DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

martes, 10 de octubre de 2017

EL OBEDECER ES MEJOR QUE LOS SACRIFICIOS. Por Claudia Juárez Garbalena. Con anotaciones de K.C. Pillai

ARCHIVO DE ARTÍCULOS ANTERIORES
Originalmente publicado el 28 de junio de 2014.



1 Samuel15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.

En el contexto de esta Escritura, Samuel había reprendido a Saúl por su desobediencia a Dios cuando Él lo había enviado a destruir todo y a todos los de Amalec, y Saúl poniendo torpes excusas, justifica una y otra vez su desobediencia. De hecho jamás admite sinceramente su error, y simplemente se limita a pedirle a Samuel que lo honre delante de su pueblo. La desobediencia de Saúl, eventualmente le costó su trono, su propia vida, la vida de sus hijos y la vida de muchos israelitas.

La obediencia delante de Dios tiene un valor invaluable, incalculable. La desobediencia tiene claras consecuencias como también podemos entenderlo en el mundo natural. Si un hijo desobedece a un padre, si un empleado desobedece a su empleador, si un jugador de futbol falta a las reglas del juego, todo esto tiene consecuencias. Esto no se trata de amenazas, sino de efectos lógicos de nuestras acciones.

A la luz de la obediencia a Dios, el siguiente relato es muy revelador:

2 Samuel 6
(1 Cr. 13.5-14)

6:1  David volvió a reunir a todos los escogidos de Israel, treinta mil.
Y se levantó David y partió de Baala de Judá con todo el pueblo que tenía consigo, para hacer pasar de allí el arca de Dios, sobre la cual era invocado el nombre de Jehová de los ejércitos, que mora entre los querubines.
Pusieron el arca de Dios sobre un carro nuevo, y la llevaron de la casa de Abinadab, que estaba en el collado; y Uza y Ahío, hijos de Abinadab, guiaban el carro nuevo.
Y cuando lo llevaban de la casa de Abinadab, que estaba en el collado, con el arca de Dios, Ahío iba delante del arca.
Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Jehová con toda clase de instrumentos de madera de haya; con arpas, salterios, panderos, flautas y címbalos.
Cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió su mano al arca de Dios, y la sostuvo; porque los bueyes tropezaban.
Y el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió allí Dios por aquella temeridad, y cayó allí muerto junto al arca de Dios.
Y se entristeció David por haber herido Jehová a Uza, y fue llamado aquel lugar Pérez-uza, hasta hoy.
Y temiendo David a Jehová aquel día, dijo: ¿Cómo ha de venir a mí el arca de Jehová?
10 De modo que David no quiso traer para sí el arca de Jehová a la ciudad de David; y la hizo llevar David a casa de Obed-edom geteo.
11 Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-edom geteo tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa.


Vemos un relato aquí que nos deja estupefactos. Era buena la intención de David al ir a recoger el arca del pacto que los filisteos habían abandonado. David y el pueblo vienen danzando, tocando instrumentos de música y alabando a Dios y de pronto Uza muere súbitamente al intentar contener el arca del pacto mientras ésta se caía. El Arca del Pacto representaba la Presencia misma de Dios con ellos, así que era muy lógico que David quisiera recuperarla y traerla consigo después de haber sido abandonada por los filisteos. Veamos el comentario que K.C. Pillai, maestro de costumbres bíblicas, hace respecto a este relato que a simple vista parece difícil de comprender:

“El Arca del pacto era un cofre de madera de acacia que medía 2,5 codos de largo, 1,5 de ancho y 1,5 de alto (111 cm. × 67 cm. × 67 cm.) y era transportada por los dos polos. En la parte superior del arca había dos ángeles colocados uno frente al otro. Dentro del arca había una urna de oro que contenía el maná, los mandamientos de Dios en las tablas de piedra y la vara de Aarón que reverdeció. Israel llevaba el Arca donde quiera que fuese, porque donde quiera que estuviera el Arca, era una bendición. En algún punto hubo una guerra entre los filisteos y los israelitas. Los filisteos capturaron el arca como parte de su botín. La pusieron en una carreta de bueyes y la llevaron a su país. Pero lo que había sido una bendición para Israel se convirtió en una maldición para los filisteos, entonces ellos la arrojaron fuera de sus límites. David se enteró y se dispuso ir a buscarla. Hizo un carro nuevo para el Arca, y Uza lo condujo. El carro se sacudió con el Arca en ella y Uza extendió la mano para estabilizarla, y murió en el acto como consecuencia y David se enojó mucho. ¿Qué que estuvo mal con Uza al poner sus manos en el Arca?

