Libros y estudios

DE GRACIA RECIBIMOS, DAMOS DE GRACIA.

Mateo 10:8

martes, 16 de septiembre de 2014

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "PODER PARA LA VIDA ABUNDANTE" De Victor Paul Wierwille

Querida familia en Cristo:

¡Dios los bendiga!

Es imposible describir el gran gozo al presentar a ustedes el libro “Poder para la vida abundante”, del muy digno hombre de Dios, Victor Paul Wierwille. La forma tan sencilla y precisa en que nos comparte claves para la investigación bíblica en este texto es muy hermosa y de gran utilidad. El punto focal siempre en nuestras publicaciones es expandir la gloria de Dios haciendo disponible a nuestros hermanos material que les lleve directamente a conocerlo a Él y edifique, solidifique, estreche y acrecenté su relación con nuestro Padre celestial. ¡En Dios y Su bendita Palabra están todos los secretos divinos que tanto anhela nuestro Padre darnos a conocer! Y para aquellos que tenemos hambre y sed de justicia, siempre provee con gran generosidad información que nos lleve a conocer mas Quién es Él y cómo trabaja, Su corazón de amor, bondad y compasión, y quiénes somos y nos está llamando a ser en Cristo Jesús, el hijo de Dios Resucitado.

Hace más de 25 años que conocí los libros y las clases del Dr. Victor Paul Wierwille, y yo francamente daba por conocido este material, pero al comenzar a sumergirme en sus libros de nuevo, he visto lo tantísimo que hay siempre que aprender de parte de Dios. Siempre hay algo nuevo y hermoso esperándonos cada día de parte de nuestro Padre, y “Poder para la vida abundante” no es la excepción.

Algo que si me ha sorprendido muchísimo entre los que decimos conocer el trabajo del Dr. Wierwille, es lo poco que realmente se entienden y mucho menos se aplican sus enseñanzas extraídas directamente de la Palabra de Dios. Muchas veces se exalta al hombre extrayendo citas de aquí y de allá, pero están empolvadas las verdades simples y hermosas que él enseñó y que dan a conocer a Dios y Su Santa Palabra.  

Nuestra oración al Padre, es que este libro, como el resto del material que hacemos disponible en “Mira sólo a Dios”, sea para la gloria y alabanza de Su Santo nombre, y de tremenda bendición para aquellos que le buscan con hambre y sed de conocer La Verdad. Ojalá que el reencuentro de muchos con este libro sirva para avivar el fuego y la pasión de Dios en ellos, y para aquellos que no conocen aun este material, les sea de tremendo provecho en su caminar y crecimiento con nuestro Padre celestial. ¡Que nuestro Padre alumbre los ojos del entendimiento de Su amada Iglesia y nos muestre cada día un poquito más de Su santa gloria, magnificencia y majestad. ¡A Dios sean dadas siempre, siempre la gloria, la honra, la alabanza, el honor y el poder entre Sus hijos!!!

Extiendo mi gratitud a las dos queridas hermanas que hicieron posible la transcripción de este libro con tanto amor al Padre. ¡Que Dios las bendiga!

Dios y Padre de amor, prospera este libro entre los tuyos conforme a tu buena voluntad, y llévalo hasta el último rincón de la tierra donde hay hijos tuyos sedientos de conocer tú Verdad.

Dios los bendiga!

Con gran amor en Cristo,

Claudia Juárez Garbalena

"PODER PARA LA VIDA ABUNDANTE"
Por Victor Paul Wierwille


Si deseas contactarnos o recibir nuestras publicaciones en tu dirección de e-mail, escribenos a: mirasoloadios@live.com



viernes, 12 de septiembre de 2014

“MISERICORDIA QUIERO, Y NO SACRIFICIO”. Por Claudia Juárez Garbalena

Hay varias razones por las cuales el ministerio terrenal de nuestro Señor Jesucristo fue EXITOSO. No hablo precisamente de las masas que ganó (lo cual se considera hoy en día un sinónimo de éxito en un ministerio), ya que él fue directamente rechazado por los judíos como su Rey y su Mesías. Pero sí hablo del rotundo éxito de nuestro Señor y Salvador viviente Jesucristo en traer la voluntad de Dios a esta tierra y en su obra perfecta y finalizada con la cual obtuvo la eterna redención para toda la humanidad y la Creación entera. 

