DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

jueves, 15 de marzo de 2018

¡Cree que tu deuda está más que pagada! Devocional. De Joseph Prince


Hebreos 10:22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Me gustaría que imagines este escenario: le pides prestada una gran suma de dinero a un amigo y prometes devolvérselo dentro de seis meses. Cuando llega el momento, te sientes realmente mal porque no puedes pagarle porque no tienes el dinero. Pasa un año sin que le pagues un centavo. Ahora, te sientes extremadamente culpable. Intentas evitar a tu amigo porque estás demasiado mortificado y avergonzado de verlo.

Digamos que tu mejor amigo escucha sobre tu difícil situación. Por la bondad de su corazón, acude a tu acreedor y le dice: "Mire, entiendo que mi mejor amigo le debe dinero".

"Sí, me debe 50,000 dólares".

"Aquí hay $100,000 dólares. Le pago en su nombre ".

Su acreedor dice: "¡No, no, no! Me debe solo $ 50,000 ".

Tu mejor amigo dice: "Lo sé. Pero tome los $ 100,000 dólares para que así nunca pueda decir que él aún le debe dinero".

Ahora, tu deuda ha sido pagada, de hecho, más que pagada. Pero si no lo sabes o no lo crees, esa deuda aún estará en tu conciencia. Todavía tendrás miedo de ver a tu acreedor. Y lo evitarás porque te recuerda tu deuda.

Amigo mío, necesitas saber que Jesús fue un sobrepago cuando él se ofreció a sí mismo como tu ofrenda por el pecado, debido a la calidad y el valor del Hombre mismo. Amigo mío, él pagó de más por tus pecados cuando se convirtió en tu sacrificio en la cruz.

Pero si no lo sabes o no lo crees, sufrirás ya que tu incredulidad te robará la seguridad, el gozo y la paz. Aún tendrás la deuda en tu conciencia. Aunque Dios no te está imputando el pecado (Romanos 4:8), el pecado todavía estará en tu conciencia. Y mientras el pecado esté en tu conciencia, no te atreverás a acercarte a él.

Amado, la verdad es que tus pecados han sido más que pagados. Jesús fue un sobrepago. ¡Así que acércate a Dios hoy sin pecado en tu conciencia!



0 comentarios:

Publicar un comentario