DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

domingo, 22 de enero de 2017

Mírate a ti mismo en Cristo. Por Joseph Prince



Efesios 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

Recuerdo haber pasado por un tiempo terrible de depresión cuando tenía 18 años de edad. Yo creía que estaba poseído por un demonio, y busqué a un gran hombre de Dios para que arrojara al diablo de mí. Pero cuando este hombre de Dios impuso sus manos sobre mí, él empezó a profetizar sobre mí. Él dijo: “Joe, te veo predicando a miles de personas y siendo aprovechado por Dios para impactar a miles de vidas. Joe, tú estás llamado por Dios, y el diablo está tratando de detenerte”.

 “¿Qué? ¡Vine aquí por liberación! Sólo estoy interesado en salvar mi propia vida, no en predicar ni en impactar vidas”, pensé para mí mismo en ese momento.

Verás, lo que ocurrió fue que en ese momento, Dios permitió que este hombre diera un paso a la zona fuera del tiempo, donde Dios existe, para traer mi futuro ante mi. En lo que se refiere a Dios, mi futuro ya había ocurrido, aunque sólo tenía18 años entonces. Hoy en día, soy un pastor de una iglesia que tiene más de 30.000 miembros. Hoy en día, estoy viendo lo que se me dijo hace mucho tiempo.
Dios no ve las cosas como nosotros las vemos. Abraham era un hombre sin hijos, de 100 años de edad. Su esposa, Sara, a los 90 años de edad, estaba doblemente muerta en su vientre (Génesis 17:17). Sin embargo, Dios lo vio y habló con él como si ya fuera el padre de muchas naciones.

Amigo mío, Dios quiere que te veas en la forma en que Él te ve. Ahora mismo, quizá te veas a ti mismo pasando por una dificultad en tu matrimonio, en el trabajo, las finanzas o en tu salud. Pero Dios te ve con un matrimonio bendecido, con éxito en el trabajo, con provisión sobrenatural y con tu cuerpo sanado, porque Él dice que ya te ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

Verás, Dios te ve en Cristo. Así que cuando te ves a ti mismo en Cristo, quien está fuera del tiempo, entras a la zona fuera del tiempo. En esa zona fuera del tiempo en Cristo, cualquier necesidad o prueba que estés atravesando, ¡ya ha sido removida, reparada, restaurada o resucitada! ¡En esa zona fuera del tiempo en Cristo, ya has sido bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales!

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”





sábado, 21 de enero de 2017

La respuesta para una consciencia de culpa. De Joseph Prince


Hebreos 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

Has escuchado alguna vez la voz de tu conciencia diciéndote cosas como: “mereces el infierno por los pecados que cometiste contra tu esposa hace tres años”, o “¿Por qué te sorprendes de que tu hijo no te hable, si tú no estuviste cerca de él cuando te necesitaba?”

¿Sabes? hay gente que se siente deprimida todo el tiempo debido al sentido de culpa y ellos “pagan” por sus pecados en términos de enfermedad. De hecho, los médicos han descubierto que muchas enfermedades psicosomáticas, son causadas por la culpa y la condenación porque su conciencia les dice: “te has equivocado. Debes ser castigado. ¿Cómo podrías no ser castigado por tu pecado?”

Esto es el por qué debemos tener una respuesta que satisfaga a nuestra conciencia. Cuando tu conciencia te dice: “has pecado, debes ser castigado por ese pecado o Dios no sería justo”, tú di: “sí, he pecado pero este pecado y cualquier otro pecado que he cometido fue castigado por completo en el cuerpo de Jesús, así que no hay más el castigo para mi hoy, porque ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias?

Amigo mío, la única manera de traer paz a tu conciencia, es poner tus ojos en la cruz. La cruz de Jesús es la única respuesta que satisface a tu conciencia.


