DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

domingo, 21 de junio de 2015

PORQUE DONDE ESTE VUESTRO TESORO, AHÍ ESTARÁ VUESTRO CORAZÓN. (AUDIO) Por Claudia Juárez Garbalena


Con la lectura de:

Del Libro – “Orientalismos De La Biblia”
Traducción Española - Juan Luis Molina

No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan, sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. (Mateo 6:19-21)

La interpretación Occidental de esta escritura es que los tesoros se refieren al dinero que se almacena o amontona en este mundo. Es por eso por lo que nunca está seguro, porque la polilla y el orín lo corrompen, y ladrones lo roban. Por otra parte, el dinero que se da para la iglesia, o para cualquier otra causa digna, [se piensa] es como un tesoro que se hace en el cielo. Pero como en todos los casos donde se utilizan símbolos y figuras literarias, la comprensión apropiada de la escritura debe provenir de su significado espiritual. Cristo no se está aquí refiriendo al dinero. Los "tesoros" que aquí se mencionan significan simplemente nuestros pensamientos. De hecho, hay varios símbolos empleados en este pasaje. Déjame que te los explique.

 "El Cielo" significa el medio del Espíritu. "La Tierra" es el medio de la materia, de las cosas materiales. "La polilla" es la preocupación que corroe y destruye nuestros pensamientos buenos y positivos, y "corromper" también significa corroer, carcomer.

A la luz de la filosofía Oriental entonces, estas escrituras debían leerse de la siguiente manera:

No permitas que tus pensamientos se centren en las cosas materiales, donde el temor y las preocupaciones corroen y carcomen y crean frustración y derrota, y donde las dudas penetran y roban vuestros pensamientos.
Sino mantén tus pensamientos centrados en el Espíritu, en donde ni el miedo ni la preocupación producen derrota, y donde las dudas no penetran ni roban tus pensamientos tampoco.

Si nuestros pensamientos están centrados en cosas materiales, nuestras vidas estarán ciertamente plagadas con derrota, frustración, y desespero. La razón por lo que esto sucede, es porque las cosas que vemos no son verdaderamente indispensables. Las vemos aparecer y evaporarse. Y las cosas que pensamos que son sustanciosas y reales, se desvanecen ante nuestros ojos. Todas las cosas que conocemos por nuestros cinco sentidos se encuentran en un estado de mudanza y de decadencia. Una vez que no hay ningún medio de comunión posible entre el Espíritu y las cosas de la tierra, no puede haber ninguna satisfacción en ellas. Pero Dios, que es Espíritu, puede hablar y tener comunión con nosotros a través del espíritu que tenemos dentro. La Presencia de Sí Mismo en nuestro espíritu, nos capacita para estar gozosos y satisfechos a través de la comunión que gozamos con Él. La vida del hombre no consiste en la abundancia de las cosas que él posee, El hombre no puede vivir de pan solamente. Para florecer, debe antes vivir de toda palabra que procede de la boca de Dios.

Nosotros debemos concentrar todos nuestros pensamientos en el medio del Espíritu. Haciendo a la Palabra de Dios el modelo de nuestras vidas, tenemos toda la capacidad para llevarlo a cabo de esa manera. Entonces comenzaremos a manifestar el poder espiritual de los hijos de Dios. Nada puede derrotarnos, o hacernos infelices. Podemos encontrarnos con problemas por todas partes, pero no desesperamos; nos encontraremos perseguidos, más no desamparados; derribados, pero no destruidos. Nos sobrepondremos a toda circunstancia terrenal porque nuestros pensamientos se encuentran en el medio del Espíritu. Cualquier cosa que pase a nuestro alrededor es inconsecuente y no nos afecta porque solo somos conscientes de la Realidad - Dios.

Dios espera que lo hagamos así. El hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios. El Espíritu habita con él. Él era perfecto y estaba completo. Pero debido a su voluntaria desobediencia, el hombre perdió su posición espiritual delante de Dios. Entonces, en el cumplimiento del tiempo, Dios envió a Su Hijo para abrir el camino de la restauración del hombre a su original relación con Dios. A través del nuevo nacimiento, el pasa a ser una nueva creación. El espíritu de Dios habita nuevamente con él. Una vez más se le da la vida, se mueve, y tiene su existencia en Dios. Él puede florecer en la comunión que mantiene con el Padre, y reflejar la vida y la luz de Dios. El brillo majestuoso del amor, verdad, gozo, libertad, victoria y sanidad, irradia de su ser en abundante medida.

Él se encuentra ahora capacitado para reflejar la mente de Cristo una vez que ha muerto para sí mismo. La voluntad de Dios ha pasado a ser ahora su voluntad. Para él ahora vivir es Cristo. Cada fardo ha pasado a ser una bendición. Cada obstáculo en su camino ha pasado a ser una piedra de calzada. La estimulante libertad en Cristo le constriñe a obedecer empapado de amor. El viejo hombre es crucificado. ¡Él es de hecho una nueva criatura!

Muchos hijos de Dios están temerosos y ansiosos porque sus pensamientos están repletos de las "cosas" del mundo. Están inseguros en cuanto al futuro. No habitan en Cristo porque sus corazones se encuentran donde están sus pensamientos: en el mundo de las cosas materiales. La ilusoria realidad de la materia retratada por los cinco sentidos les produce inseguridad en cada parte de la vida y los esclaviza en la jaula del miedo.

Eso no es más que un hijo de Dios torturándose a sí mismo. Nosotros hemos sido librados de todo eso a través del conocimiento de la Verdad, que es Jesucristo. Debemos darnos cuenta de quienes somos. Entonces, seremos conscientes y podremos despertarnos de la sugestión hipnótica de Satanás, tomando nuestra justa posición como Hijos e Hijas de Dios, andando según el Espíritu, y manifestando una vida abundante.

Y por el contrario, el hombre que no es salvo vive sin el Espíritu; y como resultado, piensa y anda de acuerdo al conocimiento que saca por sus cinco sentidos, es decir, la carne. La Biblia declara que la carne es enemiga del Espíritu (Dios).

