DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

sábado, 23 de junio de 2018

Moviéndonos desde el predicamento hasta la promoción. De Joseph Prince




Esta es la primera vez que vemos a Daniel y sus tres amigos haciendo una oración unánime. Hasta ese momento en la Biblia las oraciones habían sido ofrecidas de una forma particular, en singular. Abraham oró solo, Noé oró solo, todas estas personas oraron solos, y este es el primer registro en la Biblia que describe una oración unánime, en conjunto. Daniel tenía un problema, él pidió tiempo al rey y él fue a donde sus tres amigos y les dijo, “bueno, vamos a orar, vamos a tener una reunión de oración”.

Amigo, puedes escribir esto: la oración, y esto es muy poderoso, debes tomar nota de esto, debes escribirlo en algún lugar, LA ORACIÓN CAMBIA LAS COSAS.

¿No te gustan las cosas que están ocurriendo ahora mismo en tus relaciones, en tu matrimonio, con lo que sea que estés enfrentando? ¡la oración cambia las cosas!, y Daniel sabía este secreto, él pido tiempo, ¿tiempo para qué? Tiempo para orar, él le pido al rey “dame tiempo para orar”, porque él sabía que la oración cambiaba las cosas. Algunas personas te dicen: “si, si voy a orar por ti…voy a orar por ti, seguro si”, llegamos a pensar que la oración es algo para consolar, ¡no!, ¡la oración cambia las cosas!, ¡va a cambiar tu cuerpo!, ¡va a cambiar tus relaciones!, ¡va a cambiar tu futuro!, no tenéis, dice la Biblia porque no pedís.

Los discípulos iban en el bote, y Jesús venia caminado a ellos en el medio de la tormenta, en medio de esas olas él venía caminado, y solamente uno de ellos pidió, “Señor, si eres tú, que vaya a ti”, y Jesús le dijo “ven”. ¡Fue el único que camino en el agua!, si, el comenzó a hundirse, pero el Señor lo sacó de ahí, y fue el único que camino en el agua, el resto nunca camino en el agua, ¿Por qué? ¡porque no pidieron!, ¡no tienen porque no piden!

Dios le dijo a David: “David, ¿porque tomaste la mujer de otro hombre?, si no era suficiente lo que te había dado, podías pedirme y te iba a dar más”. Ahora, en su día y tiempo esto significaba más esposas, hoy eso significaría más problemas, pero escuchen, lo que esto quiere decir es puedes pedirle a Dios por más plenitud, por tener una mejor y mayor intimidad, por una mayor satisfacción. Tú puedes pensar “Dios no trata con esas cosas”, ¡no!, ¡Dios trata con cualquier cosa!, ¡la oración cambia las cosas!

Ahora, no tienes que orar de rodillas todo el tiempo, puedes orar donde quieras que estés, y si recuerdas a tu hija, a tu hija joven, donde quieras que estés si el espíritu santo trae su recuerdo a tu mente, ora por ella, ora por tu hija. Ora mientras caminas, habla en tu interior o habla en voz baja, has tus oraciones en todo tiempo.

¿Cuántos de ustedes están contentos de que el espíritu santo tuvo acceso al hombre más poderoso en lo natural en aquel tiempo de Daniel, el rey Nabucodonosor? incluso en su recámara, en su lugar más privados, ahí Dios tuvo acceso para poner pensamientos en su mente mientras dormía.

¿Sabes que Dios puede poner pensamientos en la cabeza de tu esposo mientras él duerme, de lo valiosa que tú eres?, Dios puede poner pensamientos en la cabeza de tu jefe, “no has ascendido a esta persona, no le has aumentado su salario”. ¡Dios puede hacer eso!

Si confías en Dios, la oración cambia las cosas, ¿puedo tener un gran amén?, ¡necesitas pedirle a Dios! ¡Dios tiene acceso a la intimidad más grande de los hombres más poderosos!, y en este caso fue Nabucodonosor, y veamos lo que paso en esta historia, vinieron pensamientos a la mente de  Nabucodonosor:

Daniel 2:29 Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser.

