Libros y estudios

DE GRACIA RECIBIMOS, DAMOS DE GRACIA.

Mateo 10:8

sábado, 11 de febrero de 2012

Visiones, Sueños y Revelaciones del Reinado del Milenio - Por Juan Luis Molina

Muy amada familia de Dios:

Después de su resurrección, nuestro Salvador Jesucristo estuvo cuarenta días y cuarenta noches dando testimonio sobre los asuntos del Reino a sus discípulos en su cuerpo resucitado. La Palabra da testimonio del día de su ascensión:

Hechos 1:9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. 10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, 11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

Desde ese momento, aguardamos la bendita esperanza del retorno de nuestro Señor Jesucristo, quien vendrá entre las nubes y arrebatará a todos aquellos que le hemos confesado como Señor y Salvador de sus vidas (Romanos 10: 9,10), y seremos revestidos con un nuevo cuerpo celestial e incorruptible.

Hay un fuerte sentir entre muchos hermanos en Cristo alrededor del mundo, de que el retorno de Cristo está realmente muy, muy cerca. Por un lado, el mundo cada día está más decrepito, lleno de podredumbre, una terrible corrupción y enfermedad, y por otro lado, Dios está derramando Su gloria de una forma portentosa por toda la tierra con muchos milagros, señales y maravillas que siguen a los que creen.

Después del Rapto del Cuerpo de Cristo, iniciará una nueva administración, la del Juicio que esta relatada en el libro de Apocalipsis, en donde se manifestará el Anticristo, y el mundo sufrirá de una gran violencia y terribles tribulaciones como nunca antes en su historia. Eruditos como E.W. Bullinger, afirman que este periodo del Apocalipsis durará 40 años, enseguida de los cuales, Cristo regresará con sus santos y ángeles a establecer su reino en la tierra por un periodo de mil años, donde la bestia (satanás) y sus huestes serán encarceladas y el mundo disfrutara de paz, prosperidad y de una seguridad de la cual esta tierra no ha sido testigo.
En el Reinado del Milenio, vendremos con nuestro Señor Jesucristo a reinar sobre este mundo, de este periodo también habla el libro de Apocalipsis, y justo de este tiempo, también habla el siguiente escrito.

También adjuntamos aquí, el enlace a un video titulado “Un mensaje de Jesús para aquellos que anhelan su venida”, con la correspondiente traducción. Oramos porque ambos testimonios sean de bendición, consuelo y esperanza para todos aquellos que aman y esperan la venida del Amado en las nubes.

Dios los bendiga.

En el amor del Padre,

Claudia Juárez Garbalena



Visiones, Sueños y Revelaciones del Reinado del Milenio
Carta a la Esposa de Cristo (Israel)
Y de bendición para el Cuerpo de Cristo 
Por Juan Luis Molina