Así que la próxima vez que tu conciencia te condene a causa del pecado, no trates de silenciarla con buenas obras. Pon tus ojos en la cruz y di: “Padre gracias por Jesús y la cruz. Jesús sufrió una condena total en mi nombre por ese pecado, así que no hay absolutamente más condenación para mí”. Entonces tu conciencia mirará a la cruz y dirá: “¡ahh¡…paz”. Amigo mío, ¡la obra finalizada de Cristo en la cruz realmente te hace libre!

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”


jueves, 19 de enero de 2017

Tu Problema Debe Arrodillarse Ante El Nombre De Jesús De Joseph Prince



Filipenses 2:10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra.

¡Lo que sea que te esté atribulando, si tiene nombre, debe arrodillarse ante el nombre de Jesús! El cáncer debe arrodillarse ante el nombre de Jesús. La pobreza debe arrodillarse. La vergüenza debe arrodillarse. La Biblia nos dice que Dios ha exaltado hasta lo sumo a Jesús y le ha dado un nombre que está por encima de todo nombre, que en el nombre de Jesús toda rodilla debe doblarse.

Esto es exactamente lo que sucedió cuando un hombre severamente endemoniado vio a Jesús. Los demonios en él -llamados Legión porque eran muchos- no sólo imploraron a Jesús que no los atormentara, sino que también huyeron cuando Jesús les ordenó que se fueran. El hombre fue dejado íntegro, sanado y en su sano juicio (Lucas 8: 26-35).

Mi ya fallecido padre también fue liberado de su adicción a la bebida que padeció durante muchos años. Recuerdo que un día estaba en una borrachera. Oré por él en el nombre de Jesús para que fuera liberado de su adicción al alcohol. ¡Él vomitó violentamente después de eso y desde ese momento, nunca volvió a tocar la botella!

Amado, si tu hijo está enfermo, pon tus manos sobre él y di: “En el nombre de Jesús, tos, detente. Fiebre, vete en el nombre de Jesús. ¡Salud fluye en su cuerpo en el nombre de Jesús!” Si hay conflicto y confusión en casa, trátalo de la misma manera. Yo usé el nombre de Jesús mientras oraba por una pareja que peleaba en un supermercado. Fue increíble. Toda la lucha entre ellos pareció derretirse y comenzaron a hablar tranquilamente después de eso.


Este es el poder del nombre de Jesús, porque este es el nombre de Aquel que murió por ti, resucitó y hoy está a la diestra de Dios, por ti. ¡Este es el nombre que está por encima de todo nombre, y en el cual toda rodilla debe y va a doblarse!

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”
Contacto:mirasoloadios@live.com 

miércoles, 18 de enero de 2017

Conoce y cree el amor de Dios por ti. De Joseph Prince


1 Juan 4:16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

Quizás sepas que Dios se preocupa por ti y que te ama, y que Él demostró Su amor por ti enviando a Su Hijo a morir por ti en la cruz, ¿pero lo crees? Una cosa es saber acerca del amor que Dios tiene por ti, pero otra cosa es creerlo en tu corazón.

Una cosa es saber que el sol brilla durante el día. Pero otra cosa es creer que el sol está brillando aun cuando no sientas su calor y todo lo que puedas ver sea un día nublado. Algunas veces somos lentos para creer el amor de Dios por nosotros cuando estamos atravesando tiempos difíciles. Pero Dios quiere que sepas y que creas que Él te ama en medio de cualquier cosa que estés enfrentando, cuando ese trabajo que necesitas no llega, cuando el jefe está detrás de ti buscando tus fallos o cuando tu hijo se rehúsa regresar a casa.

En medio del dolor, Dios quiere que sepas y que creas que Él está enteramente de tu lado defendiéndote y tomando cuidado de ti. Y si Dios, el Ser más poderoso en el universo, está por ti, ¿puede acaso alguien o algo venir contra ti exitosamente?

Quizás sientas que has sido un desastre por mucho tiempo. Dios quiere que sepas y que creas que, aunque otros pudieran estar enojados contigo, Él nunca va a estar enojado contigo. Ni te va a condenar. La suma total de Su enojo contra tus pecados cayó sobre Jesús en la cruz. Así que Él quiere que sepas y creas que Él nunca va a castigarte porque Jesús fue castigado en tu lugar.