Permítanme decirles esto: La forma en que el Espíritu Santo te guía muchas veces es a través de pensamientos, Él pone gentilmente pensamientos en tu cabeza incluso cuando estás en tu cama durmiendo. Pero tú piensas que el Espíritu Santo te habla, solamente en la iglesia, no, no lo hace, que solamente cuando estas de rodillas y no, no lo hace, Él lo hace, pero no necesariamente en esa posición, Él puede, pero Él puede hablar contigo en cualquier momento.

********************
Me pareció muy valioso este pequeño compartir del Pastor Prince que aquí concluye, porque estoy convencida del poder de la oración, DE LA ORACIÓN CREYENTE, mayormente los hijos de Dios vamos al Padre como si fuéramos una viuda desamparada o mendigos, y realmente somos hijos del Dios Altísimo con una herencia riquísima. Nuestro Señor Jesucristo murió por nosotros en la cruz haciendo un trabajo, una obra finalizada completa, y hemos sido bendecidos ya con toda bendición espiritual, hemos sido provistos con todo lo necesario para vivir en este día y tiempo. Así que es tiempo de que la iglesia nos levantemos a pedir con denuedo en nuestra vida de oración, porque como el pastor Prince bien lo menciona aquí la oración realmente cambia las cosas, transforma nuestras vidas, transforma las vidas de los nuestros, cambia nuestras situaciones si nosotros simplemente pedimos.

Quisiera compartir con ustedes la oración que escribí hoy en Facebook en mi la página “Mira solo a Dios” de una servidora donde procuro escribir estas oraciones diariamente porque creo que es importante que vayamos unánimemente al Dios vivo y pidamos por nuestros asuntos y nuestras cosas, es cierto también lo que dice el Pastor Prince ir a Dios en oración en cualquier momento, es bueno tener un tiempo de oración, sé que hay personas que se disciplinan a esto y tienen su tiempo de oración personal con Dios por la mañana o por la noche o en algún punto en el día, pero también es hermoso orar todo el tiempo, mientras vamos de camino donde sea que tengamos una oportunidad o vemos una situación elevar una oración a Dios de gratitud por lo que ha hecho por nuestras vidas y lo que está haciendo en nosotros.

Muchas veces nos ocupamos con pensamientos de ansiedad, de preocupaciones, nos invaden situaciones y pensamos una y otra vez de como vamos a resolver esto, pero creo que lo más valioso es simplemente elevarlo a Dios en oración creyente diciendo ¡Padre confío en ti!

Y esta es la oración que comparto con ustedes:

Padre en el nombre de Jesucristo quiero darte gracias por este día, gracias por tu inmensa bondad en nuestras vidas, ¡gracias por ser un Dios de luz y de amor!  gracias por cuidarnos, por cuidar a los nuestros y todo lo nuestro. Protegernos de toda clase de mal, y bendícenos este día con salud, entendimiento, sabiduría, discernimiento y revelación. Ayúdanos a tener paciencia en la adversidad mientras confiamos en que tu respuesta viene en camino. Renueva nuestras fuerzas como las del águila y provee cada necesidad espiritual, emocional y física. Hoy todo lo que pudiera inquietar nuestros corazones, lo ponemos a tus pies. ¡Sánanos Padre de todas las formas en que necesitamos ser sanados!  y vivifícanos con tu espíritu que mora en nosotros. Mi Dios bendice nuestras naciones, bendice nuestros corazones, Padre que hoy te conozcamos un poquito más por experiencia en nuestras vidas, y de esa forma descansemos en ti. Que hoy entendemos más la obra finalizada de nuestro Señor Jesucristo y cómo él murió por nosotros y en vez de nosotros y sepamos que su obra ha sido consumada para que en medio de cualquier tormenta, tengamos paz. ¡Gracias por silenciar cada temor en nosotros con tu amor! hoy te alabamos, exaltamos y honramos con todo el corazón, en el nombre de Jesucristo, ¡amén!!!

¡Dios bendiga su día amados hermanos!!!!

En el amor de Cristo,

Claudia Juárez Garbalena

0 comentarios:

Publicar un comentario