Aquí había una buena intención. La gente dice: "Siempre y cuando seas sincero, está bien lo que quieras hacer. Siempre y cuando tu motivación sea sincera, Dios mira tu corazón, y está bien”. Pero no es así. ¿Por qué David enfrentó este caos?

Cuando Dios le dio el Arca a Israel, dio instrucciones muy especificas de cómo y cuándo transportarla. Debía ser llevada por cuatro hombres especialmente seleccionados entre los sacerdotes, que la llevarían en sus hombros por cada uno de los polos. Los filisteos no tenían hombres calificados para llevarla, por eso la pusieron en una carreta. David siguió este ejemplo y estuvo completamente errado. Tampoco Uza tenía el derecho de tocarla, porque él no estaba calificado para ello. David no estaba transportando el Arca en la forma en que Dios ordenó, sino que lo hizo a la forma de los filisteos. No es suficiente hacer la obra de Dios. Debemos hacer la obra de Dios en la forma en que Dios lo pide, no en la forma del mundo.

El camino de Dios es el camino que conduce a la prosperidad y el éxito. El camino del mundo nos conduce a la derrota. Nosotros tenemos la victoria por medio de Cristo. Los creyentes en la administración de la gracia parecen no recibir las consecuencias inmediatas por su desobediencia a Dios, como las recibían en el Antiguo Testamento. Somos salvos de nuestros pecados delante de Dios, pero aún así cosechamos lo que sembramos.

La sinceridad no es garantía de verdad. Hagamos lo que hagamos, hagámoslo como para el Señor y no para los hombres. Los motivos de David eran buenos, él tuvo buenas intenciones, pero no estaba acorde con la Palabra de Dios. Usted puede ser sincero, pero estar sinceramente ciego. Ellos trataron de sustituir la sinceridad por la verdad. Al hacer la obra de Dios, debe ser hecha en el camino de Dios.

Aplicación espiritual: Dios quiere que todos los hombres sean salvos por medio de Su Hijo. El mundo trata de ganar la salvación por sus buenas obras.
Muchas crisis, al igual que David la enfrentó aquí, las creamos nosotros mismos a través de nuestra ignorancia o  desobediencia a la voluntad de Dios. Cuando usted es salvo, sepa que el camino de Dios está trazado. El camino del mundo no es la manera de resolver nuestros problemas. Al hacer la voluntad de Dios, vamos a evitar crisis en nuestras vidas.”

El arca cubierta y llevada por sacerdotes con varas de oro, y siete sacerdotes con cuernos de carnero, en el asedio de Jericó, en una representación artística del siglo XVIII.


La salvación ha sido otorgada POR GRACIA, ese es EL CAMINO y LA FORMA DE DIOS para obtener la salvación, cualquier intento sincero de ser salvo sirviendo a los pobres o confesando los pecados o haciendo obras de caridad o cualquier otra cosa que imagine la mente humana, NO ES EL CAMINO DE DIOS. La forma que Dios ha dispuesto para la salvación es creer en Jesucristo. Y, ¿qué hay de nuestra justicia delante de Dios? Dios dice que hemos sido hechos justos a través de la obra perfecta y finalizada de Cristo, intentar ganar esa aprobación o justicia por cualquier otro medio es errado. EL CAMINO es JESUCRISTO y lo que recibimos de Dios, y somos delante de Él, es a través de Su obra. Punto. Esa la verdad.

Queridos hermanos, Dios ha revelado Su Santa Palabra para que conozcamos Su Voluntad y conozcamos Su corazón, y nos ha investido con Su espíritu para que le conozcamos Cara a cara, para que escuchemos Su voz. Cada uno de nosotros tiene un llamamiento, una función en el Cuerpo, y ese llamado y función, Dios puede y quiere mostrártelo a ti en tu relación personal con Él.

Dios es amor, es un Dios rico en misericordia y bondad. No es un Dios para ser temido, aunque sí adorado, honrado, alabando, respetado, venerado, exaltado y reverenciado. Su Palabra y voluntad se convierten en una prioridad en nuestras vidas mientras más le conocemos. El principio de la sabiduría es el temor (“respeto reverente”) a Dios. Mientras más estrechamos nuestra comunión con Él y mas conocemos Su corazón, más deseamos obedecerle y cumplir Su voluntad, porque sabemos que seremos grandemente bendecidos.