Cuando te sientas indigno porque te has equivocado por enésima vez, sabe y cree que tu Padre celestial aun te ofrece el regalo de la no condenación. Entonces ven confiadamente al trono de Su gracia para hallar misericordia y encontrar oportuno socorro (Hebreos 4:16).


Amigo mío, sabe y cree que ya que Dios te ha amado y envío a Su Hijo a morir por ti cuando eras un pecador en tu peor y más terrible circunstancia (Romanos 5:8), cuanto más será Su amor por ti ahora que eres Su hijo amado y la justicia de Dios en Cristo (2 Corintios 5:21). 

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”


martes, 17 de enero de 2017

Sé contado entre aquellos que no pueden ser devorados. De Joseph Prince


1 Pedro 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

El diablo no puede simplemente caminar directamente hacia ti y robarte tu salud, tu paz, o tu familia, él no puede simplemente imponer en tu vida enfermedad y destrucción.

Si el diablo pudiera hacer eso, no tendría que andar “alrededor buscando a quien devorar”. ¡Él solamente tendría que caminar directamente hacia alguien y devorarlo! Pero ya que la Biblia dice que él anda alrededor buscando a quien devorar, la verdad es que hay gente a la cual él no puede devorar.
Verás, el diablo anda como león rugiendo tratando de despertar temor en la gente con sus rugidos. Pero a los que no puede devorar son a aquellos que se rehúsan a ser intimidados con sus rugidos porque saben que el verdadero León de Judá, Jesucristo (Apocalipsis 5:5), ha venido y ha hecho impotente al que tenía el poder de la muerte (Hebreos 2:14). Ellos saben que el diablo simplemente no puede hacerles nada porque el León de Judá mora en ellos, y que él es más grande que el diablo que está en el mundo (1 Juan 4:4).

Amigo mío, el León de Judá está en ti, él te ha dado derechos, privilegios, autoridad, y poder. Él te redimió con su sangre. Por tanto, todo acerca de ti y de tu vida ha sido redimido por su sangre. Así que, si tienes miedo de perder tu trabajo, cubre tu trabajo con la sangre de Jesús. Si estás preocupado acerca de la seguridad de tus hijos en estos días de ataques terroristas, pon la sangre de Jesús sobre ellos. Si has recibido un informe médico que no es bueno, habla de la sangre de Jesús sobre ti mismo.
Todo lo que has cubierto con la sangre de Jesús, Dios declara que está ¡protegido! ¡y redimido! y el diablo huye cuando ve la sangre. Y cuando huye se lleva consigo la enfermedad, los padecimientos, los dolores, la destrucción y toda perdida.

Una vez que él diablo sabe, que tú sabes, lo que eres en Cristo y lo que tienes en él, sus días de intimidarte se han terminado y tú eres contado entre aquellos que él no puede devorar.

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”


jueves, 5 de enero de 2017

Aliméntate De Palabra De Dios Diariamente. De Joseph Prince



Mateo 4:4 Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

La Biblia nos dice que Dios sopló [o respiró] en el hombre y llegó a ser un ser viviente (Génesis 2:7). También nos dice que toda la Escritura es respirada de Dios (2 Timoteo 3:16, YLT). Esto significa que cuando lees la Biblia o escuchas la Palabra de Dios predicada, estás absorbiendo, recibiendo el mismo aliento o respiración de Dios que te da vida.

Esto es el por qué a veces puedes sentirte cansado al entrar a la iglesia, pero el cansancio se va al final del servicio y te sientes renovado y energizado. ¡La Palabra de Dios respira vida en tu cuerpo! También he visto a muchos de nuestros miembros de la iglesia llegar a ser más saludables, más fuertes y aún lucir más jóvenes, porque pasan tiempo en la Palabra de Dios.