Este hombre vive en la ignorancia espiritual. La falta de conocimiento es la raíz de la mayoría de sus problemas. La mente, actuando y operando con la información que obtiene por los sentidos, piensa de manera negativa la mayor parte del tiempo. ¡Y lo que piensa el hombre, eso es lo que hace al hombre! - Según piensa en su corazón el hombre, así es él... (Proverbios 23:7). Refleja todo lo negativo que puebla su mente y por eso está siempre temeroso, porque no puede convencerse a sí mismo de que no está enfrentando la inminente condenación.

La solución para tal persona se encuentra en aceptar a Cristo, pero no solo como salvador, sino además también como Señor de su vida. Entonces pasa de las aguas movedizas de las tiniebla de los sentidos, a la luz de la revelación de Dios en el espíritu que ahora posee dentro de él. Y a medida que este hombre va meditando en Su ley día y noche, irá aprendiendo el arte de concentrar sus pensamientos en Dios. Solamente entonces podrá acercarse a la cosecha de las realidades espirituales del gozo, la paz interior, la abundancia y la sanidad. Vendrá a ser más que vencedor por medio de Cristo.

Mirad que trágico es esto: los hechos indican que, mientras que la mayor parte de los Cristianos "hablan" de la vida victoriosa del capítulo 8 de Romanos, lo que sin embargo ellos "viven" es en la frustración del capítulo 7.

El escape del capítulo siete de Romanos se da en el versículo del capítulo ocho: ...!No andes detrás de la carne, sino detrás del Espíritu!


Si deseas recibir nuestras publicaciones directamente en tu dirección de e-mail o contactarnos escríbenos a: mirasoloadios@live.com

sábado, 20 de junio de 2015

“RENACIDOS PARA ESCUCHAR DIRECTAMENTE A DIOS”. Por Sangat Bains

El siguiente escrito es la transcripción de la enseñanza que Sangat Bains dio en vivo el pasado 12 de junio a través de Youtube a creyentes de habla hispana y cuyo enlace ya he publicado y enviado. También incluyo el audio de la lectura en español del documento. 
¡Dios los bendiga!
Con amor en Cristo,
Claudia Juárez Garbalena

“RENACIDOS PARA ESCUCHAR DIRECTAMENTE A DIOS”
Enseñanza transmitida en vivo por Sangat Bains el 12 de Junio de 2015.
Transcrita por Elida Scarano
Título por Alan Díaz Amaya
Con correcciones y anotaciones de Fernando Castro-Chávez
Redacción por Claudia Juárez Garbalena

Dios los bendiga maravillosos santos creyentes en todos los países de habla hispana. Estoy muy bendecido hoy de tener la oportunidad de compartir con ustedes en ésta comunión de creyentes, y le agradezco a Dios por darme esta oportunidad de compartir las cosas que Él puso en mi corazón. Le agradezco a Fernando, por esta oportunidad de reunirnos en este cuerpo de creyentes. Como ustedes saben, yo soy de la India, pero en este momento me encuentro en el estado de Washington, E.U., en casa de Richard, un querido hermano.

Esta tarde me gustaría compartir con ustedes acerca de un maravilloso y práctico modo de cómo estar siempre con gran entusiasmo, con gran calor hacia Dios, es algo muy fácil. Jesucristo, nuestro Señor, vino y nos reconcilió con Dios. Ahora nosotros queremos entender con exactitud qué es lo que esto significa, de tal forma que podamos practicar la realidad de estar y de vivir reconciliados con Dios.

Vamos a ver qué es lo que no es, y qué es lo que es. Jesucristo por la voluntad de su Padre Dios no nos reconcilió con otros hombres, Jesucristo tampoco nos reconcilió con una organización, él incluso no nos reconcilió con grupos religiosos, Jesucristo tampoco nos reconcilió con líderes religiosos. Él nos reconcilio directamente con Dios, su Padre. Jesucristo nos conectó directamente con su Padre, entonces, en la vida práctica, ¿de quién vamos a recibir instrucción y a quién vamos a escuchar? ¿Acaso lo que los hombres nos dicen que hagamos, o lo que una organización nos dice que deberíamos hacer? ¡No! Nosotros siempre hemos de buscar la instrucción directa de Dios.

Nosotros somos la obra maestra de Dios, creados en Cristo Jesús. La obra perfecta de Dios no tiene fallas ni defectos, y ¡tú eres ese ser ahora mismo! Tú has sido diseñado de tal forma que eres capaz de ser dirigido directamente por Dios, tu naturaleza es que tú eres capaz de recibir Sus instrucciones.

1 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura [creación] es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 

Tú ya tienes el acceso directo a Dios, ¡y Dios tiene acceso directo a ti! La única cosa que bloquea esta realidad es la opinión de los hombres, o de las organizaciones que nos limitan, o incluso los líderes que tienen su propia opinión. Entonces, ¿qué es lo que un líder o un supervisor se supone que debería hacer? Ellos deberían de demostrar a los creyentes que ellos van directamente a Dios, y enseñarles a los creyentes a que vayan directamente a Dios, no a un líder.

Tú has sido diseñado para ir directamente a Dios y recibir instrucciones directamente de nuestro Padre, y al mismo tiempo, nosotros podemos presentar todas nuestras preocupaciones delante de Él.
Pablo predicó, hace casi dos mil años: ‘ustedes no deben estar preocupados por absolutamente nada’. La Escritura nos dice que hemos de llevar directamente todas nuestras peticiones a Dios.

Filipenses 4:6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Así que nosotros debemos hacer esto, comenzar a practicar este estilo de vida. La Escritura dice que todos aquellos que son guiados por Dios, éstos son los hijos de Dios.

Romanos 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Esto es lo que la Escritura misma nos motiva a hacer, porque tú has sido perfectamente diseñado desde que renaciste para caminar con Dios.

En Filipenses 2:13 vemos algo que Pablo acostumbraba decirles a los creyentes, y es que Dios es el que está trabajando en tiempo activo presente en cada uno de ustedes, para producir así el querer como el hacer por su buena voluntad, ¡Dios es capaz de hacerlo!