Leí un libro hace años llamado “Ninguna de estas enfermedades”, este libro exponía cómo Dios, a través de los mandatos de la Ley, dio ordenanzas a los hijos de Israel, lineamientos que ellos debían seguir y el autor hizo un estudio de cómo estas ordenanzas o instrucciones que Dios había dejado en la Ley, protegían al hombre de enfermedades y preservaban su salud.

Mandatos sobre la higiene y el cómo debían manejar los desechos humanos fuera de sus ciudades y cubrirlos con tierra, por ejemplo, preservaron la salud de los hebreos. La humanidad no siguió estas simples instrucciones por siglos, y aprendió después de muchas epidemias y muertes, que debían hacer algo tan simple como lavar sus manos y no dejar desechos humanos expuestos sobre la tierra. El hombre alejado de Dios mete la pata cien veces al día, pero al obedecer a Dios, ¡bendice su vida! lo que Dios nos muestra en Su Palabra tiene un provecho y es de gran bendición para el ser humano. Vivimos en la Era de gracia, y los lineamientos que Dios nos da en Su Palabra, bendicen nuestras vidas y corazones y nos protegen y preservan para ser sanos mental, física y espiritualmente. Cosas como PERDONAR a quienes nos han herido u ofendido, trae gran liberación, bendición y consuelo al alma ¡y aun sanidad a nuestros cuerpos! Los médicos saben hoy que gran parte de terribles enfermedades son causadas por el rencor, por la ansiedad, por miedo, por preocupación, cosas que Dios nos alienta en Su Palabra a dejar de lado.

Entonces, el obedecer a Dios tiene una razón de ser aunque muchas veces no lo comprendamos. Dios desea preservar nuestras vidas como el gran Pastor que es. Un pastor en el oriente cuidaba a sus ovejas aun con su propia vida, las llamaba por nombre y las protegía, guiaba, sustentaba y alimentaba. Las ovejas son uno de los seres más indefensos sobre la tierra, no es capaz de obtener alimento por sí misma, de ir de ida y vuelta a casa sin una guía, ¡se extravía fácilmente! Cuando pasta, va comiendo sin poner su mirada al frente y fácilmente puede perderse o aproximarse a un peligro. El pastor le advertía que estaba en peligro y debía regresar arrojando una piedra cerca de su nariz. Toda esta analogía nos es muy útil para entender cómo Dios trabaja con Su gente. La verdad pura, simple y llana es que NECESITAMOS A DIOS A CADA PASO DEL CAMINO. Nosotros con toda nuestra inteligencia, no sabemos qué nos espera en una semana, diez días, un año…no sabemos qué nos espera al salir de casa, ni qué peligros pueden acecharnos a nosotros y a los nuestros, y Dios nos ha dado dos formas segurísimas de ampararnos bajo la sombra de Sus alas: obedeciendo Su Palabra escrita, y obedeciendo Su revelación directa a nosotros. Su Palabra es una instrucción amplísima para cómo caminar en esta vida en cada y toda área de la vida. Y tenemos disponible Su revelación directa a nosotros. Dios puede pedirnos que no pasemos por cierta calle, que oremos por un ser amado, que llamemos o visitemos a un amigo o hermano, que no nos relacionemos con cierta persona. Dios nos da GRAN SABIDURÍA en Su Palabra escrita y/o revelada, y promete, a través de Su espíritu, guiar nuestros pasos por un camino SEGURO.

Salmos 18:31 Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?
18:32 Dios es el que me ciñe de poder, Y quien hace perfecto mi camino;
18:33 Quien hace mis pies como de ciervas, Y me hace estar firme sobre mis alturas.

Victor Paul Wierwille dice en su libro “La Biblia me lo dice”:  

“Una cierva es uno de los animales más seguros sobre sus patas en el mundo. Cuando ella sube por el costado de una montaña con sus pequeños siguiéndola, toma sus patas traseras y las coloca exactamente en donde sus patas delanteras estuvieron primero para probar si hay piedras sueltas en la cuesta. Si no probara ese declive rocoso con sus patas delanteras, las piedras sueltas le causarían un resbalón y caería en el barranco. De este seguir exacto depende la vida tanto de la cierva como de sus pequeños.
     
“Quien hace mis pies como de ciervas”. Dios los hace. Esto es, El lo hace para que yo pueda aprender a andar por la Palabra de modo que mis “pies traseros” sigan a mis “pies delanteros (representando la Palabra)”. Así pues, donde la Palabra haya colocado sus pies, allí también pondré yo mis pies.”

Una oración constante de David fue:

Salmos 143:10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.

Salmos 19:12 ¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos.

13 Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.

Salmos 23:3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Salmos 16:11 Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.