No es de extrañar que Proverbios 4:22 nos diga que las palabras de Dios son "vida para los que las hallan, y medicina a todo tu cuerpo". Así que si estás bajo presión o si síntomas están atacando tu cuerpo, dobla la porción de la medicina de Dios. Simplemente alimente más de la Palabra de Dios, y encontrarás vida y salud fluyendo a través de tu cuerpo otra vez.

Jesús dijo que no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Si es importante comer todos los días, ¿cuánto más alimentarte de la Palabra de Dios? Dios quiere que sepamos que necesitamos Su Palabra incluso más que nuestras comidas diarias. Él nos hizo, así que Él sabe mejor lo que nuestros cuerpos necesitan diariamente.

Así que hagas lo que hagas, recuerda obtener tu alimento diario de la Palabra de Dios. Lee tu Biblia en la comodidad de tu hogar o en la oficina durante tu hora de almuerzo. Escucha CDs de sermones mientras conduces al trabajo o a haces tareas domésticas. Si prefieres algo más visual, ve predicaciones de Su Palabra. ¡Elije la forma que prefieras y absorbe Su Palabra en ti!

Amado, no puedes vivir si dejas de respirar. ¡De la misma manera, no puedes vivir sin la Palabra porque es la misma respiración de Dios que te da vida y salud!

Extraído del sitio “Joseph Prince Ministries”

Isaías 55:10,11 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

“La Palabra de Dios puede, de alguna manera, ser comparada a la tierra. Todo lo necesario para el sustento y la vida puede ser obtenido arando la superficie de la tierra: pero hay tesoros de belleza y riqueza que se obtienen ahondando sus profundidades. Así sucede con la Biblia. “Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad” residen a la superficie para los humildes santos; sin embargo, por debajo de esa superficie se halla un “gran botín” que será encontrado solamente por aquellos que lo busquen como un “tesoro escondido”.

E.W. Bullinger, 1899

Contacto:mirasoloadios@live.com  


lunes, 2 de enero de 2017

“MISERICORDIA QUIERO, Y NO SACRIFICIO”. Por Claudia Juárez Garbalena


Archivo de artículos anteriores
Publicado originalmente el 12 de septiembre de 2014.

Hay varias razones por las cuales el ministerio terrenal de nuestro Señor Jesucristo fue EXITOSO. No hablo precisamente de las masas que se agolpaban a escucharlo, lo cual se considera hoy en día un sinónimo de éxito en un ministerio, ya que él fue directamente rechazado por los judíos como su Rey y su Mesías. Pero sí hablo del rotundo éxito de nuestro Señor y Salvador viviente Jesucristo en traer la voluntad de Dios a esta tierra, y en su obra perfecta y finalizada con la cual obtuvo eterna redención para toda la humanidad y la creación entera. 

Quiero hacer notar dos puntos relevantes en el ministerio de nuestro Señor Jesucristo que definitivamente lo llevaron al éxito:

·       Primero, Jesús no solamente obtuvo un gran conocimiento de las Sagradas Escrituras, sino que comprendió la intención y voluntad de Dios en ellas. Llegó a conocer al Autor de la vida y de la Palabra de Dios, y supo discernir, entender y aplicar Su perfecta voluntad en esta tierra; él llegó a COMPRENDER Y A CONOCER EL CORAZÓN DE NUESTRO PADRE, ¡DE SU ABBA PADRE; y,
·       Segundo, él tuvo una clara comprensión de su auto identidad.

La Palabra de Dios es mucho más que “un libro de reglas” que debemos seguir y cumplir, especialmente en esta Era de Gracia. Antes del día de Pentecostés, los hombres solo tenían disponible ser seres de cuerpo y alma, solo unos pocos tuvieron una conexión espiritual con Dios, así que el camino de acceso el Padre estaba prácticamente cerrado. Unos cuantos hombres y mujeres fueron bendecidos por Dios con un espíritu dentro de ellos que les comunicaba con el Dios vivo, tuvieron un espíritu condicionado que conservaban de acuerdo a su fidelidad y obediencia.