Filipenses 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce [está produciendo, está trabajando] así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

Si Pablo estuviera aquí sentado con nosotros estaría diciendo: Dios es capaz de que ustedes hagan Su buena voluntad, Él está trabajando en ustedes, ¡ustedes son la obra maestra de Dios! No estamos hablando de la simple lectura intelectual de este versículo, la Escritura dice que es Dios el que está trabajando en cada uno de ustedes, y el tiempo de este versículo es participio presente activo, esto significa por ejemplo: “yo estoy corriendo”, o “yo estoy comiendo”, así, Dios es el que dice: “Yo estoy trabajando constantemente en cada uno de ustedes ¡ahora mismo!”. Con toda certeza, Dios está ahora mismo trabajando en cada uno de ustedes, está poniendo en cada uno de ustedes Sus deseos, Sus ideas, Sus conceptos, Sus pensamientos. Esta realidad presente se volverá algo activo y perceptible cuando ustedes estén constantemente mirando y esperando la respuesta de Dios, porque si nosotros miramos a un hombre, o a una organización, o a un líder, entonces vamos a bloquear a Dios de trabajar directamente con nosotros.

Así que, de ahora en adelante nosotros debemos tomar la decisión de escuchar solamente a Dios, justo como nuestro Señor Jesucristo lo hizo. Jesucristo no preguntó a los hombres cuál era la Verdad, él acudía a su Padre celestial y le permitía que aclarara su vista, que aclarara su entendimiento.

Juan 10:10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo [Jesucristo] he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Si nosotros vamos realmente a disfrutar de esta vida que es más que abundante, hemos de depender directamente de Dios. No tenemos la esperanza que tienen los hombres, no tenemos la esperanza ni siquiera de El Libro que trata acerca de Dios, ¡hemos de volver los ojos directamente al Dios viviente!

El Apóstol Pablo habló a los Efesios, y dijo que él estaba platicando con Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria. Pablo oró a Dios, ¡y él motivó a los líderes y a los creyentes que estaban en Éfeso a que se conectaran directamente con el Padre de gloria para que Él alumbrara los ojos del entendimiento de ellos!

Efesios 1:15-19
1:15 Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, 
1:16 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, 
1:17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 
1:18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 
1:19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza…

Es justo como ir a una gran tienda, tal vez como Wal-Mart, donde pueden encontrar cualquier cosa a un precio razonable; así nosotros hemos recibido la instrucción, ¡de ir directamente a Dios! ¿Y qué vamos a hacer? Nosotros iremos a esa tienda, y entonces de la misma manera, Dios nos dará sabiduría espiritual y revelación en el conocimiento de Él. Esto es lo que hemos de hacer, lo que Él nos dice. Nosotros vamos directamente a Dios, esto es lo que Jesucristo hizo posible. Nuestro Dios desea que nosotros vayamos directamente a Él, y cuando vamos directamente a Él, seguramente que Él nos mostrará muchas cosas más.

Por ejemplo, en el caso de las tradiciones religiosas, cuando no sabemos algo le preguntamos al líder, pero la Escritura nos dice: Vayan directamente a Dios, así que nosotros practicamos lo que nos dice la Escritura.

Previamente vimos lo que dice el texto griego cuando habla de profecía, que es una evidencia del espíritu. No dice que es “palabra de profecía”, sino simplemente dice que es “profecía”, lo que es diferente a lo que se nos había enseñado. Lo que se nos había enseñado antes reduce el alcance ilimitado de lo que Dios desea transmitirnos cuando nosotros manifestamos la evidencia de profecía, dejando que Dios nos transmita su información de la mejor manera posible.

1 Corintios 12:10 A otro [provecho], el hacer milagros; a otro [provecho], profecía…

Así que nosotros tomamos exactamente lo que la Escritura nos está diciendo. La tradición consiste en que nosotros nos acostumbramos a decir y a pensar solamente en lo que se nos decía.

En 2 Timoteo 2:7, cuando Pablo estaba hablando con Timoteo, la Escritura dice: “Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo”. 

Dice ‘considera lo que te digo ¡y Dios te dará entendimiento en todas las cosas!’ ¿Entonces, qué clase de recomendación e instrucción le dio Pablo a Timoteo? Pablo habló y le comunicó a Timoteo muchas cosas. Pablo dio instrucciones que provenían directamente de Dios a su discípulo Timoteo. No era la opinión personal de Pablo lo que él le estaba dando a Timoteo, sino que era la instrucción, la sabiduría que procedía directamente de la boca de Dios, mientras que Pablo era el que hablaba. Esto era lo que Pablo le estaba dando a Timoteo y, Pablo estaba motivando a Timoteo a que considerara lo que Pablo decía: ¡El Señor te dará entendimiento en todas las cosas!

¿Entonces, qué es lo que Pablo motivó a Timoteo a hacer? Él le dijo que fuera directamente a Dios, y que Él le daría el entendimiento en todas las cosas. Pablo nunca le dijo a Timoteo: “ve a otros hombres”, “ve a otros profesores, maestros, líderes”, “ve a otras organizaciones”, ¡No! Las instrucciones de Pablo, las instrucciones de Dios fueron, ve a Dios directamente, y Él, Dios, te dará entendimiento en todas las cosas. Pablo sabía que Timoteo era una de las obras maestras de Dios, ¡justamente como Cristo mismo! Así que las obras que Jesucristo hizo, ¡Timoteo también las hizo!

Así que por eso Pablo motivó a Timoteo a que fuera directamente a Dios, y entonces Dios le daría el entendimiento en todas las cosas, y debido a que nuestro Señor Jesucristo nos conectó directamente con Dios, quién es nuestra fuente, ¿es bueno entonces ir a otras personas, o a otros lugares, para recibir información? ¡No! Sino que hemos de ir directamente a Dios, porque nosotros ¡ya estamos conectados con Dios!

Si de ahora en adelante nosotros practicamos esta verdad tan simple, tan sencilla, en nuestras vidas, Dios ciertamente va alumbrar los ojos de nuestro entendimiento. Él nos va a dirigir de victoria en victoria, y por lo tanto, es ciertamente muy fácil y muy simple; es Dios mismo el que está activo trabajando ahora mismo en cada uno de ustedes, esos pensamientos e ideas y deseos que en este momento ustedes tienen en su mente, en su corazón, ¡sólo háganlos!