Dos ejemplos muy simples en la administración de la gracia acerca de lineamientos de Dios son:

Efesios 6:1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.
2 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;
3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

Y:
6:4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Obedecer a nuestros padres terrenales en el Señor tiene un gran provecho y bendición de Dios implícita; y criar a nuestros hijos en disciplina y amonestación del Señor también trae inmenso provecho. El libro de Proverbios habla mucho sobre la crianza de los hijos y de muchos otros temas como la diligencia en el trabajo, el alejarnos del alcohol, de las rameras, y de muchísimas otras cosas más.

Nuestro Señor Jesucristo dijo: Juan 16:7 Pero yo os digo la verdad: OS CONVIENE QUE YO ME VAYA; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.

¡Tenemos un precioso TESORO depositado en nuestros vasos de barro! ¡Meditemos con Dios buscando Sus caminos y pensamientos, que son mucho más altos que nuestros propios caminos y pensamientos! ¡Sí!!! !De la mano de nuestro Padre tendremos la victoria!

No decaigas, no te desanimes, no te desalientes por tus errores hermano o hermana. Recuerda que el amor de Dios es inconmensurable, inmutable, generoso, extremamente rico. No tenemos un Dios vengativo y cruel, sino un Dios que es nuestro Padre de amor y que desea bendecirnos. Nuestro Dios sabe el camino seguro por donde podemos pisar y tener seguridad y éxito.

¡Míralo sólo a Él en tu necesidad!, ¡Búscalo! ¡Busca Su Palabra, Su consejo, Su guía, Su corazón, Su verdad! Búscalo a puerta cerrada en tu aposento. Él les hallado de los que temprano le buscan. ¡Recuerda que nadie te ha amado como Él te ama! Obedecer Sus mandamientos por amor y con pleno conocimiento de que no hay mejor camino que Su camino, es la decisión más sabia que podemos hacer cada nuevo amanecer.

Proverbios 8:34,35 Bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas cada día, aguardando a los postes de mis puertas. Porque el que me halle, hallará la vida, Y alcanzará el favor de Jehová.

¡Dios te bendiga!

En el amor de Cristo,

Claudia Juárez Garbalena


jueves, 5 de octubre de 2017

La lampara encendida. Por Claudia Juárez Garbalena


El relato de las diez vírgenes es muy usado para hablar de la Segunda Venida de Cristo. Debemos siempre comprender que la venida de Cristo tiene dos partes: la venida de Cristo POR sus santos (el llamado rapto o arrebatamiento) en donde Cristo descenderá del cielo y llamará a los que han creído en él (vivos y muertos) con voz arcángel y trompeta de Dios, y su iglesia se reunirá con él en el aire (1 Tesalonicenses 4 y 1 Corintios 15); y la venida de Cristo CON sus santos que será en medio de la gran tribulación, Cristo en ese momento vendrá como REY de reyes y SEÑOR de señores a gobernar esta tierra (Mateo 24). El relato de las diez vírgenes de Mateo 25 está dentro del contexto de la venida de Cristo CON sus santos a la tierra, sin embargo, nos muestra una inmensa verdad que como creyentes en la Era de Gracia no debemos perder de vista y esta es que debemos VELAR, es decir, hacer guardia, estar despiertos, consientes de que ese día llegará.

Colosenses 3:1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. [En ambos sentidos, en esta vida presente y en la venidera]

3:4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste [“phaneroó”, manifiesto, claro, visible, y puede ser visible en un sentido literal o no], entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

Muchos hijos de Dios viven sus vidas como si todo lo que ven es lo único que tuvieran, sin tomar en cuenta que Cristo CIERTAMENTE vendrá un día y que nos espera una eternidad con Dios. Dedican sus vidas afanosamente a acumular tesoros en la tierra donde la polilla y el moho corrompen y donde ladrones minan y hurtan. Pero la Palabra nos alienta a atesorar tesoros en el cielo donde ladrones no minan ni hurtan, ni ningún elemento corrosivo puede deteriorar nuestros tesoros.