Hoy vivimos en una Administración privilegiada en la que cualquier hombre o mujer que confiesa Romanos 10:9 y 10, recibe el espíritu santo de Dios como simiente incorruptible (1ª Pedro 1:23). Ese espíritu nos da conexión directa con Dios, y la posibilidad de hablar con Dios y de que Dios hable directamente con nosotros. Jesucristo es El Camino, La verdad y La Vida que nos lleva al Padre. Con ese espíritu santo, la unción del Santo, tenemos no solamente disponible CONOCER Y ENTENDER LAS ESCRITURAS, SINO TAMBIÉN CONOCER Y ENTENDER EL CORAZÓN DEL DIOS TODOPODEROSO PLASMADO EN ELLAS, Y SUS ALTÍSIMOS CAMINOS Y PENSAMIENTOS.

Nuestro Señor Jesucristo comprendió en las Sagradas Escrituras, Quién es DIOS y cómo trabaja, y así, se le abrió un amplio y profundo panorama del Dios vivo y verdadero Creador de los cielos y la tierra, y un amplio entendimiento de su auto-identidad. Estas verdades fueron fundamentales en su exitoso ministerio, y estas mismas realidades son fundamentales en nuestro caminar exitoso con el Padre celestial hoy día.

Miremos de cerca un hermoso relato de nuestro Salvador que muestra la forma en que él comprendió las Sagradas Escrituras y el corazón de Dios en ellas:

Mateo 12:1 En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo; y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer.

2 Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo.

3 Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre;

4 cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes?

5 ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa?

6 Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí.

7 Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes;
8 porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo.

En la Ley de Moisés estaba estipulado que solo a los sacerdotes se les permitía comer estos panes de la proposición. Pero David, en medio de una persecución encarnizada en la que peligraba su vida y la de los hombres que le acompañaban, entró al templo e incluso mintiendo obtuvo estos panes de manos del sacerdote Ahimelec (1ª Samuel 21). ¿Por qué hizo esto David, un “varón conforme al corazón de Dios”?  Y ¿Por qué Jesucristo lo pone como ejemplo para lo que significa “misericordia quiero, y no sacrificio”

David se vio obligado por absoluta necesidad de entrar a la Casa de Dios y obtener estos panes del sacerdote. ¿Por qué Jesucristo menciona este relato? Aquí está involucrada una verdad absolutamente maravillosa: DIOS NO MIRA LO QUE MIRA EL HOMBRE; PUES EL HOMBRE MIRA LO QUE ESTÁ DELANTE DE SUS OJOS, PERO JEHOVÁ MIRA EL CORAZÓN (1ª Samuel 16:7b). Para Dios lo más importante en el hombre o mujer es LO QUE ESTÁ EN SU CORAZÓN, en lo más profundo de su ser. Dios no está interesado en rituales externos y en que se cumplan rigurosamente, no está interesado en las apariencias, en cómo lucimos o lo que hablamos delante de los demás. ¡No! ¡Dios está interesado y mira la más profunda intimidad de nuestro corazón!!!!!!!

Hay tres secciones en la Palabra de Dios donde se encuentra esta frase “Misericordia quiero, y no sacrificio”. Jesucristo estaba haciendo referencia a Oseas 6:6 que dice:

Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.

El libro de Oseas está escrito en el contexto de una reprensión y advertencia a Israel justo antes de aquella espantosa deportación a Babilonia. Dios deseaba que la misericordia y el amor prevalecieran más que los rituales externos, y deseaba más que le conocieran a Él, que los holocaustos. Él mismo había ordenado estos rituales y holocaustos, pero lo que Él más amaba, y ama, es EL CORAZÓN IMPLICITO EN ELLOS.

