DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

jueves, 29 de marzo de 2018

Jesús, nuestro verdadero Cordero pascual. Devocional. De Joseph Prince



Éxodo12:3 …tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia.

Los judíos de todo el mundo celebran la fiesta de la Pascua. La fiesta, que se ha mantenido durante generaciones, y que conmemora la liberación de los israelitas de la esclavitud en Egipto (Éxodo 12:14). La noche antes de que los israelitas salieran de Egipto, el heridor atravesó su territorio matando al primogénito de todo hombre y bestia. Solo aquellos hogares con la sangre del cordero pascual en sus postes se salvaron.

Dios les había dicho a los israelitas: "Tomen un cordero, un cordero por familia". Era un cordero para cada familia. ¡Esto nos dice que el Señor Jesucristo, quien es nuestro verdadero Cordero Pascual, es para que familias enteras sean salvas!

Entonces tus hijos son bendecidos una vez que recibes a Jesús. Tu cónyuge y abuelos no salvos son bendecidos también, porque Jesús ahora es el Cordero para toda tu casa. Tus seres queridos no salvos disfrutarán las bendiciones de los salvos. La Biblia dice que los santificados santificarán a los no santificados (1 Corintios 7:14). Sí, ellos todavía necesitan recibir personalmente a Jesús como su Salvador, ¡pero Dios los ha marcado para salvación porque tú eres salvo!

Ahora, cada familia tomó un cordero que Dios dijo que debía ser sin defecto. ¿Por qué? Porque el cordero tipificaba a Jesús, el verdadero Cordero de Dios, que no tiene pecado. Juan el Bautista dijo de Jesús: "¡He aquí! ¡El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29).

Entonces mataron al cordero, y su sangre se puso en los dos postes de la puerta y el dintel de la casa (Éxodo 12:7), de tal forma que esto habla de la cruz. Hoy, el heridor debe pasar por encima (desviarse) de cada familia que cree en la obra finalizada de Jesús en la cruz y pone su fe en Su sangre, porque ya ha habido una muerte. ¡La sangre lo prueba: el Cordero inocente fue sacrificado por la familia culpable!

Jesús también celebró la Pascua la noche antes de ser crucificado. Pero Él estaba instituyendo la Pascua mayor. Esta vez, ¡no fue celebrada la liberación de Faraón y Egipto, sino de Satanás y su reino de oscuridad! ¡No fue celebrada la liberación de la esclavitud en Egipto, sino de una vida de esclavitud al pecado a una vida de libertad como hombres y mujeres libres en Cristo!
Amado, Jesús, el Cordero de Dios, se sacrificó a sí mismo para liberarte. Y cuando el Hijo te hace libre, ¡tú eres verdaderamente libre!


0 comentarios:

Publicar un comentario