Quiero hacer notar dos puntos relevantes en el ministerio de nuestro Señor Jesucristo que definitivamente lo llevaron al éxito: Primero, Jesús no solamente tuvo un gran conocimiento de las Sagradas Escrituras, sino que comprendió la intención y voluntad de Dios en ellas. Conoció al Autor de la vida y de la Palabra de Dios y supo discernir, entender y aplicar Su perfecta voluntad en esta tierra; él COMPRENDIÓ Y CONOCIÓ EL CORAZÓN DE NUESTRO PADRE, ¡DE SU ABBA PADRE; y segundo, él tuvo una clara comprensión de su auto identidad.

La Palabra de Dios es mucho más que “un libro de reglas” que debemos seguir y cumplir, especialmente en esta Era de Gracia. Antes del día de Pentecostés, los hombres solo tenían disponible ser seres de cuerpo y alma, solo unos pocos tuvieron una conexión espiritual con Dios, así que el camino de acceso el Padre estaba prácticamente cerrado. Unos cuantos hombres y mujeres fueron bendecidos por Dios con un espíritu dentro de ellos que les comunicaba con el Dios vivo, tuvieron un espíritu condicionado que conservaban de acuerdo a su fidelidad y obediencia.

Hoy vivimos en una Administración privilegiada en la que cualquier hombre o mujer que confiesa Romanos 10:9 y 10, recibe el espíritu santo de Dios como simiente incorruptible (1ª Pedro 1:23). Ese espíritu nos da conexión directa con Dios, y la posibilidad de hablar con Dios y de que Dios hable directamente con nosotros. Jesucristo es El Camino, La verdad y La Vida que nos lleva al Padre. Con ese espíritu santo, la unción del Santo, tenemos no solamente disponible CONOCER Y ENTENDER LAS ESCRITURAS, SINO TAMBIÉN CONOCER Y ENTENDER EL CORAZÓN DEL DIOS TODOPODEROSO PLASMADO EN ELLAS, Y SUS ALTÍSIMOS CAMINOS Y PENSAMIENTOS.

Nuestro Señor Jesucristo comprendió en las Sagradas Escrituras, Quién es DIOS y cómo trabaja, y así, se le abrió un amplio y profundo panorama del Dios vivo y verdadero Creador de los cielos y la tierra, y un amplio entendimiento de su auto-identidad. Estas verdades fueron fundamentales en su exitoso ministerio, y estas mismas realidades son fundamentales en nuestro caminar exitoso con el Padre celestial hoy día.

Miremos de cerca un hermoso relato de nuestro Salvador que muestra la forma en que él comprendió las Sagradas Escrituras y el corazón de Dios en ellas:

Mateo 12:1 En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo; y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer.

2 Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo.

3 Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre;

4 cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes?

5 ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa?

6 Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí.

7 Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes;

8 porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo.

En la Ley de Moisés estaba estipulado que solo a los sacerdotes se les permitía comer estos panes de la proposición. Pero David, en medio de una persecución encarnizada en la que peligraba su vida y la de los hombres que le acompañaban, entró al templo e incluso mintiendo obtuvo estos panes de manos del sacerdote Ahimelec (1ª Samuel 21). ¿Por qué hizo esto David, un “varón conforme al corazón de Dios”?  Y ¿Por qué Jesucristo lo pone como ejemplo para lo que significa “misericordia quiero, y no sacrificio”?

David se vio obligado por absoluta necesidad de entrar a la Casa de Dios y obtener estos panes del sacerdote. ¿Por qué Jesucristo menciona este relato? Aquí está involucrada una verdad absolutamente maravillosa: DIOS NO MIRA LO QUE MIRA EL HOMBRE; PUES EL HOMBRE MIRA LO QUE ESTÁ DELANTE DE SUS OJOS, PERO JEHOVÁ MIRA EL CORAZÓN (1ª Samuel 16:7b). Para Dios lo más importante en el hombre o mujer es LO QUE ESTÁ EN SU CORAZÓN, en lo más profundo de su ser. Dios no está interesado en rituales externos y en que se cumplan rigurosamente, no está interesado en las apariencias, en cómo lucimos o lo que hablamos delante de los demás. ¡No! ¡Dios está interesado y mira la más profunda intimidad de nuestro corazón!!!!!!!