Pequeño Rebaño,

 Es sumamente bueno el Reino que al Padre Le ha placido otorgaros. Bueno en gran manera. El Reinado del Milenio será un Reino con un gobierno peculiar y de lo alto. Nada tendrá que ver con los sistemas transitorios terrenales, sino que será un Reino gobernado por un Cuerpo celeste, cuyos miembros no tendrán limitaciones. Sus miembros amada Esposa de Cristo, estarán repletos del Amor de Dios - la fuerza más poderosa en el Universo. Esos miembros que te gobernarán en el Amor de Dios, en este bendito Reino del Milenio, no tendrán en ese tiempo batalla alguna contra el adversario, porque todas sus huestes permanecerán encarceladas, en prisiones tenebrosas cuyo guardián será Dios Mismo. Así que estarán siempre a tu lado y no saldrán jamás a la guerra. Sino que vivirán en paz contigo en las moradas celestiales. Así que su cometido, la labor de este Cuerpo de tu Esposo, será regar la Tierra con el Amor de Dios, solamente. Para que todo lo que se mueve y tiene vida alabe al Creador. Este Cuerpo celeste, que es tu esposo, se moverá con el más perfecto de los dinamismos -como una máquina bien afinada y engranada en Sus articulaciones. De manera que según lo requiera la Cabeza del Cuerpo, en un instante se podrán presentar, uno o varios de sus miembros, en cualquier parte. No tendrán sus miembros limitaciones en las distancias, ni de tiempo. Aquellos seres estarán por encima de todas las leyes naturales. Así que en un instante los hará aparecer Dios en un sitio, y luego los quitará de la vista y los impulsará adonde quiera. Desde las montañas hasta el desierto, ellos recorrerán las distancias en un abrir y cerrar de ojos. Tampoco tendrán además limitación alguna para surgir en un sitio, y darse a conocer de una forma al principio, y alumbrar los ojos de los presentes, y que reconozcan estos que son de un Cuerpo celeste, o que los reconozcan solo cuando ya se hayan ido. Según lo desee el Padre. Porque todo el Cuerpo será UNO con Dios, y sin manchas ni fisuras entre sí: serán un engranaje perfecto, y todos los lugares donde aparecerán quedarán sanados. Antes que la enfermedad aparezca, aparecerán ellos en el aire. Y tendrán un bálsamo en su interior que derramarán en abundancia en todo cuanto toquen, y resplandecerá. El dulce amor de Dios regará y se manifestara en esta tierra como nunca antes.

Otro cometido que hay en este Reino del Milenio, tanto para los miembros del gobierno (el Cuerpo de Cristo), como los hijos de la reina (Israel), como para los hombres de las Naciones que felizmente hayan quedado vivos hasta su comienzo, será exaltar a todo momento la gloriosa vida del Todopoderoso Padre en cada rincón del Universo. Su portentoso amor será visible desde todo el Orbe. La tierra será un jardín maravilloso donde habitar, y entre el Cuerpo celeste y su esposa hay muchas cosas por suceder. Todas ellas en el Amor del Padre. Si el amor de los hombres y de las mujeres hoy en día, tiene sensaciones y emociones deliciosas, aunque desgraciadamente temporales, allí en el Reino, entre los dos Cuerpos, el del cielo y el de la tierra, se darán banquetes celestiales, y que no tendrán fin de gozo y de regocijo. Se darán conciertos celestiales de alabanza y adoración hacia el Altísimo que serán visibles en todo el Orbe. No solo nosotros cantaremos con voces celestiales, la Esposa y el Esposo, sino que nos responderán los ángeles desde sus rincones y estrados. Y los hombres de la Tierra que hayan quedado, se quedarán embelesados, y entrarán con sus gemidos deliciosos de placer contemplando a todo Su ejército cantándole al Padre, y sus gemidos serán como los del "niño de pecho" - Se dormirán en sus lechos los hombres de todas las Naciones que hayan quedado vivos hasta Su Regreso, y soñaran sueños y visiones escuchando al poderoso ejército de las criaturas de Dios alabando-Le. Y habrá noches estrelladas con lunas plateadas brillando en el firmamento. Y no habrá lluvias que no sean del cielo, envueltas en muchas bendiciones. Y no habrá cierres o inauguraciones, porque este gozo único será constante. De día y de noche. No tendrá principio ni fin, y los Mil años pasarán como un solo día. El regocijo que sentirá toda la Tierra, saldrá y nacerá del interior de cada criatura durante todo el Reinado del Milenio. En los miembros del Cuerpo celeste será la vida de Cristo como una fuente desde su interior, en cada uno, y ese amor que sale de ellos lo dirige y conduce Dios hacia los miembros de la Reina, que se gozará con el Esposo como jamás se imaginaron.  Este es el Reinado del Milenio que se nos anuncia en Cristo, y con nuestros escritos se los anunciamos a la Reina, al Israel de Dios nuestra bendita Esposa.

Así que no temáis manada pequeña, porque al Padre de los dos Cuerpos, tanto el del Rey como el de Su Reina, le ha placido darte todas estas cosas.       

