DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

domingo, 8 de julio de 2018

Haz de tu templo una casa de oración. Devocional. De Joseph Prince


Marcos 11:17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

Sería genial si cada vez que oramos, las respuestas llegaran rápidamente. Gracias a Dios por los resultados inmediatos, pero ¿qué hacemos cuando los resultados no son inmediatos? Las promesas de Dios están ahí para nosotros, pero cuando no se han manifestado aun en nuestras circunstancias, ¿qué debemos hacer mientras tanto?

Jesús nos mostró qué hacer. Después de que había maldecido a la higuera, el árbol no se marchitó de inmediato. (Marcos 11:14). ¿Qué hizo Él entonces? Fue al templo en Jerusalén y lo limpió, diciendo que debería ser una casa de oración y no una cueva de ladrones. (Marcos 11: 15-17). ¡Después de limpiar el templo, cuando los discípulos vieron la misma higuera al día siguiente, se había secado desde sus raíces! (Marcos 11: 20-21)

Hoy, tú eres el templo de Dios. (1 Corintios 3:16). Y tu templo debe ser una "casa de oración" o se convierte en una "cueva de ladrones". Estos ladrones, o poderes de las tinieblas, robarán de tu templo, que es tu cuerpo. (1 Corintios 6:19). Te robarán tu fortaleza, salud, juventud, sabiduría, esperanzas y sueños.

Entonces haz de tu templo una casa de oración a través de orar en lenguas frecuentemente. (Efesios 6:18) Cuando oras en el espíritu, estás haciendo oraciones perfectas. Esto se debe a que el espíritu mismo intercede por ti cuando ora a través de ti en lenguas. (Romanos 8:26).

"Pastor Prince, ¿cuánto tiempo debo orar?"

Bueno, ¿con qué frecuencia el enemigo te ataca con temores, ansiedades y preocupaciones? ¿Con qué frecuencia esa enfermedad en su cuerpo te recuerda que está allí? ¿Qué tan saludable y pleno quieres ser?

Amado, a medida que conviertas tu templo en una casa de oración, los poderes de la oscuridad que te han estado robando serán expulsados ​​de tu vida por completo. ¡Verás la manifestación de lo que has hablado sobre tus circunstancias y verás como se marchita lo que has maldecido!


0 comentarios:

Publicar un comentario