David, el dulce cantor de Israel, agradó a Dios por su corazón humilde, manso y sencillo, por su corazón deseoso de conocerle y de hacer Su voluntad por encima de la Suya propia. En el corazón de David había el profundo anhelo de conocer a Dios, de honrarle y alabarle con sus pensamientos más profundos y con sus acciones. David se equivocó seriamente en su vida algunas veces, la Palabra da testimonio de ello, pero Dios le llama “un varón conforme a Mi corazón”, porque a Dios le agradaba lo que él guardaba en lo más profundo de su ser, cuando nadie, solo él y Dios estaban juntos. 

Dios tuvo misericordia de David cuando se vio obligado a entrar en el templo, a pedir aquellos panes e incluso a mentir. David tenía una tremenda necesidad de sobrevivir a una persecución totalmente injusta. Los discípulos en el día de reposo comenzaron a espigar para comer por necesidad. Más grande que cualquier estatuto u ordenanza, es el amor, la justicia y la misericordia de Dios, esto lo comprendió perfectamente nuestro Señor Jesucristo.

Mateo 12:9 Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos. 

10 Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? 

11 El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante? 

12 Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo. 

Exteriormente y humanamente podemos juzgar ciertas acciones como “buenas” o “malas” conforme a nuestro criterio y los cinco sentidos, pero solo Dios Todopoderoso sabe lo que hay implícito en cada acción de cada hijo Suyo, Él es Quien pesa los corazones.

Proverbios 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? 

10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Proverbios 21:2 Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; pero Jehová pesa los corazones.

Nuestro Señor Jesucristo entendió y discernió perfectamente entre lo externo y lo profundo, entre lo que Dios mira y le da valor, y entre lo que el hombre valora superficialmente. 

Lucas 16:14 Y oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él.
15 Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; MAS DIOS CONOCE VUESTROS CORAZONES; PORQUE LO QUE LOS HOMBRES TIENEN POR SUBLIME, DELANTE DE DIOS ES ABOMINACIÓN.

¡Impactante declaración para meditar! Y veamos ahora las serias acusaciones que nuestro Señor Jesucristo lanzó sobre los líderes religiosos de su época, ¡gente que se supone representaba a Dios!

Lucas 11:39 Pero el Señor le dijo: Ahora bien, vosotros los fariseos limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de rapacidad y de maldad.

40 Necios, ¿el que hizo lo de fuera, no hizo también lo de adentro?

41 Pero dad limosna de lo que tenéis, y entonces todo os será limpio.

42 Mas !!ay de vosotros, fariseos! que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasáis por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello.

43 !!Ay de vosotros, fariseos! que amáis las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas.

44 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! que sois como sepulcros que no se ven, y los hombres que andan encima no lo saben.

Mateo 23:27¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. 
28 Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

Conforme a la ley, si un judío tenía contacto con un muerto quedaba contaminado para realizar ciertos ritos, celebrar fiestas y sacrificios. Jesús les dijo a estos religiosos que ellos contaminaban a otros hombres, y ellos ni siquiera lo sabían. 

Juan 5:42 Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.

Jesucristo dijo que conocía que no había amor de Dios en esta gente religiosa que ponderaban lo de afuera, cumpliendo ritos y mandatos y tradiciones por encima del amor de Dios y la justicia. El Hijo de Dios, aprendió de su Padre que la justicia y el amor de Dios están por encima de cualquier estatuto u ordenanza. El amor jamás hace mal al prójimo y redime, rescata nuestras vidas de los más profundos pozos de desesperación.

Teniendo siempre como estandarte en lo más profundo del corazón el Primer y Segundo mandamiento, todo lo demás cae en Su debido orden.

Hebreos 4:12 Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 

13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; ANTES BIEN TODAS LAS COSAS ESTÁN DESNUDAS Y ABIERTAS A LOS OJOS DE AQUEL A QUIEN TENEMOS QUE DAR CUENTA.

Para quien ama a Dios con corazón limpio, estas verdades simplemente son maravillosas y brillan como un tesoro para su corazón. El hombre puede engañar al hombre con sus acciones externas, pero Quien pesa y conoce los corazones ES DIOS MISMO.

La otra ocasión en que Jesucristo hizo mención a esta cita de Oseas 6:6 está en Mateo: 

Mateo 9:10 Y aconteció que estando él sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos publicanos y pecadores, que habían venido, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos. 