Si ustedes tienen temores o inseguridades de que “¿será posible”, o “¿no será posible”?, “voy a cometer errores”, o “no puedo”, recuerden ¡que ustedes son la obra maestra y perfecta de Dios!, y Dios no se equivoca en lo que ha hecho en ustedes, y esto es tan simple, esto es lo que significa caminar por el espíritu.

Efesios 2:10 Nueva Traducción Viviente (NTV)
Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.

Dios, quien es perfecto les está dando a cada uno de ustedes Su Voluntad perfecta, ¡para que sucedan las cosas buenas de la buena Voluntad de Dios en sus vidas! ¡Es lo que Dios desea! Ahora Dios es capaz de guiarte paso a paso para hacer la buena Voluntad de Dios, que también es la buena voluntad de ustedes en sus vidas. ¿Entonces, cómo lo hacemos?

Las ideas, deseos y conceptos que Dios pone en el corazón de ustedes, ustedes son capaces de hacerlos, y entonces ustedes empiezan a moverse confiados en que Dios los guía. Si ustedes están inspirados a compartir algo con alguien, entonces ustedes lo hacen; Dios dice y les recuerda que hoy mismo ya está trabajando con ustedes, así que ustedes exitosamente van paso a paso en el corazón de ustedes, y actúan conforme a ello.

Al comenzar, podríamos preguntarnos: “¿será mi idea únicamente?”, “¿será la idea de alguna otra persona?” Pero ¡No! No se preocupen, ustedes muévanse conforme a los buenos deseos de su corazón que Dios les está poniendo, así de simple es como Jesucristo lo hizo. Dios estaba en Cristo, Dios también está en ti, y ahora ustedes pueden hacer esas cosas que Jesucristo hizo, como Jesucristo las hizo. Jesucristo vivió su vida de todo pensamiento, de toda idea o concepto que procedía directamente de la boca de Dios, y este texto, cuando lo vemos directamente, es también un participio presente, es de Toda Palabra que está procediendo, en tiempo participio presente, ¡que está procediendo directamente de la boca de Dios!

Mateo 4:4 Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale [que está saliendo] de la boca de Dios.

Jesucristo no estaba comiendo de ese pan que provenía del mundo, o de los líderes religiosos, de los grupos que eran tan fuertes en esa época, como los Escribas y Fariseos, ¡No! Jesucristo estaba comiendo el pan fresquecito que procedía directamente de Dios, y estaba en tiempo presente, comiendo Toda Palabra que procedía “de la boca de mi Padre”, dijo él, ¡y decimos nosotros también!; y Jesucristo nos dice a nosotros que todas las cosas que él hizo nosotros también las podemos hacer, y no solo eso, ¡ahora nosotros podemos hacer aún mayores cosas que las que él hizo!

Juan 14:12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

Ustedes son hijos e hijas del Dios Altísimo, ustedes ya están viviendo en el Reino Celestial, ya están viviendo dentro del Lugar Santo de los Santos, dentro del Lugar Santísimo, y Dios está ahí mismo con ustedes, Dios está tan cercano y en ustedes, que les está dando los perfectos deseos, los perfectos pensamientos. Ahora mismo nosotros debemos simplemente recibirlos, y en un sentido recibir es que ya están ahí, que ya los tenemos.

Romanos 10:8a: Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón…

¡La Palabra está cerca de ti en tu boca y en tu corazón!, ¿acaso la Escritura dice que ustedes necesitan ir a un lugar muy, muy lejano para recibir Sus instrucciones, Su sabiduría, Su conocimiento?, ¡No!, ésta Palabra que procede directamente de Dios está cercana a ustedes, en sus bocas y en sus corazones, porque es Dios mismo El que está energizando en ustedes estas ideas, pensamientos y conceptos. Nosotros no somos gente ordinaria, esa persona ordinaria que éramos antes de renacer ya está muerta, esa persona que éramos murió en Cristo, esa persona del pasado ya no eres tú ahora, esa persona llena de inseguridades que dice: “yo no puedo hacer esto”, “yo no puedo hacer aquello”, ese es el viejo hombre, y ese ya está muerto. “Oh no, yo no me siento bien”, “yo no me siento capaz”, “yo soy un pecador”, “yo no soy digno” ¡esa persona ya ha muerto! O decir inseguridades, como: “¡Oh, yo no se lo suficiente de las Escrituras o de la Biblia como para ponerme a enseñar!”, esa persona de los cinco sentido del pasado ya ha muerto, ahora ustedes son esta nueva obra perfecta de ofrenda aceptable que le agrada a Dios, por eso nosotros con toda confianza nos movemos hacia adelante, avanzamos con esas ideas, pensamientos y conceptos que ahora están saliendo de nuestras bocas, y que proceden de nuestro corazón, ¡porque Dios los puso allí!

Jesucristo, antes de su ascensión, en el libro de Hechos les instruyo a sus discípulos que en cuanto recibieran el espíritu santo ellos serían espiritualmente capaces.

Hechos 1:8a: pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo [pneuma hagion, espíritu santo], y me seréis testigos…

Jesucristo no les dijo que cuando ellos renacieran necesitarían aprender muchas cosas antes de que pudieran caminar como él lo hizo. Jesucristo les dijo que en cuanto ellos recibieran ese poder espiritual, serían capaces de caminar, ¡ustedes son capaces de usar la habilidad espiritual que ya han recibido!

El Apóstol Pablo nos dice, y nos recuerda que: Ustedes ya están completamente, completamente, absolutamente completos en él.

Colosenses 2:10: y vosotros estáis completos [completamente, completamente, absolutamente completos] en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

¿Entonces, acaso necesitamos nosotros estar más completos para empezar a caminar con Dios? “Yo no me siento adecuado ahora mismo”, “no me siento así”, “yo no tengo la suficiente experiencia”, “yo no soy capaz de caminar con Dios”, ¿acaso es cierto eso? Dios nos está diciendo: ¡Ustedes están completamente listos ahora mismo!

Moisés, un hombre de ochenta años, se sentía completamente inadecuado cuando estaba en la tierra de Madián, y Dios puso Su espíritu sobre Moisés, y Dios motivó a Moisés, así mismo Dios te alienta a ti, diciéndote que ya eres capaz, ¡ahora mismo!, de ser cómo el Mesías sobre esta tierra; así de que nosotros nos movemos con estas ideas, pensamientos y deseos que Dios mismo está energizando en cada uno de ustedes.

