DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

lunes, 4 de junio de 2018

Vive con denuedo sin culpa ni miedo. 3a. y 4a. Parte. De Joseph Prince


!Dios les bendiga amados lectores!

Con gozo en mi corazón les presento las dos partes restantes de la enseñanza que traduje de forma simultánea titulada “Vive con denuedo sin culpa ni miedo”, de Joseph Prince.

El diablo por siglos ha robado a los hijos de Dios de una forma completamente descarada y cruel a través de la condenación. Esta es un arma muy aguda y muchas veces tan sutil que no percibimos que en nuestro anhelo de hacer la voluntad de Dios, el diablo nos acusa siempre. Constantemente creemos que no hemos orado lo suficiente, que no estamos creyendo lo suficiente, que no leemos lo suficiente, etc. Siempre nos sentimos en falta delante de Dios y el adversario aprovecha ese sentir para robar en nuestras vidas e incluso devastarlas.

La justicia que hemos recibido a través de nuestro Señor Jesucristo es una herencia, un bendito regalo absolutamente ASOMBROSO. Comprender qué es esta justicia, vivirla y disfrutarla debe ser una prioridad en la vida de todo creyente.

Una vez que recibimos a Jesús como nuestro Salvador, todos nuestros pecados han sido totalmente perdonados, esto no es una licencia para pecar, sino la oportunidad de vivir una vida nueva en Cristo libres del pecado y la culpa a través de la transformación que Dios hace en nuestras vidas por Su espíritu que mora en nosotros.

El proceso de renovar la mente tiene dos partes. Nosotros disponemos el corazón a alinear nuestros pensamientos con lo que Dios dice que somos y tenemos, y en esa disposición del corazón de hacer la voluntad de Dios, el Padre nos va transformando de gloria en gloria en la misma imagen de Su Hijo Jesucristo, quien es la vid verdadera y quien provee la rica savia (VIDA) a todas sus ramas (nosotros).

Esa transformación no es el esfuerzo humano de modificar nuestro comportamiento. Sino el florecimiento de la vida nueva que mora en nosotros por el espíritu de Cristo en nosotros.

¡Tengamos denuedo y confianza para declarar lo que Dios dice que somos y tenemos en Cristo Jesús!!!Tú y yo hemos sido hechos justicia de Dios en él!

¡BENDITO SEA NUESTRO PADRE! PORQUE A TRAVÉS DE NUESTRO HERMOSO SALVADOR NOS HA DADO EL INDESCRIPTIBLE GOZO DE SER SUS HIJOS Y RECIBIR UNA IDENTIDAD NUEVA EN ÉL: COMO CRISTO ES, CON TODA SU HERMOSURA, JUSTICIA Y PODER, ¡ASÍ SOMOS EN ESTE MUNDO PARA GLORIA Y ALABANZA DE SU NOMBRE!

¡Creamos y pidamos en oración poder disfrutar nuestra rica herencia en Cristo! El Gran Día de nuestro encuentro con nuestro amado Señor Jesucristo se acerca velozmente, pero tenemos el gran gozo y privilegio de vivir aquí y ahora para la gloria de Dios disfrutando todo lo que hemos recibido con el descomunal sacrificio de nuestro amado Señor Jesucristo.

¡A TI NUESTRO ABBA PADRE, SEA TODA LA GLORIA, HONRA Y ALABANZA DESDE LA ETERNIDAD Y HASTA LA ETERNIDAD! ¡AMÉN!

¡Dios te bendiga!

En el amor de Cristo,

Claudia Juárez Garbalena




0 comentarios:

Publicar un comentario