DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Fija tus ojos en la inquebrantable Palabra de Dios. Devocional. De Joseph Prince



Filipenses 4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

La gente del mundo se siente desamparada a medida que los sistemas del mundo van y vienen. Encienden la televisión y escuchan: "Esta guerra hundirá al mundo en una recesión". Abren los periódicos y leen que "el desempleo está en su punto más alto".

Amado, Dios no quiere que te sientas desamparado porque tú no eres del mundo (Juan 17:16). Tú eres de Dios y, por lo tanto, no tienes que estar sujeto a los sistemas del mundo. Cualquiera que sea la situación del mundo, no temas porque "Dios suplirá todas tus necesidades conforme a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús".

Nota que Filipenses 4:19 dice que "Dios suplirá todo lo que os falta". No dice que quizá Dios suplirá algunas de tus necesidades. También dice que Dios lo hará "conforme a Sus riquezas". No fuera de Sus riquezas. Si un millonario te da cien dólares, eso no es conforme a sus riquezas. ¡Pero si te da conforme a sus riquezas, significa que él está disponiendo sus millones para ti!

Por último, el versículo dice que Dios lo hará "conforme a Sus riquezas en gloria". No te suplirá conforme a las riquezas de la empresa donde trabajas o por qué tan bien está funcionando la economía. ¡No, será conforme a las riquezas de Dios en gloria!

Entonces, ¿cómo evitas sentirte desamparado en tiempos de incertidumbre? De la misma manera en que dejé de marearme cuando estaba a bordo de un barco de la Armada por primera vez durante mi servicio militar. Un alto oficial naval me había aconsejado: "No mires las olas a tu alrededor. Mira muy lejos hacia el horizonte. Mira esa línea estable y estacionaria y te sentirás mejor". Cuando fijé mis ojos en esa línea inamovible y estable, a pesar de que la nave se balanceaba de arriba a abajo en el mar agitado, dejé de sentirme mareado.

Amigo mío, no pongas tus ojos en tus circunstancias o en las cosas malas que están sucediendo en el mundo porque llegarás a estar "mareado por las olas". En vez de eso, pon tus ojos en la eterna e inamovible Palabra de Dios. ¡Tu corazón se estabilizará y verás a tu Dios suplir todas tus necesidades conforme a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús!

 Traducido por Claudia Juárez Garbalena


0 comentarios:

Publicar un comentario