DE GRACIA RECIBIMOS, DE GRACIA DAMOS
MATEO 10:8

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Dios hará que tus talentos te hagan progresar. Devocional. De Joseph Prince



Proverbios 17:8 Piedra preciosa es el soborno [un don, habilidad o talento] para el que lo practica; adondequiera que se vuelve, halla prosperidad.

Cuando vemos algo mohoso, lo tiramos. Pero cuando Alexander Fleming vio sus platos de cultivo contaminados con moho, descubrió la penicilina. Verás, él tenía una habilidad que lo hizo prosperar.
José, un esclavo hebreo en Egipto, no tenía nada excepto su habilidad para interpretar sueños. Pero mira lo que ese don hizo por él. Lo prosperó. Interpretó el sueño de Faraón y se convirtió en el hombre más poderoso de Egipto después de Faraón (Génesis 41).

"Pero Pastor Prince, ¿y si no tengo ningún talento?"

Amigo mío, no dejes que nadie te diga que no tienes ningún talento. Dios le ha dado a cada persona un talento que le puede abrir puertas de oportunidades y traer grandes bendiciones.

Tal vez simplemente no estás consciente de ese talento que tienes dentro de ti, o quizás es que no te has beneficiado de él hasta este momento ya que no has encontrado la mejor manera de usarlo. Necesitas tomar tu don y pedirle a Dios sabiduría para cultivarlo hasta que se convierta en una herramienta tan poderosa, “una piedra preciosa" que, donde sea que te encuentres, prosperes.

Este fue el caso de un hermano en la iglesia que era tremendamente talentoso en las artes creativas. Durante mucho tiempo, careció de la confianza y el denuedo para dejar la seguridad de su trabajo como policía y trabajar por su cuenta. Pero cuando comenzó a buscar la sabiduría de Dios para su situación, Dios le dio el denuedo para que dejara su trabajo y volviera a la escuela para dedicarse a las artes creativas. En la escuela, él prosperó, convirtiéndose en uno de sus mejores estudiantes e impresionó tanto al director con su talento creativo que le ofreció un puesto docente en la escuela incluso antes de graduarse.

Ahora, por favor no vayas y renuncies a tu trabajo después de leer esto. Lo que debes hacer es pedirle sabiduría a Dios con respecto a tu don. Porque cuando la sabiduría de Dios es añadida a tu talento, esa habilidad se convierte en "una piedra preciosa a los ojos de su poseedor; donde quiera que él mire, prospera".


0 comentarios:

Publicar un comentario