DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

jueves, 2 de agosto de 2018

Dios justifica al impío. Devocional. De Joseph Prince


Romanos 4:5 mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.

Denuedo es lo que Dios quiere que tengas cuando vengas a Él. Él no quiere que tengas miedo de venir a Él, sintiéndote indigno por tus pecados. Él quiere que vengas con denuedo a Él, sabiendo que la muerte, el entierro y la resurrección de Su Hijo Jesucristo te han justificado y te han calificado para que con denuedo recibas de él.

Este fue el tipo de denuedo que tuvo la mujer con el problema de flujo de sangre cuando tocó a Jesús (ve Marcos 5:25-34). Ahora, al tocar a Jesús, ella sabía que estaba violando una ley levítica que establece que cualquiera con flujo corporal es impuro y no debe aparecer en público, y mucho menos tocar a otra persona (ver Levítico 15).

Pero ella se negó a sentirse condenada por la ley. Ella creía lo que había escuchado sobre Jesús, y confiaba en que solo habría amor y compasión, y no condenación por parte de él. Ella creía que Jesús la justificaría y la calificaría para recibir el milagro que ella necesitaba. Por eso se abrió paso con valentía entre la multitud para tocar a Jesús, que de hecho le dijo: "Hija, tu fe te ha salvado [sanado]" (Marcos 5:34).

¿Qué había en la fe de esta mujer que la hizo sana? Romanos 4:5 habla acerca de la fe que cree que Dios justifica a los impíos. Cuando tú creas que Dios justifica a los impíos, eso te dará denuedo para venir a Dios, incluso cuando te sientas impuro porque acabas de meter la pata.

Cuando falles, no huyas de Dios. Corre denodadamente hacia Él, sabiendo que eres justificado por la sangre de Cristo y no por tu buen comportamiento.

El diablo puede decirte: "¿Cómo puedes hacer eso? ¿Quién te crees que eres?" No lo escuches. Levántate y agradece a Dios por la sangre y el don de la no condenación (ve Romanos 8:1). Si Dios justifica a los impíos, ¡cuánto más a ti, Su amado hijo!


 Extraído del sitio Joseph Prince Ministries:
https://www.josephprince.org/

0 comentarios:

Publicar un comentario