DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

viernes, 11 de agosto de 2017

¡ERES DIGNO POR LA SANGRE DE CRISTO! - Por Claudia Juárez Garbalena

Publicado originalmente el 19 de diciembre de 2010 

Hermosa familia de Dios:
¡Que preciosa e incomparablemente maravillosa es la libertad que hemos recibido en Cristo! ¡Es un regalo sublime y único de nuestro Padre, el Dios Todopoderoso, Quien con Su infinito amor, Su gran misericordia y Su infinita gracia nos ha rescatado del poder de las tinieblas y trasladado al Reino de Su Amado Hijo!
Romanos 5:1:
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.
En la Biblia Latinoamericana:
1 Por la fe, pues, hemos sido “hechos justos” y estamos en paz con Dios por medio de Jesucristo, nuestro Señor.
En Cristo, ¡estamos en paz con Dios!!!
Una lucha constante en el corazón de aquellos que buscan a Dios es tratar, por medio de sus acciones y obras, ser agradables, aceptados y amados delante de Dios. Este es un engaño del adversario, un clamor de la vieja naturaleza. Las Escrituras dicen muy claramente que fuimos justificados NO por las obras de la ley, sino por LA GRACIA de Dios que ha derramado en nosotros cuando aceptamos a Jesucristo como el Señor y Salvador de nuestras vidas. La sangre del Cordero nos limpió de todo pecado, de toda culpa, de toda indignidad y vergüenza delante de Dios.
Romanos: 3:20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.
21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;
 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,
23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,
24 SIENDO JUSTIFICADOS GRATUITAMENTE POR SU GRACIA, MEDIANTE LA REDENCIÓN QUE ES EN CRISTO JESÚS,
25 A QUIEN DIOS PUSO COMO PROPICIACIÓN (como pago) POR MEDIO DE LA FE EN SU SANGRE, PARA MANIFESTAR SU JUSTICIA, A CAUSA DE HABER PASADO POR ALTO, EN SU PACIENCIA, LOS PECADOS PASADOS,