Entonces, mi mensaje para motivarlos el día de hoy, es que ustedes ya están listos para comenzar a caminar con el Poder de Dios ¡hoy mismo!, esta es la misma forma en la que yo motivo y les doy la Palabra a los hindúes y a los de Nepal, de la misma forma que lo estoy haciendo con ustedes. Nosotros hemos visto a los nuevos creyentes que renacen, aun cuando no tienen conocimiento alguno de las Escrituras, que ellos inmediatamente, cuando renacen, comienzan a caminar como Cristo.

En la misma forma en la que Dios pone palabras perfectas cuando hablamos en lenguas, y ese es un lenguaje foráneo para la persona que las habla, ahora esta nueva obra maestra de Dios, que somos cada uno de nosotros, puede hablar cada cosa que Dios está poniendo en nuestros corazones, en el idioma que entendemos, ciertamente Dios pone palabras que nosotros entendemos, y los que nos escuchen en nuestros propios idiomas y lenguajes, serán enormemente bendecidos. Esta es la evidencia de la profecía que a diario procede de Dios, y que nosotros ya somos capaces de manifestar. ¡Dios nos dará de qué hablar sin que nosotros lo hayamos pensado, preparado o premeditado!

Lucas 12:12 porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.
Lucas 12:22 Dijo luego a sus discípulos: Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis. 
Lucas 12:7 Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos.

Entonces, tú no necesitas ni siquiera saber qué es lo que has de hablar en ese momento, Dios es quien te dará las palabras y las acciones precisas para que tú las hables y para que tú las hagas. ¡Esta es la Palabra de Dios!, la Palabra que procede directamente de Dios, ¡ustedes mismos pueden hablar las palabras que están procediendo directamente de Dios!, y Dios anhela poder hablar mucho a través de ustedes, ¡a través de la boca de ustedes Dios llegará al mundo!

Los ángeles no tienen está habilidad, pero a Sus hijos e hijas, Dios les ha dado ésta habilidad. De la boca de ustedes sale la espada de dos filos.

Hebreos 4:12a Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos…

Dios ahora habla a toda Su creación, ¿y cómo es que Dios habla a toda la creación? ¡Mediante la boca de ustedes! La Palabra de Dios es rápida y poderosa, y más aguda que toda espada de dos filos, cuando Dios habla a través de la boca de ustedes, ¡esa es la Palabra Viviente!

¡Hoy mismo, todos nosotros podemos hacer esto en donde sea que nos encontremos!, y Dios va a abrir las puertas para ustedes, y entonces Él les va a dar de qué hablar con sus bocas. Entonces, ¡las señales, milagros y maravillas se multiplicarán! ¿Entonces, qué es lo que hacemos ahora? ¡Nosotros miramos solamente a Dios!, porque nuestro Señor Jesucristo ya nos ha conectado ¡directamente con el Dios Altísimo!

Ahora nosotros recibimos el deseo, el profundo deseo, de hacer Su Voluntad; y entonces, con toda confianza, ustedes se mueven con esos pensamientos, ideas y conceptos que ya llevan en el corazón, que Dios puso previamente para ustedes, y no duden, no se preocupen, ¡Dios es quien los ha diseñado, y Él sabe cómo funciona! Él pone en sus corazones Sus ideas, Sus pensamientos, Sus conceptos, lo que Él desea, como está escrito: ¡Es Dios el que está trabajando en ustedes ahora mismo!

Al final de la reunión, Sangat Bains respondió a una pregunta de Iván Colorado explicándole que un nuevo creyente de Nepal llamado Krishna anda viajando ministrando el poder de Dios a muchos kilómetros de distancia de su casa mientras que su esposa, en su casa recibe creyentes y recientemente le mandaron a ella del hospital cuatro ambulancias con los peores casos médicos y ella los sanó a todos ¡sin que uno solo de ellos fuera pasado por alto!

Entonces, los creyentes de la India, de Nepal, y ahora los nuevos creyentes de Bangladesh, están poniendo sus ojos directamente en el Dios viviente, y ellos entonces le permiten a Dios que continuamente trabaje en sus vidas, y ellos se mueven conforme a las ideas y pensamientos que Dios está poniendo en ellos, y ellos comienzan a hablar estas Palabras vivientes que Dios les pone en sus bocas, para que ellos la trasmitan.


Sangat manda sus bendiciones (y al acercarse el final de la reunión, ¡Sangat manifiesta espíritu santo para echar fuera demonios y sanar enfermos!). Nota de Fernando Castro.


El audio de la transcripción:


jueves, 18 de junio de 2015

PORQUE NO ES VUESTRA LA GUERRA, SINO DE DIOS. (AUDIO) Por Claudia Juárez Garbalena

Hay un relato muy inspirador en el libro de Jueces capitulo 7 que habla de una batalla entre el pueblo de Israel con los madianitas, los amalecitas y los hijos del oriente.


¡Trescientos hombres escogidos por Dios frente a un ejército innumerable! Esta era “su realidad”. Pero bendito es nuestro Dios y Padre que siempre se impone a cualquier circunstancia en este mundo cuando confiamos en El.


miércoles, 17 de junio de 2015

LA AUTORIDAD DEL CREYENTE. Por Kenneth Hagin. LECTURA DEL LIBRO COMPLETO EN TRES PARTES.

Les presento para la gloria d nuestro Dios, las tres partes en audio de “La Autoridad del creyente” un estudio de Kenneth E. Hagin. Es mi oración que sirva de edificación al maravilloso Cuerpo de Cristo. Incluyo la lectura de Efesios capítulos 1 a 3 sugerida por Kenneth en la primera parte.
¡Dios los bendiga!