Hay tres secciones en la Palabra de Dios donde se encuentra esta frase “Misericordia quiero, y no sacrificio”. Jesucristo estaba haciendo referencia a Oseas 6:6 que dice:

Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.

El libro de Oseas está escrito en el contexto de una reprensión y advertencia a Israel justo antes de aquella espantosa deportación a Babilonia. Dios deseaba que la misericordia y el amor prevalecieran más que los rituales externos, y deseaba más que le conocieran a Él, que los holocaustos. Él mismo había ordenado estos rituales y holocaustos, pero lo que Él más amaba, y ama, es EL CORAZÓN IMPLICITO EN ELLOS.

David, el dulce cantor de Israel, agradó a Dios por su corazón humilde, manso y sencillo, por su corazón deseoso de conocerle y de hacer Su voluntad por encima de la Suya propia. En el corazón de David había el profundo anhelo de conocer a Dios, de honrarle y alabarle con sus pensamientos más profundos y con sus acciones. David se equivocó seriamente en su vida algunas veces, la Palabra da testimonio de ello, pero Dios le llama “un varón conforme a Mi corazón”, porque le agradaba lo que él guardaba en lo más profundo de su ser, cuando nadie, solo él y Dios estaban juntos.

Dios tuvo misericordia de David cuando se vio obligado a entrar en el templo, a pedir aquellos panes e incluso a mentir. David tenía una tremenda necesidad de sobrevivir a una persecución totalmente injusta. Los discípulos en el día de reposo comenzaron a espigar para comer por necesidad. Más grande que cualquier estatuto u ordenanza, es el amor, la justicia y la misericordia de Dios, esto lo comprendió perfectamente nuestro Señor Jesucristo.

Mateo 12:9 Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos.

10 Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?

11 El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante?

12 Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo.

Exteriormente y humanamente podemos juzgar ciertas acciones como “buenas” o “malas” conforme a nuestro criterio y los cinco sentidos, pero solo Dios Todopoderoso sabe lo que hay implícito en cada acción de cada hijo Suyo, Él es Quien pesa los corazones.

Proverbios 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Proverbios 21:2 Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; pero Jehová pesa los corazones.

Nuestro Señor Jesucristo entendió y discernió perfectamente entre lo externo y lo profundo, entre lo que Dios mira y le da valor, y entre lo que el hombre valora superficialmente.

Lucas 16:14 Y oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él.

15 Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; MAS DIOS CONOCE VUESTROS CORAZONES; PORQUE LO QUE LOS HOMBRES TIENEN POR SUBLIME, DELANTE DE DIOS ES ABOMINACIÓN.

¡Impactante declaración para meditar! Y veamos ahora las serias acusaciones que nuestro Señor Jesucristo lanzó sobre los líderes religiosos de su época, ¡gente que se supone representaba a Dios!

Lucas 11:39 Pero el Señor le dijo: Ahora bien, vosotros los fariseos limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de rapacidad y de maldad.

40 Necios, ¿el que hizo lo de fuera, no hizo también lo de adentro?

41 Pero dad limosna de lo que tenéis, y entonces todo os será limpio.

42 Mas !!ay de vosotros, fariseos! que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza, y pasáis por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello.

43 !!Ay de vosotros, fariseos! que amáis las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas.

44 !!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! que sois como sepulcros que no se ven, y los hombres que andan encima no lo saben.

Mateo 23:27¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

28 Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

Conforme a la ley, si un judío tenía contacto con un muerto quedaba contaminado para realizar ciertos ritos, celebrar fiestas y sacrificios. Jesús les dijo a estos religiosos que ellos contaminaban a otros hombres, y ellos ni siquiera lo sabían.

