un camión para salvar a su hijo, este no es el poder de Dios, estas es la adrenalina que te hacen pelear o huir o defenderte, el cuerpo libera esta adrenalina que te hace correr o huir. Esta mujer tuvo esta super fuerza. Cuando estas bajo esta adrenalina todo tu ser se vuelve una super-persona, pero esto es solamente momentáneo, esto ocurre solamente en una emergencia. Dios hizo la adrenalina, pero Dios nunca diseñó que viviéramos a través de ella.

Digamos que tenemos un barómetro de estrés que va del cero al diez y constantemente estamos en el seis o en el siete, tu jefe te está dando una demanda extra, estás en el siete y llegas al nueve, y si los clientes que estás tratando se están portando muy mal, o la gente a tu alrededor o lo que sea, vas subiendo del siete al ocho, del siete al ocho, y no desciendes, y debajo del cinco es estar relajado.
Isaías 30:15 en quietud y en confianza será vuestra fortaleza.

Así que en ese barómetro, en esa medición del estrés de uno a cinco es cuando estás en quietud y en confianza. De todas las bendiciones que Jesús quiere darnos él dijo “vengan a mi los que están trabajados y cargados y yo los haré descansar”. El mundo necesita desesperadamente descanso, el diablo siempre está empujándote, “tienes que hacer esto y esto otro, ahora haz esto”, y siempre estás en un ritmo que no estés descansado para nada, así anda el mundo. Pero Dios se mueve en el ritmo de la gracia, nadie está más ocupado que Jesús. Si lees los evangelios, Mateo, Marcos, Lucas y Juan, vas a encontrar que Jesús estuvo siempre muy ocupado, pero nunca vas a encontrar a alguien que tenga más calma, que viva una vida de más descanso que Jesús. Él completó en un breve ministerio lo que mucha gente no ha podido hacer en toda una vida, él se movió al ritmo de la gracia.

Una vez estaba durmiendo en un bote y el diablo levantó una tormenta, y sus discípulos lo despertaron y le dijeron “¿no te preocupas por nosotros?”, y lo que Jesús hizo fue calmar la tormenta, y él se dirigía a liberar a la persona más poseída que se describe en toda la Biblia, por eso el diablo trató de detenerlo, cuando él cruzó el Mar de Galilea encontró a este hombre poseído, este hombre gritaba y se cortaba a sí mismo, gemía día y noche, y Jesús escuchó el gemido de este hombre. Jesús en el bote fue perturbado de su sueño, y él reprendió esa tormenta y cuando llegó con este endemoniado, él simplemente dijo: “Salgan de él” y los espíritus salieron, y cuando él regresó a Capernaum, el principal de la sinagoga le dijo, “mi hija está muriendo, por favor ven rápido, ven a mi casa”, y él dijo: “si yo voy a ir a sanarla” y él iba por el camino cuando aquella mujer tocó el borde de su manto, y Jesús se detuvo a hablar con esta mujer. Me imagino cómo estaba Jairo, “ey, ey mujer ¿por qué tenías que escoger este momento tan inapropiado?

¿Se imaginan a Jairo?, le había pedido a Jesús que viniera a sanar a su hija y su hija está esperando, está muy enferma, este hombre debió estar desesperado y mientras Jesús hablaba con esta mujer del flujo de sangre, alguien vino de la casa de Jairo y le dijo: “ya no molestes más al maestro, tu hija está muerta”, y en seguida que Jesús escuchó esto le dijo: “no temas, solamente cree, ella va a estar bien”, y él llegó hasta la casa de Jairo, y ustedes conocen la historia, él resucitó a esta niña de entre los muertos, ¡todo esto lo hizo Jesús en un día!, este es el ritmo de la gracia, él tuvo tiempo para la mujer, él tuvo tiempo para dormir, tiempo para ministrar al endemoniado, él no hizo todo esto corriendo, él estaba muy descansado, y de esta forma él pudo hacer muchísimo más.

Entonces, volvamos al ejemplo de este barómetro, de este medidor, digamos que tú llegas a casa y te sientas en tu sillón para descansar, vas a ver las noticias o lo que sea, y tu hijo dejó una serpiente de plástico a un lado del sillón, así que tú te estas tomando tu jugo de naranja y de pronto ves hacia abajo y ves esa serpiente ¡y brincas!, ¿en dónde está ese barómetro ahora?, mientras ves si es real o no, mientras te das cuenta qué pasa, tú ya brincaste y el barómetro de tu estrés está en diez, y ni siquiera estabas en el cinco, porque cuando llegaste del trabajo había sido un día estresante así que estas cansado, a lo mejor estabas en el seis o el siete, estabas comenzando a relajarte y ves este juguete de tu hijo ahí y ¡pum! brincas, y ni siquiera esto es real, pero de igual forma te estresó.  

