DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

martes, 20 de febrero de 2018

El regalo de la no condenación. Devocional. De Joseph Prince


Juan 8:11 …Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Cuando Jesús estuvo en la tierra, una mujer atrapada en el acto de adulterio fue llevada ante él por los escribas y fariseos, la mafia religiosa de su tiempo. Ellos intentaron atraparlo planteando una pregunta que era difícil de responder: "Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?" (Juan 8:5).

Jesús respondió: "El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella". (Juan 8:7). Los escribas y fariseos comenzaron a irse uno por uno hasta que no quedó ninguno.

La gente en la multitud que querían condenar a la mujer no pudieron hacerlo. Pero Jesús, el único en la multitud que realmente tenía el poder de condenarla, no lo hizo. Luego le preguntó: "Mujer… ¿Ninguno te condenó?" (Juan 8:10).

Él habló tales palabras de gracia porque la amaba. Además, al hacerle la pregunta, le estaba dando la oportunidad de hablar palabras de no condenación para ella misma: "Ninguno [me condena], Señor" (Juan 8:11).

Jesús no solamente le habló palabras de gracia, sino que también le dio el regalo de la no condenación: "Ni yo te condeno; vete, y no peques más". Fue cuando ella recibió el regalo de la no condenación que tuvo el poder para "ir y no pecar más".

Hoy, tú tienes el regalo de la no condenación porque el Hijo de Dios fue condenado por todos tus pecados (Romanos 8:1). Hoy, Dios no puede condenarte cuando pecas porque Él es fiel y justo a lo que Su Hijo ha hecho.

Entonces, si el diablo trata de convencerte de que Dios está enojado contigo cuando te has equivocado grandemente, simplemente di: "¡Dios no me condena hoy porque Él ya ha condenado a Jesús en la cruz hace 2,000 años!"

Desafortunadamente, todavía oímos a gente decir: "Ve y no peques más primero, y entonces yo no te condenaré". Tal vez también te has estado diciendo esto a ti mismo. Pero el Señor dice: "Ni yo te condeno. Vete y no peques más". ¡Él te da el regalo de la no condenación, para que tengas la fuerza de ir y no pecar más!


Traducción por Claudia Juárez Garbalena

2 comentarios:

Unknown dijo... Responder

Es grandioso leer estas verdades en mi vida son de bendicion!!! Gracias Dios por su Vida Claudia y al pastor Jhosep y todos los que hacen posible este blog

Claudia Juárez dijo... Responder

@Unknown GLoria a Dios! Bendiciones hermano o hermana! saludos! Shalom!

Publicar un comentario