Hace poco estudié y compartí sobre eventos que ocurrieron alrededor de “La Fiesta de las Trompetas” en este 2017, que es la celebración del año nuevo judío. Hubo tal conjunción de eventos que llegué a pensar (como muchos otros que estudiaron el tema), que esa podría haber sido la fecha del arrebatamiento. El tema nunca fue asegurar una fecha de la venida de Cristo, sino hacer ver las tremendas coincidencias que había alrededor de esos días combinadas con el significado profético de las Fiestas judías y el cumplimiento de ellas en el ministerio de Jesucristo. Nuestro Señor evidentemente no vino ese día, pero aun a pesar de las mofas, burlas, sarcasmos, enojos y todo lo demás que muchos cristianos hicieron del tema, la realidad es que en los cielos se alineó la gran señal descrita en Apocalipsis 12, un evento único en las historia de la humanidad, el cuál coincidió muy cercanamente con la celebración judía de la Fiesta de las Trompetas, y diez días después, fue proclamado un jubileo judío, que es una celebración que ocurría cada 50 años que Dios había ordenado en Levítico 25 a los hijos de Israel para traer restauración y liberación sobre Su gente. ¡Nadie puede negar que esa alineación ocurrió en los cielos y que significa algo! Los cielos cuentan la gloria de Dios, en los cielos está escrita la Palabra de Dios, tienen un lenguaje, dice el Salmo 19. Ciertamente esa gran señal que ocurrió, puede referirse al retorno de Cristo y puede hablar de un periodo de tiempo, y no de un hecho que ocurriría inmediatamente como pensábamos quienes estudiamos el tema. Lo que es un hecho cierto es que CRISTO ESTÁ CERCA, hay muchas evidencias de ello en todo lo que nos rodea.

Es significativo que cien años atrás, y 50 años atrás, en años de jubileo, Israel ha sido protagonista de eventos políticos que le han llevado a recobrar su territorio que por cientos de años (¡casi dos mil años!) no estuvo en sus manos. Hoy la nación de Israel es una nación próspera y floreciente, tal como la Biblia profetiza que sería cerca de los “postreros días”.

Hubo un estúpido rumor que hizo correr gente ignorante de las Escrituras, de que en estas fechas sería “el fin del mundo”, cosa que el gusano aprovecho para confundir y causar mofa entre creyentes e incrédulos. Quienes estudiamos el tema seriamente, jamás hablamos de una cosa tan absurda como el fin del mundo, como tampoco asegurábamos que Cristo regresaría ese día, sino que había una altísima posibilidad por las fechas, números y coincidencias que había de eventos en el cielo y en la tierra, y aunque ese día no fue el arrebatamiento, hermanos y hermanas, CRISTO ESTÁ MUY CERCA. ¡Nadie puede asegurar el día ni la hora! Pero el mundo se cae a pedazos y vemos frente a nuestros ojos cumplirse profecías en la Palabra de Dios. ¡No podemos negar que el rapto está cerca y mucho menos que no ocurrirá!

Vi de una forma muy triste, como líderes “tranquilizaban” a la gente que les sigue asegurándoles que Cristo no regresaría ese día, sí Cristo no vino ese día, pero lo que me resulta LAMENTABLE es que la gente necesite ser “tranquilizada” ante el hecho de que alguien plantee que el rapto pudiera estar cerca. Eso significa un lamentabilísimo hecho: que muchísima de la gente de Dios NO TIENE LISTO SU CORAZÓN PARA ESE GRAN DÍA.

Si te aterroriza que Cristo venga, es porque no sabes lo que ese día es ni representa para un hijo de Dios, y si te aterroriza que tu familia no sea salva aun, tienes el día de hoy y hasta que ese gran día llegue, para orar y compartir con ellos la verdad de la salvación por gracia.

¡Cristo puede regresar en cualquier momento! ¡Cualquier día! Tiendo a pensar que su venida está relacionada con las fiestas judías que Dios estableció en Levítico 23, ¡pero no podemos saberlo con certeza! ¡Cristo simplemente pudiera regresar hoy!

El retorno de Cristo representa la TOTAL LIBERACIÓN del hijo de Dios del pecado, de las consecuencias del pecado como la muerte y la enfermedad. Nos veremos en un micro segundo, en un abrir y cerrar de ojos, libres y transformados para siempre, ¡y así estaremos siempre con el Señor! Los eventos del fin habrán comenzado, se vivirá el Apocalipsis en esta tierra por siete años, mientras nosotros estaremos a salvo en el cielo, y cumplido el tiempo, vendremos con nuestro REY al final de este periodo a gobernar con él por mil años, habrá en la tierra una paz, abundancia y prosperidad como no ha habido nunca. La justicia, el amor y la equidad gobernarán en esta tierra a través del REY y gobierno más justo que nunca ha reinado, y nosotros presenciaremos cómo la gloria de Dios y Su generosidad cubrirán la tierra como las aguas cubren al mar.