Después de algún tiempo te diste cuenta de que era de plástico, te sientas de nuevo y sigues viendo la televisión, y tu barómetro desciende un poco, pero no vas a estar descansado en realidad, aunque estés descansando. Tu barómetro nunca llega más abajo del cinco, así es como la mayoría de nosotros vivimos. Dios quiere que lleguemos a un punto de estar en quietud y confianza. Tú no puedes lograr estar en paz por ti mismo. Dios nos ha dado un regalo sobrenatural que no depende de que respires profundo, de ciertas posiciones o de cierto medio ambiente, ese precioso regalo se llama orar en el espíritu este es el refrigerio para nosotros.

Dios nos diseñó para vivir vidas como las tortugas y los camellos, no como los leones y los tigres. Las glándulas que producen adrenalina en los leones y los tigres son más grandes, pero ellos viven vidas cortas. “Pastor Prince, ¡pero esos son animales!”, bueno la Biblia dice en el libro de Proverbios, en el libro de sabiduría, que veas la naturaleza y aprendas de ella, así que Dios puso los animales para que nosotros aprendamos, ellos no aprenden de nosotros, nosotros aprendemos de ellos ¡amén!

Así que escuchen, Dios nos diseñó para tener la velocidad de los camellos, como tortugas, y esto animales viven vidas largas, las tortugas viven más de cien años. Los camellos por ejemplo van despacio a mitad del desierto, tú vives como si te apretaran un botón de aceleración. Tú quisieras acelerar el ritmo del camello, y él simplemente dice: “relájate, relájate, vamos a llegar, si, está caliente y no hay agua, pero relájate, vamos a encontrar agua en el momento correcto en el lugar correcto, vamos a encontrar agua”, y algunas veces ellos rehúsan moverse, ellos simplemente se relajan, y ellos viven una larga vida. Y las tortugas es lo mismo, ellas van despacio sin ninguna prisa. Dios nos diseñó para que viviéramos como los camellos o las tortugas, nunca para que viviéramos como un tigre. Dios diseñó todo esto para enseñarnos cómo debes vivir la vida a la velocidad de una tortuga, incluso esta historia que habla de la tortuga y la liebre tiene un cierto aprendizaje, lo mejor es vivir en el tiempo correcto y tendrás oportunidades si simplemente perseveras, Dios te puede poner en el lugar correcto, en el momento correcto. No te preocupes no tienes que correr, no seas como la gente del mundo ¡Alabado sea Dios! demos a Jesús la honra, la gloria y la alabanza. Les aliento a orar muchísimo en lenguas, especialmente en los momentos de estrés, esto les va a ayudar a liberar este espíritu de poder, de amor y de dominio propio.

En el nombre del Señor Jesucristo en esta semana que viene, yo reprendo al diablo de sus vidas, en el nombre del Señor Jesucristo todo aquello que se ha diseñado contra ti y tu familia, yo declaro que no va a prosperar. En el nombre de Jesucristo, todo espíritu que ha venido contra ustedes, toda encomienda que se les ha asignado para dañar sus vidas, yo la cancelo en el nombre del Señor Jesucristo, y yo ato todo eso de ti y de tu familia en el nombre del Señor Jesucristo ¡amén!

Y ahora, una tarea del espíritu, trabajen para entrar en el reposo de Dios, oren mucho en el espíritu, no va a ocurrir tu liberación solo porque la quieres, no va a ocurrir tampoco por tu esfuerzo, sino por el espíritu, ora en el espíritu ¡amén! y entra en Su reposo, Dios va hacer el resto y durante esta semana. Recuerda que el adversario está ahí para acusarte y estresarte y empujarte, te va a decir mil cosas que tienes que hacer, como los israelitas cuando estuvieron en Egipto tenían esas voces de sus amos que seguramente retumbaran en sus oídos, “no vas a descansar, levántate y trabaja, levántate y trabaja”, recuerda, esa no es la voz de Dios, Dios no va a empujarte, a manejarte, Dios te va a guiar, Él te ama. Disfruta Su guía durante esta semana en el nombre de Jesús ¡Amén! ¡Dios los bendiga!

Traducción por Claudia Juárez Garbalena
Mi inmensa gratitud a Élida Scarano por su amorosa ayuda para transcribir este documento.

0 comentarios:

Publicar un comentario