Con amor en Cristo,

Claudia Juárez Garbalena

La Autoridad del Creyente capítulos 1 y 2:



Efesios capítulos 1,2 y 3:


La Autoridad del Creyente capítulos 3,4 y 5:


La Autoridad del Creyente capítulos 6,7 y 8:



 EFESIOS 1:15-23 (Del N.T. en inglés de J.B. Phillips).
Por eso, desde que escuché de su fe en el Señor Jesús y del amor que profesan a los hermanos cristianos, doy gracias a Dios continuamente por ustedes y nunca me rindo orando por ustedes; y esta es mi oración:

Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de toda gloria, les dé sabiduría espiritual y discernimiento (agudeza, percepción, revelación) para que conozcan más de él;

Que reciban esa iluminación interior del espíritu que les hará darse cuenta de cuán grande es la esperanza a la que Él les está llamando, pido que vean la magnificencia y el esplendor de la herencia prometida a los cristianos.

Y que tan tremendo es el poder disponible para nosotros los que creemos en Dios.

Ese poder es la misma energía divina que fue demostrada en Cristo cuando Él lo resucitó de entre los muertos y le dio a él, el lugar de más alto honor en el Cielo.

Un lugar que es infinitamente superior a cualquier dominio, autoridad, poder o control, y que lleva consigo un nombre mucho más allá que cualquier nombre que jamás podría utilizarse en este mundo o en el mundo venidero.

Dios ha puesto todo bajo el poder de Cristo y lo ha establecido como cabeza suprema de la Iglesia. Porque la Iglesia es su cuerpo, ¡y en ese cuerpo vive plenamente Aquel que llena todo el universo!


LA AUTORIDAD DEL CREYENTE
Por Kenneth E. Hagin


domingo, 14 de junio de 2015

Aprendiendo a andar por el espíritu

Dios los bendiga muy amados de Dios.

Les hago disponible cinco enseñanzas del canal de YouTube del Dr. Fernando Castro-Chavez.

Es una necesidad imperiosa en el Cuerpo de Cristo crecer en el entendimiento de cómo andar por el espíritu y manifestar las nueve evidencias o partes del don de espíritu santo. Es el corazón y la oración, tanto de Fernando Castro como el mío, que sea cada día más alumbrado el entendimiento de los hijos de Dios respecto a estos temas tan necesarios en la Iglesia hoy.

¡El andar por el espíritu SIEMPRE fluye y concuerda con la grandeza de las Escrituras! Jamás alguien podrá decir que está caminando por el espíritu si su andar contradice las Escrituras. Por eso nos es absolutamente necesario un justo equilibrio entre el conocimiento y entendimiento de las mismas, y caminar por la Palabra viva, por la revelación de Dios.

Operar el espíritu santo, poder desde lo Alto, la unción del santo, el consolador que Jesucristo dijo que enviaría para no dejarnos huérfanos y guiarnos a toda la verdad, está absolutamente disponible HOY para cada creyente renacido del espíritu de Dios.

Es nuestro gran anhelo y ardiente oración, que Dios sea glorificado y magnificado entre Sus hijos y que Su Iglesia sea poderosamente bendecida.

Este es el material disponible:

Dos enseñanzas de Sangat Bains traducidas por Fernando Castro

“¡ES MUY FÁCIL!”

“LA PALABRA DE DIOS DIRECTA DE LO ALTO HOY”:

Dos enseñanzas compartidas por Fernando Castro-Chavez:

Manifestando espíritu santo”:

Este excelente estudio de Walter Cummins traducido y ampliado por Fernando Castro “Doble Analogía: El Cuerpo de Cristo y el Cuerpo de la Manifestación de espíritu santo”. Esta puede considerarse la segunda parte de “Manifestando espíritu santo”:

La enseñanza en vivo que nos compartió Sangat Bains el pasado 12 de junio:

¡RENACIDOS PARA ESCUCHAR DIRECTAMENTE A DIOS”:

Con gran amor en Cristo,

Claudia Juárez Garbalena





martes, 9 de junio de 2015

INVITACIÓN A LA CLASE DEL DR. FERNANDO CASTRO-CHAVEZ

¡Dios los bendiga! El próximo viernes 12 de junio el Dr. Fernando Castro-Chavez nos compartirá otra bellísima clase con el tema “La manifestación del espíritu”. Podremos disfrutarla a través de Youtube en el siguiente canal:


Los horarios:
7:50 pm hora del la Ciudad de México y Houston Texas
6:50 pm hora de Cd. Juárez, Chihuahua y El Paso, Texas
9:50 pm hora de Argentina y Chile
8:20 pm hora de Venezuela
2:30 am hora de España
1:30 am hora de Londres y Portugal
5:50 pm hora de Los Ángeles, Ca. EU.

Al terminar su clase, el Dr. Castro-Chavez ha invitado a Sangat Bains para compartir con nosotros la Palabra de Dios. Sangat es el autor del libro “Manifestando el poder de Dios en este mismo momento-Cómo sanar a los enfermos y echar fuera demonios”, disponible en la sección de libros de nuestro blog.

Aquí el enlace a las diapositivas que servirán de base al estudio “La manifestación del espíritu”:


También les recomiendo ampliamente la siguiente enseñanza de Sangat Bains que Fernando Castro ha traducido:


Oremos porque más puertas de entendimiento se abran para la Iglesia de Dios con respecto a la manifestación del espíritu santo y de cómo ejercer el poder de Dios.

¡DIOS LOS BENDIGA!

Con amor en Cristo,

Claudia Juárez Garbalena

1 Timoteo 1:17: Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.




lunes, 8 de junio de 2015

LA AUTORIDAD DEL CREYENTE. (AUDIO) Capítulos 1 y 2. Por: Kenneth E. Hagin




Capítulo 1
Las Oraciones de San Pablo
El tema de este libro se basa en la Epístola de San Pablo a los Efesios, y por eso se insta a los lectores que comiencen este estudio leyendo detenidamente los primeros tres capítulos de Efesios.

El capítulo 1 y también el capítulo 3 concluyen con una oración. Pablo nos dice que ora por la iglesia en Éfeso. En el capítulo 1, versículos 16 y 17, leemos: “No ceso de dar gracias por vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él".

El Espíritu Santo es el que da estas oraciones de los capítulos 1 y 3 de Efesios. Pablo hizo estas oraciones no solamente por la iglesia en Éfeso. Estas oraciones pueden aplicarse a Ud. también. Son oraciones inspiradas por el Espíritu, y por eso se aplican igualmente a todos nosotros. Son tanto para nuestro beneficio hoy como para el de aquella iglesia.