11 Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Porqué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? [gente repudiada por ellos]

12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. 

13 Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.

¡Jesús tuvo comunión y se extendió a la gente más necesitada de liberación! Él no estaba interesado en las apariencias externas, sino en cumplir la voluntad de Dios con el amor y compasión que él conocía de su Padre. Nuestro Señor Jesucristo, a diferencia de los líderes religiosos de su época, fue un hombre completamente coherente entre sus palabras y sus acciones.

El relato de la mujer adúltera registrado en Juan 8, habla de cómo esta mujer fue traída a nuestro Salvador buscando poder acusarle. El procedió con sabiduría y prudencia, pero sobre todo con mucho amor y compasión. Él conocía lo que la Ley de Moisés decía, pero él sabía dividir y aplicar la Palabra de Dios CONFORME AL CORAZÓN DEL PADRE. A aquellos religiosos les importaba muy poco la vida de aquella mujer, y para ser honestos les importaba poco si se cumplía la Ley o no, ellos solo querían comprometer a Jesús. A esta gente religiosa, que se supone representaba a Dios, no les importaban los leprosos, los publicanos, las mujeres de mala reputación, la gente que sufría, dolida del alma y del cuerpo, y lamentablemente ocurre muy a menudo lo mismo hoy día entre aquellos que dicen representar a Dios. Pero a Dios sí le interesa extenderse a todos ellos, y a la Palabra encarnada, a nuestro Señor Jesucristo, al reflejo de nuestro Dios en esta tierra (Hebreos 1:3), también le interesa.

Dios es un Padre bueno y compasivo que anhela revelarse a los Suyos en Su Palabra. En ella, Él muestra innumerables veces Su misericordia y gran bondad y lo que Él desea de nosotros. Recomiendo ampliamente leer el artículo “Oseas: La historia de la misericordia redentora de Dios”. Al profeta Oseas se le dio la misión de advertir al pueblo de Dios la destrucción que venía en camino debido a su idolatría, desobediencia y rebeldía. Dios le pidió a Oseas que se casara con una mujer que de antemano le advirtió lo engañaría. Esta mujer abandonó a Oseas, para ir tras otro hombre, y después tras otro, y después tras otro hasta que cayó en la esclavitud. Oseas ayudó a su mujer aun cuando ella estaba con otros hombres, y cuando ella finamente cayó esclava, Dios lo envió a redimirla. Dios le dijo que esta historia representaba la historia de Israel, una esposa infiel, rebelde y torpe que por su necedad caía en la desgracia y que sería redimida por la bondad de Dios. 

El punto a meditar amados hermanos y hermanas, no es si conocemos las Escrituras. Los fariseos y escribas conocían las Escrituras y creían entenderlas. El punto es si conocemos y entendemos al Autor de ellas y Su corazón, y si comprendemos Su voluntad para aplicarla en nuestras vidas. ¡Ojalá nuestro corazón latiera solamente al ritmo del corazón de nuestro Padre! Nuestra vida como creyentes no se trata de apariencias, sino de lo que somos en la más profunda intimidad, ahí donde solo nos encontramos Dios y nosotros a solas. 

Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: QUE TE CONOZCAN A TI, EL ÚNICO DIOS VERDADERO, Y A JESUCRISTO, A QUIEN HAS ENVIADO.

Proverbios 23:26 Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.

Proverbios 23:15 Hijo mío, si tu corazón fuere sabio, también a mí se me alegrará el corazón; 

16 Mis entrañas también se alegrarán cuando tus labios hablaren cosas rectas.

Lucas 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Hay un relato que me llama poderosamente la atención porque, aunque no está escrito para la Administración de Gracia, si podemos aprender de él y meditar profundamente en lo que Dios quiere y le agrada:

Mateo 7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 

22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 

23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Dios, nuestro Padre no está interesado en cómo lucimos exteriormente, incluso en las cosas que hacemos delante de los demás. Si no que está interesado en EL CORAZÓN implícito en todo ello, si no está el corazón correcto, no somos más que metal que resuena o címbalo que retiñe.

