DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

miércoles, 11 de julio de 2018

Dando gracias a Dios en todo tiempo. Devocional. De Joseph Prince


Hebreos 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

Levantar las manos y dar gracias a Dios es espontáneo y fácil cuando acabas de recibir una maravillosa bendición: "Dios, no puedo agradecerte lo suficiente por este milagro".

"¡Gracias, Padre, por responder mi oración!"

"¡Padre, gracias por tu bendición inesperada!"

Tal vez estuviste cerca de un accidente fatal, pero Dios te sacó del peligro justo a tiempo. O tu abuela, que fue incrédula durante muchos años, finalmente recibió a Jesús como su Salvador y sanó de una enfermedad prolongada.

Pero hay momentos en los que no tienes ganas de alzar tus manos para agradecer y alabar a Dios, pero aun así lo haces. Quizás te sientas muy desalentado últimamente. Quizás todo va mal para ti y sientes que tu vida está hecha un desastre. No puedes contener las lágrimas. Sin embargo, tomas la decisión consciente de levantar las manos y agradecer a Dios por estar en la situación contigo. Abres tu boca y comienzas a alabarlo aunque realmente no tengas ganas de hacerlo.

En medio de la prueba por la que estás pasando, lo alabas porque Él es tu justicia a pesar de todos los errores que has cometido. Le agradeces que Él es tu Príncipe de Paz, y que Su paz se levantará en ti y aquietará las tormentas en tu vida.

Amigo mío, Dios ve y aprecia esos momentos cuando, a pesar de sentirte tan desanimado, le ofreces una ofrenda de acción de gracias voluntaria. De hecho, tu acción de gracias en momentos como ese es más altamente apreciada por Él que tu acción de gracias en esos momentos en que te sientes gozoso porque acabas de ser bendecido.

Y cuando eliges agradecerle por Su amor infalible, y Su fidelidad para liberarte, protegerte y proveer para ti incluso cuando no ves las bendiciones aún, en poco tiempo, ¡te encontrarás experimentando y disfrutando de las bendiciones! ¡Entonces levanta tus manos y alaba al Señor, porque Él es bueno, y Su misericordia es para siempre! (Salmo 106: 1)

 Extraído del sitio Joseph Prince Ministries:


0 comentarios:

Publicar un comentario