Juan 5:42 Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.

Jesucristo dijo que conocía que no había amor de Dios en esta gente religiosa que ponderaban lo de afuera, cumpliendo ritos y mandatos y tradiciones por encima del amor de Dios y la justicia. El Hijo de Dios, aprendió de su Padre que la justicia y el amor de Dios están por encima de cualquier estatuto u ordenanza. El amor jamás hace mal al prójimo y redime, rescata nuestras vidas de los más profundos pozos de desesperación.

Teniendo siempre como estandarte en lo más profundo del corazón el Primer y Segundo mandamiento, todo lo demás cae en Su debido orden.

Hebreos 4:12 Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; ANTES BIEN TODAS LAS COSAS ESTÁN DESNUDAS Y ABIERTAS A LOS OJOS DE AQUEL A QUIEN TENEMOS QUE DAR CUENTA.

Para quien ama a Dios con corazón limpio, estas verdades simplemente son maravillosas y brillan como un tesoro para su corazón. El hombre puede engañar al hombre con sus acciones externas, pero Quien pesa y conoce los corazones ES DIOS MISMO.

La otra ocasión en que Jesucristo hizo mención a esta cita de Oseas 6:6 está en Mateo:

Mateo 9: 10 Y aconteció que estando él sentado a la mesa en la casa, he aquí que muchos publicanos y pecadores, que habían venido, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos.

11 Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Porqué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? [gente repudiada por ellos]

12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.

13 Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.

¡Jesús tuvo comunión y se extendió a la gente más necesitada de liberación! Él no estaba interesado en las apariencias externas, sino en cumplir la voluntad de Dios con el amor y compasión que él conocía de su Padre. Nuestro Señor Jesucristo, a diferencia de los líderes religiosos de su época, fue un hombre completamente coherente entre sus palabras y sus acciones.

El relato de la mujer adultera registrado en Juan 8, habla de cómo esta mujer fue traída a nuestro Salvador buscando poder acusarle. El procedió con sabiduría y prudencia, pero sobre todo con mucho amor y compasión. Él conocía lo que la Ley de Moisés decía, pero él sabía dividir y aplicar la Palabra de Dios CONFORME AL CORAZÓN DEL PADRE. A aquellos religiosos les importaba muy poco la vida de aquella mujer, y para ser honestos les importaba poco si se cumplía la Ley o no, ellos solo querían comprometer a Jesús. A esta gente religiosa que se supone representaba a Dios, no les importaban los leprosos, los publicanos, las mujeres de mala reputación, la gente que sufría, dolida del alma y del cuerpo, y lamentablemente ocurre muy a menudo lo mismo hoy día entre aquellos que dicen representar a Dios. Pero a Dios sí le interesa extenderse a todos ellos, y a la Palabra encarnada, a nuestro Señor Jesucristo, al reflejo de nuestro Dios en esta tierra (Hebreos 1:3), también le interesa.

Dios es un Padre bueno y compasivo que anhela revelarse a los Suyos en Su Palabra. En ella, Él muestra innumerables veces Su misericordia y gran bondad y lo que Él desea de nosotros. Recomiendo ampliamente leer el artículo “Oseas: La historia de la misericordia redentora de Dios”. Al profeta Oseas se le dio la misión de advertir al pueblo de Dios la destrucción que venía en camino debido a su idolatría, desobediencia y rebeldía. Dios le pidió a Oseas que se casara con una mujer que de antemano le advirtió lo engañaría. Esta mujer abandonó a Oseas, para ir tras otro hombre, y después tras otro, y después tras otro hasta que cayó en la esclavitud. Oseas ayudó a su mujer aun cuando ella estaba con otros hombres, y cuando ella finamente cayó esclava, Dios lo envió a redimirla. Dios le dijo que esta historia representaba la historia de Israel, una esposa infiel y torpe que por su necedad caía en la desgracia y que sería redimida por la bondad de Dios.