El punto decisivo en mi vida ocurrió como resultado de hacer estas oraciones personalmente en numerosas ocasiones. Comencé con leerlas en voz alta empezando con el capítulo 1. Yo usaba yo donde Pablo usaba vosotros. Por ejemplo, leyendo Efesios 3:15-17, decía: “Por esta causa yo doblo mis rodillas ante el Padre de mi Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que me dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecido con poder en mi hombre interior  por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en mi corazón.

Pasé mucho tiempo ante el altar de la iglesia de la cual yo era pastor repitiendo estas oraciones. Varias veces al día hacía estas oraciones por mí mismo. A veces le decía a mi señora que iba a la iglesia para orar, y que no quería ser molestado salvo en caso de alguna emergencia. A veces permanecía en oración allí por dos o tres días.

Después de unos seis meses de orar así, mi primera petición se iba cumpliendo. El versículo 17 del capítulo 1 dice: “Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él". La revelación de la Palabra de Dios me empezó a venir. Podía ver cosas en la Palabra que no había visto antes. Le dije a mi señora que yo había sido un gran ignorante predicando cosas que no entendía. Le dije al Señor que yo no había predicado más que tonterías. Le dije a mi señora: «He sido tan ignorante acerca de la Biblia que es de sorprender que mis diáconos no lo hubieran notado". Aprendí más acerca de la Biblia en seis meses que lo que había aprendido en 14 años de ser pastor y en más de 16 años de ser creyente.

Ahora le sugiero que pruebe Ud. lo mismo. No puede ser negligente, pero si se mantiene firme en su propósito, le dará resultado.

Hice estas oraciones por un miembro de mi familia que no podía creer ciertas verdades bíblicas, tales como la sanidad divina. Al orar yo metía el nombre de aquella persona donde había metido el mío. Al cabo de diez días aquella persona me escribió diciendo que como por milagro las cosas se le estaban abriendo.
Muchas veces hay los que desean saber cómo orar por otros creyentes. Si Ud. comienza a hacer estas oraciones por ellos, verá resultados en aquellas vidas.

La Autoridad del Creyente

El libro de Efesios nos enseña acerca de la autoridad que pertenece a los creyentes. En Efesios 6:12 leemos: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes". Pero gracias a Dios, tenemos autoridad sobre ellos a través de Jesucristo.

Creo que hay pocos aspectos de la vida del creyente acerca de los cuales hay tanta falta de sabiduría exacta como en éste. Esta autoridad no está reservada para unas pocas almas especiales. Es la posesión legítima de todo hijo de Dios. Véase Efesios 1:3: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo". Se refiere a la iglesia entera, no a unos pocos individuos.

Este versículo dice: “Con toda bendición espiritual". Quiere decir toda bendición que ya se nos ha dado. Cristo ya ha hecho toda provisión. A Él no le queda nada que hacer. En Cristo nos pertenece toda bendición espiritual.
Esta promesa es para nosotros, pero si la ignoramos, no nos aprovechará nada. Un hombre podría meter un billete en un lugar secreto de su billetera; podría quedarse sin gasolina, y olvidándose del dinero en su billetera, tendría que llamar a alguien a su auxilio. Sin embargo, si simplemente se acordara del billete, podría pagar su propia cuenta.

Un día metí $20 atrás en mi billetera y me olvidé de ellos. Necesitando dinero busqué y lo hallé. Se me ocurrió que quizás Dios lo había puesto en mi billetera, pero luego me acordé de él. No podía usarlo mientras no supiera que estaba allí, pero al hallarlo podía usarlo. Era mío por cierto, tanto cuando lo ignoraba como cuando sabía de él. Del mismo modo esta autoridad es nuestra si tenemos conocimiento de ella o no.

Uno también puede saber lo que es suyo, sin actuar de acuerdo con ello, por lo tanto, no recibir ningún beneficio. Una vez leí de un hombre que fue hallado muerto en su cuarto, una habitación reducida alquilada por una miseria. Se le había visto en las calles durante unos veinte años, siempre andrajoso, buscando desperdicios para comer. Al echarle en falta, los vecinos investigaron y lo encontraron muerto en la cama. Se certificó que había muerto de mala nutrición. Sin embargo, hallaron en su cinturón más de veintitrés mil dólares.

 Aquel hombre había vivido en la suma pobreza, vendiendo diarios en la calle, y ¡con tanto dinero! Hubiera podido vivir en el hotel más lujoso de la ciudad, en vez de en ese cuartucho. Hubiera podido comer lo más rico, en lugar de los desperdicios. Pero no usó lo que le pertenecía.

Necesitamos saber lo que es nuestro, pero saberlo no basta. Es cuando actuamos en lo que sabemos lo que trae resultados.

Esta autoridad nuestra no sólo pertenece a unos pocos escogidos; pertenece a todos los hijos de Dios. En verdad recibimos esta autoridad cuando nacemos de nuevo. Siendo hechas criaturas nuevas en Cristo Jesús, heredamos el nombre del Señor Jesucristo, y podemos usarlo en oración contra el enemigo.

Algunos creen que esta autoridad sobre el diablo es de unos pocos individuos a quienes Dios ha dado poder especial. El diablo no quiere que la gente descubra lo que le pertenece, y se empeña en esconder la verdad. Él sabe que en cuanto el pueblo de Dios descubra su autoridad en Cristo Jesús, no podrá oprimirlos más. Satanás sabe que esto pondrá fin a su ascendencia sobre ellos.

Así que el diablo no quiere que los creyentes se apropien de esta autoridad. Quiere seguir derrotando al hijo de Dios, humillándolo a su antojo. Sabe que cuando el hijo de Dios descubre la verdad, ya no es dominado por el enemigo. Entonces éste dominará al diablo y disfrutará el derecho que justamente le pertenece. Es por eso que el diablo hará todo lo posible para impedir que la gente llegue a saber la verdad. Dijo Jesús: «Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (San Juan 8:32).


Capítulo 2
La Autoridad ¿Qué Es?

En el Nuevo Testamento la palabra griega traducida “poder" primeramente quiere decir “autoridad".