_______________________________

UN MENSAJE DE JESÚS PARA AQUELLOS QUE ANHELAN SU VENIDA

Este video es para toda la gente que está esperando el retorno de Jesús con gran anhelo en sus corazones y espíritus.
Mucha gente me escribe acerca de esto, y comparto también con ellos estos sentimientos del anhelo de Jesús.

En abril 29 de 2011, hice una oración a Jesús acerca del profundo deseo que siento por su venida.

Oré acerca de lo mucho que deseo estar con Jesús, y la angustia de este anhelo por su regreso.

Oré diciéndole que mi anhelo de estar con él, me debilita con tristeza algunas veces.

Entonces le pregunté a Jesús: ¿Qué puedo hacer? Porque algunas veces es muy difícil.

Le pedí que viniera a mí esa noche en un sueño con las respuestas que necesitaba escuchar de él.

Le dije a Jesús que yo tenía fe en que él podía responder a mi oración.

Sentí sueño después de orar.

Esa noche Jesús me apareció en un sueño.

Jesús vino a mí en forma de gran águila.

En mi sueño estaba montado en la espalda del águila y estábamos volando. Tenía mis brazos alrededor de su cuello.
Me di cuenta de que estábamos volando en un lugar muy escabroso,  seco y oscuro.

Parecía como una noche oscura.

Después me di cuenta de que volábamos sobre el desierto.

No pude ver mucho realmente, porque estaba muy oscuro, pero el águila tenía una lámpara y alumbraba diferentes lugares, así que me permitió ver algunas partes.

Lo vi mover la luz en diferentes direcciones mientras él volaba.

El águila estaba volando muy rápido, y me di cuenta de que tenía un vuelo preciso que le capacitaba cambiar sus ángulos rápidamente y situarse entre acantilados y lugares reducidos.

Me di cuenta de que él era capaz de lograr estas cosas sin ni siquiera frenar su vuelo.

Me sentí impresionado mientras volaba con él, porque se levantaron obstáculos ante nosotros que parecían difíciles de ultrapasar, sin embargo vi que fueron fáciles para él en cada oportunidad.

La última cosa que vi, fue que volábamos saliendo de la boca de una oscura cueva.

Después de salir de la cueva, comenzamos a volar hacia arriba, y el sueño termino.

Durante el sueño, yo escuche una voz hablando acerca de “aquellos que siguen a Jesús…” Pero esto era todo lo que recordaba haber escuchado.

Supe que Jesús me había dado la respuesta a la pregunta que le había hecho.
Una escritura inmediatamente vino a mi mente:

Isaías 40:31 Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Su respuesta a mi oración fue…

“Espérame”

Vi mucho simbolismo en el sueño.

Algunas veces el mundo es oscuro.

A menudo nos sentimos como si atravesáramos un desierto.

Su lámpara era brillante. El era capaz de alumbrar por encima del peligro, antes de que yo pudiera verlo. El sabía hacia dónde mirar y qué hacer.

Las cosas que son difíciles para nosotros, no son difíciles para él. El está perfectamente equipado para llevarnos a través de cualquier obstáculo que podemos encontrar en nuestras vidas.

¡El posee unos reflejos muy rápidos!

El es capaz de volar como solo había visto en las películas.





Si deseas recibir nuestras publicaciones directamente en tu dirección de e-mail o contactarnos escríbenos a: mirasoloadios@live.com

1 comentarios:

Claudia Juárez dijo... Responder

Jorge Vinicio Santos:
El único camino para llegar al DIOS VERDADERO es SU UNIGÉNITO HIJO JESUCRISTO. Si usted quiere participar de los propósitos eternos de Dios, él es EL CAMINO. Confiese a Jesucristo como Señor y Salvador de su vida y busque a Dios con todo su corazón. Solo DIOS, en Su Hijo Jesucristo otorga el perdón de pecados y privilegios en el milenio.

Publicar un comentario en la entrada