El punto a meditar amados hermanos y hermanas, no es si conocemos las Escrituras. Los fariseos y escribas conocían las Escrituras y creían entenderlas. El punto es si conocemos y entendemos al Autor de ellas y Su corazón, y si comprendemos Su voluntad para aplicarla en nuestras vidas. ¡Ojalá nuestro corazón latiera solamente al ritmo del corazón de nuestro Padre! Nuestra vida como creyentes no se trata de apariencias, sino de lo que somos en la más profunda intimidad, ahí donde solo nos encontramos Dios y nosotros a solas.

Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: QUE TE CONOZCAN A TI, EL ÚNICO DIOS VERDADERO, Y A JESUCRISTO, A QUIEN HAS ENVIADO.

Proverbios 23:26 Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.

Proverbios 23:15 Hijo mío, si tu corazón fuere sabio, también a mí se me alegrará el corazón;

16 Mis entrañas también se alegrarán cuando tus labios hablaren cosas rectas.

Lucas 6:45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Hay un relato que me llama poderosamente la atención porque, aunque no está escrito para la Administración de Gracia, si podemos aprender de él y meditar profundamente en lo que Dios quiere y le agrada:

Mateo 7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?

23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Dios, nuestro Padre no está interesado en cómo lucimos exteriormente, incluso en las cosas que hacemos delante de los demás. Si no que está interesado en EL CORAZÓN implícito en todo ello, si no está el corazón correcto, no somos más que metal que resuena o címbalo que retiñe.

1 Corintios 13 De la Versión “The Message”

1 Si hablo con elocuencia humana y éxtasis angelical, pero no lo hago con amor, no soy más que el crujido de una puerta oxidada. 2 Si yo hablo la Palabra de Dios con poder, revelando todos sus misterios y poniendo todo en claro como el día, y si tengo la fe para decirle a una montaña: "Salta", y esta salta, pero no lo hago con amor, no soy nada. 3-7 Si doy todo lo que poseo a los pobres e incluso voy a la hoguera para ser quemado como un mártir, pero no lo hago con amor, no he logrado nada. Así que, no importa lo que diga, lo que crea y lo que haga, estoy perdido, en bancarrota, arruinado sin el amor.

Dios NO MIRA LO QUE MIRA EL HOMBRE. LO MÁS IMPORTANTE EN LA VIDA DE UN CREYENTE QUE HONESTAMENTE QUIERE HACER LA VOLUNTAD DEL PADRE, ES SU RELACIÓN INTIMA, VITAL Y PESONAL CON Él, ¡de ahí parte su vida entera! ¡De ahí parte la verdadera vida en abundancia! ¡De ahí parten los verdaderos frutos por los que seremos conocidos y con los cuales seremos cartas vivientes y testimonios verdaderos de Cristo en esta tierra!

Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.

2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

14 Por lo cual dice:
Despiértate, tú que duermes,
Y levántate de los muertos,
Y te alumbrará Cristo.

15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios,

16 aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

17 Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

Cuando no solo escuchamos de Dios a través de otros, sino que realmente conocemos a Dios Cara a cara en una relación intima y personal con Él, (lo cual está absolutamente disponible a través de los logros de nuestro Señor y Salvador Jesucristo), ¡sabremos qué le agrada a Dios y cómo quiere ser servido, sabremos cómo funcionan las cosas de Su Reino y entenderemos quienes hemos sido hechos en Cristo y lo que estamos llamados a ser en esta tierra! Sabremos que ante Él no hay careta que valga, sino que todas las cosas están desnudas y abiertas delante de Él. Al conocerle por experiencia propia, en vez de temerle, como la religión nos infunde a hacer, le amaremos más cada día y desearemos más cada día estar cerca de Él y hacer Su preciosa voluntad.
Si lo necesitas, ¡pide entendimiento y se te dará!

Mateo 7:7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

8 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

9 ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?

10 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?

11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Salmo de David, un varón conforma al corazón de Dios:

Salmos 139:1 Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.

2 Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos.

3 Has escudriñado mi andar y mi reposo,
Y todos mis caminos te son conocidos.
4 Pues aún no está la palabra en mi lengua,

Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

5 Detrás y delante me rodeaste,
Y sobre mí pusiste tu mano.

6 Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí;
Alto es, no lo puedo comprender.