1 Corintios 13:1-7 De la Versión “The Message”

1 Si hablo con elocuencia humana y éxtasis angelical, pero no lo hago con amor, no soy más que el crujido de una puerta oxidada. 2 Si yo hablo la Palabra de Dios con poder, revelando todos sus misterios y poniendo todo en claro como el día, y si tengo la fe para decirle a una montaña: "Salta", y esta salta, pero no lo hago con amor, no soy nada. 3-7 Si doy todo lo que poseo a los pobres e incluso voy a la hoguera para ser quemado como un mártir, pero no lo hago con amor, no he logrado nada. Así que, no importa lo que diga, lo que crea y lo que haga, estoy perdido, en bancarrota, arruinado sin el amor.

Dios NO MIRA LO QUE MIRA EL HOMBRE. LO MÁS IMPORTANTE EN LA VIDA DE UN CREYENTE QUE HONESTAMENTE QUIERE HACER LA VOLUNTAD DE DIOS, ES SU RELACIÓN INTIMA, VITAL Y PESONAL CON Él, ¡de ahí parte su vida entera! ¡De ahí parte la verdadera vida en abundancia! ¡De ahí parten los verdaderos frutos por los que seremos conocidos y con los cuales seremos cartas vivientes y testimonios verdaderos de Cristo en esta tierra!

Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 

2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

14 Por lo cual dice: 
Despiértate, tú que duermes, 
Y levántate de los muertos, 
Y te alumbrará Cristo. 

15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 

16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 

17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

Cuando no solo escuchamos de Dios a través de otros, sino que realmente conocemos a Dios Cara a cara en una relación íntima y personal con Él, (lo cual está absolutamente disponible a través de los logros de nuestro Señor y Salvador Jesucristo), ¡sabremos qué le agrada a Dios y cómo quiere ser servido, sabremos cómo funcionan las cosas de Su Reino y entenderemos quienes hemos sido hechos en Cristo y lo que estamos llamados a ser en esta tierra! Sabremos que ante Él no hay careta que valga, sino que todas las cosas están desnudas y abiertas delante de Él. Al conocerle por experiencia propia, en vez de temerle, como la religión nos infunde a hacer, le amaremos más cada día y desearemos más cada día estar cerca de Él y hacer Su preciosa voluntad.
Si lo necesitas, ¡pide entendimiento y se te dará!

Mateo 7:7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 

8 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

9 ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?

10 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? 

11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Salmo de David, un varón conforma al corazón de Dios:

Salmos 139:1 Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.

2 Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos.

3 Has escudriñado mi andar y mi reposo,
Y todos mis caminos te son conocidos.
4 Pues aún no está la palabra en mi lengua,

Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

5 Detrás y delante me rodeaste,
Y sobre mí pusiste tu mano.

6 Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí;
Alto es, no lo puedo comprender.

7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu?
¿Y a dónde huiré de tu presencia?

8 Si subiere a los cielos, allí estás tú;
Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

9 Si tomare las alas del alba
Y habitare en el extremo del mar,

10 Aun allí me guiará tu mano,
Y me asirá tu diestra.

11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán;
Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.

12 Aun las tinieblas no encubren de ti,
Y la noche resplandece como el día;
Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

13 Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.

15 No fue encubierto de ti mi cuerpo,
Bien que en oculto fui formado,
Y entretejido en lo más profundo de la tierra.

16 Mi embrión vieron tus ojos,
Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.

17 !!Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!
!!Cuán grande es la suma de ellos!

18 Si los enumero, se multiplican más que la arena;
Despierto, y aún estoy contigo.

23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;

24 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

Salmos 143:10: Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.

¡DIOS TE BENDIGA!

Con amor en Cristo,

Claudia Juárez Garbalena

“Oseas: La historia de la misericordia redentora de Dios”:


Contacto:mirasoloadios@live.com