¿Qué diferencia hay entre la autoridad y el poder? Los traductores del Nuevo Testamento dieron una interpretación bastante uniforme a muchas palabras del griego original. Sin embargo, no dieron uniformidad a otras. Tales el caso de las palabras: “poder" o "potestad" y "autoridad". Un ejemplo de esto se halla en San Lucas 10:19: "He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará."La palabra "potestad" es usada; sin embargo, la palabra griega no es esa. Lo que Jesús dijo fue: "Os he dado autoridad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo".

¿Qué significa la autoridad? En las calles más transitadas de la ciudad, en medio de las corrientes de autos, se ven a los policías dirigiendo el tráfico. Estos simplemente alzan la mano y los autos se detienen. Los policías no tienen la fuerza física para detener un auto. ¿Cómo podría un hombre solo oponerse a una máquina de esas? Sus esfuerzos más estrenuos no podrían parar un vehículo en marcha. Sin embargo, él está investido de autoridad por el gobierno al cual sirve. El tránsito, incluyendo los forasteros en la ciudad, reconocen esta autoridad y la obedecen. La autoridad es poder delegado.

Se dice en Efesios 6:10: "Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza". Al leer esto, muchos creen que el Señor quiere decirles que se fortalezcan en sí mismos, y traten de ser fuertes. Procuran aguantar y esforzarse. Pero las Escrituras no dicen que uno debe esforzarse. Dicen: "fortaleceos en el Señor.

 ¿Cómo le parecería si viese a un policía procurando detener con su cuerpo a un auto? Sería ridículo. San Pablo dijo: «Fortaleceos en el Señor; y en el poder de Su fuerza". El policía no ejerce sus propias fuerzas. El es fuerte en la autoridad que le es investida. Ud. puede ponerse delante del diablo, alzar la mano y mandarle que no se acerque. Ejerza su autoridad.

Una señora salió de una casa para tomar el tranvía. Su perro la seguía. Ella le dijo: "¡Ándate!" Pero el animal pedía caricias. Volvió a decir:"Querido, no puedes ir. Tienes que marcharte". Sus palabras no surtieron efecto. En aquel momento llegó el tranvía. La mujer pataleó y gritó: "¡Vete!" y el perro obedeció. De esa manera hay que hacer con el diablo. Hace unos años, mientras yo servía de pastor de una iglesia, tuve una lucha en mi cuerpo sobre la cual no parecía tener la victoria. No se lo dije a nadie; simplemente al Señor, creyendo que Él me sanaría. Por lo tanto, permanecí firme en mí creencia.

Hubo momentos de noche cuando parecía que no resistiría, en tales momentos me levantaba y oraba. Esto duró por unas seis semanas. Entonces en una noche de suma dificultad, había estado orando, cuando por fin me dormí, y tuve un sueño mandado por el Señor.

Soñé que andaba con otro hombre por una cancha rodeada de filas de asientos como un estadio de deportes. Andando y conversando de repente mi compañero miró atrás y echó a correr. Yo miré atrás y vi a dos leones, bestias feroces. Eché a correr, pero luego me detuve y le dije al otro que no sería imposible escapar. Nos quedaba muy lejos todo auxilio.

Me paré en seco, di la vuelta y enfrenté a los leones. Temblando, les dije que me oponía a ellos en el nombre de Cristo y me negué a moverme. Rugiendo los dos leones continuaban acercándose; de súbito se pararon mirándome; después de husmear, se retiraron. En eso me desperté. Pensé en esta Escritura:"Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo" (1 San Pedro 5:8,9).

Había peleado una larga batalla, pero obtuve la victoria allí en aquel momento. Yo había permanecido firme. Tales sueños no son una coincidencia; proceden del Señor.

"Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza" (Efesios 6:10). Usemos esta autoridad acordándonos que la autoridad es el poder delegado, y que su valor depende de la fuerza que respalda al que la usa.

En cierta ocasión el Primer Ministro de Gran Bretaña llevó un documento a la Reina victoria para que con la firma de ella se hiciera ley. La Reina resistió hacerlo, y acabó por negarse a firmarlo. Pero su Ministro siguió con una urgencia inusitada:"Su Majestad, es imprescindible que firme este documento".

Esta le miró con soberbia y aseveró: "Señor, yo soy la Reina de Inglaterra".

El otro replicó calladamente pero con firmeza: "Su Majestad, yo soy el pueblo de Inglaterra.
Ella le dio la razón y concedió su firma.

Jesús dijo: "He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo". O, "les doy autoridad". Jesús, Dios mismo, es la fuerza detrás de la autoridad. El creyente que es totalmente consciente del poder divino que le respalda, y de su propia autoridad, puede hacer frente al enemigo sin temor ni vacilación. Detrás de la autoridad que posee el creyente hay un poder mayor que el que apoya a nuestros enemigos. Y aquellos enemigos están obligados a reconocer esa autoridad.

1 San Juan 4:4 dice: "Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo". El que está en el mundo es el dios de este mundo. Satanás encabeza estos principados, potestades y gobernadores de las tinieblas de este mundo. Pero mayor es el que está en Uds. que el que está en el mundo.

Detrás de la autoridad poseída por el creyente hay un poder mayor que el poder detrás de nuestros enemigos. Dice el Espíritu que el poder en la tierra, hallado en el nombre de Jesús, y conseguido por Él al vencer al enemigo, pertenece a Su pueblo. Por lo tanto, ejerza Ud. esa autoridad porque le pertenece en la tierra, y en esta vida reinará Ud. por Cristo Jesús.

Dice en San Mateo 28:18: “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”. Nuevamente nos encontramos con la misma palabra griega la cual es traducida “autoridad”. “Toda autoridad me es dada en el cielo y en la tierra”.

Cristo transfirió a Su iglesia esta autoridad. Ascendió al cielo y es la Cabeza de la iglesia, siendo nosotros el cuerpo. La autoridad tiene que perpetuarse por medio del cuerpo, el cual está en la tierra.

Efesios 1:22 dice: "Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia".

Y dice Efesios 1:20: "La cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales".

Véase Efesios 2:5,6: "Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús".

Esto no es algo que Dios va a hacer algún día. Ya lo ha hecho. Jesús está a la diestra del Padre, el lugar de la autoridad, y nosotros estamos sentados con Él. Hemos muerto con Él y hemos sido levantados con Él.