26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.
27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.
28 Concluimos, pues, QUE EL HOMBRE ES JUSTIFICADO POR FE SIN LAS OBRAS DE LA LEY.
La separación que había entre Dios y el hombre desde la caída de Adán, quedó  solucionada por el sacrificio perfecto de nuestro Salvador viviente Jesucristo. Cuando él entregó su vida ofrendándola en aquel madero, al expirar su  último aliento, el velo del templo se rasgó de arriba abajo (Marcos 15:38). Ese velo en el Templo, separaba al hombre del Lugar Santísimo que representaba la Presencia misma de Dios. Antes de esto, sólo un hombre, un sacerdote escogido, entraba a ese lugar una vez al año para hacer sacrificio por la expiación de los pecados del pueblo. Todo esto simbolizaba la separación que había entre Dios y el hombre. Antes de Jesucristo, no era posible acercarse libremente a Su Presencia  por la indignidad del pecado que nos heredó Adán. Jesucristo, aquel que no conoció pecado, resolvió esta separación ofreciéndose a sí mismo como el Cordero de Dios.
Juan 3:16 afirma que Dios amó de tal manera al mundo, que dio a Su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
La vida eterna es un don, un regalo de la gracia de Dios. Al tu creer en Jesucristo, has sido investido con poder desde lo alto, espíritu santo, con el consolador, con la unción del santo y este espíritu te capacita para estar delante de Dios sin ninguna conciencia de pecado, culpa o condenación.
El cristiano sincero busca con gran empeño ganar esta justicia, esta aceptación delante de Dios, sin saber, entender y/o reconocer que POR LA GRACIA DE DIOS YA HA SIDO LAVADO DE TODO PECADO y por esta preciosa realidad y liberación en Cristo -quien es EL camino, LA verdad y LA vida- el hijo de Dios renacido desde lo Alto, ES MUY DIGNO PARA PRESENTARSE ANTE ÉL, JUSTO Y BLANCO COMO LA NIEVE.
¡Esta justicia nada tiene que ver con nuestro comportamiento! ¡Es un don de la gracia de Dios!
Y cuando pecamos, dice la Escritura:
1Juan 1:9
Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
David, el dulce cantor de Israel y un varón conforme al corazón de Dios, muchas veces  vivió agobiado por sus propias faltas, como viven hoy muchos hijos de Dios.
Salmos 38:4 Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza; Como carga pesada se han agravado sobre mí. Estoy debilitado y molido en gran manera; Gimo a causa de la conmoción de mi corazón.
Pero David también conoció muy bien la misericordia del Dios Altísimo:
Salmos 63:3
Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán.
Salmos 108:3
Te alabaré, oh Jehová, entre los pueblos; A ti cantaré salmos entre las naciones.
4 Porque más grande que los cielos es tu misericordia, Y hasta los cielos tu verdad.
Para todos aquellos hombres y mujeres que han amado a Dios a través de todos los tiempos, la condenación -la culpa, les ha sido un terrible flagelo. Buscando hacer la voluntad de Dios se encuentran fallando una y otra, y otra vez. Veamos estas palabras de David:
Salmos 103:1
Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre.
2 Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.
3 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;
4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias;
5 El que sacia de bien tu boca De modo que te rejuvenezcas como el águila.
8 Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia.
10 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.
11 PORQUE COMO LA ALTURA DE LOS CIELOS SOBRE LA TIERRA, ENGRANDECIÓ SU MISERICORDIA SOBRE LOS QUE LE TEMEN.
12 CUANTO ESTÁ LEJOS EL ORIENTE DEL OCCIDENTE, HIZO ALEJAR DE NOSOTROS NUESTRAS REBELIONES.
13 COMO EL PADRE SE COMPADECE DE LOS HIJOS, SE COMPADECE JEHOVÁ DE LOS QUE LE TEMEN.
14 PORQUE ÉL CONOCE NUESTRA CONDICIÓN; SE ACUERDA DE QUE SOMOS POLVO.
David buscó a su Dios desde su juventud y su Dios se mostró a él. David anhelaba profundamente hacer la Voluntad del Todopoderoso y constantemente se enfrentó con sus propias y tremendas limitaciones. Sin embargo David conoció la gran MISERICORDIA Y AMOR DE DIOS que lo miraba con gran compasión y ternura.
Salmos 40:1
Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.
2 Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.
3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová.
La alegría de vernos perdonados nos produce “un cantico nuevo”, en nuestra boca y derramamos alabanzas al Dios Todopoderoso mientras confiamos cada día más en Él.
David vivió en un tiempo en que los pecados eran expiados por medio de diferentes sacrificios, mayormente de animales. ¡Hoy vivimos en un tiempo maravilloso!: LA ADMINISTRACION DE LA GRACIA, en donde nuestros pecados no sólo han sido “cubiertos” con sacrificios y ofrendas, como ocurría en el Antiguo Testamento, sino que nuestros pecados han sido TOTALMENTE LAVADOS POR LA PRECIOSA SANGRE DE CRISTO.
Hebreos: 10:10
En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.
11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;
12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, (esto es un orientalismo que significa que el trabajo, que la obra ha sido completada: Cristo se sentó a la diestra de Dios)
13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies;
14 porque CON UNA SOLA OFRENDA HIZO PERFECTOS PARA SIEMPRE A LOS SANTIFICADOS.
15 Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho: 
16 Este es el pacto que haré con ellos Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré,
17 añade: Y NUNCA MÁS ME ACORDARÉ DE SUS PECADOS Y TRANSGRESIONES.
18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.
19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo POR LA SANGRE DE JESUCRISTO,
20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,
21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,