7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu?
¿Y a dónde huiré de tu presencia?

8 Si subiere a los cielos, allí estás tú;
Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás.

9 Si tomare las alas del alba
Y habitare en el extremo del mar,

10 Aun allí me guiará tu mano,
Y me asirá tu diestra.

11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán;
Aun la noche resplandecerá alrededor de mí.

12 Aun las tinieblas no encubren de ti,
Y la noche resplandece como el día;
Lo mismo te son las tinieblas que la luz.

13 Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre.

14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado,
Y mi alma lo sabe muy bien.

15 No fue encubierto de ti mi cuerpo,
Bien que en oculto fui formado,
Y entretejido en lo más profundo de la tierra.

16 Mi embrión vieron tus ojos,
Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.

17 !!Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!
!!Cuán grande es la suma de ellos!

18 Si los enumero, se multiplican más que la arena;
Despierto, y aún estoy contigo.

23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;

24 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

Salmos 143:10: Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.

¡DIOS TE BENDIGA!

Con amor en Cristo,

Claudia Juárez Garbalena

“Oseas: La historia de la misericordia redentora de Dios”:


Si deseas contactarnos o recibir nuestras publicaciones directamente en tu dirección de e-mail escríbenos a:mirasoloadios@live.com  

jueves, 11 de septiembre de 2014

EL ESPÍRITU SANTO Y EL FRUTO DEL ESPÍRITU. Capítulo 25 de "Poder para la vida abundante". Por V.P. Wierwille

La última preparación que hizo Jesucristo antes de su ascensión fue instruir a sus apóstoles sobre la venida de lo que nosotros llamamos Pentecostés, el día en que fue fundada la Iglesia. Con el establecimiento de la Iglesia, se dio la promesa del Padre. Hechos 1 relata estos acontecimientos.

Hechos 1:4,5 y 8:
Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.

Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

A la Iglesia se le dio una gran habilidad con la venida del poder inherente del espíritu santo. Antes de estudiar la Palabra de Dios para ver lo que se quiere decir por el espíritu santo, clarifiquemos primero la diferencia entre el Donador, Espíritu Santo, y el don, espíritu santo.

En esta cuestión está involucrada una ley. Dios no puede dar puré de papas con salsa o libros o casas. Dios puede dar solamente lo que El es. Puesto que Dios es Espíritu Santo, El tiene que dar esto como Su don. En el día de Pentecostés el dio espíritu santo. Las mismas palabras se usan en el texto crítico griego y en el arameo; y estos Textos no han diferenciado entre el Donador y Su don. Ahí es donde ha entrado la confusión. Dios es Espíritu Santo con E mayúscula y con S mayúscula; Su don, que fue dado en el día de pentecostés, fue pneuma hagion, que es espíritu santo, y siempre debe ser traducido con una e minúscula y con s minúscula. Dios dio lo que El es-Espíritu y Santo; Su don es el poder desde lo alto, espíritu santo.

Puesto que este don es espíritu, no es posible verlo, oírlo, olerlo, gustarlo o tocarlo. ¿Cómo entonces puedo saber por mis sentidos lo que recibí cuando Dios puso Su espíritu en mí y me hizo un ser de cuerpo, alma y espíritu? Por la Palabra de Dios. La Palabra de Dios me dice lo que he recibido y entonces yo lo pongo en mi mente deliberadamente y empiezo a actuar sobre el conocimiento de Su Palabra. A medida que actúo, veo las manifestaciones del espíritu en el mundo de los sentidos.

El Espíritu Santo da un don a un creyente que recibe, pero este don, que es uno, tiene nueve partes o manifestaciones. No hay más ni menos que nueve manifestaciones del espíritu. Estás son expuestas en 1 Corintios 12.

1 Corintios 12:7-10:
Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho.

Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;

a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.

A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos [diferentes] géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas.