Cumplido el reinado del milenio, una vez que Satanás y sus huestes hayan sido arrojados al lago de fuego, veremos descender del cielo la nueva Jerusalén, estaremos en los nuevos cielos y la nueva tierra donde ya no habrá más muerte, ni tristeza, ni dolor, ni llanto. Todo eso es parte de nuestra esperanza, y si lo ignoras o te atemoriza, te invito a estudiar el tema a detalle para que te goces en nuestra ESPERANZA porque Cristo está por venir, ciertamente vendrá ¡y cada día que pasa, es un día más cerca a ese glorioso día!

Mateo 25:1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.
25:2 Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.
25:3 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;
25:4 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.
25:5 Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.
25:6 Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!
25:7 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.
25:8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.
25:9 Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.
25:10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.
25:11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!
25:12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
25:13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

Repito, este pasaje está escrito en el contexto de la venida de Cristo a la tierra con Sus santos, “el aceite en la lampara” representa el espíritu santo. Todo hombre y mujer deben recibir la salvación ofrecida en Jesús para “entrar a las bodas”, pero también como creyentes, el aceite bien puede significar nuestra íntima y cercana relación con Dios. Como creyentes y amantes de la verdad, no queremos ser insensatos y vivir como la gente de este mundo vive con los ojos puestos en el mundo. ¡Tenemos una GLORIOSA ESPERANZA que nos alcanzará en breve! ¡Confesémosla! ¡Esperémosla! ¡Tengamos este gozo en el corazón! ¡Oremos por nuestros seres amados que aún no salvos, compartamos con ellos la Palabra! ¡Y estudiemos qué representa ese gran día para nosotros!
¡Yo amo al Señor Jesucristo más que a mi vida! ¡y tengo un anhelo tan grande de verlo entre las nubes! ¡Se que ese día ocurrirá! No ocurrirá porque lo desee, ¡EN LA PALABRA DE DIOS ESTÁ ESCRITO QUE OCURRIRÁ y por eso lo deseo!

Las promesas de la rica gracia de Dios están disponibles aquí y ahora, tenemos una rica herencia esperando por nosotros, para que nos apropiemos de ella día tras día, ¡pero también tenemos un futuro maravilloso planeado por Dios para aquellos que hemos creído en Su Hijo! ¡Cristo nuestro glorioso Señor y Salvador regresa! ¿Dirás hosanna a su venida?

1 Tesalonicenses 4:14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
4:15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
4:16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
4:17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.
4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

1 Corintios 15:51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados,
15:52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.
15:53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.
15:54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.
15:55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
15:56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.
15:57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Apocalipsis 21:1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.
21:2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.
21:3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.
21:4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Nuestro Padre tiene guardado ese día y hora tan anhelado por quienes amamos Su venida, y yo le doy gracias por esa preciosa eternidad que ha reservado para Su gente en Su bondad. ¡Ese día se cumplirá con total certeza! ¡Padre que tu reino venga, que tu voluntad se cumpla y que tu amor y justicia reinen para siempre! ¡Amén y amén!

Apocalipsis 22:20 El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.

22:21 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.


martes, 3 de octubre de 2017

Los sentidos y emociones vs. la verdad de la Palabra de Dios. Por Claudia Juárez Garbalena


Queridos hermanos, NO nos guiemos por los cinco sentidos y las emociones de la carne que muchas veces se oponen y se levantan contra la verdad de Dios. Cuando enfrentamos circunstancias adversas, tememos, nos estremecemos, nos amargamos, nos llenamos de rencor, amargura, enojo, frustración, etc., etc. Lo que vemos con los cinco sentidos y las emociones negativas de la carne perturban nuestra creencia y nos ROBAN la paz en el corazón con la cual vemos las promesas de Dios manifiestas en nuestras vidas.

Romanos 15:13 Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.

Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

4:7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

1 Pedro 5:6 Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo.

¡Esto nos habla de reconocer que sólo Dios tiene la respuesta y solución para tu necesidad! No tu sabiduría, no tu fuerza, no tu inteligencia, ¡Dios es nuestra suficiencia y es Su gracia la que nos basta!

Jeremías 17:5 Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo [se apoya en la carne de alguien más o en la propia], y su corazón se aparta de Jehová.

17:6 Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.

17:7 BENDITO EL VARÓN QUE CONFÍA EN JEHOVÁ, Y CUYA CONFIANZA ES JEHOVÁ.

17:8 PORQUE SERÁ COMO EL ÁRBOL PLANTADO JUNTO A LAS AGUAS, QUE JUNTO A LA CORRIENTE ECHARÁ SUS RAÍCES, Y NO VERÁ CUANDO VIENE EL CALOR, SINO QUE SU HOJA ESTARÁ VERDE; Y EN EL AÑO DE SEQUÍA NO SE FATIGARÁ, NI DEJARÁ DE DAR FRUTO.