22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. (¡Nos acercamos a Dios a través de Cristo!!!, fuimos lavados por y en él)
23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión (o “confesión”) de nuestra esperanza (Cristo), porque fiel es el que prometió. 
Nuestro Dios y Padre es FIEL, Él no se olvida de que te ha perdonado, no te culpa, no te enjuicia. El precio por tu vida y por tu perdón ha sido pagado, totalmente liquidado por Jesucristo en aquel descomunal sacrificio que padeció ofrendando su vida por ti y por mí, ¡una sola vez y para siempre!
Hebreos 9:11
Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,
12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.
13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne,
14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
Hemos recibido como un maravilloso regalo de Dios el espíritu santo, la vida eterna y con ella la justificación, santificación y redención de nuestras vidas. Esta es UNA VIDA NUEVA EN CRISTO. ¿Cómo vivimos esta vida nueva?
Romanos 6:1:
¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?
2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?
3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?
4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, ASÍ TAMBIÉN NOSOTROS ANDEMOS EN VIDA NUEVA.
5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección;
6 sabiendo esto, que NUESTRO VIEJO HOMBRE FUE CRUCIFICADO JUNTAMENTE CON ÉL, PARA QUE EL CUERPO DEL PECADO SEA DESTRUIDO, A FIN DE QUE NO SIRVAMOS MÁS AL PECADO.
7 PORQUE EL QUE HA MUERTO, HA SIDO JUSTIFICADO DEL PECADO.
8 Y SI MORIMOS CON CRISTO, CREEMOS QUE TAMBIÉN VIVIREMOS CON ÉL;
6:9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive.
11 Así también vosotros CONSIDERAOS MUERTOS AL PECADO, PERO VIVOS PARA DIOS EN CRISTO JESÚS, SEÑOR NUESTRO.
12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias;
13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.
16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?
17 Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 
18 y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.
El apóstol Pablo dijo en Romanos 1:1
Pablo, siervo (en griego “dulos” “esclavo”) de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios.
Este servidor de Dios se consideró a sí mismo como “esclavo” de Jesucristo. Esto mis amados hermanos, es un orientalismo. En las tierras bíblicas un hombre era vendido como esclavo o se ofrecía a sí mismo como esclavo para pagar una deuda, pero esa esclavitud sólo duraba una cierta cantidad de años, después aquel hombre recibía su libertad. Cuando un hombre había llegado a tener una muy buena relación con su amo, se ofrecía para ser su esclavo por toda la vida marcándose la oreja con una lezna, lo cual significaba que pertenecía a aquel amo de por vida, este era un “dulos”, uno que servía, no por obligación, sino por amor.
Pablo decía que él era un “dulos”, un esclavo de Jesucristo. El, POR AMOR A SU AMO se hizo esclavo suyo. Pablo sabía muy bien que la esclavitud a Jesucristo era la puerta a la mas maravillosa libertad que jamás podría obtener por sí mismo. ¡Cristo lo libertó del pecado y de las consecuencias del pecado! Y él después quiso ser esclavo de la justicia. Este hombre, antes de ser llamado por Cristo, tenía un alto nivel social, prestigio y credenciales humanas, sin embargo  DEJO TODO POR AMOR A CRISTO:
Filipenses 3:7
Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo.
8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida POR LA EXCELENCIA DEL CONOCIMIENTO DE CRISTO JESÚS, MI SEÑOR, POR AMOR DEL CUAL LO HE PERDIDO TODO, Y LO TENGO POR BASURA, PARA GANAR A CRISTO,
9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;
10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte.
La Biblia Latinoamericana dice: 8 Más aún, todo lo considero al presente como peso muerto en comparación con eso tan extraordinario que es conocer a Cristo Jesús, mi Señor, y en el versículo 10: Quiero probar el poder de su resurrección. Pablo sabía muy bien que mientras más conociera a su Señor y el poder de su resurrección, mas libertad y plenitud tendría, por eso lo dejó todo estimándolo como basura para ser “dulos”, un esclavo, de Jesucristo.
Muy amado hijo de Dios, tú has sido librado del poder del pecado y de la muerte por tu Señor y Salvador Jesucristo, eres limpio, santo, justo, muy digno y muy amado delante de Él. Eres aceptado delante de la Presencia del Padre y puedes presentarte ante Él sin vergüenza para derramarle tu corazón, darle tus peticiones y ser cobijado por Su incomparable amor.
Pídele a Él que alumbre más los ojos de tu entendimiento sobre esta justicia y sobre esta NUEVA VIDA que te ha otorgado como un don POR PURA GRACIA Y POR SU INFINITO E INCONDICIONAL AMOR EN CRISTO.
Los cristianos vivimos muchas veces engañados, robados por la condenación, por el sentido de indignidad. Pensamos o sentimos que Dios nos ama menos por nuestras faltas. ¡NO ES ASÍ! ¡El AMOR DE DIOS ES SIEMPRE EN UNA LINEA RECTA! ¡EL JAMÁS DEJA DE AMARTE POR TUS ERRORES! EL TE AMA PORQUE ERES SU HIJO. PAGÓ UN PRECIO ALTÍSIMO POR TI PARA RECIBIRTE EN SUS BRAZOS. El justo vive por la fe, ¿crees tú lo que dice Dios de ti, que eres digno delante de Sus ojos por Su gracia?
DIOS ETERNO NUESTRO, AYUDANOS A NO DESECHAR TU GRACIA. RECONOCIENDO QUE HEMOS SIDO LAVADOS, LIMPIADOS, JUSTIFICADOS, SANTIFICADOS Y REDIMIDOS POR Y EN CRISTO. EL FUE NUESTRO SUBSTITUTO EN AQUEL MADERO. EL CASTIGO DE NUESTRA PAZ FUE SOBRE EL. NUESTROS PECADOS FUERON CRUCIFICADOS CON EL Y POR SU LLAGA FUIMOS NOSOTROS CURADOS. GRACIAS DIOS VIVO Y VERDADERO POR LA MARAVILLOSA LIBERACION EN TU HIJO, NUESTRO PRECIOSO SALVADOR JESUCRISTO. AMEN.
¡Dios los bendiga!
Con amor de Dios,
Claudia Juárez.

Si deseas contactanos escribenos a: mirasoloadios@live.com     

0 comentarios:

Publicar un comentario