El don proveniente del Espíritu Santo fue dado en el día de Pentecostés, y está tan fácilmente disponible en nuestros tiempos como lo estuvo para los apóstoles pues todos nosotros pertenecemos a la Iglesia de Dios. El don viene con la aceptación por parte de un individuo de Cristo como su señor de acuerdo con Romanos 10:9. El Libro de Hechos y las epístolas paulinas hacen referencia constantemente al poder del espíritu santo, o si no, demuestren el poder que aquellos hombres de Dios sabían que tenían. La razón por la que vemos tan poco (si es que vemos algo) de la manifestación del espíritu hoy en día es porque nunca se nos ha enseñado. Tenemos el don, espíritu santo, pero las manifestaciones tiene que ser operadas por nosotros; y sobre esto la mayoría de los creyentes no saben nada.

Las manifestaciones se dividen por su uso en tres grupos: (1) manifestaciones de inspiración; (2) manifestaciones de información; (3) manifestaciones de impartir poder. Las características de las manifestaciones sugieren los hombres. Lo que sigue será una definición breve de lo que hacen las nueve manifestaciones para quienes las operan.

Ӏ. Las manifestaciones de proferimiento, de hablar, de adoración, de inspiración.

            1. Hablar en lenguas-presentar un mensaje de Dios en un idioma desconocido al que habla lo cual edificará el espíritu. El hablar en lenguas es para uso en la vida privada de oración, a menos que el mensaje sea interpretado en una reunión de creyentes.

            2. Interpretación de lenguas-interpretar el hablar en lenguas en una reunión de creyentes. Edifica, exhorta y consuela al cuerpo presente, a medida que Dios da la expresión al que habla y el que habla la presenta.

            3. Profecía-presentar en una reunión de creyentes un mensaje proveniente de Dios en el idioma de los presentes, un mensaje que les edificará, exhortará, y consolará.

ӀӀ. Las manifestaciones de revelación, de información, de instrucción, de conocimiento.

            1. Palabra de ciencia-recibir información proveniente de Dios sobre cualquier situación dada sobre la cual el creyente por sus cinco sentidos no puede saber.

            2. Palabra de sabiduría-recibir instrucción por parte del creyente sobre qué hacer con la información que él ha recibido por medio de palabra de ciencia.

            3. Discernimiento de espíritus-recibir información por parte de un creyente sobre la presencia, ausencia e identidad de espíritus; si los espíritus son malos, pueden entonces ser echados fuera en el nombre de Jesucristo.

ӀӀӀ. Las manifestaciones de acción, de poder, de impartir.

1.                    1. Fe (creencia)-manifestar la fe de Jesucristo lo que hace posible que un creyente haga suceder              lo imposible por la orden del creyente según la revelación de palabra de ciencia, palabra de                 sabiduría y/o discernimiento de espíritus.

            2. Milagros-efectuar en el nombre de Jesucristo fenómenos que exceden la ley natural.

        3. Sanidad-ministrar sanidad en el nombre de Jesucristo para restaurar, curar, hacer sano o entero, o para reconciliar físicamente. Esta manifestación no es     oración por los enfermos.

Es urgente, si vamos a tener el poder que Jesucristo hizo disponible, que estudiemos la Palabra de Dios y empecemos a poner en evidencia las nueve manifestaciones del espíritu santo.

El don, espíritu santo, no es el fruto del espíritu del que habla Gálatas 5, en la misma manera en que fruto no es una manifestación o un don. El fruto es el resultado de la manifestación del espíritu. Primero una persona tiene que recibir espíritu y luego tiene que manifestar el poder del espíritu en el mundo de los sentidos para que finalmente sea producido el fruto.

Gálatas 5:22,23:
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Si hemos renacido y estamos manifestando el don del espíritu santo estamos produciendo amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Nuestro evidenciar el fruto del espíritu indica la calidad de nuestro andar cristiano.

Con el conocimiento de nuestro derechos filiales y teniendo la mente renovada, combinado con la operación de las manifestaciones del espíritu santo produciendo fruto del espíritu, ciertamente somos más que victoriosos*. ¡Ciertamente que podemos ser dínamos de poder! No necesitamos esperar más porque tenemos el poder para manifestar la vida abundante ahora.


*Wierwille, Victor Paul, Recibiendo el espíritu santo hoy (American Christian Press, New Knoxville, Ohio 45871, EE.UU.)