1 Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre él, PORQUE ÉL TIENE CUIDADO DE VOSOTROS.

5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

¡El diablo busca a quien devorar! ¡Eso quiere decir que tiene que encontrar ciertos requisitos para hacerlo y que no puede devorar a todos los creyentes! ¡La Palabra nos pide que seamos sobrios, que velemos, que echemos toda nuestra ansiedad sobre Dios sabiendo que Él tiene cuidado de nosotros y de nuestros seres amados!

No te dejes sobrepasar por tus miedos, angustias, rencores, amarguras y todo lo demás. Dios nos regaló las emociones para disfrutarlas, pero cuando emociones negativas nos rebasan, ¡eso nos roba el gozo y la paz en el creer! ¡Echa toda tu ansiedad en Aquel que tiene cuidado de ti! ¡DIOS ES FIEL Y CUMPLIRÁ SU PALABRA CUANDO SIMPLEMENTE LA CREAS!

Números 23:19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

Isaías 41:10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Romanos 8:31-39: ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

8:32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

8:33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

8:34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

8:35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

8:36 Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero.

8:37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Romanos 8:18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.

2 Corintios 4:7-10 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros,

4:8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados;

4:9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;

4:10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.

2 Corintios 2:14 Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.

Salmos 27:1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

27:2 Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

27:3 Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado.

27:4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

27:5 Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Me ocultará en lo reservado de su morada; Sobre una roca me pondrá en alto.

27:6 Luego levantará mi cabeza sobre mis enemigos que me rodean, Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo; Cantaré y entonaré alabanzas a Jehová.

27:10 Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Con todo, Jehová me recogerá.

27:13 Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes.

27:14 Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.


Cuando el adversario venga a ti y te enfrente con tus circunstancias y tus miedos, responde: “escrito está”, “escrito está”, “escrito está”, aliméntate de la hermosa e incomparable Palabra de Dios que es vida para nuestras vidas. Mientras más te empapes de ella, más serás capaz de ponerla delante de lo que tus emociones y circunstancias te dicen. ¡Dios es tu fuerza, tu galardón, tu defensa, tu amparo, tu refugio, tu sanidad y liberación, que en el nombre de Jesucristo Sus preciosas palabras y promesas sean luz para tu vida! ¡Amén! 


viernes, 29 de septiembre de 2017

PORQUE NO ES VUESTRA LA GUERRA, SINO DE DIOS. (AUDIO) Por Claudia Juárez Garbalena

Hay un relato muy inspirador en el libro de Jueces capitulo 7 que habla de una batalla entre el pueblo de Israel con los madianitas, los amalecitas y los hijos del oriente.


¡Trescientos hombres escogidos por Dios frente a un ejército innumerable! Esta era “su realidad”. Pero bendito es nuestro Dios y Padre que siempre se impone a cualquier circunstancia en este mundo cuando confiamos en El.


domingo, 24 de septiembre de 2017

¡SEAMOS LUZ! Por Claudia Juárez Garbalena



Tenemos un Dios que definitivamente es FIEL, BUENO Y TODOPODEROSO. ¡Su amor NUNCA DEJA DE SER! Él es constante, y Su amor lo manifiesta de forma apacible, quieta y como un manantial de aguas vivas que jamás dejan de fluir. Su Trono no se mueve porque Su Palabra permanece para siempre.

El Dios eterno nos ha llamado Sus hijos al aceptar a Jesús como nuestro Señor y Salvador. Nos ha dado una rica herencia, nos ha vestido de lino fino y nos ha investido de poder desde lo alto.

Ya que Él es siempre bueno y justo, debe romperle el corazón las injusticias y tremendas calamidades que están aquejando este mundo que cada día se pone más y más oscuro. Jesús dijo: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor (Lucas 4:18-19). ¡Jesús fue el reflejo de Dios en esta tierra!, cumplió Su Palabra y vivió para amar, servir, consolar, confortar y liberar a la gente de Dios.

En medio de este mundo de tinieblas, la Escritura nos alienta:

Mateo 5:13 (de la versión en inglés “The Message”) Déjenme decirles por qué están aquí. Están aquí para ser la sal y condimento que resalta los sabores de Dios en esta tierra. Si pierden su sabor, ¿cómo va la gente a degustar el sabor y la vida que hay en Dios? Si pierden su utilidad, su sabor, van terminar en la basura.

14-16 Aquí hay otra manera de decirlo: Están aquí para ser luz, sacando a relucir los colores de Dios en el mundo. Dios no es un secreto para ser guardado. Hagámoslo público con esto, tan público como una ciudad sobre una colina. Si los he hecho portadores de la luz, ¿piensan que los voy a esconder debajo de un cubo?, ¿no verdad? Los estoy poniendo en una columna de luz. Ahora que les he puesto allí en una colina, en un puntal de luz, ¡Brillen! Mantengan abierta la casa de su corazón, sean generosos con todo lo que tienen. Al abrirse a los demás, estimularán a la gente a abrirse a Dios, a este generoso Padre en el cielo.

Como seguidores de Cristo, no debemos permitir que la oscuridad del mundo nos absorba y ensombrezca, sino que debemos BRILLAR como luminares asidos de la Palabra de vida. No estamos aquí para lucirnos en conocimiento y aptitudes humanas, sino para brillar con el amor de Cristo y ser sanidad, consuelo y liberación a la gente que lo necesita.

¡Dios ama a Su creación! ¡La Palabra lo expresa de mil formas!

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
7 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Si Dios Todopoderoso ya nos entregó el TESORO MÁS VALIOSO de Su Reino para rescatarnos de la muerte a la vida, no hay bendición que no quiera darnos. Su Palabra está asombrosamente repleta de cientos de promesas que brillan en la oscuridad y nos dan consuelo, aliento, sanidad, liberación y esperanza. Su Palabra es en realidad una Historia de amor, la historia del amor más sublime con quien nadie nos haya amado jamás. Su Palabra es una fuente ilimitada de recursos, un manantial de aguas vivas que sacia la sed de cualquiera en necesidad. Dios desea que lo conozcas personalmente cada día más para que sepas lo tanto que te ama.

Es fiel promesa de DIOS que Su Hijo regresará entre las nubes del cielo para recoger a Su amada Iglesia. En el último mes he hecho publicaciones donde he hablado de Su inminente retorno, estoy convencida de que Cristo regresará muy pronto y nos arrebatará entre las nubes a todos aquellos que hemos creído en él.

La gran probabilidad de que hablé de que Cristo pudiera venir en un día especifico no fue acertada y me disculpo por ello. Pero sí hay un hecho evidente y es que esa gran señal de que he hablado se alineó en los cielos el 23 y 24 de septiembre, ¿qué significa eso? ¡No lo sé! Pero dado que la Palabra de Dios está escrita en las estrellas, sabemos que algo nos dice, indica o señala. Lamento haber enseñado algo impreciso o errado, pero no me detiene en mi afán incansable de dar a conocer a mi amado Dios y Su Palabra, y a mi precioso Señor Jesucristo. Mi exhortación hermanos y hermanas, es a velar, a preparar el corazón para ese gran día que pronto nos alcanzará, y a alimentarnos de las Escrituras con el conocimiento de esa gloriosa esperanza que nos ha sido dada.

Quiera Dios, hermanos y hermanas, que todo lo aprendido nos despierte el gozo y gran deleite en el corazón por estudiar la Palabra y por esperar que Sus promesas se cumplan, y quiera Dios que seamos alentados a no vivir como ciudadanos de este mundo, enredados con sus asuntos y quitando nuestra mirada de nuestro hogar celestial.

Este es el testimonio y ejemplo de Abraham:

Hebreos 11:8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

11:9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa;

11:10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.

Tristemente he visto a muchos cristianos muy ocupados en las vidas y creencias de los demás. La Palabra nos anima a ser aliento y no a derribar. A ser consuelo y no dolor. A ser luz y no oscuridad. A ser amor y a no contender, herir ni dañar. Ocupémonos pues de nuestro propio caminar y en ser un reflejo de Dios a esta tierra como nuestro Señor Jesucristo. ¡Compartamos con amor y sabiduría sobre esa maravillosa salvación que está disponible POR GRACIA a todo aquel que cree!

Hoy se cumple un aniversario más de “Mira sólo a Dios”, y doy inmensas gracias a Dios por estos siete años llenos de grandes luchas y satisfacciones, ¡nos ha regalado tanto en Su gracia que es asombroso! ¡GRACIAS PADRE! ¡BENDITO Y ALABADO SEA TU SANTO NOMBRE! ¡HONRADO Y LOADO SEAS POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, AMÉN!!!

¡Dios les bendiga abundantemente en el nombre de Cristo Jesús!

Esperando Su venida,


Claudia Juárez Garbalena